- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 5 de junio de 2013

LAS BRUJAS DE EASTWICK

FECHA DE ESTRENO
12 de Junio de 1987
TITULO ORIGINAL
The Witches of Eastwick
DIRECTOR
George Miller
PRODUCTORES
Neil Canton, Jon Peters, Peter Guber
GUION
Michael Cristofer
Basado en la novela de John Updike
REPARTO
Jack Nicholson (Daryl Van Horne), Cher (Alexandra Medford), Susan Sarandon (Jane Spofford), Michelle Pfeiffer (Sukie Ridgemont), Veronica Cartwrigth (Felicia Alden), Richard Jenkins (Clyde Alden), Keith Jochim (Walter Neff), Carel Struycken (Fidel), Helen Lloyd Breed (Señora Biddle), Caroline Struzik (Carol Medford), Becca Lish (Señora Neff), James Boyle (Doctor)
CINEMATOGRAFÍA
Vilmos Zsigmond
BANDA SONORA
John Williams
DISTRIBUIDA POR:
Warner Bros.
DURACIÓN
118 minutos
  
ALEXANDRA: “Guapo, ha de ser realmente guapo.”
SUKIE: “Pero no demasiado. Con bonitos ojos.”
JANE: “Y un buen culo.”
SUKIE: “Bien armado.”
JANE: “Yo lo prefiero pequeño.”
ALEXANDRA: “¿Qué dices?”
SUKIE: “Estéticamente lo prefiero pequeño. Sam lo tenía enorme, y muchas veces no podía hacer el amor con él.”
ALEXANDRA: “Pues a mí me gusta más bien medianito. Pero vamos a ver, mientras funcione… ¿Qué más da?”
SUKIE: “Lo mismo digo.”
ALEXANDRA: “Pues eso.”
SUKIE: “Bueno, es una bonita idea, pero con desearlo no vamos a conseguir nada.”
ALEXANDRA: “No creo que los hombres sean la respuesta a todo.”
SUKIE: “No”
JANE: “¿Y por qué siempre acabamos hablando de ellos?”
  
CURIOSIDADES
La película está basada en la novela del mismo título escrita por John Updike, aunque se tomaba licencias considerables.
El director, George Miller, declaró que el rodaje había sido extremadamente difícil, ya que no estaba familiarizado con el estilo de comunicación de Hollywood. Durante una reunión para discutir maneras para reducir el presupuesto, Miller se ofreció para desprenderse de su remolque, debido a que era necesaria su presencia en el rodaje, y no iba a tener oportunidad de utilizarlo. El estudio interpretó que iba a ser un director muy fácil de manejar. Si Miller pedía cincuenta extras, el estudio le proporcionaba una docena; su pedía dos cámaras, el estudio le proporcionaba solamente una. Ante esta actitud, Miller decidió usar el fuego contra el fuego, y se negó a rodar cada una de las escenas hasta que sus demandas eran aprobadas por el estudio. El estudio respondió buscando un nuevo director, pero Jack Nicholson se lo impidió. El actor apoyaba al director, y advirtió al estudio que abandonaría el proyecto si Miller era reemplazado.
Originalmente, el papel de Daryl Van Horne iba a recaer en Bill Murray.
Anjelica Huston se presentó para las pruebas por el papel de Alex, pero este terminó por recaer eventualmente sobre Cher. Inicialmente, Cher recibió la oferta de interpretar el papel de Jane, pero prefirió el papel de Alexandra, por cuyo papel Susan Sarandon había sido contratado. Sarandon no descubrió que se había cambiado su papel por el de Jane hasta que se presentó en el rodaje. Curiosamente, el personaje de Jane pensaba que era incapaz de tener hijos hasta que Daryl la deja embarazada. Susan Sarandon también había pensado ser incapaz de tener hijos, hasta que quedó embarazada del director Franco Amurri, dando a luz en 1985.
Inicialmente, la toma de apertura sobre el pueblo de Eastwick iba a contar con una gaviota que volaba en conjunción con la cámara. El supervisor de Efectos Visuales, Michael Owens, se enfrentó a serias dificultades para encontrar una gaviota adecuada. El plan era adquirir un ave disecada, y dotarla de animatrónica.
El primer problema surgió al descubrirse que era ilegal poseer una gaviota muerta en California. Cuando lograron que les prestaran una, otra ley declaró que debía ser devuelta a su propietario en el mismo estado en el que había sido prestada. Tras convertir el ave un una especie de marioneta, el equipo pasó semanas perfeccionando el movimiento con hasta diez marionetistas trabajando de forma simultánea. Al final, nada de todo ese trabajo apareció en pantalla, porque los créditos de aperturas fueron añadidos a la toma, y se consideró que la gaviota provocaba una distracción no deseada sobre los mismos.
Se contrató a “Industrial Light and Magic” para animar la pelota de tenis durante el partido entre los protagonistas, durante el cual violaba las leyes de la física. Sin embargo, cuando resultó que las tres actrices protagonistas no eran muy habilidosas jugando al tenis, la compañía se encontró con el doble de trabajo, ya que se les solicitó que crearan una pelota para toda la secuencia.
Solo se conservó una pelota real en algunas de las tomas de aproximación.
Se creó una marioneta de animatrónica de la actriz Veronica Cartwright para la escena en la que su personaje vomitaba huesos de cerezas. Atrajo mucha atención en el decorado ya que podía ponerlo todo perdido, escupiendo grandes cantidades de vomito al ser activada. Sin embargo, cuando la escena fue mostrada a espectadores seleccionados, estos encontraron la escena demasiado asquerosa, por lo que todas las tomas con la marioneta fueron cortadas de la versión final de la película.
Cuando la película se presentó completa a una audiencia selecta, y la reacción fue una disconformidad hacia el final de la película. Debido a esto se realizaron varias versiones del final que fueron rodadas. Uno de los finales fue abandonado antes de ser rodado, el cual tenía ligar en el área de la piscina en lugar de en la cocina.
Esta versión tenía menos efectos especiales, con la excepción de mostrar a Jack Nicholson caminando sobre el agua de la piscina.
La película recibió dos nominaciones a los Oscar por Mejor Banda Sonora Original y Mejor Sonido. Perdió las estatuillas contra “El Último Emperador” en ambas categorías. Cameron Mackintosh convirtió la película en una comedia musical que logró cosechar muchos éxitos.
 
NOTA PERSONAL
Ahora estamos muy acostumbrados a series y películas en las que las mujeres muestran un protagonismo y personalidad aplastante, dentro de una imagen liberal. En la década de 1980 esto no era tan común. Por eso siempre me encanto esta película, por como tres mujeres abandonadas por sus maridos terminan por superar sus complejos ye inseguridades.
Por supuesto hay que mencionar el excepcional reparto, con tres actrices que siempre me han parecido formidables, y un genial Jack Nicholson completamente en su salsa.
Por otra parte, me encanta ese mensaje que tiene la comedia contra lo irracional e insensato del puritanismo más ferviente. Los habitantes del pueblo se muestran considerablemente hipócritas, alegando una moralidad que dista mucho de la realidad en la que viven. Un ejemplo es el jefe de Jane en el colegio, sus avances, y el discurso que presenta al principio de la película.
Poco más se puede añadir, aparte de lo divertida que resulta la trama. La verdad es que nunca he leído la novela, pero tampoco me gusta comparar libros con sus adaptaciones. Lo importante es el resultado final, y en este caso se trata de una gran película que nunca me canso de ver.
  
HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Alexandra Medford, Jane Spofford, y Sukie Ridgemont son tres mujeres insatisfechas que viven en el tradicional, pero aburrido pueblo de Eastwick, Rhode Island. Alexandra es una madre soltera que vive con su única hija. Jane es una mujer que se ha divorciado recientemente, dedicada a la enseñanza de música e incapaz de tener hijos. Por otro lado, Sukie es una mujer extremadamente fértil, madre de seis hijas, que trabaja como periodista en el “Eastwick Word”. Las tres comparten algo en común, todas han sido abandonadas por sus maridos. También son inconscientes de su talento para la brujería, cuyos poderes se manifiestan provocando una tormenta durante un aburrido discurso en un colegio. Esa misma noche, las tres recitan las características de lo que consideran el hombre perfecto, de nuevo sin ser conscientes de que han realizado un hechizo para convocarlo.
El día después de la reunión de las tres mujeres, un hombre misterioso llega al pueblo, provocando la primera controversia al hacerse con la propiedad más clásica, la Mansión Lennox.
La leyenda local asegura que en ese lugar solían quemar a brujas vivas siglos atrás. La llegada del enigmático extraño fascina a todos los habitantes del pueblo, con la excepción de Felicia Alden, una mujer cristiana casada con el editor del periódico, Clyde Alden, quien también es el jefe de Sukie. Felicia odia a Sukie por razones sin revelar. Aunque Felicia no es una bruja, es capaz de sentir de alguna manera que el hombre que acaba de llegar, cuyo nombre todos olvidan con facilidad, no tiene buenas intenciones. Una noche, durante uno de los recitales de música de Jane, el hombre aparece llamando la atención con sus aplausos, provocando más cotilleos entre los asistentes. Después del recital, Jane recibe un ramo de flores con la inicial “D” escrita en una tarjeta. Esto provoca que todos recuerden el nombre del hombre, Daryl Van Horne. Justo en ese momento, el collar de perlas de Sukie se rompe cayendo por el suelo, lo que provoca que Felicia resbale por una escalera, rompiéndose la pierna. Unos momentos antes, Felicia se había burlado del nombre de Daryl.
Al día siguiente, Daryl comienza su plan para seducir a las tres mujeres, una a una. Comienza con Alexandra, quien es invitada a su mansión, pero se siente inicialmente en contra de su arrogancia. Sin embargo, termina por sucumbir a sus encantos, y mantiene relaciones con él. A la mañana siguiente, Daryl visita a Jane, explotando su inseguridad y timidez. Ambos comienzan manteniendo conversaciones educadas, hasta que Daryl la anima a romper las barreras que la hacen dudar de todo. Tras un recital apasionado en el que los dos tocan juntos, Jane sucumbe a la seducción de Daryl. Jane acepta los consejos de Daryl, y comienza a vestir de forma provocativa, soltándose su pelo rizoso, bebiendo alcohol, tomando drogas y practicando sexo.
Una semana más tarde, Daryl invita a las tres mujeres a la mansión, donde conoce a Sukie por primera vez. Los celos surgen entre las tres mujeres, pero Daryl consigue hacer que las tres comprendan que él está allí para todas ellas.
Durante un partido de tenis, Daryl comienza a activar de forma más activa los poderes de las tres mujeres, que hacen levitar la pelota. Ya conscientes de sus poderes, las tres mujeres acceden a compartir a Daryl, y comienzan a pasar cada vez más tiempo en su mansión.
Más adelante, mientras las tres mujeres siguen pasando tiempo en la mansión, Felicia comienza a hacer correr rumores sobre la indecencia de las mujeres. Debido a esto, Alexandra, Jane y Sukie se convierten en parias en su propio pueblo. El propio periódico publica escándalos teniendo lugar en la mansión, y Sukie termina siendo despedida. Esto provoca que las mujeres cuestionen su lealtad hacia Daryl. Como respuesta, Daryl provoca que las tres mujeres lancen un hechizo sobre Felicia, sin darse cuenta, comiendo cerezas. Esa misma noche, Felicia se encuentra en su casa, asegurándole a su marido que Daryl es el Demonio. Justo en ese momento, el hechizo hace efecto y Felicia comienza a vomitar pepitas de cerezas. Sometida a un gran dolor y demencia, se enfrenta a su marido, quien la golpea con un atizador provocando su muerte.
Tras la muerte de Felicia, las tres mujeres comienzan a temer la extensión de sus poderes, y acceden a no volverse a ver durante un tiempo, ni tampoco a Daryl. Éste se disgusta seriamente ante el abandono de las mujeres, y comienza a utilizar sus poderes contra ellas, haciendo que sus mayores temores se vuelvan reales. Jane descubre estar embarazada y visita a Daryl, justo cuando el maleficio de éste comienza a hacer efecto. Jane experimenta su temor del paso del tiempo haciéndose vieja. Tras superarlo corre a avisar a Alexandra, cuya cama es invadida por serpientes. Desafortunadamente, Sukie no logra superar su maleficio de sentir dolor. Para que el dolor de Sukie cese, Alexandra visita a Daryl, y accede a que las tres mujeres regresen con él, para evitarle el sufrimiento de Sukie.
Una vez Sukie se recupera, las tres mujeres regresan a la mansión, pero con la intención oculta de acabar con la amenaza de Daryl. A la mañana siguiente, las mujeres envían a Daryl a por helado al pueblo. Durante su ausencia, las tres mujeres se hacen con su libro de hechizos, llamado “Maleficio”, y reúnen parte de su ropa, pelo y una fotografía.
Junto a varias velas, mezclan todos los ingredientes para crear un muñeco de vudú. Justo cuando Daryl está en la heladería, las tres comienzan a atravesar el muñeco con agujas provocándole un gran dolor. Daryl comienza a revertir a una forma bestial, por lo que se dirige rápidamente de regreso a la mansión.
Las tres mujeres han limpiado todo resto de su hechizo, pero pronto se percatan de la transformación de Daryl cuando este llega a casa. Las mujeres huyen del ya monstruo por toda la mansión, hasta que el muñeco cae el suelo rompiéndose. Esto provoca que Daryl se deforme aún más en una forma gigante que irrumpe a través de la pared de la cocina. En ese momento, las mujeres arrojan los restos del muñeco al fuego, y Daryl por fin se desvanece.
Tiempo después, cada una de las tres mujeres ha tenido, cada una, un hijo de Daryl. Todas han de tener cuidado en no pensar en Daryl, para no provocar su regreso, aunque en ocasiones no pueden evitarlo. Este intenta conectar con los niños a través de un monitor de televisión, pero las mujeres se apresuran en apagarlo, a pesar de reconocer que le echan de menos.
  
ESCENA
Alexandra, Sukie y Jane discuten los rumores que Felicia ha hecho correr sobre ellas en el pueblo, y Daryl las manipula para que le envíen una maldición.
 

1 comentario: