- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 7 de octubre de 2015

EL REY LEÓN

FECHA DE ESTRENO
15 de Junio de 1994
TITULO ORIGINAL
The Lion King
DIRECTOR
Roger Allers, Rob Minkoff
PRODUCTOR
Don Hahn
GUION
Irene Mecchi, Jonathan Roberts, Linda Woolverton
REPARTO (VOCES)
Matthew Broderick (Simba), Jonathan Taylor Thomas (Joven Simba), James Earl Jones (Mufasa), Jim Cummings (Ed), Jeremy Irons (Scar), Moira Kelly (Nala), Niketa Calame (Joven Nala), Ernie Sabella (Pumbaa), Nathan Lane (Timon), Robert Guillaume (Rafiki), Rowan Atkinson (Zazu), Madge Sinclair (Sarabi), Whoopi Goldberg (Shenzi), Cheech Marin (Banzai)
CINEMATOGRAFÍA
Inaplicable
BANDA SONORA
Hans Zimmer
DISTRIBUIDA POR:
Buena Vista Pictures
DURACIÓN
88 minutos
CLASICO ANTERIOR:
CLASICO SIGUIENTE:
MUFASA: “Simba.”
SIMBA: “¿Padre?”
MUFASA: “Simba me has olvidado.”
SIMBA: “No, eso jamás.”
MUFASA: “Has olvidado quien eres, por lo tanto me has olvidado. Mira en tu interior Simba; eres más de lo que eres ahora. Debes ocupar tu lugar en el ciclo de la vida.”
SIMBA: “¿Cómo puedo regresar? No soy el mismo.”
MUFASA: “Recuerda quien eres. Eres mi hijo, el único y verdadero Rey. Recuerda quien eres.”

CURIOSIDADES
La idea de la película ya había sido concebida a finales del año 1988, durante una conversación entre Jeffrey Katzenberg, Roy Disney y Peter Scheneider. Los tres se encontraban en un avión de viaje a Europa para promocionar la película “Oliver y su Pandilla”. La conversación se concentró en la idea de crear una historia que tuviera lugar en África, y Katzenberg se sintió entusiasmado ante dicha posibilidad. Charlie Fink, vicepresidente de asuntos creativos de Disney, se encargó de desarrollar la idee de la historia. 
Tras esto, Katzenberg se encargó de añadir elementos en la historia como la transición de la niñez a la adultez, la muerte, e incluso ideas extraídas de sus experiencias personales, como sus dificultades en el mundo de la política. De hecho, Katzenberg llegó a declarar que en cierto modo la película contenía varios aspectos de su propia vida. En noviembre de 1988, Thomas Disch, autor de “La Tostadora Valiente”, escribió un resumen titulado “Rey del Kalahari”; y después Linda Woolverton pasó todo un año escribiendo dos borradores titulados “Rey de las Bestias” y “Rey de la Selva”.
La versión original de la película fue muy diferente del resultado final. La trama estaba centrada en una batalla entre leones y babuinos. Scar era el líder de los babuinos, Rafiki era un guepardo, y Timon y Pumbaa los amigos de la infancia de Simba. Por otro lado, el personaje de Simba no abandonaba el Reino, sino que se convertía en alguien vago, descuidado y horrible debido a las manipulaciones de Scar, para poder ser derrocado cuando se convirtiera en un adulto. 
Ya en 1990, el productor Thomas Schumacher, que había finalizado su trabajo con “Los Rescatadores en Cangurolandia”, y decidió unirse al proyecto debido a su fascinación por los leones. Schumacher terminó por adaptar el guion de “El Rey de la Selva”, para adaptarlo en la forma de un especial del National Geographic.
George Scribner, director de “Oliver y su Pandilla”, fue el primero en ser elegido para dirigir el proyecto. Más adelante, se le unió Roger Allers, quien había participado en “La Bella y la Bestia”. Tras esto, el equipo compuesto por Allers, Scribner, Hahn, Chapman, y el diseñador de producción Chris Sanders, viajaron al Parque Nacional Hell’s Gate, en Kenia. Allí se dedicaron al estudio y apreciación del medio ambiente que deseaban trasladar a la película. Tras seis meses trabajando en el desarrollo de la historia, Scribner decidió abandonar el proyecto. Mayormente se debió a enfrentamientos con Allers y los productores, qua habían decidido convertir el proyecto en un musical. La intención de Scribner siempre había sido la de crear una película al estilo de un documental, enfocado en aspectos de la naturaleza. 
Rob Minkoff reemplazó a Scribner, y el productor Don Hahn se unió al proyecto. Hahn determinó que el proyecto estaba desenfocado y carente de una temática clara. Tras establecer que el tema principal era el de madurar y enfrentarse a la realidad del mundo, solicitó una restructuración final.  Tras dos semanas de reuniones con Kirk Wise y Gary Trousdale, quienes habían dirigido “La Bella y la Bestia”, Allers, Minkoff, Chapman y Hahn reescribieron el guion. Los cambios incluyeron el del título, de “El Rey de la Selva” a “El Rey León”, escogiendo establecer la historia en la Savannah y no en la selva.
“El Rey León” se convirtió en la primera película animada de Disney con una historia plenamente original, sin estar basada en trabajos previos. El equipo creativo declaró que la película estaba inspirada en la vida de personajes bíblicos como José o Moisés, así como en el Hamlet de William Shakespeare. Durante el verano de 1992, la guionista Irene Mecchi se unió al equipo, y Jonathan Roberts lo hizo unos meses más tarde. 
Ambos se encargaron de revisar el guion, arreglando temas emocionales que quedaban sin resolver, y añadiendo el toque químico con los personajes de Timon, Pumbaa y las hienas. Tim Racer, que había cooperado en la creación de las canciones de “Aladdin”, fue invitado a componer las canciones del film. Racer puso la condición de recibir ayuda, y cuando una invitación a ABBA fracasó, al final se optó por contar con Elton John, quien recibió con entusiasmo la oportunidad de contribuir con canciones pop que pudieran conectar con el público infantil. La película fue todo un éxito de taquilla, ganado el Oscar a la Mejor Banda Sonora, y a la Mejor Canción (“Can’t You Feel the Love Tonight”). Adicionalmente las canciones “Circle of Life” y “Hakuna Matata” también fueron nominadas.

NOTA PERSONAL
La verdad es que hay poco de decir de este pedazo de película, que figura entre mis favoritas de Disney. 
Tuve la suerte de verla en un preestreno cuando era estudiante universitario en Carolina del Sur. Aunque inicialmente no me llamaba demasiado la atención, me sorprendió la excelente calidad de la animación, la escenografía tan formidable del comienzo, y la excelente banda sonora. Pero lo que más recuerdo, al margen de la historia, es lo divertida que fue la película. Cuando estábamos en el preestreno, todos los estudiantes no paraban de soltar carcajadas ante la genialidad de personajes como el de Timon, Pumbaa y las hienas. Creo que es una de las películas Disney en las que el aspecto cómico está perfectamente combinado con la trama más seria del film.
Ahora bien, diré que en términos generales la historia no me pareció muy original. Recuerdo perfectamente como salí de la película comparándola con “Bambi”, siguiendo de forma bastante fiel su trama. 
La presentación del príncipe, la perdida de figura paterna o materna, la madurez en compañía de amigos, el enamoramiento, y el aceptar la responsabilidad del liderazgo, para acabar presentando a la próxima generación. Salvo leves discrepancias, las dos historias me parecían, y lo sigue haciendo, bastante similares. A pesar de esto, no veo esto como algo negativo, ya que la película sigue funcionando a todos los niveles. De hecho creo que se tocó techo en aquella era dorada de los clásicos animados de Disney, con pocos posteriores que lograran estar a ese nivel.
Es apasionante comprobar como el estilo pop de la música de Elton John se combina a la perfección con un entorno tan inusual como puede ser el de la sabana africana. Y resaltaré la alegoría del hundimiento en la inmadurez, y la necesidad de enfrentarse a las responsabilidades que conlleva la madurez. Por supuesto, también hay que alabar lo didáctico del film en lo relativo al equilibrio de la naturaleza. 
La película no solo ha logrado sobrevivir al tiempo a la perfección, sino que además ha sobrevivido en forma de un formidable musical que ha logrado la aclamación de todo el público.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
En la estepa africana, todos los animales se reúnen para acudir a la presentación del cachorro del Rey León, Musafa y la Reina Sarabi. El mandril Rafiki preside la ceremonia, presentando al cachorro, de nombre Simba. Poco después, el ave tropical Zazu acude a Scar, hermano del Rey, para llamarle la atención por no haber acudido a la ceremonia. Scar siente que Simba ha robado su derecho al trono, y está a punto de devorar a Zazu, pero Musafa llega a tiempo de evitarlo, advirtiendo a su hermano que cambie de actitud. Simba se muestra curioso por todo lo que le rodea, y Mufasa le explica cómo funciona el círculo de la vida, y que no debe adentrarse más allá de la zona de la frontera norte. Sin embargo, Scar, deseoso de librarse de su sobrino para recuperar el derecho al trono, le comunica que en dicha zona se encuentra un cementerio de elefantes, pero a donde solo deben acudir los valientes. 
Decidido a probar su propia valentía, Simba decide acudir; tal y como planeaba Scar.  
Simba recoge a su amiga Nala, con la excusa de acudir al manantial cercano, aunque Sarabi les ordena que acudan con la compañía de Zazu. Los dos cachorros consiguen despistar a Zazu, y adentrarse en el prohibido cementerio de elefantes. Zazu consigue encontrarles, pero antes de que puedan marcharse se encuentran con tres hienas llamadas Shenzi, Banzai y Ed. Las tres hienas se disponen a devorar a los tres intrusos, pero Mufasa llega a punto de impedirlo derrotando a las tres hienas y haciéndolas escapar. Scar ha presenciado toda la escaramuza, y se reúne con las tres hienas, que están a su servicio. Scar les comunica su plan de matar a Musafa y Simba para convertirse en Rey, prometiendo a todo un ejército de hienas que no pasaran más hambre bajo su reinado. Por su parte, Musafa reprende a Simba por sus acciones, inculcándole la necesidad de solo ser valiente cuando sea necesario.
Scar procede con su plan llevando a Simba a un desfiladero, asegurándole que su padre le tiene preparada una sorpresa. Tras dejarle allí para que espere por su sorpresa, le ordena a las hienas que provoquen una estampida de Ñus, dirigiéndola al desfiladero donde se encuentra Simba. Scar procede a avisar a Mufasa del peligro que Simba está corriendo, mientras el cachorro se aferra a la rama de un único y marchito árbol. Mufasa se adentra en el desfiladero entre la estampida, y consigue lanzar a Simba fuera del mismo, salvándole la vida. Sin embargo, cuando Mufasa intenta salir del desfiladero, su hermano le arroja de nuevo a su interior, y Mufasa pierde la vida. Simba no ha presenciado la traición de Scar, quien consigue que el cachorro se sienta culpable por lo sucedido, y le convence para que se aleje del reino. Tras esto, Scar ordena a las hienas que acaben con la vida del cachorro. Sin embargo, Simba consigue eludir a las hienas al introducirse en un zarzal. Mientras tanto, Scar comunica la muerte de Mufasa y Simba, convirtiéndose en el nuevo rey, e introduciendo a su ejército de hienas en el reino. 
El mandril Rafiki observa la escena apesadumbrado.
Simba acaba desfallecido en medio del desierto, donde el Suricato Timon y su amigo el facóquero Pumbaa le encuentran y salvan. Los dos amigos ven la ventaja de hacerse amigos de un león que crecerá protegiéndoles siempre. Timon y Pumbaa le enseñan su moto “Hakuna Matata”, que describe una actitud de despreocupación absoluta de todo. Los tres se hacen grandes amigos, y los años pasan hasta que Simba se convierte en un león adulto. Durante ese tiempo, Scar ha convertido el Reino en un lugar desolado, sin vegetación y con una falta de comida absoluta, ordenando a las leonas que se encarguen de la caza. En busca de comida, la ya adulta Nala se adentra en la selva donde residen Timon y Pumbaa, a los que intenta cazar. Simba acude en ayuda de sus amigos, encontrándose con su amiga por primera vez en mucho tiempo. Nala le comunica que todos le dan por muerto, y que debe volver para convertirse en el nuevo Rey León. Aunque Simba y Nala no tardan en enamorarse. 
Nala no consigue convencerle para que asuma sus responsabilidades y Simba se marcha enojado, sintiéndose incapaz de regresar a casa.
En ese momento, Rafiki encuentra a Simba y le comunica que su padre sigue con vida, indicándole que debe seguirle. Rafiki hace que Simba observe su propio reflejo en el agua, y le hace ver que Mufasa sigue viviendo en su interior. En ese momento, el fantasma de Mufasa se aparece ante Simba, señalando la importancia de que acepte su destino y recuerde quien es. Rafiki también le enseña que aunque el pasado pueda doler, es necesario enfrentarse al mismo y aprender de los errores cometidos. Decidido, Simba decide regresar al Reino y asumir su destino; y Rafiki le comunica dicha decisión a Nala, Timon y Pumbaa.
Al llegar al Reino, Simba lo encuentra completamente desolado. Nala, Timon y Pumbaa llegan tras él, decididos a ayudarle en lo necesario. Timon y Pumbaa distraen a las hienas que acuden en su persecución; mientras Simba le pide a Nala que reúna a las leonas mientras él busca a Scar. 
En ese momento, Simba presencia como Scar se enfrenta a Sarabi, exigiendo a la antigua reina que localice comida y agrediéndole. Simba se presenta en ese momento, enfrentándose a Scar. El tirano revela ante las leonas que Simba fue el responsable de la muerte de Mufasa, y Simba lo admite aunque señala que solo fue un accidente. Se desata una tormenta y un rayo hace arder las zarzas, con Simba a punto de caer en las llamas. Asumiendo que ha vencido, Scar confiesa haber matado a Mufasa, y la revelación hace que Simba recupere sus fuerzas y se enfrente a Scar. Las leonas también escuchan la confesión y comienzan a luchar contra las hienas, y Timon, Pumbaa, y Rafiki se unen a la batalla.
Acorralado, Scar culpa a las hienas de lo sucedido y finge someterse. Simba le ordena que abandone el Reino, pero Scar lanza un nuevo ataque a traición. Simba consigue derrotarle, y las hienas, que han escuchado a Scar, acaban con la vida del león. La tormenta apaga las llamas; y Simba asume su lugar en el ciclo de la vida, convirtiéndose en el nuevo Rey León. Con el tiempo, el Reino recupera todo su esplendor. Los nuevos Reyes, Simba y Nala presentan a su cachorro, el futuro Rey, con ayuda de Rafiki.

ESCENA
La verdad es que la película tiene canciones y escenas memorables, pero siempre logré desternillarme con Timon y Pumbaa. Me quedo con “Hakuna Matata”.

1 comentario:

  1. El rey león la vi con 10 años en el cine con mis padres y un amigo me gustó tanto la película que de camino de vuelta a casa me pase todo el rato cantando yo voy a ser el rey león, como ya comenté en el post de Bambi estoy de acuerdo en que Simba y Bambi tienen vidas muy parecidas aunque hay quien dice que el rey león también es parecido a Hamlet por lo del tío que mata a su hermano para quedarse con el trono y también han acusado a Disney de plagiar el rey león del anime Kimba el león blanco, aún así la película es una joya me encanta la trama, la buena combinación de drama y comedia, la música de Elthon John sonando mientras Simba y Nala intiman, Scar es uno de los villanos más perversos y retorcidos de la factoría Disney en la canción preparaos es tan aterrador como el fatídico y merecido final que tiene. Y el comienzo y final de la película solo podía ser cíclico termina como empieza con la llegada de una nueva generación.
    Como es de esperar el rey león también ha sido de los clásicos más explotados.
    Hasta que no vi la segunda parte siempre creí que Simba y Nala habían tenido un hijo cuando se descubre que es una hija Kiara aunque antes de su secuela se hizo una serie spin off sobre las aventuras de Timón y Pumba de hecho sacaron en VHS viaje alrededor del mundo con Timón Y Pumba que no era más que un recopilatorio de varios capítulos de la serie pero con una historia propia para enlazarlos todos de que Pumba ha perdido la memoria y Timón le cuenta historias que han vivido para que recupere la memoria, la segunda parte que lo titularon el tesoro de Simba va de la historia de amor de Kiara y Kovu si la primera decían que se parecía a Hamlet esta se parece a Romeo y Julieta por tener a las familias de ambos enfrentadas ya que la villana de la película es la madre de Kovu que lo considera digno sucesor de Skar aunque tratándose de Disney el amor triunfa sobre todas las barreras y Tina Turner participó en la banda sonora de ésa película, después vino el rey león 1 y medio que no he visto y ahora planean hacer una serie secuela por lo visto Simba y Nala tienen un segundo hijo Kion que será el protagonista de la nueva serie que prepara Disney.
    Con el rey león se acaba la época dorada de Disney dudo que ya se superaran más aunque desde Pocahontas hasta Tarzán se hicieron buenas películas aunque no tuvieran el éxito que tuvo el rey león, después de Tarzan para mi llegó la decadencia de Disney solo resurgida cual ave fénix cuando se estrenó Enredados.

    ResponderEliminar