- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 11 de marzo de 2009

EL CLUB DE LOS CINCO

FECHA DE ESTRENO
15 de Febrero de 1985
TITULO ORIGINAL
The Breakfast Club
DIRECTOR
John Hughes
PRODUCTORES
John Hughes & Ned Tanen
GUION
John Hughes
REPARTO
Emilio Estévez (Andrew Clark), Molly Ringwald (Claire Standish), Judd Nelson (John Bender), Ally Sheedy (Allison Reynolds), Anthony Michael Hall (Brian Johnson), Paul Gleason (Director Richad Vernon), John Kapelos (Carl Reed), Perry Crawford (Padre de Allison), Mary Christian (Hermana de Brian), Ron Dean (Padre de Andy), Tim Gamble (Padre de Claire), Fran Gargano (Madre de Allison), Mercedes Hall (Madre de Brian)
CINEMATOGRAFÍA
Thomas del Ruth
BANDA SONORA
Keith Forsey
DISTRIBUIDA POR:
Universal Pictures
DURACIÓN
97 minutos
 
BRIAN JOHNSON: “Querido señor Vernon, admitimos el hecho de tener que quedarnos castigados todo un sábado por habernos portado mal. Lo que hicimos no estaba bien hecho, pero pensamos que está usted loco al intentar forzarnos a escribir un ensayo explicándole quienes creemos ser. A usted eso le importa poco, porque usted siempre nos ve como quiere vernos. En pocas palabras, la definición más conveniente sería que usted ve en nosotros: un cerebro, un atleta, una inconformista, una princesa y un criminal. ¿Correcto? Y a las siete de esta mañana nosotros nos veíamos como cerebros lavados. ”
 
RICHARD VERNON: “Llevo en la enseñanza más de veintidós años, y cada año esos chicos se vuelven más y más arrogantes.”
CARL: “No digas sandeces Vernon. ¡Vamos! Los chicos no han cambiado, has cambiado tú. Elegiste la enseñanza porque te pareció que podía ser divertida. ¿No? Porque podrías disfrutar de las vacaciones de verano. Luego te diste cuenta de que era un trabajo de verdad y te sentiste frustrado.”
RICHARD VERNON: “Los chicos la han tomado conmigo, me tratan como un perfecto gilipollas.”
CARL: “¡Venga ya! Si tuvieras dieciséis años, ¿qué pensarías de ti?”
RICHARD VERNON: “Escucha Carl, ¿crees que me importa un carajo lo que esos chicos piensan de mí?”
CARL: “Si, lo creo.”
RICHARD VERNON: “Escúchame bien, cuando tú y yo seamos viejos, esos chicos estarán manejando el país, y esa obsesión es la que me quita el sueño todas las noches, que cuando yo sea viejo esos chavales se van a ocupar de mí. “
CARL: “Yo no estaría seguro.”
 
CURIOSIDADES
Se trata de la película más elogiada de John Hughes, director que se caracterizó por sus películas sobre adolescentes en la década de los años ochenta.
Esta película ganó una fama inmensa, y se convirtió en un clásico de culto por tener un argumento que analizaba de manera original y realista los problemas del adolescente, y el temor de los mismos a convertirse algún día en adultos insensibles.
Cada uno de los muchachos que fueron seleccionados se convirtió en miembros de lo que se ha dado a denominar como “Brat Pack”, jóvenes que se hicieron famosos más o menos al mismo tiempo, y a raíz de ello acabaron coincidiendo en infinidad de películas. De todo el reparto Molly Ringwald fue la más famosa de la década de los ochenta, mientras que Emilio Estévez fue quien más supo sacar provecho de la misma. De todo el reparto solo Hall y Ringwald tenían la edad que representaban en la película. Nelson tenía veinticinco años; Estévez y Sheedy tenían veintiún años.
Originalmente se consideró a Nicholas Cage para interpretar el papel de John Bender, pero su cache hizo que la idea fuera descartada.
Después se pensó en Emilio Estévez, pero la dificultad de John Hughes para encontrar a un chaval que interpretara al atleta Andy, hizo que el actor aceptara cambiar de papel. Molly Ringwald quería el papel de Allison pero este había sido prometido a Sheedy. El reparto ensayó el guion de la película repetidamente al estilo de una obra de teatro. Después fue tal la popularidad de la película que John Hughes reescribió el guion con estilo teatral para que los estudiantes de distintos colegios pudieran representarla.
El título de la película surgió del colegio del hijo del director John Hughes, donde los estudiantes castigados a la detención de los sábados se habían denominado como “El Club del Desayuno”, título real de la película. Al mismo tiempo esos estudiantes probablemente tomaron el nombre de un programa de radio muy popular en Chicago emitido desde 1933 a 1968.
La biblioteca en la que se desarrolla la película fue construida dentro del gimnasio del Colegio North Maine, que rezó sus puertas dos años antes de que comenzara el rodaje.
Después el colegio fue comprado por el Estado de Illinois y convertido en una comisaría que aún existe a fecha de hoy. La película tenía que durar dos horas y media inicialmente pero al final muchas escenas, una hora completa, tuvieron que ser suprimidas y los negativos fueron destruidos por lo que no queda ni rastro de dichas escenas. Una mostraba a Carl explicando a Vernon como veía a los cinco en un futuro, Claire madre operada de cirugía estética, Brian muerto debido a la presión de su demandante trabajo, Allison trabajando como desconocida poeta, John habrá cometido suicidio, y Andy con casado con una azafata que engordará tras tener varios hijos. Otras escenas mostraban un sueño de Allison, y otros profesores haciendo guardia.
La canción “Don’t You (Forget About Me)” fue compuesta específicamente para la película por Keith Forsey. Simple Minds la convirtió en todo un éxito número uno de ventas, y Billy Idol, Bryan Ferry, Chrisie Hynde y The Pretenders habían rechazado grabarla inicialmente.
 
NOTA PERSONAL
Creo que se trata sin duda alguna de la mejor película de adolescentes que se ha realizado hasta la fecha, y a pesar de los constantes usos de comedia, analiza de manera exhaustiva la diferencia entre adolescentes y adultos. Lo curioso es que nos muestra como este es un ciclo inevitable. Claire declara en una escena que nunca será como sus padres, mientras que Allison le hace ver que es inevitable. Por otro lado el director intenta hacer ver al encargado de mantenimiento que los chicos son cada vez más agresivos, pero el segundo opina que no es así, que como adultos se han olvidado de lo que supuso una vez ser un adolescente.
Este es un análisis universal que todavía se puede trasladar a nuestra década actual, veinte años después de la emisión de esta película de culto. Al adulto enfrentándose a sus problemas tiende a menospreciar los de un adolescente, y en el proceso los incrementa, pero por supuesto esta reacción es recíproca y el adolescente incrementa con su actitud los problemas del adulto, y al mismo tiempo los suyos.
La película también me entusiasmo porque analiza la imperiosa estratificación social que podemos encontrar en un instituto. Los personajes que se reúnen en la biblioteca para llevar a cabo su castigo son radicalmente opuestos entre sí, y probablemente pasarían los años de instituto sin dirigirse una sola palabra. Tenemos a la clásica chica popular, al macarra del colegio, al deportista, el empollón, y la tía rara. Sin embargo son ellos mismos los que descubren que tienen más en común que aspectos que les diferencien. Aborrecen a los adultos pero imitan su funcionamiento de clasificación social.
La película es inusual porque trascurre en el mismo sitio, y además está compuesta mayormente de diálogos que varían desde los más cómicos hasta los más profundos atravesando distintas capas. De los cinco sin duda la más elogiable es la de Judd Nelson como el macarra del colegio, que consiguió que varias jovencitas acabaran loquitas por él en la década de los ochenta. Sin embargo a mí siempre me ha parecido francamente interesante el de la chica rara interpretada por Ally Sheedy, pues es la que sin duda define el problema que más les une, la necesidad de atraer atención.
Es el personaje que más capas nos muestra. Primero nos hace pensar que es alcohólica, luego una cleptómana, y más tarde una ninfómana. Al final la conclusión es tan sencilla como que es, así como el resto, una adolescente completamente ignorada y nunca tomada en serio. Otros problemas como la falta de iniciativa, la inseguridad, el temor a seguir los pasos de los padres, o la incapacidad de revelarse a supuestos amigos que realmente no lo son, son tratados de manera excepcional.
El final de la película siempre me ha hecho pensar sobre el destino de un grupo tan peculiar. Aunque se nos muestra un final optimista, siempre he considerado que los cinco hubieran acabado separados entre sí inevitablemente en cuanto volvieran a los días de clase normales. Creo que el director es de la misma opinión, y se nos muestra a Allison agarrando la letra deportiva de la chaqueta de Andy, o Claire entregando su pendiente a John como si se entregaran objetos personales sabiendo que estaban destinados a permanecer separados, para que no olviden el día que han pasado.
Pero esto ya son especulaciones personales.
 
HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Sábado por la mañana, al Colegio Mayor llegan cinco alumnos que han sido castigados por distintos motivos. Allí llegan la chica popular del colegio Claire, castigada por saltarse una clase para irse de compras, el deportista Andy, el gamberro del instituto John, el empollón Brian y la extravagante Allison. Los motivos por los que los cuatro últimos han sido castigados no son revelados.
Entra en escena el Director del Colegio el señor Richard Vernon. Este explica a los cinco muchachos que por las distintas faltas que han cometido, pasaran el día en el instituto para reflexionar sobre sus conductas, y tendrán que realizar un ensayo de no menos de mil palabras en el que han de autoanalizarse y describirse tal y como ellos creen ser. En una inmediata contestación irreverente John es automáticamente castigado para regresar el próximo sábado.
El problemático John es quien comienza a crear problemas empezando a meterse con la popular Claire, y desmantelando la bisagra de la puerta de la biblioteca, que ha de permanecer abierta por orden del director. Este aparece furioso preguntando por qué la puerta está abierta, y todos defienden que un tornillo ha caído de la bisagra. El incidente provoca la ira del director que acaba castigando a John indefinidamente a varios sábados más, en total dos meses. Al irse el director, John intenta seguir demostrando su hombría ante el resto de los castigados, lo que resulta en Andy haciéndole caer en el suelo con una simple llave. Al poco rato llega el encargado de la limpieza que sabe colocar a los muchachos en su lugar haciéndoles ver que el limpiar sus basuras le ha ayudado a ver que no son mucho más felices que él.
Llega la hora del almuerzo, y el director permite que Andy y Allison, que aún no ha abierto la boca, vayan a por unas bebidas a la máquina expendedora. Durante el trayecto, Andy pregunta a la chica si se droga, y ella admite beber vodka.
Allison le pregunta por qué está castigado y él responde con otra mentira, el intento de comunicación ha fracasado.
De nuevo en la biblioteca los muchachos comen, mientras John se burla de la idílica vida de Brian y su familia, y el resto descubren que el muchacho rebelde vive en una casa llena de ira y bajo la tensión de las constantes peleas de sus padres, que tampoco tienen mayor interés por él. Los cinco escapan de la biblioteca y se dirigen a la taquilla de John donde, para sorpresa del grupo este saca marihuana de la misma. Al volver se dan cuenta de que el director les bloquea el camino, y John le distrae saliendo corriendo al gimnasio. El resto regresa a la biblioteca, a donde el director llega al poco tiempo con John revelando que fue castigado por provocar una falsa alarma de incendios, y después el joven es confinado a un almacén, donde el director llega a amenazar y provocarle para que le pegue y así tenerle en sus manos. John escapa por el techo falso y regresa a la biblioteca donde los cinco comparten un porro, mientras ríen y bailan.
Cuando Allison roba la cartera de Brian y vacía su peculiar bolso, Andy vuelve a intentar hablar con ella. El reconoce que no es capaz de dejar de someterse a lo que los demás pretenden, y ella le rebela que sus padres la ignoran constantemente, lo cual provoca su necesidad de llamar la atención de manera excéntrica todo el rato.
El encargado de la limpieza y el director hablan sobre los jóvenes, y el primero le hace ver que los chicos no han cambiado de una generación a otra, que es él quien ha cambiado.
Los chicos se sientan en un círculo y tratan distintos temas. Allison dice ser una ninfómana para escandalizar a Claire, pero luego reconoce que es mentira. Poco a poco los cinco se muestran más dispuestos a hablar de sus preocupaciones personales. Andy explica que fue castigado por atar las pelotas de un estudiante llamado Harry Lester con esparadrapo. Al removerlo, Harry sufrió perdida de tejido lo que supuso un daño físico y psicológico al tener que pasar por la humillación. Andy teme que ha heredado su desprecio a la debilidad de su padre, el cual le presiona constantemente para que sea el número uno a toda costa.
Brian confiesa que tras sacar una calificación baja en Trabajos Manuales pensó en suicidarse con una pistola de señales que se disparó en su taquilla creando serios daños en el instituto. Por último Allison confiesa que no había sido castigada, pero había asistido a la detención porque no tenía nada mejor que hacer.
Brian expone se pregunta qué ocurrirá cuando los cinco se vean el lunes en las clases regulares, y Claire confiesa que teme que se ignoraran porque pertenecen a distintas tribus en el colegio que ejercen demasiada presión sobre ellos. Sin embargo tras hablar, se da a entender que los cinco intentaran que no sea así. Claire maquilla y arregla a Allison logrando captar la atención de Andy sobre ella. A la salida del colegio ambos se besan antes de despedirse. Claire le regala uno de sus pendientes a John hacia quien ha sentido una atracción constante durante todo el castigo, y ambos se besan. En el instituto, el Director Vernon lee el ensayo compuesto por Brian en nombre de todos. Este le explica que es inútil que intenten definirse en una redacción, porque el director ya tiene una imagen preestablecida de ello como una princesa, un cerebro, un criminal, un atleta y una inconformista.
 
ESCENA
Los cinco reflexionan sobre si seguirán los pasos de sus padres o no, y sobre cómo será su relación cuando se vean el lunes en el colegio.
 

7 comentarios:

  1. ¡¡UNA MARAVILLA !!
    NO TENGO NADA MAS QUE AÑADIR.
    BUENO SI...NO ME GUSTÓ NUNCA LA MOLLY RINGWALD(Y SÉ QUE ESTO ME VA A COSTAR TUS IRAS DESATADAS)

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué no te gustó Molly Ringwald? ¡¡Pero si eres igualita a ella!! jejeje...

    ResponderEliminar
  3. ¡¡MAS QUISIERA LA CURSI ESA!!

    ResponderEliminar
  4. me parese una exelente pelicula

    ResponderEliminar
  5. me encanto la pelicula una belleza , mejor dicho un coñazoo pulgar arriba

    ResponderEliminar
  6. Otra gran película de los 80 y es que el club de los cinco te invita a reflexionar sobre el mundo adolescente y los roles que desempeñan para sobrevivir en un instituto, me llamó la atención la frase "cuando crecemos se nos muere el corazón", en cuanto que pasaría con ellos después pienso que cada uno seguiría desempeñando su papel en el instituto aunque soy optimista y quiero pensar que la relación de Andrew y Allison continuó y funcionó en el futuro. La canción don´t you es fantástica y es que la música de los 80 es otro gran tesoro que nos dejó esa maravillosa década.

    ResponderEliminar
  7. Tremendo clásico que nos dejo los 80, me encantan las distintas personalidades de los chicos, pero el puto amo es John Bender fue (o es) el que se roba todas las miradas, una actuación soberbia de Nelson. El personaje que aun me tiene anodadado es el papel de la chica freak, interpretado por Ally Sheedy, se pudo haber creado una película que se base en ella solamente porque de verdad su personalidad es demasiado poderoso.

    ResponderEliminar