- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 27 de febrero de 2019

PROFESOR HOLLAND

FECHA DE ESTRENO
29 de Diciembre de 1995
TÍTULO ORIGINAL
Mr. Holland’s Opus
DIRECCIÓN
Stephen Herek
PRODUCCIÓN
Robert W. Cort, Ted Field, Michael Nolin
GUION
Patrick Sheane Duncan
REPARTO
Richard Dreyfuss (Glenn Holland), Glenne Headly (Iris Holland), Jay Thomas (Bill Meister), Olympia Dukakis (Directora Jacobs), William H. Macy (Subdirector Wolters), Alicia Witt (Gertrude Lang), Terrence Howard (Louis Russ), Damon Whitaker (Bobby Tidd), Jean Louisa Kelly (Rowena Morgan), Alexandra Boyd (Sarah Olmstead), Nicholas Jonn Renner (Cole, 6 años), Joseph Anderson (Cole, 15 años), Anthony Natale (Cole, 28 años), Joanna Gleason (Gertrude adulta), Beth Maitland (Directora de colegio para sordos)
CINEMATOGRAFÍA
Oliver Wood
BANDA SONORA
Michael Kamen
DISTRIBUIDA POR:
Buena Vista Pictures
DURACIÓN 
143 minutos

GLENN HOLLAND: “Esos chicos, por ejemplo, fíjese. No saben cantar y no tienen el menor sentido de la rítmica. Están tocando los mismos acordes una y otra vez, y me encantan. ¿A usted no?”
GERTRUDE LANG: “Sí.”
GLENN HOLLAND: “Sí. ¿Por qué?”
GERTRUDE LANG: “No lo sé.”
GLENN HOLLAND: “Sí lo sabe.”
GERTRUDE LANG: “¿Por qué es divertido?”
GLENN HOLLAND: “Porque tocar música tendría que ser divertido. Sale del corazón. Se trata de los sentimientos y de emocionar a la gente, y de algo hermoso como estar vivo, y no solo de unas cuantas notas en una página. Yo puedo enseñarle esas notas, pero no puedo enseñarle todo lo demás.”

DIRECTORA JACOBS: “El Comité del Instituto se reúne la próxima semana, y hay gente en esta comunicad que opina que el rocanrol es un mensaje del mismísimo diablo en persona. Cuando surja ese tema, ¿qué les decimos?”
GLENN HOLLAND: “Señora Jacobs, dígales que yo enseño música. Y que me serviré de todo, desde Beethoven a Billy Holliday o el rocanrol, si creo que me ayudará a enseñar a un alumno a que ame la música.”

CURIOSIDADES
La película fue escrita por Patrick Sheane Duncan, dirigida por Stephen Herek y rodada en las cercanías de Portland, Oregon. Muchas de las escenas interiores y exteriores tuvieron lugar en el Instituto Ulysses S. Grant. Añadido a esto la película cuenta con una partitura compuesta por Michael Kamen, y la banda sonora incluye numerosas piezas de música clásica y canciones de las décadas de 1969, 1970 y 1990. Kamen también se encargó de componer “Una Sinfonía Americana” (Mr. Holland’s Opus), que serviría como el trabajo en el cual el Señor Holland trabajaba durante toda la película. Dicho trabajo fue merecedor del Grammy de 1997 al mejor Arreglo Musical.
Todas las personas que interpretaron a sordos en la película eran sordas en la vida real. 
Aunque el personaje de Glenn Holland utiliza la música rock y pop en clase, y llega a declarar en un momento dado que le encanta, Richard Dreyfuss llegó a confesar que siempre había odiado el rocanrol, y que el sonido de una guitarra eléctrica le irritaba a limites insospechados. Julian Lennon, hijo del Beatle John Lennon, cantó el tema principal de la película, “Cole’s Song”, para la banda sonora. Esto se debió a que la película realizaba un claro homenaje a su padre, mostrando el impacto que su asesinato tuvo sobre todos los amantes de la música. Al compositor Michael Kamen le encantó la película, que además le sirvió de inspiración para fundar la Fundación "Mr. Holland's Opus”, como muestra de su compromiso con el futuro de la educación musical de futuras generaciones.
Richard Dreyfuss fue nominado al Oscar para el Mejor Actor, aunque perdió la estatuilla contra Nicolas Cage por su papel en “Leaving Las Vegas”. Esa fue la única nominación a los Oscars de la película.

NOTA PERSONAL
Debo reconocer que no vi esta película en el cine, sino que fue una de las muchas que alquilé durante mis años como estudiante universitario en Estados Unidos. Siempre he considerado que esta película debería ser de visión obligada para cualquiera interesado en dedicarse a la enseñanza. Independientemente del formidable tributo a la importancia de las Artes en la enseñanza, la película defiende otro tema igualmente importante. El personaje de Glenn Holland comienza su andadura en la educación sin vocación alguna, de hecho se percibe que odia su trabajo. Este es un problema muy actual y muy real en la educación. La película me llegó de forma muy especial porque fui un estudiante muy pobre en el instituto. Hubo profesores de demostrada vocación que lograron sacar lo mejor de mí, pero a la mayoría les gustaba más humillar y señalar los defectos más que corregirlos de forma adecuada. Ya en la universidad me convertí en un muy buen estudiante, y al ver la película me di cuenta de que aunque el estudiante también puede ser parte del problema, un profesor sin vocación ni pasión por su trabajo nunca lograra triunfar como tal.
Richard Dreyfuss realiza un trabajo sobresaliente interpretando el viaje del Señor Holland, que poco a poco desarrolla una verdadera vocación y pasión por su trabajo. Más allá de su trabajo enseñando música, consigue marcar una verdadera influencia en muchos estudiantes. Creo que todos recordamos a los profesores que marcaron la diferencia en nuestras vidas, y nos ayudaron a convertirnos en las personas que somos actualmente. Otro aspecto brillante de la película es la decisión de mostrarnos ese mundo de la enseñanza a través de tres décadas de cambios radicales. Algunos momentos históricos se abordan excepcionalmente, como puede ser el asesinato de John Lennon. A través de esas décadas se aprecia el decreciente interés en las Artes como parte de la educación, algo que sigue siendo un problema inexcusable a día de hoy. Pero también me sentí fascinado al ver como la película abordaba la dificultad de un padre que, como músico y artista, tiene que aceptar a un hijo sordo pensando que nunca apreciará su pasión. La relación entre Holland y el Cole adolescente es intensa, pero se resuelve de forma acertada. 
Sobre todo me encantó la ironía de ver como el personaje se refugia en sus alumnos al principio, para no enfrentarse a la realidad que tiene en su propia casa.
Se ha tildado mucho a la película de contener excesivos clichés, y a lo mejor esto es verdad en cierta medida. Sin embargo creo que sigue funcionando excepcionalmente, mostrando lo que debería ser el viaje de un educador.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Glenn Holland es un músico y compositor de talento que vive en Portland, Oregon, y que ha disfrutado de relativo éxito en su carrera como músico. En el año 1965 decide aceptar un trabajo como profesor de música en el Instituto John F. Kennedy, con la esperanza de disfrutar de más tiempo libre con su mujer Iris, y para componer su propia sinfonía. Sin embargo no tarda en descubrir los retos y dificultades de la enseñanza, incapaz de inspirar interés y teniendo que encargarse de una orquesta de escaso talento. 
La Directora Jacobs se muestra preocupada ante el hecho de que Holland haya aceptado el trabajo sin vocación alguna, y el Subdirector Wolters se muestra frío y estricto. A pesar de eso, Holland logra forjar una amistad con Bill Meister, profesor de Educación Física. Iris intenta animarle asegurándole que con lo que gana como fotógrafa, podrá dejar su trabajo de profesor en solo cuatro años.
Siguiendo su trabajo con la orquesta del instituto, Holland conoce a la estudiante Gertrude Lang, que a pesar de llevar años practicando con su clarinete, tiene dificultades para tocar bien. Holland decide ayudarla a mejorar mediante clases particulares después de clase. Poco a poco se percata de que apenas tiene tiempo para su propia sinfonía. Tras un resultado muy pobre en los primeros exámenes por parte de sus alumnos, Holland escucha a una frustrada Gertrude expresar su frustración con el clarinete mientras todos en su familia tienen  talento. Poco después, Holland se lleva una reprimenda por parte de la Directora Jacobs, que le indica su incapacidad para inspirar a sus alumnos, alegando que no funciona como brújula. 
Esa misma noche, Holland descubre que Iris está embarazada, algo que le toma por sorpresa, aunque le asegura que al mismo tiempo está encantado. Holland decide mudarse del pequeño apartamento a una casa, utilizando el dinero de sus ahorros. Cambiando de táctica, Holland decide hacer que sus alumnos aprecien la música clásica, a través de su uso en el rocanrol. También logra tener éxito con Gertrude, que logra dominar el clarinete. La orquesta toca en la graduación, demostrando una clara y evidente mejoría.
Durante el verano, Holland se dedica a dar clases de conducir a sus alumnos y se instala en una casa más amplia con su mujer. Unos meses después, Iris da a luz a un hijo al que llaman Cole. En el instituto, el Subdirector Wolters le recrimina a Holland, ante la Directora Jacobs, que este usando el rocanrol en sus clases. Holland le indica que ser servirá de todo lo que esté en su mano, incluido el rocanrol, para enseñar a sus alumnos. La Directora Jacobs lo aprueba y le pide que organice una banda de música para el equipo de football del instituto. 
Meister decide ayudarle a que los miembros de la banda desfilen de forma adecuada, pero le pide que ayude a Louis Russ, un estudiante afroamericano, para que forme parte de la banda y así pueda continuar participando en atletismo. Holland descubre que Louis es un joven amable, educado y trabajador, ante lo que decide enseñarle a tomar el tambor para que forme parte de la banda. El joven pone todo de su parte para mejorar, y Holland le ayuda a seguir el ritmo, tomándole mucho cariño en el proceso. Llegado el día del desfile en Portland, la banda música desfila a la perfección, y Louis sigue el ritmo perfectamente, logrando que sus padres le observen orgullosos. Sin embargo Iris se percata de que Cole no se despierta cuando suena una atronadora sirena del coche de bomberos que desfila. Los Holland descubren que Cole sufre una sordera del noventa por ciento, algo que deja especialmente tocado a su padre al descubrir que nunca podrá enseñarle música.
Unos años después, Iris decide que Cole debe acudir a un instituto privado especializado en estudiantes sordos. 
El consejo que habían recibido de no enseñarle las señas resulta erróneo, y Holland decide llevarle a ese centro. Allí la Directora les anima a aprender a hablar por señas, indicando que los adultos tienen más dificultades para aprenderlo, dependiendo de su entusiasmo. Mientras lidia con un estudiante brillante pero rebelde, llamado Stadler, Holland descubre que Louis ha perdido la vida sirviendo en Vietnam. Holland lleva a Stadler al funeral y le explica que Louis nunca fue tan inteligente como él, pero que por ese motivo apreciaba más todos sus logros. Durante la graduación de ese año, la Directora Jacobs le comunica a Holland que se retira. Jacobs también le regala una brújula, y declara que se ha convertido en su profesor favorito del Instituto.
En el año 1980, Holland continúa dando clases y Wolters se ha convertido en el nuevo director. Cole ya es un joven de quince años, pero aunque Iris ha aprendido el lenguaje de signos, Holland sigue teniendo dificultades porque no ha puesto tanto empeño. 
Iris le recrimina que cada vez se preocupa más de sus estudiantes, alejándose más de su familia. Durante una reunión del profesorado Wolters anuncia que no podrá celebrarse el musical de ese año por recortes de presupuesto en el Departamento de Arte. Meier garantiza que el musical dará dinero, proponiendo que sus jugadores de football bailen en el musical. La protagonista del musical es una estudiante de último curso llamada Rowena Morgan, cuyo talento como cantante llama la atención de Holland. Sin embargo el profesor comienza a sentirse atraído hacia ella, llegando a componerle un tema musical con su nombre que Iris contempla una noche. La noche del estreno del musical resulta un éxito, y Rowena le explica a Holland que partirá a Nueva York el día después de la última función, para intentar convertirse en actriz sin antes graduarse del instituto. Para sorpresa del profesor le pide que la acompañe, declarando haberse enamorado de él, y le dice que le esperara en la estación de autobús. Iris acude a ver la última función con Cole, y se percata de que el tema musical que había escrito para su marido era para Rowena. 
Tras la función, Holland acude a la estación de autobús para decirle a Rowena que no la acompañará, dándole el contacto de una pareja de amigos. De regreso a casa, Hollan expresa su amor hacia Iris, y ella confirma saberlo.
El asesinato de John Lennon deja a Holland profundamente afectado, y al regresar a casa descubre que Cole se ha peleado y se niega a hablar con él. Cole se enfrenta a él asegurándole que la muerte de John Lennon también le afectado, que no intente enseñarle música nunca, y que prefiera a sus estudiantes. Esto hace reaccionar a Holland, que prepara un concierto que combine la música con luces parpadeando para oyentes y no oyentes. Durante el concierto, Holland canta la canción de John Lennon “Beautiful Boy (Darling Boy)”, dedicándosela a Cole ante todos los presentes. Esto cambia completamente la relación entre padre e hijo, que comienzan a conectar de una manera más profunda a través de la música, aunque de distintas formas.
Quince años después, en 1995, el Director Wolters convoca a Holland para comunicarle que finalmente que el Comité de Educación ha exigido unos recortes drásticos de presupuesto a los institutos. Wolters ha decidido el Departamento de Música, Arte y Teatro. Quedándose sin trabajo, Hollan le hace saber a Wolters que la Directora Jacobs se hubiera resistido a ello. Holland intenta apelar al Comité de Educación sin éxito alguno, y queda desolado al considerarse prescindible y dudar que nadie le vaya a echar de menos. Iris y Cole organizan un homenaje para Holland, entregando la partitura de la sinfonía que finalmente ha terminado. Al homenaje acuden estudiantes de los treinta años de enseñanza de Holland. Entre esos estudiantes se encuentran Stadler y Gertrude, que se ha convertido en Gobernadora. Gertrude realiza un discurso en el que le hace saber a Holland que ha sido toda una influencia en la vida de todos los presentes, que se han convertido en su sinfonía. Tras esto le invita a que dirija a una orquesta de exalumnos, en la que ella participa tocando el clarinete, que interpretara su “Sinfonía Americana de Glenn Holland”.

ESCENA
La escena en la que Glenn Holland le canta a su hijo la canción de John Lennon “Beautiful Boy (Darling Boy)”, me sigue conmoviendo a día de hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario