- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 2 de noviembre de 2011

ENCUENTROS EN LA TERCERA FASE

FECHA DE ESTRENO
16 de Noviembre de 1977
TITULO ORIGINAL
Close Encounters of the Third Kind
DIRECTOR
Steven Spielberg
PRODUCTORES
Julia Phillips, Michael Phillips
GUION
Steven Spielberg
REPARTO
Richard Dreyfuss (Roy Neary), François Truffaut (Claude Lacombe), Teri Garr (Ronnie Neary), Melinda Dillon (Jillian Guiler), Bob Balaban (David Laughlin), J Patrick McNamara (Lider del Proyecto), Warren J Kemmerling (Wild Bill), Roberts Blossom (Granjero), Philip Dodds (Jean Claude), Cary Guffey (Barry Guiler), Shawn Bishop (Brad Neary), Adrienne Campbell (Silvia Neary), Justin Dreyfuss (Toby Neary), Lance Henriksen (Robert), Merrill Connally (Líder de equipo), Gene Dynarski (Ike), Mary Gafrey (Señora Harris), Josef Sommer (Larry Butler)
CINEMATOGRAFÍA
Vilmos Zsigmond
BANDA SONORA
John Williams
DISTRIBUIDA POR:
Columbia Pictures
DURACIÓN
137 minutos

MAYOR WALSH: “Ha traído a doce personas al campo de descontaminación, en lugar de llevarlas al centro de evacuación. Quisiera saber porque.”
CLAUDE LACOMBE: “Porque significan algo. Esas personas han venido de todo el país, a pesar de saber que sus vidas corrían peligro. ¿Por qué?”
MAYOR WALSH: “Porque alguien puede estar intentando hacer fracasar esta operación mandando fanáticos, chiflados, y sabe Dios qué.”
CLAUDE LACOMBE: “Es un pequeño grupo de personas que ha tenido una visión común. Es un misterio porque están aquí, ellos mismos no saben porque. Yo tampoco sé que está pasando y tengo que averiguarlo. Creo que por cada una de esas personas atormentadas que han venido aquí hoy, debe haber cientos de otras que han tenido la misma visión y no han podido llegar. Simplemente porque no ven la televisión, o quizá la hayan visto pero no han establecido la relación.”
MAYOR WALSH: “Es un coincidencia, no es científico.”
CLAUDE LACOMBE: “Créame Mayor Walsh, es un acontecimiento sociológico.”

CLAUDE LACOMBE: “Nosotros no elegimos ese lugar, ni a esa gente. ¡Fueron invitados! Tienen más derecho que nosotros."

CURIOSIDADES
El origen de la película tuvo lugar cuando Steven Spielberg contempló una lluvia de meteoritos, durante su juventud en compañía de su padre, en Nueva Jersey. Durante su adolescencia, en el año 1964 y a la edad de dieciséis años, Spielberg realizó su primera película “Firelight”. Muchas escenas de este proyecto serían incorporadas a la película. En 1970, Spielberg escribió una historia corta titulada “Experiencias”, que trataba acerca de una comunidad granjera en la que un grupo de adolescentes presenciaban un espectáculo de luces en el cielo durante la noche. En el año 1973, mientras Spielberg estaba involucrado en la postproducción de “Loca Evasión”, Spielberg logró culminar un trato con Columbia Pictures para realizar una película de ciencia ficción, ya que 20th Century Fox había rechazado la oferta. Julia y Michael Phillips firmaron inmediatamente como productores del proyecto.
Inicialmente, había considerado realizar un documental de bajo presupuesto acerca de gente que creía en la existencia de OVNIS. Spielberg consideraba que una película que dependía de las últimas aplicaciones tecnológicas en efectos especiales no podía realizarse por una cantidad de dos millones y medio de dólares. Tomando prestada la frase del final de la película “El Enigma de otro Mundo”, decidió darle un título nuevo al proyecto, “Watch the Skies”, presentando en concepto a Willard Kuyck y Gloria Katz. Esta consideró que la idea era la peor que había escuchado. Spielberg contrató a Paul Schrader para escribir el guión en 1974, pero al comenzar a trabajar en “Tiburón”, el proyecto de “Watch the Skies” quedó aplazado.
Gracias al éxito financiero de “Tiburón”, Spielberg se hizo con una considerable cantidad de control creativo sobre Columbia, incluyendo el derecho a la realizar cualquier película que deseara. Schrader le entregó su guión, que Spielberg procedió a tildar de vergonzoso, poco relacionado con los OVNIS, y con un protagonista de cuarenta y cinco años que trabajaba con el “Proyecto Libro Azul” (Dedicado a la investigación de objetos voladores no identificados), y dedicado a desacreditar apariciones de OVNIS hasta que experimentaba un encuentro. Tras amenazar al gobierno pasaba quince años trabajando con este para establecer contacto. Spielberg tuvo diferencias creativas con Schrader, y contrató a John Hill para reescribir el guión. El protagonista pasó a ser un oficial de policía, pero Spielberg consideraba que el público común no se sentiría identificado con un protagonista de uniforme, y deseaba usar personajes corrientes. Finalmente rechazó ambos guiones, considerando que estaban más enfocados para crear una aventura al estilo James Bond.
David Giler reescribió el guión, tras lo cual Hal Barwood y Matthew Robbins, amigos de Spielberg, le sugirieron un argumento alrededor de un chico abducido. Tras esto, Spielberg pasó a trabajar en el guión. La canción “When You Wish upon a Star” de “Pinocho”, le influenció durante el proceso creativo, vinculando la historia a la atmosfera producida por la canción. Al final, solo Spielberg recibió crédito como guionista. Durante la preproducción el título pasó a ser “Encuentros en la Tercera Fase”. Josef Allen Hynek, que trabajaba con las Fuerzas Aéreas en el “Proyecto Libro Azul” fue contratado como asesor científico. Hynek consideraba que aunque la película fuera de ficción, estaba basada en hechos conocidos de los misterios de los OVNIS, y lograba hacerse con la atmosfera de este fenómeno. A pesar del éxito de “Tiburón”, Spielberg arriesgó mucho al realizar esta película, ya que tenía presiones para crear otro gran éxito de taquilla. USAF y NASA se negaron a colaborar con la película.
Inicialmente, Spielberg no quería rodar en exteriores por sus experiencias negativas durante “Tiburón”, pero terminó por cambiar de opinión. El rodaje tuvo lugar en California, la Torre del Diablo en Wyoming, Alabama y Bay Minette. Durante el rodaje surgieron varios problemas de presupuesto, sobre todo cuando Columbia Pictures pasó por dificultades financieras. Aunque el presupuesto estimado era de tres millones de dólares, terminó por ser de diecinueve. Carlo Rambaldi se encargó de diseñar los extraterrestres, y su trabajo contribuyó al avance considerable de técnica de motion control. La nave nodriza fue diseñada por Ralph McQuarrie y construida por Greg Jein. El aspecto de la nave estaba inspirado por una refinería de petróleo que Spielberg había visto en la India.
La banda sonora fue compuesta, dirigida y producida por John Williams, que había ganado un Oscar por la realizada para “Tiburón”. Tal y como había ocurrido con el tema central del escualo, las cinco notas de “Encuentros en la Tercera Fase” pasaron a formar parte de la cultura popular. Para conseguir esas cinco notas, John Williams tuvo que escribir hasta trescientas ideas hasta que Spielberg escogió la acertada. Spielberg quiso utilizar la canción “When You Wish upon a Star” en los créditos finales, pero se le negó el permiso. Sin embargo, utilizó brevemente la melodía de la canción en una escena final.
La película ganó el Oscar a la mejor cinematografía y al mejor montaje de sonido. Fue nominada al mejor director, actriz secundaria, dirección artística, efectos visuales, montaje, y banda sonora.

NOTA PERSONAL
Esta es una de esas películas que solo puedo tildar de auténtica obra maestra, y que a pesar de haber sido reconocida, sigo considerando que aún no ha sido lo suficiente. Tenemos una de las pocas películas de ciencia ficción que muestran una visión optimista ante un encuentro entre terráqueos y extraterrestres. La película consigue probar que una historia sobre un encuentro pacífico, puede estar dotada de ritmo y tensión capaz de atrapar la atención del espectador durante su larga duración.
Evidentes son unos efectos especiales elogiables para una película de la década de 1970, pero lo que más me fascinó fue en desarrolló de los personajes, su manera de interactuar y como las conexiones entre ellos se van estableciendo a medida que la narración avanza.
En especial siempre he creído que este es el trabajo por excelencia de Richard Dreyfuss, que consigue mostrar como un hombre corriente superado por su propia vida, acaba involucrado en eventos de una magnitud indescriptible. Dreyfuss pasa por los estados del personaje, primero una obsesión que le hace perder a su familia, algo que desde mi punto de vista le resta algo de heroicidad al personaje, que se va dejando a su esposa e hijos atrás, y no hace nada por recuperarles, pero que le hace creíble. Un personaje corriente con cualidades y defectos, imperfecto.
Formidable la idea de convertir a la música en un medio de comunicación universal, y que considero es el tema recurrente del film que ha pasado a la historia con mayor fuerza y solidez. Todo el encuentro final en la Torre del Diablo es simplemente sobrecogedor. Innumerables son los aspectos a elogiar en esta película, pero lo que siempre me ha llamado la atención es la mezcla entre personajes de relevancia política, y los personajes que no son más que gente corriente. A pesar de todo el control que se puede apreciar en la película por parte del ejército, es la gente corriente la que después de haber llamado la atención de los extraterrestres, pasa a ser elemento esencial del encuentro. Es definitiva todo un clásico de la ciencia ficción.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
En el desierto de Sonora, el científico francés Claude Lacombe, junto a otros científicos de investigación, descubren el escuadrón de bombarderos conocidos como “Vuelo 19”, que desaparecieron treinta años atrás. Los aviones están intactos y en perfecto funcionamiento, aunque no hay rastro de los pilotos. Un anciano que presenció lo ocurrido explica que el “sol le visitó durante la noche, y le cantó”. Tras este incidente, localizan un buque perdido en el desierto de Gobi. En un control de tráfico aéreo en Indianápolis, Indiana, el controlador escucha a dos pilotos que están a punto de chocar con un objeto desconocido. En Muncie, Indiana, un niño de tres años llamado Barry Guiler se despierta por la noche cuando todos sus juguetes comienzan a funcionar por si solos. El niño presencia algo en la cocina, y obliga a su madre Jillian, a salir tras él cuando abandona la casa.
Mientras investiga una serie de fallos eléctricos, Roy Neary experimenta un encuentro con otro objeto volante en una carretera oscura, y observa a la policía persiguiendo a otros cuatro. La luz del espejo produce quemaduras en la mitad de su rostro. Roy se obsesiona con los OVNIS, para disgusto de su esposa Ronnie. Comienza a tener visiones de una forma montañosa, comenzando a obsesionarse y creando maquetas de esta. Jillian también experimenta las mismas visiones, creando dibujos de la forma montañosa. Poco después, Jillian queda aterrorizada cuando su hijo Barry es abducido por un OVNI que les visita de nuevo.
En el resto del mundo, la actividad de los OVNIS se está incrementando. Lacombe investiga una serie de sucesos junto a otros expertos de Naciones Unidas. Diferentes testigos les comunican que los OVNIS realizan sonidos distintivos en la forma de frase musical de cinco tonos. Los científicos proyectan la frase al espacio, pero se quedan sorprendidos cuando la respuesta en una serie de números repetidos una y otra vez. Finalmente, logran reconocer que se trata de coordenadas geográficas que señalan la Torre del Diablo en Moorcroft, Wyoming. Lacombe se reúne con el ejército de los Estados Unidos en Wyoming. El ejército evacua el área, alegando que un accidente de tren ha provocado que un gas tóxico se liberado en el aire, mientras preparan una zona de aterrizaje en la Torre del Diablo para los OVNIS y sus ocupantes.
Simultáneamente, el comportamiento errático de Roy provoca que Ronnie termine por abandonarle, llevándose a sus tres hijos con ella. Al observar el falso accidente de tren en la televisión, Roy se percata de que la forma montañosa sobre la cual ha tenido visiones, es Torre del Diablo. Jillian ve el mismo programa, así como otras personas, que deciden viajar a Torre del Diablo a pesar de las advertencias de que el lugar está plagado por un gas mortal. La mayoría de estos civiles son arrestados por el ejército. Roy y Jillian se encuentran de nuevo y deciden colarse en un coche, dotados de máscaras de gas, así como de dos palomas que les ayuden a comprobar la veracidad del gas. A pesar de presenciar cadáveres de ganado, las palomas siguen con vida. El ejército los encuentra y arresta también.
Lacombe se muestra preocupado al considerar que estos civiles han sido invitados por los extraterrestres. A bordo de un helicóptero de evacuación, Roy se quita la máscara de gas percatándose de que no existe el gas nervioso, y escapa junto a Jillian, logrando llegar a pie hasta la pista de aterrizaje creada en la Torre del Diablo. Ambos observan como docenas de OVNIS aparecen en el cielo durante la noche, y los especialistas del gobierno se comunican con ellos utilizando luz y sonido en combinación mediante una enorme pantalla, y un teclado. Roy baja hasta la pista de aterrizaje, logrando mezclarse entre el personal de la instalación.
La comunicación es efectiva, y una gigante nave nodriza aterriza en el lugar, devolviendo a personas que habían sido abducidas durante los años, incluyendo a Barry, que se reúne con Jillian, y a los pilotos del “Vuelo 19”. Lacombe logra convencer para que los oficiales del gobierno incluyan a Roy entre un grupo seleccionado como potenciales visitantes para embarcar en la Nave Nodriza. Los extraterrestres salen de la nave y seleccionan a Roy como el visitante que habrá de acompañarles. Roy embarca en la nave, mientras un extraterrestre se detiene un instante ante el resto de los humanos. Lacombe utiliza el lenguaje de signos que corresponde a las cinco notas de la frase musical. El extraterrestre le responde con los mismos signos, sonríe, y vuelve a embarcar en la nave que parte hacia el espacio.

ESCENA
Sin duda la llegada de los OVNIS a la Torre del Diablo, el establecimiento de comunicación con los terrestres, y la llegada de la Nave Nodriza.

1 comentario: