miércoles, 28 de abril de 2010

DUMBO

FECHA DE ESTRENO
23 de Octubre de 1941
TITULO ORIGINAL
Dumbo
DIRECTOR
Ben Sharpsteen
PRODUCTOR
Walt Disney
GUION
Otto Englander, Joe Grant, Dick Huemer
Basado en el trabajo de Helen Aberson y Harold Pearl
REPARTO
Herman Bing (Amo de la Pista), Edward Brophy (Timothy Ratón), Cliff Edwards (Jim Cuervo), Verna Felton (Elefante Matriarca, Señora Jumbo), Noreen Gammill (Elefante Fidgity), Sterling Holloway (Señor Cigüeña), John McLeish (Elefante Giddy), Dorothy Scott (Elefante Prissy), Sarah Selby (Joe, entrenador de elefantes), Billy Sheets (Payaso)
CINEMATOGRAFÍA
Inaplicable
BANDA SONORA
Frank Churchill, Lance Husher
DISTRIBUIDA POR:
RKO Radio Pictures
DURACIÓN
64 minutos
CLASICO ANTERIOR
SIGUIENTE CLASICO
Bambi

MATRIARCA ELEFANTE: “¡Señoritas! Esa risa esta de más.”
FIDGITY: “¿De más? ¿Por qué?”
MATRIARCA ELEFANTE: “No olvidéis que la de los elefantes es una raza digna. Su desgracia es nuestra vergüenza.”
FIDGITY: “Desde luego que lo es.”
GIDDY: “Sí, tiene razón.”
PRISSY: “Hablando con franqueza, yo no me sentaría a comer en la misma mesa que ese monstruo.”
FIDGITY: “Ni a mi me gustaría.”
GIDDY: “Ni a mi tampoco.”
PRISSY: “Cuidado, que hablando del diablo se asoma.”
MATRIARCA ELEFANTE: “Hagamos como que no lo vemos.”

JIM EL CUERVO: “El tiempo vi volar, y lo vi pasar, y mi dinero vi volar sin aterrizar. Pero nunca vi, ni espero ver a un elefante volar.”

CURIOSIDADES
Se trata del cuarto clásico de Disney. La película fue diseñada con el único propósito de ayudar al estudio de Disney a recuperarse del desastre económico de sus dos anteriores películas animadas, “Pinocho” y “Fantasía”. Los ingresos del estudio también se habían visto afectados por el impacto provocado por la guerra en Europa. Dick Huemer y Joe Grant fueron los encargados de desarrollar la historia, basándose en el cuento de Helen Aberson que Harold Pearl había ilustrado. Esta fue la única relación que ambos tuvieron con la industria de los dibujos animados. De hecho Pearl se hallaba preparado para crear un prototipo de libro juguete usando el mismo principio de los panoramas movibles. Este consistía en solo ocho dibujos, y unas cuantas líneas de texto. Fue el director de investigación del estudio, John Clarke Rose, se fijó en la historia gracias al jefe de comercialización, Kay Kamen, que había visto el prototipo, utilizando la historia de Dumbo. Fue Rose quien pasó la historia a manos de Disney, que inmediatamente vio posibilidades.
La producción de la película comenzó a principios del año 1941, y al director Ben Sharpsteen se le ordenó específicamente que mantuviera la película simple y barata. Como resultado de esto, el cuarto clásico careció de la calidad y detalle de sus tres antecesores en el campo de la animación. Los diseños de los personajes fueron más simples, y los fondos menos detallados. Se usaron acuarelas para los fondos, al igual que en “Blancanieves”, siendo ambas las únicas películas de Disney en usar esa técnica, que era empleada a menudo en los cortos. La simplicidad ayudó a que los animadores pudieran evitar preocuparse con la cantidad de detalle, y concentrarse en la interpretación de los personajes animados. La animación del personaje de Dumbo a manos de Bill Tytla esta considerada como uno de los mayores logros en la animación tradicional americana. La reacción de la crítica fue positiva, y gran parte de esta coincidió en que la película lograba que Disney regresara a sus raíces. Con el paso de los años esto fue rebatido, alegando que tanto “pinocho” como “Fantasía” eran obras de arte independientemente de su fracaso económico.
El 29 de Mayo de 1941 se produjo una huelga por parte de los animadores de Disney, en plena producción. Un número de estos huelguistas aparecen en la película caricaturizados como los payasos del circo, que se dirigen a exigir una subida de sueldo al Amo de la Pista. La huelga duró cinco semanas, y acabó con el espíritu de camaradería que se respiraba en el estudio.
Ninguno de los actores que doblaron a los personajes recibió crédito en pantalla. El nombre del ratón, Timothy, no es mencionado en toda la película, pero se puede ver en una imagen en la que se le muestra al haber firmado el contrato de Dumbo. La voz se la proporcionó Edward Brophy que era famoso por haber interpretado a gángsters, y cuya único doblaje en animación fue este. Verna Felton dobló a la Matriarca de los Elefantes, y a la Señora Jumbo, que solo dice una palabra en todo el film, “Dumbo”, al nombrar a su hijo. Felton regresaría para doblar al Hada Madrina de “Cenicienta”, la Reina de Corazones de “Alicia en el País de las Maravillas” y el hada Flora de “La Bella Durmiente. Cliff Edwards, que había proporcionado su voz para Pepito Grillo en “Pinocho”, regresó para doblar al líder de los cuervos, Jim.
Los personajes de los cuervos fueron doblados por afro-americanos, y hubo quien alego que dichos personajes eran un estereotipo racial, aunque hubo quien señaló lo contrario al hacer ver que eran los únicos personajes que mostraban afecto hacia el protagonista, a excepción de Timothy, de quien sí se llegaban a burlar, y la Señora Jumbo.
La película se completó en el otoño de 1941, pero la distribuidora se mostró preocupada por la corta duración, 64 minutos. Se solicitó que se extendiera la duración, o se recortara el metraje para convertirla en un corto. Disney rechazó estas opciones, y RKO Radio Pictures distribuyó la película a regañadientes. A pesar de los problemas generados por la inminente Segunda Guerra Mundial, “Dumbo” se convirtió en el mayor éxito de Disney en la década de los cuarenta, y se llevó el Oscar a la mejor banda sonora, aunque no logró hacerse con su nominación a mejor canción.

NOTA PERSONAL
Sin duda es una película de calidad simple, cuando se trata de animación, y una de las más cortas de Disney. Sin embargo siempre he considerado que trata un tema que por desgracia será siempre universal. Dumbo es diferente, y es ese aspecto el que provoca que sea discriminado y apartado de los demás. Viendo la película cuando era un niño, se despertaba en mí una frustración y una ira que difícilmente puedo describir. No se me pasaba por la cabeza que alguien pudiera ser tan cruel con alguien por el simple hecho de tener las orejas grandes. Por supuesto con la edad, el tema de la película se expande, y uno se da cuenta de que esta simple película muestra una cruda realidad. La gente es hipócrita, y la presión que uno puede sentir para encajar es evidente. Por otro lado tenemos el personaje de Timothy que representa la inusual idea de que aquellas cosas que nos hacen diferentes, nos hacen diferentes. Considerando que la película se estrenó en 1941, estos mensajes resultan más elogiables de lo normal, lo que defiende la idea de que Disney fue una compañía mucho más osada durante sus primeros clásicos, y que con el paso de los años se ha convertido en una compañía mucho más convencional y comedida.
Me parece también interesante señalar que este es el primer clásico de Disney cuya historia tiene lugar durante el mismo periodo tiempo en el que se estrenó. Esto hace que uno piense que dichos temas mencionados más arriba sean más que casuales, y que con mucha probabilidad se intentara crear un mensaje más que directo acerca de la discriminación. Esto se intensifica, si bien no se si es intencionado, si uno se da cuenta de que el único personaje que no habla en toda la película es el propio protagonista, Dumbo. El aislamiento queda acentuado con esta acción, hasta el punto de que su única forma de expresarse es mediante las emociones que otros sienten hacia él. Esto de hace de Dumbo un héroe atípico, pues verdaderamente solo sale de su mala racha cuando muestra algo que le convierte en útil para aquellos que le rechazan y desprecian. Esto no importa pues lo único que él quiere es reencontrarse con su madre.
Por otro lado reconozco que las canciones no son de la calidad que uno encontraría en otras películas Disney. La única canción que funciona es la nana que se escucha cuando Dumbo visita a su madre aún prisionera, aunque sigue manteniendo una letra más sencilla. Inolvidable el momento en el que Dumbo se emborracha, que viene a probar una manera de entender las cosas completamente distintas. ¿Se imagina alguien al Rey León u otro personaje más actual emborrachándose por accidente? Lo cual me lleva a pensar que con el tiempo nos hemos vuelto más puritanos de lo que podíamos aparentar en el pasado.
Independientemente de todo esto, la película destaca por estar cargada de una ternura inusual. Es complicado no sentir simpatía por Dumbo, incluso si uno llega a darse cuenta de es uno de los personajes de Disney al que no se llega a conocer, aparte de su perpetua tristeza hasta el final. Quizás el secreto radique en que todos esperamos encontrar un final feliz después de una mala racha, aunque no aprendamos a volar.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Varias cigüeñas se dirigen a un circo en Florida para entregar una serie de recién nacidos a los distintos animales que forma parte del mismo. Una elefanta conocida como la Señora Jumbo espera toda la noche en vano, pues su hijo no llega. A la mañana siguiente, el circo parte en tren para dirigirse a otra localidad donde ofrecer su espectáculo. Sin embargo aún queda una cigüeña rezagada que porta la cría de la señora Jumbo. La cigüeña llega al tren en marcha, y entrega la cría a la Señora Jumbo, que decide llamarle Jumbo.
El resto de las elefantas se reúnen en torno a la cría que termina por estornudar revelando unas enormes e inusuales orejas. El resto de las elefantas proceden a burlarse de la cría considerándole una rareza y otorgándole el nombre de Dumbo (que en ingles es un juego de palabras que da a entender que es tonto). El circo llega a la próxima ciudad donde se instala una vez más, y realiza un desfile para mostrar las distintas atracciones que posee. Dumbo participa en el desfile mostrando torpeza al pisar sus orejas, y caer sobre un charco de barro. Distinto público se traslada hasta el circo para ver a los distintos animales que se encuentran allí. Un muchacho comienza a burlarse de Dumbo y tirar de sus orejas de manera agresiva, lo que provoca la ira de la Señora Jumbo que le golpea con su trompa. Esto provoca que los encargados se vean forzados a contenerla, y encadenarla en un vagón aislado del resto del circo. El resto de las Elefantas consideran que esto ha sido una grave ofensa a su noble raza, y deciden ignorar por completo a Dumbo desde ese mismo momento.
Un ratón llamado Timothy ha observado todo este incidente, e indignado por aquellos que desprecian a quien es diferente, decide ayudar a Dumbo a probar su valía. Es entonces cuando los dos nuevos amigos escuchan al Amo de la Pista, que ha planeado realizar un nuevo número llamado la Pirámide de Paquidermos. El único problema es que no sabe como finalizar el mencionado número. Timothy decide que Dumbo debe ser ese apoteósico final, y visita al Amo de la Pista mientras duerme, sugiriendo que cuando se cree la pirámide de paquidermos, Dumbo a de saltar sobre un trampolín para coronarla. El Amo de la Pista se despierta pensando que el mismo ha soñado con esa idea para el final.
Al día siguiente se realiza el número, y para evitar problemas, Timothy hace un lazo con las orejas de Dumbo. Sin embargo, el lazo se suelta, y Dumbo tropieza con sus propias orejas lo que provoca que choque contra la pirámide de elefantes que se derrumba estrepitosamente. Esto provoca aún más la ira de los elefantes que deciden ni considerarle como un miembro de su raza a partir de ese momento. Dumbo pasa a formar parte del número de los payasos, teniendo que saltar desde una gran altura a un cubo de agua. A pesar del éxito del número de los payasos, Dumbo aborrece su nuevo trabajo, y se siente más miserable todavía. Para animarle, Timothy le lleva a ver a su madre hasta el vagón en el que esta encerrada. Tras esto, Dumbo se siente triste y se dispone a beber agua de un cubo, sin percatarse de que alguien ha arrojado una botella de champagne en este. Como consecuencia de esto, tanto Dumbo como Timothy se emborrachan y comienzan a tener alucinaciones sobre elefantes rosas.
A la mañana siguiente, Dumbo y Timothy aparecen durmiendo sobre una rama, en lo alto de un árbol. Un grupo de cuervos liderados por uno llamado Jim, les despierta provocando que caigan al suelo. Timothy procede a pensar como es posible que ambos hayan logrado subir hasta el árbol. Pronto, Timothy llega a la conclusión de que las enormes orejas de Dumbo le han permitido volar. Inicialmente, los cuervos se burlan de esta idea, pero pronto se solidarizan con la miseria de Dumbo y deciden ayudarle a aprender a volar. Para empujarle a confiar en su mismo, Jim le entrega lo que denomina como la pluma mágica, que no deja de ser un engaño psicológico. Mientras Dumbo la mantenga con su trompa, podrá volar. Los cuervos empujan a Dumbo desde un acantilado, y este consigue volar.
De regreso en el circo, llega el número de los payasos, y Dumbo debe saltar desde una altura mayor. Timothy le acompaña dispuesto a impresionar a todos los asistentes. Sin embargo, al saltar, Dumbo pierde la pluma mágica. Timothy le explica que la pluma nunca tuvo poderes mágicos, y que solo debe confiar en si mismo. Dumbo consigue volar, y planea por todo el circo, dejando a todos los asistentes impresionados.
Tras esto, Dumbo se convierte en la atracción estrella del circo, captando la atención de los medios de comunicación, con Timothy como su representante personal. Tanto Dumbo, como la Señora Jumbo obtienen un vagón personal en el tren del circo, mientras que todos los que le habían despreciado, ahora le respetan y admiran.

ESCENA
Para animar a Dumbo, Timothy le lleva a visitar a su madre al vagón donde ha sido encerrada. La canción estuvo nominada a los Oscars, aunque no se hizo con la estatuilla.

3 comentarios:

  1. También es mi parte favorita. Aunque pasen los años y nosotros vayamos cambiando, la ternura de esta historia sigue conmoviéndonos, por suerte.

    ResponderEliminar
  2. FIJATE, QUE NO HABIA HECHO ESTE ANALISIS DE DUMBO,ANALISIS POR CIERTO QUE ME PARECE MUUY BUENO, SIEMPRE ME HA PARECIDO UNA PELICULA MAS BIEN ÑOÑA, PERO A PARTIR DE AHORA LA VERÉ CON OTRA PERSPECTIVA...

    ResponderEliminar
  3. SAMOTRACIA: La verdad es que es cierto, siempre he agradecido que no me dejen de conmover las cosas que lo hacian de niño

    TREMENDA: Hombre, más que ñoña, la calificaría como en extremo sensible y dirigida a una época completamente diferente a la actual, pero aún vigente

    ResponderEliminar