- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 19 de octubre de 2011

STAR TREK III: EN BUSCA DE SPOCK

FECHA DE ESTRENO
1 de Junio de 1984
TITULO ORIGINAL
Star Trek III: The Search for Spock
DIRECTOR
Leonard Nimoy
PRODUCTOR
Harve Bennett
GUION
Harve Bennett
REPARTO
William Shatner (Almirante James T Kirk), Leonard Nimoy (Capitán Spock), DeForest Kelley (Doctor Leonard McCoy), James Doohan (Scotty), Walter Koening (Pavel Chekov), George Takei (Hikaru Sulu), Nichelle Nichols (Comandante Uhura), Robin Curtis (Teniente Saavik), Merritt Butrick (Doctor David Marcus), Robert Hooks (Almirante Morrow), Christopher Lloyd (Comandante Kruge), Mark Lenard (Embajador Sarek), Grace Lee Whitney (Janice Rand), Cathie Shirriff (Valkris), Stephen Liska (Torg), John Larroquette (Malt), Phillip R Allen (Capitán Esteban), Carl Steven (Spock, 9 años), Vadia Potenza (Spock, 13 años), Stephen Manley (Spock, 17 años)
CINEMATOGRAFÍA
Charles Correll
BANDA SONORA
James Horner
DISTRIBUIDA POR:
Paramount Pictures
DURACIÓN
105 minutos
PRECEDIDA POR:
Star Trek II: La Ira de Khan
SUCEDIDA POR:
Star Trek IV: Misión Salvar la Tierra

SAAVIK: “Almirante, David ha muerto.”
ALMIRANTE KIRK: “Maldito, ha matado a mi hijo. Maldito Klingon, ha matado a mi hijo. ¡Klingon maldito!”
KRUGE: “Aún quedan dos prisioneros Almirante. ¿Desea que mueran también? Rinda su nave.”
ALMIRANTE KIRK: “Está bien, haré lo que usted quiera. Un momento, necesito informar a mi tripulación.”
KRUGE: “Le concedo dos minutos, a usted y su tripulación.”

ALMIRANTE KIRK: “O nos ayuda, o morirá.”
MALTZ: “La verdad es que no merezco vivir.”
ALMIRANTE KIRK: “Le mataré más tarde.”

DOCTOR LEONARD McCOY: “Spock, por el amor de Dios hábleme. Usted fijó esta maldita cosa en mi cabeza. ¿Recuerda? Dígame que debo hacer ahora. Ayúdeme. Voy a decirle algo especial, algo que nunca me creí capaz de decir. La verdad es que le echado de menos, y so sé si podría soportar el perderle de nuevo.”

SPOCK: “Mi padre dice que usted ha sido mi amigo. Ha regresado a buscarme.”
ALMIRANTE KIRK: “Usted habría hecho lo mismo por mí.”
SPOCK: “¿Pero, por qué lo hizo?”
ALMIRANTE KIRK: “Porque el bienestar de la mayoría, supera al bienestar de la minoría.”
SPOCK: “He sido, y siempre seré su amigo.”


CURIOSIDADES
Debido al éxito de “La Ira de Khan”, Paramount Pictures no tardó en preparar una tercera parte. Sin embargo, el director Nicholas Meyer se negó a dirigirla al mostrarse en contra de los cambios en relación al final de su película. Esto hacía referencia en el deseo de traer de vuelta a Spock. Leonard Nimoy no solo deseaba volver a interpretar a Spock, sino que en esta ocasión se ofreció para dirigir la tercera parte. El jefe del estudio se mostró dudoso, debido a la creencia de que Nimoy odiaba Star Trek, y había exigido que el personaje de Spock falleciera en la segunda parte. Nimoy recibió el trabajo, ante lo cual Gene Roddenberry declaró que habían contratado un director que no podían despedir. Bennet y Nimoy utilizaron la fusión mental de McCoy y Spock como punto de partida para la resurrección del personaje, haciendo referencia al episodio de la serie original “Amok Time”, que hacía referencia a la transferencia espiritual entre vulcanos. Para compensar el sentimiento de pérdida y final, Bennett decidió destruir el Enterprise al final de la película. Por su parte Nimoy deseaba que la película contuviera altas dosis emocionales, alrededor de los temas de la vida y la muerte.
Originalmente los villanos iban a ser los Romulanos, pero Nimoy decidió utilizar a los Klingons, siendo estos más populares. El guión fue completado en seis semanas, y el presupuesto superó al de la película anterior llegando a los dieciséis millones de dólares, aunque no llegaba a la cantidad de la primera película. Con los uniformes y decorados de las anteriores películas, se dedicó la mayor parte del presupuesto a los efectos especiales. Para impedir que detalles de la trama se descubrieran, como había ocurrido con la muerte de Spock en Khan, los guiones se administraron a medida que se rodaban las escenas relevantes. Se hizo uso de guardias de seguridad, y de un control absoluto del personal. La producción tuvo que ser interrumpida temporalmente cuando un fuego destruyó varios estudios de sonido en Paramount Pictures, uno de los cuales estaba cerca de un decorado del Planeta Génesis. Inicialmente se pensó que había sido provocado por efectos pirotécnicos del decorado, pero esto fue descartado. William Shatner fue uno de los actores que ayudó a extinguir el fuego.
Las naves se filmaron utilizando control de movimiento y movimiento modelado por ordenador. El dispositivo de camuflaje del Ave de Presa Klingon requirió un nuevo efecto especial, usando separaciones de color fuera de sincronización para crear un efecto borroso. Los efectos más laboriosos tuvieron lugar dentro del puerto espacial, y se necesitaron meses para completar el rodaje de interiores. Ralston consideraba el modelo del Enterprise feo y difícil de filmar, con lo quedó encantando con la oportunidad de poder destruirla. Aunque hubiera preferido destruir el modelo original, valorado en ciento cincuenta millones de dólares, se utilizaron modelos más baratos en una serie de tomas diferentes. La primera parte de la nave en ser destruida fue el puente, tras lo cual toda la sección disco iría explotando sucesivamente. La destrucción del planeta Génesis también fue elaborada, y requirió de modelos en miniatura a escala, y decorados.
En su primera semana de estreno, la película batió el record de “Indiana Jones y el Templo Maldito”, logrando hacerse con dieciséis millones de dólares en un total de dos mil cines en Estados Unidos. La recaudación subió a setenta y seis millones de dólares en el país, y ochenta y siete en todo el mundo. La reacción de la crítica fue diversa, siendo más negativa sobre la trama, y más positiva sobre la interpretación de los personajes, siempre bien definidos, y sus relaciones entre estos. Nimoy procedería a rodar la cuarta parte “Misión Salvar la Tierra”.

NOTA PERSONAL
Supongo que es una de las películas más flojas de toda la saga, sobre todo en lo que al argumento se refiere. Nunca he estado seguro de que la idea de resucitar a Spock fuera acertada. Me parece que al hacerlo, se cargaron el bombazo emocional del final de la segunda película, que con sus medios limitados me sigue pareciendo de las mejores.
Con esto no deniego de la película, pues es entretenida, contiene buenas escenas de acción, y si hay algo que elogiar es la carga emocional sobre los personajes. Siempre he considerado que la tripulación original gozaba de algo que carecían el resto de las franquicias. La tripulación original era más que eso, eran grandes amigos, casi una familia. Creo que el éxito de las seis primeras películas radica en esto sobre todas las cosas. Si existe una buena química entre los personajes, cualquier historia funciona de manera más efectiva. Las tripulaciones de “La Nueva Generación”, “Espacio Profundo Nueve”, “Voyager” y “Enterprise” también gozan de esa química, pero siempre existe una profesionalidad que pone determinados límites. Este no es el caso en la tripulación original.
En cuanto a esta película, el fallo es que parece una segunda parte de “La Ira de Khan”. Depende en exceso de esta película, algo que no ocurre en ninguna otra película de la saga. Sin embargo son elogiables algunos de los momentos que se nos presentan, como la destrucción de la mítica nave USS-Enterprise. No estoy seguro sobre si acabar con el hijo de Kirk fue una decisión acertada, sobre todo de una manera tan simplista.
Pero lo que defiende posibles fallos de argumento, es que a pesar de las dosis de acción, la película es ante todo emocional. La película defiende de manera extraordinaria el valor de la amistad, y el como la fidelidad a este sentimiento debe ser suficiente para superar todo obstáculo. También continúa expandiendo el tema de los finales y la muerte. La tripulación se enfrenta por primera vez a quedar obsoleta, ante la posible retirada de la nave, y la aparición de la Excélsior. Sin embargo, son sus lazos de amistad los que les ayudan a superar las dificultades. Irónicamente, Kirk sacrifica todo por su amigo Spock, dando un giro a su lema, ya que demuestra que para él Almirante, el bienestar de uno solo, puede superar al bienestar de la mayoría.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Tras reparar la mayoría de los daños del Enterprise producidos en la lucha contra Khan, la nave se encuentra de regreso a casa. David y Saavik han permanecido en el nuevo Planeta Génesis, para estudiarlo. Mientras tanto, una nave mercante con una espía Klingon llamada Valkris se encuentra con su superior el Comandante Kruge, para entregarle toda la información disponible sobre el Planeta Génesis. A bordo de su Ave de Presa Klingon, Kruge recibe la información, tras lo cual destruye la nave mercante, con la espía a bordo.
El Enterprise llega a la estación espacial en órbita a la Tierra. Allí presencian la nueva nave experimental Excélsior antes de atracar. Kirk descubre que el Doctor McCoy se encuentra perturbado, y habla como si se tratara de un vulcano, pidiendo que le ayude. La tripulación recibe un extenso permiso y descubre que el Enterprise no será reparado, sino retirado del servicio. Por su parte Kruge decide ir en contra de los deseos del Imperio Klingon, que negocia la paz con la Federación, e intentar obtener el Génesis. La nave Grisón de la Federación, con David y Saavik a bordo, se encuentran estudiando el Planeta Génesis. Este muestra alteraciones de temperatura, y la nave detecta la capsula en la que el cuerpo de Spock fue enviado al espacio.
Kirk recibe la visita del padre de Spock, Sarek, que le recrimina no haber traído el katra de Spock. Ambos se percatan que era necesario el contacto físico, y que Spock transfirió su katra al Doctor McCoy. Sarek le pide a Kirk que recupere el cuerpo de Spock, y le lleve junto a McCoy al Planeta Vulcano. En el Planeta Génesis, Saavik y David encuentran la capsula de Spock, pero no su cuerpo, mientras a Kirk se le niega la petición de regresar al Planeta Génesis. La tripulación principal decide desafiar al mando de la Flota Estelar, robar el Enterprise, y partir hacia Génesis. Scotty sabotea el Excélsior para que no pueda seguirles, y a pesar de las advertencias de perder sus carreras, el grupo escapa en el Enterprise hacia el Planeta Génesis.
En Génesis, Saavik y David encuentran un niño de vulcano, que en realidad es Spock regenerado por el efecto Génesis. David admite que en la creación Génesis se hizo uso material prohibido para que el experimento pudiera avanzar, y esto puede haber provocado la generación de Spock, así como la desestabilización del planeta. Antes de regresar a la nave, Kruge llega en su Ave de Presa Klingon destruyendo la nave científica. Deseando prisioneros, Kruge se percata de que Saavik y David están en el planeta. Los Klingon se transportan al planeta con la intención de capturarles. El Enterprise llega al Planeta Génesis, donde la nave es atacada por los Klingons, y forzada a rendirse. Kruge hace que asesinen a David, el hijo de Kirk, para que este entregue su nave. En una última estratagema, Kirk y su tripulación se transportan al planeta Génesis tras activar la autodestrucción del Enterprise. Los Klingons suben a bordo, y fallecen cuando el Enterprise explota quedando completamente destruida. Kruge ha sobrevivido en su nave.
Kirk y su tripulación localizan a Saavik y el joven Spock en el planeta, que cada vez está más inestable, siendo su destrucción inminente. Spock ha desarrollado un vínculo con el planeta, y sufre las consecuencias del mismo. Kirk se comunica con Kruge, al que le promete entregarle el secreto del Génesis si transporta a su tripulación a la nave Klingon, pues el planeta puede ser destruido en cualquier momento. Kruge transporta a todos excepto a Kirk y Spock. El planeta comienza a ser invadido por fuertes erupciones, momento en el que Kirk aprovecha para luchar contra Kruge al borde de un precipicio. Durante otro temblor, Kruge cae agarrándose al borde, y Kirk intenta ayudarle. Sin embargo, el Klingon intenta arrastrarle con él, ante lo que Kirk le golpea de nuevo, y Kruge se precipita al vacío.
Tras esto, Kirk se comunica con el único Klingon que queda a bordo del Ave de Presa, y hablando en su idioma, consigue que le transporte a la nave junto a Spock. Una vez a bordo, Kirk toma el control de la nave, y parte instantes antes de que el Planeta Génesis explote. A bordo, Spock ya tiene su forma adulta, aunque sin mente, y el Doctor McCoy le visita para reconocer que le ha echado de menos.
En el Ave de Presa Klingon, la tripulación llega al Planeta Vulcano, donde son recibidos por el Embajador Sarek. En una ceremonia religiosa, Sarek solicita que la unificación de la mente de Spock, guardada en la de McCoy, con su cuerpo original. La sacerdotisa le advierte que el ritual no se ha realizado desde tiempos inmemoriales, y que supone un gran riesgo para el Doctor McCoy. Sin embargo, este acepta arriesgarse, y el procedimiento tiene lugar con éxito.
Sarek se muestra agradecido ante Kirk, pues sabe que ha sacrificado a su hijo, su nave y su carrera para salvar a Spock. Este se comunica con Kirk por primera vez, sin haber recuperado todavía todos sus recuerdos, y su mente comienza a recordar como pereció, y el vínculo que tiene con la tripulación del Enterprise, que se reúne a su alrededor, feliz de tener de regreso a su amigo.

ESCENA
Si hay que elegir una escena, me quedó con la destrucción del USS Enterprise, uno de los momentos que más me impacto de toda la saga.


1 comentario:

  1. Aunque esta película la he encontrado más floja que su antecesora me ha entretenido bastante y me ha gustado como continuación ya que empieza justo donde terminó la segunda parte, es curiosa la forma en que resucita Spock por un lado su cuerpo ha ido a parar a un planeta donde todo se regenera volviendo a ser principalmente un niño y luego va creciendo de forma acelerada hasta su edad actual mientras que por otro lado su espíritu reside en la mente de McCoy.
    La muerte de David el hijo de Kirk a manos de los klingons ocurre de una manera muy simple sin embargo el dramatismo que pone en la interpretación William Shatner al enterarse de la muerte de su hijo es buena de hecho la escena en la que se va a sentar y se cae roto por el dolor no estaba en el guión fue idea del propio actor.
    Queda claro el mensaje de esta película que es que el poder de la verdadera amistad prevalece ante todas las adversidades, Kirk pierde mucho en esta película pierde a su hijo y sacrifica la Enterprise destruyéndola para acabar con los klingons, incluso se apiada de su enemigo el comandante Kruge interpretado por Christopher Lloyd, un cliché muy visto el bueno se apiada del malo pero el malo como es malo quiere perjudicarle lo que lleva a que al final el héroe se vea obligado a rematar al villano para que no siga haciendo más daño, pero a pesar de todo lo que pierde recupera a su amigo del alma el señor Spock mediante el ritual vulcaniano llevado a cabo por la sacerdotisa interpretada por Judith Anderson la que interpretó a la malvada señora Danvers en la película Rebeca, al final el espíritu de Spock abandona la mente de McCoy y vuelve a su cuerpo volviendo Spock a la vida en su totalidad.

    ResponderEliminar