- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 25 de septiembre de 2019

TARZÁN EN NUEVA YORK

FECHA DE ESTRENO
Mayo de 1942
TÍTULO ORIGINAL
Tarzan’s New York Adventure
DIRECCIÓN
Richard Thorpe
PRODUCCIÓN
Frederick Stephani
GUION
William R. Lipman, Myles Connolly
REPARTO
Johnny Weissmuller (Tarzán), Maureen O’Sullivan (Jane), Johnny Sheffield (Boy), Virginia Grey (Connie Beach), Charles Bickford (Buck Rand), Paul Kelly (Jimmie Shields), Elmo Lincoln (Peón del circo), Chill Wills (Manchester Montford), Cy Kendall (Coronel Ralph Sergeant), Russell Hicks (Juez Abbotson), Howard C. Hickman (Blake Norton), Charles Lane (Gould Beaton), Miles Mander (Capitán del puerto), Anne Jeffreys (Joven), William Forrest (Inspector del aeropuerto), Willie Fung (Sun Lee), Marjorie Deanne (Chica de los cigarrillos), Eddie Kane (Eddie), Mantan Moreland (Sam), Dorothy Morris (Chica del ropero)
CINEMATOGRAFÍA
Sidney Wagner
BANDA SONORA
David Snell
DISTRIBUIDA POR:
Metro Goldwyn Mayer
DURACIÓN 
71 minutos
PRECEDIDA POR:
SUCEDIDA POR:
El Triunfo de Tarzán

TARZÁN: “Una selva de piedra.”
JANE: “Sí, hecha por el hombre.”
TARZÁN: “¿Nativos viven ahí?”
JANE: “Sí, viven y trabajan.”
TARZÁN: “¿Por qué?”
JANE: “Para unificar sus esfuerzos, hacer las cosas aprisa y ahorrar tiempo.”
TARZÁN: “¿Ahorrar tiempo? ¿Por qué?”
JANE: “Esa pregunta que me haces todavía no ha podido contestarla nadie.”

CURIOSIDADES
Se trata de la sexta película de la saga de Tarzán interpretada por Johnny Weissmuller, y una de las más conocidas por el choque cultural que sufría el personaje al verse obligado a viajar a Nueva York. La producción de la película comenzó el diecisiete de diciembre de 1941, y finalizó el 28 de enero de 1942. El rodaje comenzó un mes después acabar “El Tesoro de Tarzán” (1941), se completó en solo seis semanas, y contó con un presupuesto de setecientos mil dólares. 
La mayor parte del rodaje tuvo lugar el “backlot/ranch” de los estudios de la Metro Goldwyn Mayer, aunque fue necesario rodar algunas escenas adicionales a comienzos de febrero de 1942. Durante un tiempo, se extendieron leyendas urbanas que aseguraban que Johnny Weissmuller había saltado setenta y cinco metros de altura desde el Puente de Brooklyn para la escena que tenía lugar allí. Evidentemente, esto no era verdad. En realidad, la toma había sido grabada por el cámara Jack Smith desde una torre de los estudios Metro Goldwyn Mayer, soltando un maniquí desde una altura de tres metros, hasta un tanque de agua.
El estudio decidió alquilar todo el Circo Hagenback-Wallace y trasladarlo momentáneamente a sus instalaciones. Para las escenas de África, parte del rodaje tuvo lugar en Wakulla Springs, Florida, aunque algunas de las escenas exteriores sin el reparto se rodaron en Nueva York. Fue la primera película en ser mostrada de forma gratuitamente a soldados que se encontraban en el extranjero. Una copia fue enviada a la guarnición establecida en Islandia en mayo de 1942. 
Debido a que la película tenía lugar en Nueva York, fue la primera en contar con una canción, que era interpretada por el personaje de la novia de Jimmie, “I'm Through With Love". En realidad, era interpretada por Vera Van, y no por la actriz Virginia Grey que interpretaba al personaje.
Esta fue la última película de Tarzán de Metro Goldwyn Mayer, y la más corta. También cuenta con la última aparición de Maureen O’Sullivan interpretando a Jane, y la última aparición de la actriz en una película hasta el año 1948, seis años más tarde. Dicha interrupción en su carrera se debía a que necesitaba más tiempo para cuidar de sus siete hijos. Otra curiosidad es que la película cuenta con la aparición de Elmo Lincoln, el primer actor en interpretar a Tarzán en 1918, en el papel de uno de los peones del circo. De hecho, el actor ni siquiera estaba acreditado en la película. La película también cuenta con tres aeronaves distintas que aparecen durante la trama, uno para la escena en África, y otros dos para el viaje de ida a vuelta a Nueva York.
La película no solo se convirtió en una de las más conocidas del Tarzán de Weissmuller, sino además una de las favoritas de los fans. Principalmente, esto se debía a las divertidas situaciones del héroe, cuando se enfrentaba al choque cultural de adaptarse a la civilización.

NOTA PERSONAL
Está fue la primera película de Tarzán que vi siendo solo un niño, y quizás por eso es una de mis favoritas. Supongo que las situaciones cómicas del film son más dirigidas a un público más joven, aunque creo que los adultos también pueden apreciarlas. Muchos años después, recuerdo que cuando vi en el cine “Cocodrilo Dundee” (1986), lo primero que me pensé fue: “esto es muy parecido a “Tarzán en Nueva York”.
Es evidentemente que la película, como todas las del Tarzán de Weissmuller, es muy simple en cuanto a estructura y trama. Pero también es cierto que la película no tiene pretensión alguna, es simplemente una creación diseñada para entretener y ofrecer momentos divertidos. Antes de entrar en lo relativo a la ciudad de Nueva York, es importante señalar algunos momentos hilarantes, aunque solo sea por lo forzados y exagerados que son. 
Por supuesto me refiero al momento en el que Boy demuestra sus dotes de entrenador de elegantes en la selva, y los animales realizan una serie de ejercicios que para nada encajan con el marco selvático que les rodea. Como adulto, puedo entender perfectamente que el propietario del circo quisiera llevarse al muchacho inmediatamente. Al ver la película siendo un niño, la escena me encantó y me produjo profunda admiración. También quiero señalar que está es la película en la que el personaje de Jane está menos cargante y más dentro de un papel que se supone lógico. Es mi interpretación favorita del personaje a manos de Maureen O’Sullivan.
Pero quien está extraordinariamente divertido en esta película es Weissmuller. Casi parece evidente que el actor se divirtió mucho interpretando al personaje. Sus reacciones ante la radio del taxi, el teléfono, la ducha del hotel, o el proceso de entender que es la ley y como adaptarse, son simplemente geniales. Creo que en un aspecto de comedia, todavía funcionan a día de hoy sin ningún problema. 
La escena del Puente Brooklyn también me pareció muy lograda, aunque debo sincero que no puedo entender porque alguien pudo creer que había sido el actor el que había realizado el salto, cuando la toma es completamente inverosímil. Pero supongo que tiene más que ver con la época que otra cosa. Todas las escenas de Chita son divertidas, aunque reconozco que algunas están dirigidas más al niño que fuimos.
En términos generales, es una de mis películas favoritas interpretadas por Weissmuller, quizás porque fue la primera que vi como niño, o quizás porque es simplemente ingeniosa y divertida. Y es que siempre he creído que una película no tiene porque ser pretenciosa o extremadamente elaborada para convencer. Existen numerosos ejemplos que lo prueban.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Tarzán, Jane y Boy están pasando un buen día en la selva, cuando Chita se altera ante la presencia de un aeroplano que aterriza en la selva. 
Tarzán parte en su busca de ellos para echarlos, ante la perplejidad de Boy. Jane le explica que los hombres que vienen a la selva, siempre causan problemas. El grupo que aterriza ha venido en busca de leones para un circo, pero los trabajadores que han contratado en África temen acercase al escarpado donde vive Tarzán. Mientras sus capataces se entusiasman por la cantidad de huellas de leones, Tarzán llega para echarles desarmando a uno de ellos. Otro decide ser más cordial y se presenta como Manchester Montford, domador de animales. Éste presenta al piloto de la expedición, Jimmie Shields, y al famoso cazador Buck Rand. Tarzán insiste en que se marchen, pero Jimmie le indica que ya está anocheciendo y sería peligroso. Tarzán construye un reloj de sol con dos palos, y les indica que deben marcharse a la salida del sol.
A la mañana siguiente, Boy está entusiasmado con la idea de ir a ver el avión, aunque Jane continúa preocupada por la presencia de los humanos. 
Tarzán la tranquiliza asegurándola que Boy solo verá el avión cuando esté en el cielo. El grupo de cazadores ha estado capturando leones toda la noche, y al amanecer comienzan a cargarlos. Boy decide ir a visitarlos montado en su pequeño elefante. Los cazadores quedan impresionados al ver como Boy tiene entrenados a tres elefantes, y el conocimiento que tiene sobre ellos. Buck Rand queda impresionado y considera que Boy podría realizar una actuación en el circo, que les traería grandes beneficios. Cuando Boy se interesa en visitar el avión, Buck le invita a volar con ellos. Viendo sus intenciones, Jimmie se niega en rotundo y le ordena a Boy que vuelva a casa. Los cazadores continúan recogiendo sus trofeos, cuando Manchester cae accidentalmente en una de sus trampas. Boy acude al rescate y consigue ahuyentar a un león que se disponía a atacarle, hasta que Buck lo abate de un disparo. Justo entonces una tribu de nativos ataca a la expedición, que se ve obligada a subir en el avión y marcharse. Boy grita para llamar a Tarzán y Jane, que acuden en su ayuda. 
Los nativos cortan una de las lianas que estaban usando, y prenden fuego a esa parte de la selva donde han caído. Boy es incapaz de atravesar las llamas, y el grupo se lo lleva en el avión dando a Tarzán y Jane por muertos.
Chita acude al rescate de Tarzán y Jane, ayudándoles a que recuperen el sentido y proporcionándoles una liana para que escapen de las llamas. Chita también le explica a Tarzán que Boy se ha ido con los cazadores, y Tarzán se propone encontrarle. Tras un largo viaje a través de la jungla, la pareja llega a un poblado en la costa. Allí descubren que el avión de los cazadores se dirige a Nueva York. Dispuestos a ir a buscarlos, ambos llevan una bolsa con oro para sus gastos, consiguiendo pasajes de avión y viéndose obligados a comprar ropa más adecuada. Tarzán se siente incomodo con su nuevo traje, pero Jane consigue convencerle para que se adapte y los dos parten en avión a Nueva York, acompañados de Chita.
Al llegar a Nueva York, la pareja pasa por todos los tramites de inmigración, mientras Chita comete alguna que otra travesura. De camino a un hotel, Tarzán se siente confuso por el estilo de vida de la civilización y la tecnología que la acompaña. Cada vez que se cruza con Afroamericanos, Tarzán esta convencido de que son miembros de una tribu de África. Al llegar al hotel donde se hospeda Jimmy Shields, descubren que estará ausente durante dos días, por lo que deciden instalarse allí. El encargado del hotel permite que Chita se quede con ellos a pesar de sus travesuras. El botones les indica que pueden encontrar a Jimmy en un club donde canta su novia. En la habitación del hotel, Chita crea alguna situación cómica con el teléfono, y Tarzán entra en la ducha vestido describiéndola como lluvia buena.
Al anochecer, Tarzán y Jane se dirigen al club nocturno. Aunque no logran encontrar a Jimmie, encuentran a su novia. Ésta les explica que Jimmie no fue capaz de pagar la cifra requerida por inmigración para adoptar a Boy, pero que Buck Rand lo hizo para incluir al muchacho en su espectáculo. 
En el circo, Boy no es demasiado feliz, a pesar de que Manchester es muy amable con él. Buck no lo es y además su circo se enfrenta a serios problemas económicos. Buck recibe la oferta de un circo llamado el Show de Bradson, que ofrece cien mil dólares por los derechos de representación de Boy, indicando que se reúnan con mil dólares en Río de Janeiro. Tarzán y Jane llegan al circo y el primero grita para que Boy le escuche, cuando el encargado de la recaudación niega albergarle allí. Buck se lleva a Boy en coche, pero Chita logra desarmar al encargado. Tarzán es rodeado por los trabajadores del circo, pero Jimmie llega en ese momento acompañado de la policía. Pero el encargado muestra los documentos que prueban que el joven está bajo la custodia de Buck. Ante las peticiones de Jane, Tarzán accede a esperar para solucionarlo todo legalmente.
Se lleva a cabo un juicio, donde Tarzán es llamado a declarar. Éste explica como ha educado a Boy para crecer en la selva en armonía con la selva, logrando ganarse la simpatía del juez. Sin embargo, cuando Jane es llamada a declarar, pero se ve obligada a reconocer que Boy no nació en la selva, y que no es la madre biológica de Boy. 
Esto provoca que Tarzán pierda el control y ataque al abogado que representa al circo. Mientras la vista es aplazada, Tarzán decide escapar a través de las ventanas del juzgado para salvar a Boy antes de que sea tarde. De esta forma, la policía comienza una persecución para atrapar a tarzán por toda la ciudad, llegando a subir a lo alto del Puente Brooklyn desde el cual salta para zambullirse en el río, cuando se ve rodeado. Jane, Jimmie y su novia son testigos del salto. Jimmie se ofrece a llevar a Jane a casa, pensando que Tarzán ha perecido. Sin embargo, Jane está convencida de que le encontraran en el circo.
En el circo, Buck se prepara para llevarse a Boy, pero Manchester intenta detenerle ayudando al muchacho escapar. Sin embargo, Buck no duda en disparar sobre Manchester, y rodea a Boy en la zona de los trapecios. Tarzán llega en ese momento al circo y realiza su grito, al que Boy responde para que le localice. 
Tarzán logra hacerlo, pero los hombres de Buck consiguen atraparle con la red del trapecio, al provocar que caiga cortando las cuerdas. Tarzán es encerrado en una jaula del circo, pero logra escapar tras llamar a los elefantes para que le liberen. Buck aprovecha ese tiempo para capturar a Boy y llevárselo en coche, pero los elefantes del circo les impiden salir y comienzan a destruir el circo. Durante el caos, Tarzán consigue saltar a coche y rescatar a Boy, antes de que el coche de Buck se estrelle.
De vuelta al juzgado, Tarzán descubre que ha sido condenado a sesenta días de prisión, pero el juez decide perdonarle, asegurándole que visitará la jungla para pescar con ellos. Jimmie le indica que podrá acompañarle cuando se case con Connie, pues iran allí a pasar la luna de miel. Por fin libres, Tarzán, Jane y Boy regresan a la jungla, donde reanudan sus vidas felices.

ESCENA
Aunque la escena esté en inglés, no cabe duda de que es la más mítica de la película. La policía persigue a Tarzán, que termina saltando del Puente Brooklyn.

miércoles, 18 de septiembre de 2019

DRÁCULA VUELVE DE LA TUMBA

FECHA DE ESTRENO
7 de Noviembre de 1968
TÍTULO ORIGINAL
Dracula Has Risen From the Grave
DIRECCIÓN
Freddie Francis
PRODUCCIÓN
Aida Youn
GUION
Anthony Hinds
REPARTO
Christopher Lee (Conde Drácula), Ruper Davies (Monseñor Ernests Muller), Veronica Carlson (Maria Muller), Barry Andrews (Paul), Ewan Hooper (Sacerdote), Barbara Ewing (Zena), Marion Mathie (Anna Muller), Michael Ripper (Max), John D. Collins (Estudiante), Geoge A. Cooper (Arrendador), Christopher Cunningham (Granjero), Norman Bacon (Monaguillo), Carrie Baker (Primera Víctima), Frank Forsyth (Aldeano), Philip Stewart (Cliente en taberna)
CINEMATOGRAFÍA
Arthur Grant
BANDA SONORA
James Bernard
DISTRIBUIDA POR:
Warner-Pathé
DURACIÓN
92 minutos
PRECEDIDA POR:
SUCEDIDA POR:
El Poder de la Sangre de Drácula

MONSEÑOR MULLER: “El Conde Drácula está vivo. Durante las horas de la noche, no debes dejarla sola. ¿Has entendido? No debes separarte de ella un solo instante. Protégete lo mejor que puedas. Hay objetos que pueden resultar eficaces. Amuletos, hierbas, lo encontrarás todo aquí. Tú estudias mucho, según creo.”
PAUL: “Pues…”
MONSEÑOR MULLER: “Está en latín. Haz lo que puedas, tengo poco tiempo.”
PAUL: “Voy a buscar un médico.”
MONSEÑOR MULLER: “No. Prométeme que harás lo que te he dicho.”
PAUL: “Se lo prometo.”
MONSEÑOR MULLER: “Deberías jurarlo en el nombre de Dios, pero dijiste que no crees en él.”
PAUL: “Le doy mi palabra.”
MONSEÑOR MULLER: “Confío en ella, gracias.”

CURIOSIDADES
Se trata de la cuarta de las películas de Drácula de la Hammer, y la tercera en contar con Christopher Lee para interpretar al Conde Drácula. Esta producción de Hammer fue rodada en los Estudios Pinewood situada en Iver Heath, Buckinghamshire. Como las anteriores películas fueron rodadas en los Estudios Bray, el castillo de Drácula sufrió varios cambios en sus elementos. En está ocasión no había ni camino de llegada al castillo, ni un camino de coche de caballos, ni el clásico foso del castillo que se mostraban en las anteriores películas. Inicialmente, Terence Fisher se iba a ocupar de la dirección de la película, pero tuvo que dejar el proyecto debido a una enfermedad. Fue entonces cuando Freddie Francis se convirtió en el director. Arthur Grant se encargó de la cinematografía y utilizó diferentes filtros de color que pertenecían al director Freddie Francis, que siendo un cámara los había utilizado para la cinematografía de la película “Suspense” (1961). Cada vez que Drácula, o su castillo, aparecía en una escena, los bordes del marco estaban teñidos con tonos carmesí, ámbar y amarillos.
Una curiosidad es que, en Australia está fue la primera película de Drácula de la Hammer que tuvo que ser sometida al control de los censores. Las anteriores películas habían sido completamente prohibidas en el país. En esta ocasión la película fue sometida a una censura parcial y se mostró durante tres semanas el Sydney’s Capitol Theater en enero de 1970. En las anteriores películas, Christopher Lee lo pasaba bastante mal utilizando las lentillas, pues eran extremadamente incomodas y era muy difícil ver con ellas. En esta ocasión, Christopher Lee volvía a utilizar lentillas, pero en esta ocasión habían sido cuidadosamente recortadas para que no cubrieran el cristalino. Los bordes de ese recorte eran evidentemente visibles durante un primer plano del actor, aproximadamente veinte minutos comenzada la película.
Christopher Lee disfrutaba narrando la siguiente anécdota. Durante el rodaje de las escenas finales de la película, en las que Drácula pierde la vida, un grupo de dignatarios británicos aparecieron para entregar a “Hammer” el premio conocido como “Queen’s Award to Industry”. 
Justo en ese momento, Lee estaba actuando en la escena de la muerte del vampiro, gritando y moviéndose trágicamente mientras derramaba sangre. Cuando la escena terminó de ser rodada, un ministro se giró y le dijo a su mujer que ese hombre era miembro de su club.
De todas las películas de Hammer sobre Drácula, está fue la que más beneficios obtuvo durante su proyección en cines.

NOTA PERSONAL
Continuamos con esta saga de la Hammer, que debo reconocer eso de mis placeres culpables. Christopher Lee regresa como el vampiro, y demostrando que, si Drácula queda congelado, es conveniente aprovechar la oportunidad para destruirlo por completo. La película, como todas las de la saga, tiene momentos geniales y otros algo ridículos. Uno de los mejores aspectos de esta película es el personaje de Paul, genialmente interpretado por Barry Andrews. Atractivo, pícaro, encantador y ante todo joven el personaje se aleja de los típicos vistos en anteriores films, de edad más avanzada y pertenecientes a la clase alta. Paul es humilde, pero al mismo tiempo valiente y atrevido. La película juega mucho con la falta de fe, usando al personaje del sacerdote y al propio Paul que se declara ateo.
Aunque la presencia de Christopher Lee como Drácula es impresionante, y cada vez tiene más frases, el personaje no está lo suficientemente bien escrito. Tampoco hay demasiadas víctimas en la película, lo que provoca que el terror sea más bien “light”. De todas formas, destacaría que la película es una de las que tiene los mejores personajes secundarios, desde el Monseñor Mueller hasta la tabernera Zena.
En términos generales la película funciona porque carece de pretensiones, es muy consciente de si misma y no pretende otra cosa que crear un clima de tensión y terror, no logrando asustar mucho en la actualidad aunque… es genial.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
En el año 1905, en una pequeña aldea del este de Europa, un joven monaguillo se dirige a la iglesia para hacer sonar la campana de su torre. 
Cuando coge la cuerda de la campana, se percata de que gotas de sangre comienzan a caer sobre sus manos y mejillas. Al subir a la torre, encuentra el cadáver de una joven mujer colgada en el interior de la campana, y sale corriendo aterrorizado y se encuentra con el sacerdote. Este acude al campanario para inspeccionar el cadáver, que contiene la marca del vampiro de Drácula.
Un año después, en 1906, Drácula ha sido destruido. El Monseñor Ernest Mueller decide visitar la aldea para asegurarse de que todo sigue bien. El monaguillo ha quedado mudo tras el terror de la experiencia que sufrió un año atrás, y el sacerdote ha perdido la fe. El monaguillo acompaña a Mueller a la taberna donde se encuentra el sacerdote, y descubre que nadie asiste a la iglesia porque la sombra del Castillo de Drácula toca la iglesia al anochecer. Los aldeanos alegan que a pesar de saber que Drácula ha sido destruido, su mal sigue presente. Monseñor Mueller señala que no hay mal en la casa del Señor, y decide acudir al castillo para realizar un exorcismo y acabar con los miedos de los habitantes de la aldea. El párroco accede a acompañarle.
Al amanecer, Monseñor Mueller y el párroco se dirigen al castillo portando una gran cruz. Sin embargo, el párroco se aterroriza a medio camino y es incapaz de seguir, por lo que el Monseñor sigue solo. Una vez en el castillo, Monseñor Muller coloca la gran cruz de metal sobre la puerta y realiza el exorcismo, y se desata una fuerte tormenta. El párroco intenta marcharse, pero cae por unas rocas y se golpea el cráneo, antes de caer sobre el agua congelada bajo la cual se encuentra el cuerpo de Drácula. La sangre del párroco cae a través de una brecha en el hielo y acaba en los labios del vampiro, que vuelve a la viuda. Cuando el párroco recupera la consciencia se encuentra cara a cara con Drácula. Mientras tanto, Monseñor Mueller regresa a la aldea y visita la taberna, asegurando a todos los aldeanos que el mal ha sido destruido para siempre. Los aldeanos le comunican que el párroco ya había llegado a la aldea, pero que necesitaba estar solo. Monseñor Mueller comunica que debe regresar a su ciudad natal, Keinenberg, donde vive con su cuñada viuda, Anna. 
Mientras tanto, Drácula se encuentra con la cruz ante la puerta de su castillo y le pregunta al párroco quien es el responsable de lo que ha ocurrido. El párroco, esclavizado por el vampiro, le comunica que ha sido el Monseñor Mueller. Tras esto, el párroco se ve obligado a profanar el ataúd de una tumba del cementerio para que sirva de lugar de reposo del vampiro.
Por su parte, Monseñor Mueller regresa a casa, donde Anna le recomienda que lleve una vida más tranquila. Ambos se preparan para celebrar el cumpleaños de a hija de Anna y sobrina de Monseñor Mueller, María. Anna le comunica al Monseñor Mueller, que vendrá acompañada de un joven con el que está saliendo. El joven es un confitero llamado Paul, que además es ateo. El joven pasa por la taberna local para encontrarse con María, pero cuando la joven llega ya ha bebido bastante con sus amigos, y se ha mojado el traje con cerveza. La pareja llega a casa de Monseñor Mueller y Anna, donde María presenta a Paul. Aunque todos se percatan que Paul huele a cerveza, el joven termina por agradar a Anna y el Monseñor. 
Tras la cena, Paul le comunica al Monseñor que es ateo, enfureciéndole y viéndose obligado a marcharse de forma educada. Apesadumbrado, Paul regresa a la taberna, donde toma una copa con la encargada Zena. Paul acaba emborrachándose, y Zena le lleva a la cama donde fracasa en su intento de seducirle con un beso. María escapa de casa y acude a la taberna, donde se encuentra a Paul dormido por la borrachera y se encarga de acostarle. Paul despierta y se disculpa ante María por haberlo estropeado todo, pero la joven le dice que todavía le quiere.
Justo en ese momento, Drácula llega a Keinenberg acompañado del esclavizado párroco. El vampiro pretende vengarse de Monseñor Mueller, por haber provocado que ya no pueda entrar en su castillo. Cuando Zena sale de la taberna y se dirige a casa por el bosque, el párroco la persigue con su carruaje. La joven cree haberle despistado, cuando se encuentra con Drácula y se convierte en su víctima. 
Con la marca del vampiro en su cuello, la ahora esclavizada regresa a la taberna donde proporciona una habitación al párroco. Éste pregunta a Paul si conoce a Monseñor, y el joven le comunica que conoce más a su sobrina. Drácula se instala en una catacumba que conecta con la taberna, y el párroco lleva Zena ante el vampiro. Este le ordena que le traiga a María, y golpea a Zena cuando ella le pregunta sus motivos alegando que ya la tiene a ella. Zena regresa a la taberna, donde Paul le informa que María visitara la taberna. Cuando la joven llega a la taberna, Zena logra capturar y llevarla ante el vampiro. Cuando los clientes le comunican a Paul que María había bajado a verle, éste sale en su busca e interrumpe el ataque de Drácula sin saberlo. María logra salir de las catacumbas muy alterada y se encuentra con Paul, que cuida de ella. Mientras tanto, un enfurecido Drácula acaba con Zena por su fracaso, y ordena al párroco que destruya su cadáver antes de que se transforme en vampira. El párroco obedece arrojando el cuerpo de la joven en los hornos de la taberna. 
Paul acompaña a María de vuelta a su habitación recorriendo los tejados, sin saber que esta siendo observado por el párroco. Poco después, Paul le entrega al párroco una nota para que se la lleve a María, y le pide que se interese por su salud. De esta forma, el párroco descubre donde vive y se lo comunica al vampiro. María se encuentra con su madre y se desmaya, siendo atendida por ella y Monseñor Mueller. Sin embargo, Drácula visita a María en su habitación y la muerde. Al amanecer, Anna la encuentra sin sentido y Monseñor Muller descubre la marca del vampiro en su cuello, percatándose del regreso del vampiro. La siguiente noche, Drácula vuelve a visitar a María, pero antes de poder atacarla es descubierto por Monseñor Mueller que le obliga a escapar al mostrarle un crucifijo. Monseñor Muller le persigue por los tejados, hasta que es golpeado por el párroco, al que reconoce.
Monseñor Mueller logra regresar a casa, donde es atendido por Anna, a la que le pide que traiga a Paul. 
El joven acude y Monseñor Mueller le explica que el Conde Drácula es el responsable del ataque a María, y le da instrucciones para que pueda prepararse para atacar al vampiro. De esta forma, Paul se instala en la casa de los Mueller, pero al recoger sus cosas decide llevar también al párroco. Al verle, Monseñor Mueller pierde la vida sin poder advertir al joven. Paul lleva a cabo las preparaciones para proteger a María con ajo y un crucifijo. Durante la noche, el párroco golpea a Paul con un candelabro y lo deja inconsciente. Mientras retira todas las protecciones de María se ve incapaz de retirar el crucifijo, Paul se recupera y entiende que el párroco esta bajo el control de vampiro. Paul le obliga a llevarle hasta su escondite, donde el joven atraviesa al vampiro con una estaca. Sin embargo, el ateo Paul y el párroco carente de fe son incapaces de rezar la plegaria necesaria, y Drácula logra arrancarse la estaca y regresa a por María. Paul fracasa en un intento de detenerla y el vampiro la secuestra, partiendo de regreso a su castillo.
Paul sigue su rastro y llega a la aldea, donde comunica a los lugareños que Drácula ha regresado. Estos le culpan del regreso del vampiro y se niegan a ayudarle. Sin embargo, el monaguillo mudo se ofrece a guiarle hasta el castillo, y ambos parten tras enfrentarse a los aldeanos que deseaban retenerles. Mientras tanto, Drácula, María y el párroco llegan al castillo, todavía protegido por la cruz del Monseñor. Drácula le ordena a María que retire la cruz, y la joven la arroja desde el parapeto hasta el barranco debajo. Paul llega en ese momento y se enfrenta al vampiro, logrando que caiga desde el parapeto y acabé atravesado por la cruz que allí había acabado. Esto libera al párroco de su influencia, y provoca que recupere la fe. El párroco comienza a rezar el padrenuestro en latín, logrando que el vampiro termine siendo reducido a sangre y polvo. El párroco pierde la vida justo después, mientras Paul se reúne con María. Paul descubre la fe y se hace la señal de la cruz, mientras observa los restos del vampiro.

ESCENA
Genial escena en la que Paul está a punto de acabar con el vampiro, pero su falta de fe consigue que Drácula se recupere.

miércoles, 11 de septiembre de 2019

PASAJE A LA INDIA

FECHA DE ESTRENO
14 de Diciembre de 1982
TÍTULO ORIGINAL
A Passage to India
DIRECCIÓN
David Lean
PRODUCCIÓN
John Brabourne, Richard Goodwin
GUION 
David Lean
Basado en las novelas de Santha Rama Rau y E.M. Forster
REPARTO
Judy Davis (Adela Quested), Peggy Ashcroft (Señora Moore), Victor Banerjee (Doctor Aziz Ahmed), James Fox (Richard Fielding), Alec Guinnness (Profesor Narayan Godbole), Nigel Havers (Ronny Heaslop), Michael Culver (Mayor McBryde), Clive Swift (Mayor Callendar), Art Malik (Ali), Saeed Jaffrey (Abogado Hamidullah), Ann Firbank (Señora Cellendar), Roshan Seth (Abogado Amrit Rao), Richard Wilson (Recaudador Turton), Antonia Pemberton (Señora Turton), Sandra Hotz (Stella), H.S. Krishnamurthy (Hassan), Dina Pathak (Begum Hamidullah), Ashok Mandanna (Anthony), Z.H. Khan (Doctor Panna Lal), Mohammed Ashiq (Haq), Rashid Karapiet (Das), Ishaq Bux (Selim)
CINEMATOGRAFÍA
Ernest Day
BANDA SONORA
Maurice Jarre
DISTRIBUIDA POR:
Columbia Pictures
DURACIÓN
163 minutos

SEÑORA MOORE: “Esta es una de las situaciones más antinaturales que jamás he vivido.”
RONNY HEASLOP: “Claro que es antinatural. ¿Ahora te das cuenta?”
SEÑORA MOORE: “No entiendo porque sois todos tan desagradables con esa gente.”
RONNY HEASLOP: “No estamos aquí para ser agradables.”
SEÑORA MOORE: “Ah, ¿me quieres explicar?”
RONNY HEASLOP: “La India no es una fiesta. Estamos aquí para hacer justicia y mantener la paz. Yo no soy un misionero ni un sentimental socialista. Soy un miembro del cuerpo diplomático.”
SEÑORA MOORE: “Así de sencillo.”
RONNY HEASLOP: “Pero tú y Adela, ¿qué pretendéis que haga? ¿Qué sacrifique mi carrera? ¿Qué renuncie a mi poder para hacer el bien en este maldito país?”
SEÑORA MOORE: “¿El bien? Estás hablando de poder. Toda esta recepción es un ejercicio del poder, del sutil placer de la superioridad personal. Dios nos puso en la tierra para amar y servir a nuestro prójimo.”

CURIOSIDADES
Edward Morgan Forster comenzó a escribir la novela durante su estancia en la India entre 1912 y 1913. La completó tras regresar a la India como secretario para un maharajá en 1921, y fue publicada en 1924. Se diferencia de otras de sus obras por incluir contenido político de una forma más abierta, mientras que en otras de sus obras dicho contenido era subtexto. La novela lidia con el delicado equilibrio entre Inglaterra y los nativos de la India durante la Raj Británica. La cuestión sobre lo que ocurre de verdad en las Cuevas Marabar no recibe respuesta alguna en la novela, que se convirtió en la mejor del autor convirtiéndose en un clásico de la literatura británica.
Durante años, muchos directores se mostraron interesados en adaptar la novela a la gran pantalla. Forster rechazó toda oferta por los derechos de la película, al considerar que cualquier película basada en una de sus obras sería una mera parodia. Temía que al abordar su temática, se acabara por tomar el lado de los ingleses o los indios, y él deseaba que prevaleciera el equilibrio. 
Sin embargo, permitió que el autor hindú, Santha Rama Ray adaptara la novela en una obra de teatro. David Lean había leído la novela y visto la obra en Londres, en 1969. Impresionado, intentó comprar los derechos, pero Forster se los negó tanto a él como al director Satyajit Ray, que había sido recomendado por Santha Rama Ray. Tras la muerte de Forster en 1979, los derechos de sus obras fueron heredados por el comité de King’s College en Cambridge. Pero el albacea continuó negando los derechos a diferentes directores como Joseph Losey, Ismail Merchant o James Ivory. Diez años, cuando el cinéfilo Bernard Williams se convirtió en el albacea, los derechos para una película estuvieron finalmente disponibles.
Lord Brabourne había pasado veinte años intentando hacerse con los derechos, y finalmente lo logró junto a Goodwin. El contrato estipulo que Santha Rama Rau debía encargarse de escribir el guion, y se reservó el derecho de aceptar al director. Brabourne deseaba que David Lean dirigiera la película al ser un gran fan de “Doctor Zhivago” (1965). 
El director no había vuelto a dirigir en un total de 14 años tras el fracaso de “La Hija de Ryan” (1970). En septiembre de 1981, David Lean recibió el visto bueno y Santha Rama Rau completó un borrador del guion. Sin embargo, este borrador no fue del agrado del productor ni del director, que lo consideraron demasiado sofisticado y literal, más propio del teatro que del cine. La mayoría de las escenas tenían lugar en interiores, mientras que Lean deseaba hacer uso de paisajes y panorámicas. Durante el año 1982, David Lean trabajó con el guion y pasó seis meses en Nueva Delhi para conectar con la cultura y las gentes del lugar.
Al no poder quedarse más tiempo, se trasladó a Zúrich, donde pasó tres meses más para completar el guion. Revisó el guion original de Rau y la novela, seleccionando los episodios que eran indispensables y descartando aquellos que no ayudaban a que la trama avanzara. Escribió el guion completo, corrigiendo a medida que avanzaba y probando que los guiones no se escribían, sino que se reescribían. 
El director escogió a la actriz australiana Judy Davis, que entonces tenía veintiocho años, para interpretar a Adela Quested tras una reunión de dos horas. Le preguntó cuál era su interpretación de lo que le ocurría al personaje en las cuevas, y la joven respondió que no era capaz de lidiar con su propia sexualidad y se había vuelto loca. Ese fue el momento en que el director le dijo que el papel era suyo.
La película fue todo un éxito de taquilla y crítica, convirtiéndose en la favorita de la crítica en aquel año. La película ganó dos Oscars de la Academia. Uno fue para Peggy Ashcroft como Mejor Actriz Secundaria y el otro por la Mejor Banda Sonora. Tuvo otras nueve nominaciones. En las nominaciones a Mejor Película, Mejor Director, Mejor Guion Adaptado, Mejor Diseño de Producción, Mejor Vestuario y Mejor Sonido, perdió contra “Amadeus” (1984). En la nominación a Mejor Actriz, Judy Davis perdió contra Sally Field en “En Un Lugar del Corazón” (1984). En las nominaciones a Mejor Cinematografía y Mejor Montaje perdió contra “Los Gritos del Silencio” (1984).

NOTA PERSONAL
Es indudable que esta obra maestra cubre magistralmente temas de gran relevancia como el racismo, la colonización abusiva, la xenofobia o la estratificación social. La película repasa todos temas de una manera realista, sincera y honesta, pero es inteligente al mantener ese equilibro que Forster creó, para que el espectador no se decante por un lado y otro. Mi madre era una gran fan de la novela, y me acuerdo de ver la película con ella, que en aquel momento la entendió mucho mejor.
Sin embargo el aspecto que más me gusta de esta película es el misticismo con el que está cargada. Siempre está el tema sobre lo que ocurrió en las Cuevas Marabar, sobre el cual he leído un montón de teorías racionales. Sin embargo a mí siempre me ha gustado el misterio, lo no explicado, esa presencia que se percibe en el ambiente durante toda la película. Me gusta más ese misticismo que implica que algo ha estado presente, y ha podido aterrorizar al personaje de Adela Quested. 
También me da la sensación de que se manifiesta cuando la joven visita las ruinas de ese templo repleto de estatuas eróticas, momento en el que la influencia por primera vez. Para mí fue lo que marcó la película.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
A principios de la década de 1920, Adela Quested parte por primera vez fuera de Inglaterra para embarcar rumbo a Raj británico, en la India. Lo hace acompañada de la Señora Moore, madre de su prometido Ronny Heaslop. Ronny es el hijo de la Señora Moore, de su primer matrimonio, y se ha convertido en el magistrado de la Ciudad de Chandrapore. Adela se ha aventurado a realizar el viaje, para comprobar si el propuesto matrimonio se puede llevar a cabo. Ambas quedan bastante decepcionadas al comprobar que la comunidad Británica ha marginado bastante a la población y cultura de la India.
Durante una noche, la Señora Moore visita una mezquita, donde se encuentra con un nativo llamado Aziz Ahmed. 
Ambos comienzan a conversar, y la Señora Moore descubre que Aziz es médico, y ha quedado viudo y con dos hijos. Aziz queda sorprendido ante la bondad de la Señora Moore, que llega a invitarle al Club local, sin saber que los indios no pueden entrar. Junto a Adela, la Señora Morton le pregunta al Señor Norton, recaudador local, por un modo de conocer a los nativos locales. El Señor Norton celebra una recepción en la que Adele queda espantada por la forma despectiva en la que los nativos son tratados. La Señora Moore llega a enfrentarse a su hijo por dicha situación, cuando este la defiende. El Señor Richard Fielding, superintendente escolar, le ofrece a Adela celebrar un encuentro con algunos nativos con los que se lleva bien. Adele le solicita que invite a Aziz, tras oir a la Señora Moore hablar muy bien de él.
Aziz llega el primero a la recepción, encantado al haber oído hablar muy bien del Señor Fielding. Adela y la Señora Moore llegan a la recepción, donde también conocen al excéntrico Profesor Narayan Godbole. 
Aziz se ofrece para realizar una excursión y enseñarles las Cuevas Marabar. Mientras Fielding lleva a la Señora Moore a visitar el liceo, un enfurecido Ronny llega a su casa para llevarse a Adela. Esto provoca que Adela decida no casarse con Ronny, aunque ambos mantienen  su amistad y deciden no comunicárselo todavía a la Señora Moore. Ronny también decide disculparse ante su madre, y animarla a conozca todo lo que desee de la India.
Una mañana, Adela pasea en bicicleta y se adentra en las ruinas de un tempo, con varias estatuas de encuentros sexuales. Los monos que allí se encuentran se muestran agresivos, obligándole a salir huyendo. Al llegar a casa agitada, se encuentra con Ronny y se retracta de su decisión, siguiendo adelante con el compromiso, que se anuncia esa misma noche. Mientras tanto, Aziz le confía a Fielding la vergüenza que siente por su pobreza, y Fielding le anima a que siga adelante con la excursión que ha programado para Adela y la Señora Moore.
Con ayuda de muchos amigos, Aziz prepara todo y se reúne con las dos damas en la estación para partir a ver las Cuevas Marabar. Sin embargo, Fielding y el Profesor Godbole pierden el tren y prometen reunirse con ellos más tarde. Sin embargo, el Profesor Godbole considera que se ha elegido un mal día para la excursión. Tras un largo viaje en tren, Aziz lleva a las dos damas en elefante el resto del trayecto hasta las cuevas. Al llegar a la primera cueva, Aziz indica que una vez dentro no se debe hacer ruido, ya que los ecos en el interior crecen de forma exponencial. Una vez dentro, la Señora Moore sufre un ataque de claustrofobia y tiene que salir de forma abrupta. Tras recuperarse, la Señora Moore anima a Aziz a seguir la excursión con Adela, y le aconseja que solo lleve al guía ya que con todo el equipo de porteadores la experiencia puede ser muy agobiante. Aziz parte con Adela, que decide adentrarse sola en la cueva mientras Aziz descansa y fuma un cigarro. A pesar de oir a Aziz, Adela comienza a sentirse mal y no sale de la cueva. 
La Señora Moore, que está descansando, presiente que algo malo ha pasado. Poco después Adela aparece corriendo colina abajo, desaliñada y con sangre en la blusa. Aziz la divisa cuando es recogida por la Señora Callendar, esposa del Doctor Callendar. Fielding llega al lugar y se reúne con la Señora Moore; y Aziz se reúne con ellos para explicar que ha ocurrido. Fielding y la Señora Moore están seguros de que ha pasado más.
Entre delirios y llena de rasguños, Adela es llevada a casa de los Callendar, done el doctor le inyecta un calmante. Cuando el resto del grupo llega a la estación, el Doctor Aziz es detenido y Ronny recoge a su madre prometiendo explicar todo en casa. Aziz intenta escapar, pero Fielding le recomienda que no lo haga. Fielding descubre que la Señora Callendar y la propia Adela han acusado a Aziz de violación. Fielding se niega a creerlo, y decide ayudar a los abogados de Aziz, ganándose la antipatía de los británicos. La Señora Moore también se niega a creerlo y se enfrenta a su propio hijo. El Profesor Godbole considera que se haga lo que se haga, el destino de Aziz ya ha sido sellado. 
Fielding decide dimitir como miembro del club, cuando se le echa en cara que está ayudando al acusado. También aclara que si Aziz es declarado culpable, dimitirá de su cargo y abandonará la India. Por su parte, la Señora Moore decide abandonar la India y regresar a Inglaterra, decepcionada por el convencimiento de su hijo de la culpabilidad de Aziz. Cuando parte en su tren, observa al Profesor Godbole alzando las manos y uniéndolas. La experiencia de las cuevas también la ha dejado traumatizada, y durante la travesía, sufre un infarto y pierde la vida. Su cuerpo es arrojado al mar.
El día del juicio llega finalmente, y este ha generado una fuerte división entre nativos e ingleses. El fiscal comienza alegando que las razas oscuras se sienten atraídas hacia la blanca, pero que esto no funciona al revés. El juicio resulta una parodia, en la que Ronny permite que su ayudante nativo ejerza de juez. La defensa se enfurece al saber que la Señora Moore ha salido del país y no puede declarar. Finalmente, Adela es llamada a declarar, y bajo una gran presión comienza a recordar lo sucedido en la cueva. 
De esta forma, afirma que se ha equivocado y retira los cargos. Aziz queda libre y una gran cantidad de gente le saca a hombros vitoreándole. Sin embargo, los británicos desprecian a Adela abandonándola a su suerte. Ronny rompe su compromiso con ella y también la abandona. Fielding se compadece de la joven y la acoge en su casa, algo que enfurece a Aziz al considerarlo una traición de su amigo.
Al llegar a la casa de Fielding, éste y Adela encuentran un telegrama comunicando el fallecimiento de la Señora Moore. Godbole les comunica que Aziz solicitará una alta suma como indemnización por el ataque a su honor. Fielding le visita para solicitarle que retire la indemnización, y aunque Aziz accede, esto hace que sienta más rencor hacia su amigo. Aziz decide no volver a relacionarse con ingleses y se muda a Kashmir, donde abre una clínica. Pasado un tiempo, Godbole visita a Aziz y le indica que ha llegado el momento de perdonar y que Fielding acudirá a visitarle. Aziz se niega al haberse enterado de que Fielding se ha casado con Adela, su mayor enemiga. Sin embargo, cuando Fielding llega a verle, descubre que se ha casado con Stella, hija de la Señora Moore. Aziz se reconcilia con su antiguo amigo, y decide escribir a Adela pidiéndole perdón  y reconociendo el valor que tuvo para retirar su acusación. La maldición de Marabar ha desaparecido.

ESCENA
No he sido capaz de encontrar escenas, pero dejo este tráiler compuesto con imágenes que demuestran la excelente cinematografía.