- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 25 de febrero de 2015

EL HUNDIMIENTO DEL TITANIC

FECHA DE ESTRENO
16 de Abril de 1953
TITULO ORIGINAL
Titanic
DIRECTOR
Jean Negulesco
PRODUCTOR
Charles Brackett
GUION
Charles Brackett, Richard L. Breen, Walter Reisch
REPARTO
Clifton Webb (Richard Ward Sturges), Barbara Stanwyck (Julia Sturges), Robert Wagner (Gifford Rogers), Audrey Dalton (Annette Sturges), Thelma Ritter (Maude Young), Brian Aherne (Capitán Edward J. Smith), Richard Basehart (George S. Healey), Allyn Joslyn (Earl Meeker), James Todd (Sandy Comstock), Frances Bergen (Madeleine Astor), William Johnstone (John Jacob Astor IV), Harper Carter (Norman Sturges), Edmund Purdom (Segundo Oficial Charles Lightoller)
CINEMATOGRAFÍA
Joseph MacDonald
BANDA SONORA
Sol Kaplan
DISTRIBUIDA POR:
20th Century Fox
DURACIÓN
98 minutos

JULIA STURGES: “Mi pobre Richard, cuanto me odias, y por razones egoístas. No porque haya cometido una gran ofensa a las normas de la decencia, sino porque Norman no es una extensión elegante de Richard Ward Sturges. Lo que pasó no es un pecado mortal para ti, sino una inaudita violación a la etiqueta.”
RICHARD STURGES: “Gracias Julia, he sido reprobado.”

RICHARD STURGES: “Bien Norman, no contaba con esto.”
NORMAN STURGES: “Si todos los hombres se iban a quedar, yo también debía hacerlo. Ya uso pantalones largos, señor.”
RICHARD STURGES: “Creo que con esos pantalones has probado que eres un hombre.”
NORMAN STURGES: “Sin embargo, estas enfadado porque volví. ¿No es cierto?”
RICHARD STURGES: “Sí, estoy enfadado. Siempre me enfadará un chico que cometa la audacia de quedarse a jugar la última carta.”
NORMAN STURGES: “Creí que nadando juntos sería más fácil jugarla señor.”
RICHARD STURGES: “Bien, pase lo que pase, sabrás que te quiero mucho. Siempre he estado orgulloso de cada día de tu vida, pero jamás como en este momento. Me siento un gigante poderoso.”
HARRY: “Señor Sturges, arriba lo busca un muchacho.”
RICHARD STURGES: “Sí Harry, lo encontré. Es mi hijo.”

CURIOSIDADES
Charles Brackett, quien cooperó a la hora de escribir el guion y produjo la película, declaró a la prensa que alguna historia secundaria de la película había sido eliminada, ya que hubiera resultado demasiado inverosímil para los espectadores. Todos los detalles de las conversaciones, incidentes, y datos de la película fueron extraídos de los informes publicados, tras las interrogaciones que tuvieron lugar en el año 1912 en el Congreso de los Estados Unidos y el Consejo de Comercio Británico. Para asegurar un uso de la autenticidad adecuado, los productores contrataron a un antiguo capitán del Queen Elizabeth como consejero técnico. 
También se tomó la decisión de no usar música durante la película, excepto la generada por la banda de música y la pandilla de Giff. Inicialmente, se consideraron los títulos de “Más cerca, oh Dios, de Ti” o “Lista de Pasajeros” para la película.
Thelma Ritter interpretó al personaje de Maude Young, basado en el de la “Insumergible Molly Brown” de Denver Colorado. Aunque se hizo uso de los nombres de algunos de los pasajeros más importantes del Titanic, el nombre de la Señora Brown fue omitido. Se debió a una disputa entre la “20th Century Fox” y la Hacienda Brown. Por ese motivo se decidió que el personaje de Maude Young tuviera varias minas de plomo, mientras que Molly Brown había poseído minas de plata. Fue la primera película del actor Edmund Purdom, quien interpretó al Segundo Oficial Lightoller, aunque no recibió crédito por su participación.
El rodaje sobre el desastre tuvo un efecto poderoso sobre la actriz Barbara Stanwyck, quien interpretaba a Julia Sturges. 
La actriz explicó que la noche en la que estaban rodando la escena del hundimiento, en un tanque exterior de los estudios de “20th Century Fox”, hacía mucho frío. La actriz se encontraba en un bote salvavidas, suspendida a una altura de catorce metros, y el bote se balanceaba. El agua por debajo se había agitado bastante debido a la presencia de otros botes, lo que le hizo pensar que si alguna de las cuerdas se soltaba, podía tener lugar un serio accidente. Cuando Stanwyck contempló a los actores que interpretaban a las víctimas que perecerían en el barco, no pudo evitar obsesionarse con las verdaderas víctimas que habían pasado por aquello. Fue entonces cuando comenzó a temblar y sollozar sin control, algo que el director Jean Negulesco aprovechó debido al realismo generado. Durante la escena en la que los pasajeros subían a bordo de los botes salvavidas, el personaje del niño Norman cedé su lugar a una mujer en el último momento. 
Esta escena fue inspirada por la acción de un pasajero de primera clase mejicano, llamado Manuel Uruchurtu, que hizo lo mismo por una mujer de segunda clase a la que se le había negado un puesto en el bote. Al cederle el asiento, le pidió que viajara a Méjico si lograba sobrevivir, y le contara a su esposa lo que había sucedido. Su cuerpo nunca fue encontrado.
Muchos de los decorados, incluyendo el modelo del barco, serían reutilizados en otras películas como “Travesía Peligrosa” (1953), particularmente el comedor, los compartimentos, la Gran Escalera, la sala de comunicaciones, la cubierta y la sobrecubierta. La película “Los Caballeros las Prefieren Rubias” (1953), utilizó el modelo del barco modificado, y algunas partes de la cubierta. En la película “El Mundo es de las Mujeres” (1954) solo se utilizaron las paredes del comedor. Curiosamente, Clifton Webb, quien interpretaba a Richard Sturges, también protagonizaba esta última película. Tras todas las reutilizaciones posibles, el modelo del Titanic fue exhibido en el Museo de Marina de Fall River, en Massachusetts. 
Algunos de los supervivientes originales del Titanic fueron invitados a una muestra especial de la película en Nueva York, provocando una sesión tremendamente conmovedora. La película ganó el Oscar al Mejor Guion Original, y también fue nominada a la Mejor Dirección Artística, aunque en este caso perdió contra la película “Julio César”.

NOTA PERSONAL
Espectacular película, que no tiene nada que envidiar a su sucesora del año 1997. Ahora bien, está claro que muchos hechos históricos han quedado distorsionados. La razón es tan simple como una cuestión de época, en la que se optó por construir la historia a raíz de las declaraciones documentadas tras el desastre. Uno de los aspectos más llamativos es que el Titanic se hunde de una pieza, y no se muestra como se partió por la mitad. Esto se debe a que cuando se realizaron varias interrogaciones, tras el desastre, se podía concebir que el barco se hubiera hundido, pero no que el barco se hubiera partido por la mitad.
Dejando estos aspectos apartes, la película cuenta con grandes interpretaciones y tramas creíbles que encajan mejor con la década de 1910. La crisis matrimonial de la familia Sturges crea un considerable grado de tensión, contrastada con la idealizada historia de amor entre Anette y el atractivo universitario Giff. Lo que más me desconcertó y me hizo pensar fue el abrupto final, sin que ciertos supervivientes relacionados entre sí no se volvieran a encontrar. Desde mi punto de mi vista, esto no fue más que un recurso para intensificar la tragedia, y es que lo desconcertante no tiene por qué ser negativo. En términos generales me parece todo un clásico, con grandes efectos y escenas que tuvieron que resultar todo un reto en 1953.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
En algún lugar del océano, un enorme glaciar se quiebra, y el segmento desprendido parte flotando. En Southampton, todo está preparado para el viaje inaugural del Titanic hacia Nueva York. 
A bordo, se reciben caros regalos para los pasajeros de primera clase, con deseos de un feliz viaje inaugural. Uno de los regalos es para el Capitán Smith. Mientras tanto, el Capitán Smith recibe instrucciones para que nos sea tan cuidadoso, ya que la compañía desea que el viaje inaugural sea prestigioso. El Capitán Smith recibe su regalo del Capitán Henry Evans, un antiguo amigo, que le regala la bandera del barco donde el Capitán trabajó como aprendiz. Al parar en Cherburgo, el Titanic recibe a un remolcador con pasajeros adicionales. Entre los pasajeros se encuentra Julia Sturges en compañía de sus hijos Anette y Norman. También se encuentran el rico John Jacob Astor y su esposa embarazada, Madeleine, y Maude Young, propietaria de varias minas en Montana. Mientras tanto, Richard Sturges llega a última hora para buscar un billete en el prestigioso barco. Los billetes se han acabado, por lo que Richard compra el billete de tercera clase de un inmigrante vasco a excelente precio. Un joven pasajero llamado Giff, jugador de tenis en la universidad, se siente inmediatamente atraído hacia la hija de Julia, Anette de dieciocho años.
Con la tripulación y pasajeros al completo, el Titanic parte en su viaje. Una vez a bordo, Richard acude a la sección de primera clase, donde localiza el camarote de su esposa Julia. Resulta que Julia ha decidido escaparse con sus dos hijos, quienes ignoran la crisis matrimonial de sus padres, para instalarse en su ciudad natal de Mackinac, Michigan. Julia desea que sus hijos sean criados en América, antes de convertirse en personas superficiales sometidos a la cultura europea. Tampoco desea que Anette termine en un matrimonio de conveniencia que no le otorgue felicidad. La primera conversación entre Richard y Julia no va demasiado bien, y Julia sigue adherida a su plan. A bordo también se encuentra un sacerdote católico llamado George Healey, que ha sido expulsado del sacerdocio debido a su alcoholismo. También están los ancianos Señor y Señora Strauss. Giff se presenta a Julia con la esperanza de que le ayude a ganarse el afecto de Anette. Julia le anima a perseverar, sintiendo que el joven es amable y educado.
A la mañana siguiente, Richard intenta sembrar discordia entre Julia y Anette, revelando las intenciones de su mujer a su hija. 
Anette decide acompañar a su padre de regreso a Francia, una vez lleguen a Nueva York. Por la noche, el Capitán Smith descubre que el barco carece de los prismáticos suficientes, y que hay vigías que no pueden disponer de ellos. Preparándose para la cena, Julia le explica a Richard que no detendrá a Anette, quien tiene edad suficiente para tomar sus propias decisiones, pero Julia conservará la custodia de Norman, que solo tiene diez años. Enfurecida, Julia declara que Norman no es hijo de Richard. Tras la cena, Anette accede a bailar con Giff con la única intención de contrariar a su madre. Richard y Julia conversan de nuevo, y la mujer revela que Norman es hijo de un hombre con quien tuvo una aventura de una noche, después de que el matrimonio discutiera. Richard decide renunciar a Norman de forma drástica. Tras la conversación, Richard se une a Maude, Earl Meeker y George Widener en una partida de bridge. Julia se encuentra con George Healey borracho en cubierta, y le ayuda a regresar a su camarote. Allí, George le confiesa como ha sido expulsado del sacerdocio debido a la bebida. 
Esto le hace ver a Julia que todos tienen problemas.
Al día siguiente, el Titanic es informado de la presencia de icebergs en la zona. El Capitán ha sido informado, pero ha aumentado la velocidad debido a que el día está despejado, y se podrían avistar los icebergs sin problemas. Norman se acerca a su padre para que le acompañe en uno de los juegos de abordo, pero Richard se niega de forma abrupta. Por su parte, Anette se aproxima a Giff, disculpándose por haberse ausentado anoche. Sus motivos, eran que desconocía un baile popular entre los jóvenes. Giff decide enseñarle el baile, y Anette le pide que le invite al próximo baile. Por la noche, Anette acompaña a Giff y sus amigos para cantar canciones en el salón. El grupo es observado por el Capitán Smith desde lejos. Tras la velada, Giff y Anette se besan. Al mismo tiempo, los vigías divisan un enorme iceberg a proa. El Titanic intenta virar a estribor, pero el barco sufre una brecha por todo el costado, y el agua comienza a inundarlo.
El Capitán Smith percibe el brusco movimiento y regresa al puente de mando, mientras Richard observa el iceberg que ha quedado atrás. El Capitán Smith ordena que todos los pasajeros se pongan sus chalecos salvavidas y que se comiencen a arriar los botes, tras lo cual ordena que se envíe un mensaje pidiendo ayuda. Richard encuentra al Capitán y le exige que le cuente la verdad de lo ocurrido. El Capitán le explica que el barco se hundirá, y que las mujeres y niños embarcaran en los botes salvavidas. No hay sitio para los hombres, y el Capitán espera que algún barco pueda acudir en su ayuda. Mientras se lanzan bengalas de emergencia, Richard acude a Julia, Anette y Norman, intentando calmarles y preparándoles para cualquier contingencia. Los pasajeros se dirigen a cubierta, donde comienzan a subir a los botes salvavidas. Richard ayuda a varios oficiales a obligar a los pasajeros de tercera a subir a cubierta. Allí, Giff se despide de Anette con un beso. Julia se percata de la situación, y le agradece a Richard que haya intentado calmarle, disculpándose con él. Ambos se reconcilian en la despedida con un beso. 
Julia, Norman y Anette suben a un bote salvavidas. Sin embargo, Norman decide ceder su sitio a una mujer, y parte en busca de su padre para desesperación de su madre. Las cuerdas de un bote se enredan, y Giff se ofrece a liberarlas. Sin embargo, se cae al agua quedando inconsciente debido a la caída. Su cuerpo es subido a un bote salvavidas.
El Barco Carpathia anuncia que se dirige en auxilio del Titanic, pero el Capitán calcula que no llegará a tiempo. Meeker ha subido a bordo disfrazado de mujer, y Maude Young le desenmascara ante los demás. Mientras tanto, el Capitán le pide a la banda de música que toque algo para calmar a los pasajeros. La Señora Strauss se niega a abandonar a su esposo, escogiendo permanecer a bordo con él. George Healey se dirige a las calderas para confortar a la tripulación que ha quedado atrapada allí. Norman localiza a Richard, pero ya no quedan botes salvavidas abordo. Richard declara su orgullo hacia el joven, quien le explica que no quería abandonarle. Todos los que quedan abordo cantan juntos el himno “Más cerca, oh Dios, de Ti”. Finalmente, el Titanic se hunde por completo en el fondo del océano.

ESCENA
Momento en el que el Titanic colisiona con el Iceberg. 

3 comentarios:

  1. Hola, Daniel. Al leer esta entrada, me ha venido a la memoria otra película de temática similar que vi un par de veces de pequeño y de la que no recuerdo el título. Pero sí hay una escena que se me quedó grabada y quizá puedas ayudarme con esa pequeña pista: una de las actrices hacía el papel de una antigua nadadora profesional que se sumergía en el agua con el objetivo de llegar a otra zona del barco hundido o a recoger alguna cosa sumergida, no lo recuerdo muy bien. Pero el esfuerzo que hacía era demasiado para su cuerpo y terminaba muriendo en brazos de su esposo, habiendo sacrificado su vida para salvar la del resto de las personas que habían sobrevivido. Recuerdo también que en esa escena, la actriz llevaba un vestido liso en un color plateado o similar...¿te suena? Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que te refieres a "La Aventura del Poseidón" (1972).

      Eliminar
  2. Puede ser, la busco....¡¡gracias!!

    ResponderEliminar