- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 13 de diciembre de 2017

GOLDENEYE

FECHA DE ESTRENO
13 de Noviembre de 1995
TITULO ORIGINAL
GoldenEye
DIRECTOR
Martin Campbell
PRODUCTORES
Michael G. Wilson & Barbara Broccoli
GUION
Jeffrey Caine, Bruce Feirstein
REPARTO
Pierce Brosnan (James Bond), Sean Bean (Alec Trevelyan), Izabella Scorupco (Natalya Simonova), Famke Janssen (Xenia Onatopp), Joe Don Baker (Jack Wade), Judi Dench (M), Gottfried John (General Arkady Ourumov), Robbie Coltrane (Valentin Zukovsky), Alan Cumming (Boris Grishenko), Tchéky Karyo (Ministro Dmitri Mishkin), Desmond Llewelyn (Q), Samantha Bond (Señorita Moneypenny), Michael Kitchen (Bill Tanner), Minnie Driver (Irina), Serena Gordon (Caroline)
CINEMATOGRAFÍA
Phil Méheux
BANDA SONORA
Éric Serra
DISTRIBUIDA POR:
United International Pictures
DURACIÓN
130 minutos
PRECEDIDA POR:
SUCEDIDA POR:
El Mañana Nunca Muere

ALEC TREVELYAN: “Ambos somos huérfanos James. Tus padres tuvieron el lujo de morir en un accidente de alpinismo. Los míos soportaron la traición británica y las ejecuciones de Stalin. Pero mi padre no podía aceptar que él o mi madre vivieran de rodillas. El MI6 creyó que yo no recordaría aquello, y por una de esas ironías del destino el hijo terminó trabajando para el gobierno cuya traición hizo que su padre acabara con su vida y con la de su mujer.”
JAMES BOND: “De ahí lo de Jano, el Dios romano de las dos caras que vuelve a la vida.”
ALEC TREVELYAN: “No fue Dios quien me concedió esta cara. Fuiste tú poniendo los contadores a seis minutos en vez de a seis.”
JAMES BOND: “¿Se supone que debo sentirlo por ti?”
ALEC TREVELYAN: “No, debes morir por mí. Ah, por cierto, estuve tentado de pedirte que te unieras a mi proyecto. Pero de algún modo sabía que 007 solo era leal a su misión, no a sus amigos. Hora de cerrar James, última ronda. Por Inglaterra James.”

CURIOSIDADES
Tras el estreno de “Licencia Para Matar” en julio de 1989, se comenzó la preproducción de la tercera película de Bond, en mayo de 1990, que debía ser interpretada por Timothy Dalton. De esta forma se acababa el contrato del actor, que había firmado para tres películas. En agosto el productor Broccoli rompió su colaboración con Richard Maibaum, que había trabajado en los guiones de todas las películas Bond, excepto tres, hasta la fecha, así como con el director John Glen, responsable de las cinco últimas películas de la franquicia. Broccoli consideró a John Landis, Ted Kotcheff, y John Byrum como posibles directores. Su hijastro Michael G. Wilson contribuyó creando un guion, que sería reescrito por Alfonse Ruggiero Jr. De esta forma se planeó iniciar la producción en 1990 en Hong Kong, con la intención de que el estreno fuera a finales de 1991. Sin embargo el proyecto cayó en el limbo debido a problemas legales entre “Metro-Goldwyn-Mayer”, encargada de la distribución a través de “United Artists”, y “Broccoli’s Danjaq”, propietaria de los derechos cinematográficos de James Bond. 
En mayo de 1993, “Metro-Goldwyn-Mayer” anunció que la decimoséptima película de Bond estaba en proceso, basándose en un guion de Michael France. La salud de Broccoli se deterioraba, por lo que decidió no encargarse directamente de la producción. Su hija Barbara y Michael G. Wilson se encargaron directamente de la producción. Sin embargo, Timothy Dalton decidió abandonar el papel de James Bond en 1994. Michael France entregó el guion original, que pasó a ser modificado por Jeffrey Caine que entre otras cosas añadió el prólogo. Kevin Wade pulió el guion y Bruce Feirstein añadió algún toque final, aunque al final solo Caine y Feirstein recibieron crédito como guionistas.
Para reemplazar a Dalton, los productores decidieron contratar al actor irlandés Pierce Brosnan, que había estado a punto de reemplazar a Roger Moore en 1986. Su contrato con la serie de televisión “Remington Steel” (1982-1987) se lo había impedido. 
Antes de negociar con Brosnan, Mel Gibson, Hugh Grant y Liam Neeson habían rechazado el papel. Paul McGann fue la primera elección del estudio para el papel. Hubiera interpretado a James Bond si Brosnan hubiera rechazado el papel. La actriz británica Judi Dench fue contratada para interpretar a M, reemplazando a Robert Brown y convirtiéndose en la primera mujer en interpretar a dicho personaje. La decisión de dicho cambio se debió a que Stella Rimington se había convertido en la primera directora del MI5 en el año 1992. John Woo rechazó la oportunidad de dirigir la película, aunque declaró sentirse honrado por la oferta. Finalmente Martin Campbell, de Nueva Zelanda, se convirtió en el director definitivo de la película. Aunque la historia no se basaba en ninguna novela de Ian Fleming, el título “GoldenEye” hizo referencia al nombre de la finca jamaicana donde el escritor había escrito sus novelas de James Bond. El origen del nombre de la finca variaba, pero Fleming había mencionado que una de las ideas era la novela de Carson McCuller, “Reflections in a Golden Eye”. 
También era el nombre de un plan de contingencia creador por Fleming durante la Segunda Guerra Mundial, en caso de que los Nazis invadieran España.
Tuvieron que pasar seis años desde el estreno de “Licencia Para Matar” (1989) al de “GoldenEye” (1995). Muchos cambios en la política mundial habían tenido lugar durante ese tiempo. “GoldenEye” fue la primera película de James Bond en ser producida tras la caída del Muro de Berlín, el colapso de la Unión Soviética y el final de la Guerra Final. Debido a eso muchos se planteaban sin el personaje todavía tenía relevancia el mundo moderno. Muchos en la industria lo consideraban un personaje que se había convertido en icono del pasado. De hecho hubo productores que se plantearon nuevos conceptos para la franquicia como establecer una historia en la década de 1960, una mujer 007, o un James Bond negro. Al final decidieron regresar a la base de la franquicia. El resultado final fue considerado como un revival exitoso de la franquicia, adaptándola a la década de 1990 de forma efectiva. 
Una de las innovaciones de la película fue el que M se convirtiera en una mujer que establecía su autoridad llamando a Bondo un sexista y misógino dinosaurio, reliquia de la Guerra Fría. Esto era una indicación de que el nuevo Bond de Brosnan sería menos tempestuoso que el previo de Dalton. Tina Turner se encargó de interpretar la canción oficial de la película.

NOTA PERSONAL
Siendo un gran fan de la serie “Remington Steele”, de la cual también mi madre era una gran fan, recibí con gran entusiasmo la noticia de que Brosnan interpretaría a James Bond. Personalmente la interpretación de Timothy Dalton no me había defraudado como a muchos otros, pero Brosnan siempre me había parecido ideal para el papel. Esta película la recuerdo con especial nostalgia, pues fue de las últimas que fui a ver al cine en compañía de todos mis amigos de pandilla en mi ciudad natal. La película no me defraudó, aunque hubo ciertos aspectos que me parecieron mejorables. 
Sean Bean siempre me ha encantado, pero reconozco que el villano que interpretaba no me pareció a la altura de otros que le habían precedido. Sin embargo quedé completamente fascinado por la psicópata y sadomasoquista villana interpretada por la genial Famke Janssen. Me pareció una de las mejores chicas Bond de toda la franquicia. El informático interpretado por Alan Cumming me puso de los nervios por rayar la estupidez absoluta. La elección de Judi Dench para interpretar a M me pareció un giro brillante, y sus escasas escenas con el Bond de Brosnan me parecieron geniales. Aunque la historia podría haber sido mejor, todos los cambios fueron acertados y Brosnan fue gran responsable de revitalizar la franquicia que había tardado seis años en volver. Se establecieron las premisas necesarias para adaptar al universo del James Bond a la década de 1990 y el inminente cambio de siglo.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
En el año 1986, los Agentes James Bond y Alec Trevelyan se infiltran en una fábrica de armas químicas en la ciudad Arcángel. Durante la misión, Trevelyan es capturado y asesinado por el Coronel Arkady Grigorovich Ourumov. Bond consigue escapar en un avión y adelanta la cuenta atrás de los explosivos, consiguiendo que la fábrica explote.
Nueve años más tarde, James Bond se encuentra en Montecarlo. Allí está siguiendo a una mujer llamada Xenia Onatopp, miembro del Sindicato del Crimen de Jano de San Petersburgo, que ha formado una relación sospechosa con el Almirante Charles Farrel, de la Marina Canadiense. Esa noche, Xenia estrangula al Almirante Onatopp con sus muslos mientras mantienen relaciones sexuales, y roba sus credenciales. Al día siguiente, Bond asiste a la presentación del helicoptero “Eurocopter EC665 Tigre”. Allí, Ourumov y Xenia usan las credenciales del fallecido almirante para robar el helicoptero. Un poco después, Ourumov y Onatopp vuelan en el helicoptero hasta un búnquer en Sévernaya, Siberia. Allí roban el disco de control de para los Satélites GoldenEye, armas electromagnéticas de la Guerra Fría, y masacran a todo el personal. 
Proceden a programar el primer GoldenEye para destruir todo el complejo, y escapan con el programador y genio informático Boris Grishenko. Natalya Simonova es la única superviviente al ocultarse en el conducto de ventilación y sobrevivir a la explosión del complejo.
En Londres, la nueva M le ordena a Bond que investigue el ataque confirmando que ha tenido lugar usando el helicoptero robado. Usando satélites, Bond también detecta a la superviviente abandonando las ruinas del complejo, partiendo a su misión tras su habitual visita a Q para obtener distintos gadgets. En San Petersburgo el General Ourumov acusa supuestos a separatistas siberianos del ataque del GoldenEye ante miembros del gobierno ruso y es informado de que el cuerpo de Natalya Simonova no ha sido encontrado. Bond llega a San Petersburgo donde se encuentra con un agente de la CIA llamado Jack Wade. 
Este le sugiere que se reúna con Valentin Zukovsky, un antiguo agente de la KGB y rival de negocios de Jano. Valentin y Bond ya se conocen, ya que años atrás el agente le disparó sobre la pierna y le robó su coche y a su amante. La herida de Valentin le provoca constantes dolores, por lo que recibe a Bond con considerable rencor. A pesar de esto logran hacer un trato, y Valentine accede a organizar un encuentro con Jano en el Gran Hotel Europa. Mientras tanto Natalya contacta con Grishenko mediante correo electrónico, y éste le recomienda que no confíe en nadie y se reúna con él. Sin embargo, Boris la traiciona al estar esperándola junto a la psicópata Xenia.
Mientras Bond se relaja en la piscina del Gran Hotel Europa, es visitado por Xenia que intenta asesinarle. Sin embargo, Bond consigue derrotarla y Xenia le lleva ante Jano. Para sorpresa de Bond, Jano resulta no ser otro que Alec Trevelyan que fingió su muerte en Arcángel, pero quedó desfigurado debido a la explosión que Bond adelantó. 
Trevelyan desciende de clanes Cosacos que cooperaron con los Nazis en la Segunda Guerra Mundial, y ha jurado vengarse de los británicos considerando que traicionaron a los Cosacos. Dicha traición provocó que el padre de Trevelyan asesinara a su madre y luego se suicidara. Bond recibe el disparo de un dardo tranquilizante. Al despertar, se encuentra atado junto a Natalya en el helicoptero, que ha sido programado para que se autodestruya. Aunque Bond consigue escapar de la trampa con Natalya, ambos son capturados y transportados a una instalación militar donde el Ministro de Defensa Dimitri Mishkin les interroga. Natalya revela que Ourumov es responsable del robo del GoldenEye, y que existe un segundo satélite. Sin embargo, Ourumov llega a la celda y asesina a Mishkin con la intención de culpar a Bond del asesinato matándole después. Sin embargo, Bond consigue noquear a Ourumov y escapar con Natalya perseguidos por los guardias de Ourumov. Lamentablemente Natalya es capturada por Ourumov durante la reyerta. 
Bond logra robar un tanque y persigue a Ourumov por las calles de San Petersburgo hasta llegar a la ubicación del tren de Trevelyan. Ourumov, Xenia y Trevelyan parten en el tren con Natalya. Sin embargo, Bond consigue obligar al tren a detenerse al interponer el tanque en las vías y disparar sobre el tren que lo arrase, aunque no antes de que Bond salte del mismo. Bond se introduce en el tren y acorrala a Trevelyan y Xenia. Ourumov utiliza a Natalya como rehén, pero Bond la rescata acabando con la vida de Ourumov. Trevelyan y Xenia escapan dejando a Bond y Natalya atrapados en el tren blindado, programado para la autodestrucción. Mientras Bond usa su reloj laser para cortar el suelo, Natalya logra triangular la antena parabólica de Boris en Cuba. Tras esto, los dos escapan del tren antes de que explote.
Bond y Natalya se reúnen con Wade en los Cayos de la Florida, donde toman su avioneta prestada para viajar a Cuba, donde esa misma noche hacen el amor. Al día siguiente, mientras Bond y Natalya buscan la antena parabólica del GoldenEye, la avioneta en la que van es derribada. Xenia desciende de un helicoptero y ataca a Bond, que consigue derribar el helicoptero durante la lucha. 
Al caer, el helicoptero aplasta a Xenia contra un árbol acabando con su vida. Continuando a pie, Bond y Natalya observan como la antena asciende de un lago que acaba siendo drenado. Ambos se infiltran en la estación de control, mientras Trevelyan le ordena a Boris que fije el blanco en Londres. Bond es capturado y llevado ante Trevelyan, que revela su plan de robar el Banco de Inglaterra antes de borrar todo registro de la transacción con el segundo GoldenEye. De esta forma el robo quedara oculto y destruirá la economía británica. Natalya también es capturada y llevada ante Trevelyan, pero antes ha estado en la unidad central y programado el GoldenEye para que inicie la reentrada en la atmosfera y acabe destruyéndose.
Boris es incapaz de cambiar la programación y provoca una explosión accidental al usar un bolígrafo que Q le había entregado a Bond. En la confusión, Bond y Natalya logran escapar. De camino a sabotear la antena antes de que Boris vuelva a controlarla, Bond se enfrenta a Trevelyan en combate. Bond logra sabotear la antena, y deja caer a Trevelyan a su muerte, mientras el GoldenEye explota al entrar en la atmosfera. Natalya logra hacerse con un helicoptero para rescatar a Bond, mientras toda la base explota. Aunque Boris logra sobrevivir, termina quedando congelado al ser víctima de una cascada de nitrógeno líquido. En la superficie de la isla, Bond y Natalya son rescatados por Wade y un equipo de marines.

ESCENA
Éste es un tráiler elaborado por usuario “Claalc”, que resume la película a través de sus mejores escenas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario