- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 6 de diciembre de 2017

EL ESTRAFALARIO PRISIONERO DE ZENDA

FECHA DE ESTRENO
25 de Mayo de 1979
TITULO ORIGINAL
The Prisoner of Zenda
DIRECTOR
Richard Quine
PRODUCTOR
Walter Mirisch
GUION
Dick Clement, Ian La Frenais
Basado en la novela de Anthony Hope
REPARTO
Peter Sellers (Rudolf IV / Rudolf V / Syd Frewin), Lionel Jeffries (General Sapt), Lynne Frederick (Princesa Flavia), Elke Sommer (Condesa Nathalie Montparnasse), Gregory Sierra (Conde Gilles Montparnasse), Simon Williams (Fritz), Jeremy Kemp (Duque Michael), Catherine Schell (Antoinette), Stuart Wilson (Conde Rupert de Hentzau), John Laurie (Arzobispo), Graham Stark (Erik), Norman Rossington (Bruno), Michael Balfour (Luger), Arthur Howard (Deacon), Ian Abercrombie (Johann), Michael Segal (Conductor)
CINEMATOGRAFÍA
Arthur Ibbetson
BANDA SONORA
Henry Mancini
DISTRIBUIDA POR:
Universal Pictures
DURACIÓN
108 minutos

DUQUE MICHAEL: “Michael, tanto odio, ¿por qué?”
REY RUDOLF V: “Porque eres arrogante, idiota, cobarde, frívolo, superficial, mezquino y despreciable.”
DUQUE MICHAEL: “¿Pero aparte de eso...?”

CURIOSIDADES
En tono de comedia, la película está pasada en la novela “El Prisionero de Zenda” escrita por Anthony Hope y publicada en 1894. La película fue realizada y estrenada alrededor de ochenta y cinco años después de la publicación de la novela. La trama no se basaba exclusivamente en “El Prisionero de Zenda”, sino que además utilizaba elementos de la novela “El Hombre de la Máscara de Hierro” (1867), escrita por Alejandro Dumas y que era el último tomo de la tercera novela de D'Artagnan, “El Vizconde de Bragelonne”, aunque en sus versiones inglesa y española, muchas editoriales la publicaron como una novela aparte. Esta fue la primera película sobre “El Prisionero de Zenda” que fue creada como comedia.
Fue la primera de tres películas que Peter Sellers accedió a realizar con “Mirisch Company”, aunque las siguientes dos nunca se llegaron a realizar. También fue una de las últimas películas del actor, seguida de “Bienvenido Mr. Chance” (1979), y “El Diabólico Plan del Doctor Fu Man Chú” (1980). “El Estrafalario Prisionero de Zenda y “Bienvenido Mr. Chance” se estrenaron ambas en el año 1979, la primera en mayo y la segunda en diciembre con la intención de que la última optará a algún premio de la Academia. Sellers se convirtió en el octavo actor en interpretar al Prisionero de Zenda, contando tanto películas como series de televisión. Peter Sellers era aficionado a interpretar a más de un personaje en alguna de sus películas, y en esta interpretó a tres en total: el Rey Rudolph IV, el Rey Rudolph V, y el cochero Sydney Frewing. Peter Sellers y Lynne Frederick, que interpretaban a los protagonistas, estaban casados durante el tiempo de producción y el estreno de la película. Fue la única película en la que ambos participaron conjuntamente como actores. 
Frederick participaría como productora ejecutiva en la última película de Sellers “El Diabólico Plan del Doctor Fu Man Chú” (1980). Inicialmente Lynne Frederick no tenía interés alguno en interpretar a la Princesa Flavia, considerando que el personaje apenas tenía relevancia en la película. Durante aquella época tenía problemas matrimoniales con Sellers, y el terapeuta de ambos les había aconsejado no trabajar juntos. Frederick también tenía más interés en interpretar a Cosette en el proyecto televisivo “Los Miserables” (1978), pero fue rechazada para el papel al ser considerada demasiado mayor para el mismo. Al final Sellers logró convencerle de que sus cualidades como actriz eran demasiado buenas para un proyecto televisivo, y que trabajar juntos en un proyecto cinematográfico ayudaría a que solventaran sus diferencias. Fue entonces cuando Frederick aceptaría a participar en la que sería su última película. Años más tarde, Frederick la describiría como la película menos favorita de toda su carrera.
Tanto en los créditos iniciales de la película como en todo el material promocional de la película, Peter Sellers  figuró como primer y segundo actor principal. En el cartel de la película, se podía apreciar escrito “Peter Sellers & Peter Sellers” sobre el trabajo artístico central del mismo. Este truco de marketing todavía se ha repetido en la era actual cada vez que la película ha sido editada en DVD. Esta fue la última película dirigida por el director Richard Quine, aunque dirigiría a Sellers en parte de la película “El Diabólico Plan del Doctor Fu Man Chú” (1980), sin recibir crédito alguno. Todas las escenas ecuestres de la película hicieron uso de jinetes y caballos pura sangre que fueron importados desde Andalucía, España.

NOTA PERSONAL
Siempre he mantenido que es esencial ser consciente de la intención de una película para valorarla. La intención en este caso no es más que la de crear una comedia en ocasiones extravagante, pero efectivo, y la de divertir al espectador. 
Aunque muchos opinan que estas últimas películas de Peter Sellers ya flojeaban mucho, siempre he encontrado desternillante a “El Estrafalario Prisionero de Zenda”. Peter Sellers siempre me ha parecido un comediante de lo más efectivo, pero en esta ocasión se rodea de actores y actrices conocidos dispuestos a amoldarse a la comedia que ha creado. Aún a fecha de hoy la película sigue funcionando a la perfección precisamente por no pretender más de lo que lo que consigue.
Peter Sellers resulta brillante aunque evidentemente mucho más divertido en el papel del Rey Rudolf V, logrando que un personaje caprichoso y dado al juego y las mujeres nos parece hasta enternecedor en determinados momentos. Su triangulo con los personajes de los Condes de Montparnasse no dejó de arrancarme una carcajada en todo momento. También me sorprendió ver a Simon Williams famoso por su participación en la serie dramática “Arriba & Abajo” (1971), interpretar al divertido joven Fritz de la Guardia Real. Aunque me resultó mucho más genial Lionel Jeffries en el papel del General Sapt. 
La película está plagada de escenas divertidas como el rescate, la cita en el molino con el código secreto de las lechuzas, o la de la escaramuza en el Café Royal. En términos generales es una comedia que no deshonra la obra en la que se inspira en ningún momento, siendo efectiva en su propósito.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
El Rey Rudolf IV de Ruritania decide celebrar su octogésimo cumpleaños contemplando su reino desde un globo. Sin embargo Rudolf IV provoca un agujero en el globo al abrir una botella de champagne. El globo cae sobre tierra, aunque el Rey tiene la suerte de sobrevivir al caer sobre el árbol de una aldea. Sin embargo, la barquilla del globo vuelca mientras el Rey habla a sus súbditos, provocando la muerte del monarca al caer en un pozo. El Duque Michael, hijo del Rey, recibe estas noticias con gran alegría, y considera que su hermano Rudolf V es indigno de ocupar el trono, por lo que envía a un asesino llamado Caspar a Inglaterra para acabar con él. Michael también tiene un aliado el Conde Rupert de Hentzau.
Rudolf V reside en Londres gastando su fortuna en el juego y las mujeres, mostrando una irresponsabilidad e inmadurez alarmantes. El leal General Sapt y el joven Fritz acuden a Londres para escoltar al nuevo rey a Ruritania y así asegurar el trono. Sin embargo Rudolf es propenso a provocar problemas y no duda en invitar a la Condesa Nathalie Montparnasse a su coronación. Pero sus flirteos descarados solo desatan los celos de su esposo el Conde Gilles Montparnasse. A pesar de los riesgos, Rudolf decide acudir al Café Royale donde ha acordado encontrarse con la Condesa. En el Café, Rudolf se encuentra con Nathalie en un reservado, donde ambos son sorprendidos por Gilles. Esto provoca una confrontación entre ambos que termina en una enorme pelea en el Café Royale. El General Sapt y Fritz sacan al ya noqueado Rudolf del Café, donde Caspar intenta asesinarle. Sin embargo, la intervención de un cochero llamado Syd Frewin evita el asesinato y lleva a los tres en su coche a la Embajada de Ruritania.
Una vez en la embajada, Sapt y Fritz deciden nombrar a Syd cochero real y llevarlo a Ruritania, y éste acepta. En realidad Sapt se ha percatado de que Syd es idéntico a Rudolf, y así se lo hace saber con la intención de utilizar al cochero como señuelo, y así evitar atentados sobre el Rey. El General Sapt viajará con el Rey en secreto por la ruta del norte hacia Ruritania. El joven Fritz viajará con Syd por la ruta que el Duque Michael vigila. Por otro lado Gilles se encuentra con Syd y le reta al confundirle con el Rey, recibiendo un rodillazo en la entrepierna como respuesta.
Fritz parte con Syd en tren, y el cochero comienza a percatarse de que todos le contemplan con asombro en la estación. Partiendo en carroza, ambos son atacados por los hombres del Duque Michael, dirigidos por el Conde Rupert. Cuando los cocheros son asesinados, Syd toma las riendas enfrenándose al propio Rupert que es arrojado del carruaje que intentaba asaltar. Sin embargo la guardia real se dirige a Syd como “su majestad”, elogiando su defensa. 
Al llegar al palacio del General Sapt, que ya ha llegado allí con el Rey, Syd pregunta el motivo por el que todos se dirigen a él como si fuera el Rey. Ese es el momento en que Rudolf y Syd se conocen, y el cochero se percata de la verdadera razón por la que ha sido contratado. Todos conversan durante la cena, y Syd revela que es hijo de una actriz, y que nunca conoció a su padre que desapareció. Por su parte Rudolf admite que a su padre le encantaba visitar Londres y tenía debilidad por las actrices. Al anochecer, el Conde Rupert asalta el castillo y consigue capturar al Rey Rudolf en un momento de confusión. Debido a esto el General Sapt le implora a Syd que ocupe el puesto del Rey en la coronación. Rudolf es llevado al Castillo de Zenda del Duque Michael, que espera que el reino se sienta insultado ante la ausencia de Rudolf en su coronación y así le imploran asuma el trono. Por su parte el Conde Rupert intenta seducir a la amante de Michael, Antoinette, revelando que si el Duque es coronado la abandonará para casarse con la Princesa Flavia. De esta forma, Antoinette descubre que su amante ha capturado al Rey.
A la mañana siguiente, Syd se hace pasar por el Rey para asistir a la coronación ante unos desconcertados Duque Michael y Conde Rupert. Tras ser coronado, Syd conoce a la Princesa Flavia, prometida del verdadero Rudolf V. Syd asiste al baile real que debe inaugurar, donde se encuentran también Gilles y Nathalie Montparnasse. Allí abre el baile con la Princesa Flavia mientras Michael y Rupert planean un nuevo intento de asesinato. La Princesa Flavia no tarda en percatarse de que Syd no es el Rey Rudolf al bailar con él, y el cochero le confiesa toda la verdad. La Princesa promete cooperar y no decir nada. Por su parte Antoinette le advierte que corre peligro y le entrega un pendiente asegurándole que la pareja le será ofrecida por un amigo. El General Sapt y Syd también intercambian palabras tensas con Michael, que declara su intención de acabar con el impostor. Poco después, Syd está a punto de fallecer al subir a un ascensor que ha sido saboteado y cae ante sus narices. Esto provoca que Syd intente escapar a Londres, acabando por error en el balcón de Nathalie. 
La Condesa cree que ha sido visitada para un encuentro amoroso, pero Gilles también llega al dormitorio creando otra situación de enredo de la que Syd apenas logra escapar.
A la mañana siguiente, durante un partido de croquet, la Princesa Flavia le confiesa a Syd que lleva prometida con Rudolf desde que tenía seis años, aunque no le ama. Syd le propone romper el matrimonio mientras haga de rey, pero Flavia le explica que su país estableció el compromiso al necesitar de las patatas de Ruritania para sobrevivir. Durante el partido, Gilles intenta asesinar a Syd con una bomba que hace pasar por bola de croquet, pero acaba siendo víctima de su propia trampa cuando Nathalie le lanza la bomba de forma accidental. Mientras tanto el Rey Rudolf intenta sobornar al carcelero de Zenda, Bruno, sin éxito alguno. Michael y Rupert planean un nuevo intento de asesinato y Syd recibe la pareja del pendiente con un mensaje solicitando una reunión en un molino. Sospechando que es una trampa, el General Sapt le aconseja a Syd que acuda a la reunión, y que ellos vigilaran para arrestar a los traidores. 
Syd le cuenta el plan a Flavia, hacia la que ha comenzado a sentir verdadero cariño, que es reciproco. Antes de partir, Syd deja claros sus sentimientos hacia ella.
Seguido de cerca por Sapt y Fritz, Syd acude al molino en busca de Antoinette, que a su vez es seguida de cerca por Rupert y sus hombres. Antoinette le revela a Syd que el Rey está prisionero en el Castillo de Zenda y que cooperara para que puedan burlar la guardia. También confiesa que le está ayudando por celos, ya que de ser Rey, Michael se casaría con la Princesa Flavia. Antoinette también confiesa que el encuentro es una trampa, aunque es demasiado tarde y el General y Fritz se enfrentan a los hombres de Rupert. Syd escapa del propio Rupert y noquea a su cochero para hacerse pasar por él, llevando a Rupert y a Antoinette hasta el Castillo de Zenda. Sin embargo al llegar al castillo es inmediatamente reconocido por el Duque Michael, que le envía a prisión junto al Rey Rudolf V. El Duque Michael acude a las mazmorras dispuesto a matar a Syd, pero Antoinette lo impide a punta de pistola. 
Syd y Rudolf escapan de las mazmorras mientras Antoinette retiene a Michael, aunque solo logra hacerlo durante poco tiempo. Mientras tanto el General Syd y Fritz dirigen a la Guardia Real para atacar el Castillo de Zenda, seguidos de cerca por el celoso Gilles.
Mientras intentan escapar del castillo, Syd y Rudolf se topan con el sádico Rupert. Sin embargo al ver que la Guardia Real ha rodeado el castillo, Rupert no duda en cambiar de bando y se enfrenta al Duque Michael en un duelo. A punto de matar a Rupert, Michael es derrotado gracias a la intervención de Syd. Rupert acude a bajar el puente levadizo, permitiendo que la Guardia Real se introduzca en el castillo. Mientras tanto Gilles ha cruzado el foso a nado y encuentra a Rudolf escondido, pero también es detenido por Syd percatándose de que hay un doble. Tras bajar el puente, Rupert se marcha anunciado que acudirá en una semana a rendir pleitesía al Rey. Syd y Rupert escapan de los hombres de Michael saltando al foso, mientras el General Sapt detiene al Duque Michael.
Tras el incidente, Rudolf asume la identidad de Syd en Londres acompañado de Nathalie, para desesperación de Gilles. Syd asume la identidad de Rudolf y se convierte en el Rey de Ruritania casándose con la Princesa Flavia.

ESCENA
La única escena que he localizado es divertida. El General Sapt y el joven Fritz acuden a Londres para recoger al Rey, que flirtea con la Condesa Nathalie. 

1 comentario: