- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 2 de septiembre de 2015

POPEYE

FECHA DE ESTRENO
12 de Diciembre de 1980
TITULO ORIGINAL
Popeye
DIRECTOR
Robert Altman
PRODUCTOR
Robert Evans
GUION
Jules Feiffer, Robert Altman
REPARTO
Robin Williams (Popeye), Shelley Duval (Rosario Oliva), Paul L. Smith (Brutus), Paul Dooley (Pilón), Richard Libertiny (Geezil), Ray Walston (Padre de Popeye), Donald Moffat (Cobrador de impuestos), MacIntyre Dixon (Cole Oliva), Roberta Maxwell (Nana Oliva), Donovan Scott (Castor Oliva), Allan F. Nicholls (Rough House), Wesley Ivan Hurt (Cocoliso), Bill Irwin (Ham Gravy), Robert Fortier (Bill Barnacle), David McCharen (Harry Hotcash), Sharon Kinney (Cherry), Peter Bray (Oxblood Oxheart), Linda Hurt (Señora Oxheart), Geoff Hoyle (Scoop)
CINEMATOGRAFÍA
Giuseppe Rotunno
BANDA SONORA
Harry Nilsson
DISTRIBUIDA POR:
Paramount Pictures
DURACIÓN
114 minutos

ROSARIO OLIVA: “Cuchi, cuchi, hola cuchi, cuchi.”
POPEYE: “No le diga esas tonterías a mi hijo. Mi hijo va a ser un hombre, no un niño repelente. Ven con papá Cocoliso.”
ROSARIO OLIVA: “¿Cómo?”
POPEYE: “Sí, tú eres Cocoliso, mi pequeño Cocoliso.”
ROSARIO OLIVA: “¿Cocoliso? Usted está loco.”
POPEYE: “Nada de eso. Tiene la cabeza como un coco pelado, y voy a llamarle Cocoliso. Le voy a llamar Cocoliso, y ese será su nombre. ¿De acuerdo?”
ROSARIO OLIVA: “Pues a mí Cocoliso me parece un nombre horrible para un niño.”
POPEYE: “¿Y cómo quiere que le llame? ¿Olivita?”

CURIOSIDADES
“Popeye el Marino” fue un personaje creado por Elzie Crisler Segar, apareciendo en tiras de cómics y dibujos animados, ya fueran series o películas, a lo largo de toda su historia. 
Su primera aparición fue en las tiras cómicas “Thimble Theatre”, distribuidas por King Features el diecisiete de enero de 1929. En los años sucesivos, su popularidad aumentó provocando que las tiras llevaran su propio nombre como título. Aunque las tiras de “Thimble Theatre” ya llevaban diez años publicándose cuando Popeye apareció en ellas, el personaje no tardó en convertirse en su mayor punto de enfoque durante la década de 1930. En 1933, “Fleischer Studios” adaptó los personajes de las tiras en una serie de cortos de dibujos animados para ser estrenados en cines. Dichos cortos fueron de los más populares en la década de 1930, y el estudio continuó con su producción hasta el año 1957. En la actualidad, los cortos son propiedad de “Turner Entertainment”, una subsidiaria de “Time Warner”, y distribuidos por “Warner Bros Entertainment”.
La idea de convertir al personaje en un musical surgió debido a la guerra de pujas entre distintos estudios para hacerse con los derechos del musical de Broadway “Annie”, y convertirlo en una película. 
Las dos mayores compañías que lucharon por los mencionados derechos fueron Columbia y Paramount. Cuando Robert Evans descubrió que Paramount había perdido la puja por “Annie”, organizó una reunión ejecutiva para informarse acerca de los personajes de tiras cómicas sobre los que tenían posesión de los derechos. Su idea era encontrar un personaje sobre el cual pudieran realizar una película musical, y uno de los asistentes a la reunión fue quien sugirió que utilizaran a Popeye el Marino.
Aunque en aquel entonces “King Features Syndicate” conservaba los derechos televisivos de Popeye y todos sus personajes, Paramount conservaba los derechos cinematográficos del personaje, ya que el estudio había producido los cortos antes mencionados desde 1933 hasta 1937. Por otro lado, “Hanna-Barbera” estaba produciendo la serie televisiva “The All-New Popeye Hour”, gracias a una licencia otorgada por “King Features”. Robert Evans contrató a Jules Feiffer para que escribiera un guion para la película. 
En el año 1977, esperaba poder contar con Dustin Hoffman para que interpretara a Popeye, y con Lily Tomlin para interpretar a Rosario Oliva. También deseaba que John Schlesinger se encargara de la dirección. Sin embargo, la dirección terminó por recaer en Robert Altman, y el papel de Popeye fue interpretado por Robin Williams. De hecho fue la primera película protagonizada por el actor, y la segunda en la que participó. Al finalizar el rodaje, los encargados de editar el film se percataron de que la voz de Williams para el personaje apenas se podía entender, y el actor tuvo que volver a doblar la mayor parte del dialogo. El papel de Olivia, erróneamente doblada Rosario en el doblaje español, recayó en Shelley Duvall, quien afirmó que en el colegio todos la apodaban Olivia debido a su gran parecido con el personaje. Duvall también se encargó de cantar las canciones de su personaje. Por otro lado, todo el mundo intentó convencer a Robert Altman para que no trabajara con Harry Nilsson, encargado de la banda sonora, asegurando que siempre estaba borracho. 
Robin Williams fue el único que le apoyó en aquella decisión, y al final Altman declaró que había sido muy fácil y agradable trabajar con Nilsson. Inicialmente se iba a incluir a Eugene, la mascota de Popeye, pero debido a los escasos medios se eliminó dicha idea. Algunos cambios incluyeron los poderes de predicción por parte de Cocoliso, e inicialmente se decidió que Popeye tuviera una gran aversión hacia las espinacas, que terminaría por consumir al final de la película.
En diciembre de 1979, Disney se unió al proyecto para coproducirlo tras llegar a un acuerdo con Paramount, que también incluiría la producción de “El Dragón del Lago de Fuego”. A través de “Buena Vista”, Disney se hizo con los derechos de la distribución en el extranjero. El acuerdo fue motivado gracias al poder de convocatoria que las películas del estudio tenían en Europa. La película fue rodada en Malta, y prácticamente todo el presupuesto se invirtió en la construcción de Puerto Dulce. De hecho, el pequeño pueblo todavía existe y se ha convertido en una atracción conocida como “El Pueblo de Popeye”. 
La construcción de los decorados dejó el presupuesto seriamente esquilmado, lo que explica la poco creíble escena final en la que aparece el pulpo gigante, bastante poco logrado.
La película se estrenó en diciembre de 1980, en Los Ángeles, California. En su distribución en Europa se cortaron numerosas escenas, incluidos algunos números musicales, dejando una película de casi dos horas en una mera hora y media. El film recibió críticas diversas, y a pesar de lograr recaudar grandes beneficios, estos no fueron los esperados por el estudio, que la tildó de fracaso en taquilla. Por otro lado, la crítica fue mucho más favorable hacia su banda sonora.

NOTA PERSONAL
Esta es una de esas películas que curiosamente no vi en el cine, pero que alquilé en video. Había leído muchos cómics de Popeye, ya que mis primos los coleccionaban. 
La verdad es que siempre me ha llamado la atención la diversa critica que la película recibió, porque a mí personalmente me pareció formidable. Si bien estoy dispuesto a aceptar que la trama fue considerablemente simplista, hay muchas factores que me enamoraron de esta película. Principalmente, siempre he considerado que las caracterizaciones de los personajes eran sencillamente brillantes y excepcionales. Por otro lado, el pueblo de Puerto Dulce también me pareció perfecto, el lugar idílico para vivir.
De entre todas las caracterizaciones, la de Shelley Duval como Olivia, Rosario en la versión española, me pareció la más espectacular de todas. La actriz parece un dibujo animado en carne y hueso, y consigue dotar al personaje de una personalidad muy similar a la de los cómics. También tenemos el clásico triángulo amoroso entre Popeye, Olivia y Brutus, muy similar también a lo visto en los cómics.
Y es que Olivia solía ser un personaje bastante capricho que a menudo jugaba a dos bandas con sus dos pretendientes, aunque siempre terminara por decantarse por Popeye. Los números musicales si podían haber sido mejorables según mi opinión, aunque hay canciones como “Popeye el Marino” que funcionan a la perfección, el resto me parecieron flojas. Esto me parece curioso, ya que por lo que he podido indagar, fue la banda sonora la que gozó de mayor popularidad, mientras que la película en sí obtuvo opiniones muy diversas.
Volviendo a los personajes, Pilón es otro personaje que me pareció muy bien reflejado, aunque su aporte a la película sea bastante plano. Dejo a Robin Williams para mi apreciación final. Siempre he sido fan del actor, que me parecía todo un maestro de la comedia, aunque curiosamente siempre me ha encantado en su papel de Profesor en “El Club de los Poetas Muertos”. Aunque no supera a Duvall en su interpretación, su Popeye me pareció igualmente fantástico, sobre todo considerando que solo tenía una película a sus espaldas, y que este era su primer papel protagonista. 
Al personaje de Popeye le aporta una ternura bastante inusual al personaje, que en los cómics tiende a ser mucho más rudo. Sin embargo, su personaje está diseñado de forma mucho más completa, mostrando tenacidad, compasión e incluso fuertes valores morales, que se pueden apreciar cuando se niega a que Cocoliso sea utilizado en apuestas.
En términos generales, y concluyendo mi crítica personal, la película siempre me ha parecido muy buena, logrando llevar un mundo de cómic al mundo real de una forma mucho más que creíble, con momentos divertidos y algunas escenas de acción bastante logradas.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Tras una tormenta nocturna, un marino de nombre Popeye llega al pueblo de Puerto Dulce al amanecer. 
Sin embargo, el marinero no es muy bien recibido y nada más llegar es acribillado a impuestos absurdos por el recaudador local. Todos los habitantes de Puerto Dulce reciben a Popeye de forma arisca, pero de todas formas el marino consigue alquilar una habitación en la casa de la familia Oliva. Allí residen Cole y Nana Oliva con sus hijos Castor y Rosario. La última esta prometida con un hombre llamado Brutus, y se muestra especialmente arisca hacia Popeye, a quien ve como un intruso. Durante la cena, Popeye también conoce a Pilón, un hombre glotón amigo de la familia Oliva. También descubre que el Capitán Brutus gobierna la ciudad debido a las constantes ausencias del Comodoro. Por otro lado, Popeye lleva treinta años buscando a su padre, quien le abandonó cuando solo era un niño.
A la mañana siguiente, Popeye le explica a Pilón los motivos de su llegada al pueblo, pero el resto de locales se burla del marinero. Ofendido, Popeye inicia una pelea durante el desayuno logrando vapulear a todos los presentes. 
Sin embargo, esto provoca que el marino sea todavía más rechazado por los habitantes del pueblo. Por la noche se celebra la fiesta de compromiso en la familia de los Oliva, pero Rosario decide fugarse y plantar a su prometido Brutus. Al salir de su casa, Rosario se encuentra con Popeye, quien se ofrece a llevarle a sus maletas. Ambos se encuentran con una cesta que contiene un bebé abandonado con una nota dirigida al propio Popeye para que cuide de él. Mientras tanto, Brutus se ha enfurecido al esperar a Rosario, y comienza a destrozar la casa de los Oliva. Rosario y Popeye regresan con el bebé, lo cual provoca que Brutus malinterprete lo que está viendo y se enfurezca. Brutus ataca a Popeye, quien fracasa en su intento de explicarse, y consigue propinarle una severa paliza prometiendo que los Oliva pagaran impuestos aumentados a partir de ese momento.
A la mañana siguiente, Popeye decide que el bebé se llamará Cocoliso para disgusto de Rosario. Mientras tanto, la familia Oliva se ve en graves problemas económicos debido a la venganza de Brutus. 
Para ayudar a su familia, Castor decide enfrentarse en combate al temible Oxblood Oxheart. Sin embargo, Castor es derrotado sin dificultad, por lo que Popeye decide ocupar su lugar en el ring logrando derrotar al matón en combate. Sin embargo, la recompensa se gasta en pagar los impuestos de la familia Oliva, que sigue con problemas económicos. Al día siguiente, la familia descubre que Cocoliso es capaz de adivinar resultados de combate, por lo que Pilón decide llevarle a una carrera de caballos. Popeye y Rosario acuden a recoger a Cocoliso, aunque al ver que el bebé ha adivinado un caballo ganador, Rosario decide que no es mal asunto utilizar su talento. Sin embargo, Popeye decide que utilizar a un bebé en ese tipo de apuestas no es correcto, e impone su moral llevándose a Cocoliso, y dejando la casa de los Oliva. Mientras tanto, Brutus ha observado lo ocurrido y hace que Pilón revele el talento de Cocoliso. Cuando el cobrador de impuestos vuelve a acosarle, Popeye le arroja al mar logrando la gratitud y reconocimiento del pueblo, pero Pilón aprovecha la celebración para llevarse a Cocoliso y entregárselo a Brutus.
Popeye queda desolado por la pérdida del bebé, y reconoce que necesita a Rosario, quien le escucha y queda encantada al sentirse necesitada por primera vez. Rosario descubre que Pilón participó en el secuestro de Cocoliso. Rosario y Pilón espían en el barco de Brutus descubriendo que Brutus mantiene cautivo al Comodoro, aficionado a comer espinacas, quien no es otro que el padre de Popeye. Rosario y Pilón le revelan a Popeye lo que han descubierto, así como el hecho de que su padre es un hombre resentido, que odia a todo el mundo. Popeye se niega a creerlo y acude al barco de Brutus. Allí, Popeye se reencuentra con su padre mientras Brutus secuestra a Rosario llevándola a la Gran Roca, un lugar peligroso. Popeye parte allí en un barco acompañado por su padre, la familia Oliva y sus amigos. En la Gran Roca, Brutus pretende utilizar el talento de Cocoliso para localizar un tesoro oculto del Comodoro. Brutus lo consigue sin percatarse de que ha despertado a un enorme pulpo que ataca a Rosario.
Popeye se enfrenta a Brutus en un duelo con sables, mientras Rosario es atacada por el pulpo gigante. Por su parte, el Comodoro encuentra su tesoro, que consiste en viejos recuerdos y latas de espinacas. Le arroja a Popeye una lata de espinacas indicándole que le ayudaran a vencer, pero el marino se niega a hacerlo debido a que le dan asco. Al oírlo, Brutus le obliga  a comerlas. Sin embargo, Popeye desarrolla una gran fuerza con  la que derrota a Brutus y al pulpo, salvando a Rosario. Brutus escapa derrotado, mientras Rosario besa a Popeye, y todos celebran la victoria del marino, que por fin ha descubierto el secreto de las espinacas.

ESCENA
Siempre me ha encantado está canción tan simple, interpretada por Duvall en el papel de Olivia. 

1 comentario:

  1. A mi también siempre me ha gustado Popeye pero nunca he leído un comic solo lo conocía por los cortos animados y las 2 series de dibujos que hicieron sobre él la película fue lo último que vi de Popeye la vi en realidad hace unos años y la verdad que la ambientación y los personajes están muy bien caracterizados y me gustó aunque no sabía si me iba a gustar antes de ver la peli leí en varios sitios de internet que esta peli era muy mala, se que no es un peliculón pero tampoco esta nada mal lo que mas me gusta es la relación de Popeye y Olivia.

    ResponderEliminar