miércoles, 11 de julio de 2012

ALICIA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS

FECHA DE ESTRENO
26 de Julio de 1951
TITULO ORIGINAL
Alice in Wonderland
DIRECTORES
Clyde Geronimi, Wilfred Jackson, Hamilton Luske
PRODUCTOR
Walt Disney
GUION
Winston Hibler, Ted Sears, Bill Peet, Erdman Penner, Joe Rinaldi, Milt Banta, William Cottrell, Dick Kelsey, Joe Grant, Dick Huemer, Del Connell, Tom Oreb, John Walbridge
Basado en las novelas de Lewis Carroll
REPARTO (VOCES)
Kathryn Beaumont (Alicia), Ed Wynn (Sombrerero Loco), Jerry Colonna (Liebre de Marzo), Richard Haydn (Oruga Azul), Sterling Holloway (Gato de Cheshire), Verna Felton (Reina de Corazones), J Pat O’Malley (Tweedledum y Tweedledee, Morsa, Carpintero, Mamá Ostra), Bill Thompson (Conejo Blanco, Pat el Dodo), Heather Angel (Mathilda, tía de Alicia), Joseph Kearns (Picaporte), Larry Grey (Lagarto Bill, Carta pintora), Queenie Leonard (Pájaro en árbol, Flor), Dink Trout (Rey de Corazones), Doris Lloyd (La Rosa), Jimmy MacDonald (Ratón), The Mellomen (Cartas pintoras)
CINEMATOGRAFÍA
Inaplicable
BANDA SONORA
Oliver Wallace
DISTRIBUIDA POR:
RKO Radio Pictures
DURACIÓN
75 minutos
CLASICO ANTERIOR
Cenicienta
CLASICO SIGUIENTE
Peter Pan

ALICIA: “¿Tonterías? Eso, tonterías Diana. Si yo hiciera mi mundo todo sería un disparate, porque todo sería lo que no es y entonces al revés, lo que es no sería, y lo que no podría ser si sería. ¿Entiendes?”

SOBRERERO LOCO: “Bien sabido es que tienes tú un cumpleaños.”
LIEBRE: “Imagínate, uno solamente al año.”
SOBRERERO LOCO: “Pero te quedan trescientos sesenta y cuatro días de no cumpleaños.”
LIEBRE: “Precisamente son los que celebramos aquí.”
ALICIA: “Entonces también es mi no cumpleaños hoy.”
LIEBRE: “¿De veras?”
SOBRERERO LOCO: “Ay, que pequeño es el mundo.”

REINA DE CORAZONES: “¡Que le corten la cabeza!”


CURIOSIDADES
Se trata del décimo tercer clásico animado de Disney. Walt Disney había sentido una gran fascinación hacia las novelas de Lewis Carroll, “Alicia en el País de las Maravillas” y “Alicia a través del Espejo, desde el año 1923, cuando Disney tenía solo veintiún años, e intentaba hacerse un nombre como director en Kansas. Allí se dedicó a producir una serie de cortos de dibujos animados para intentar buscar la dirección apropiada, pues el primero le había supuesto perdidas. El último de estos cortos de animación fue “Alicia en el País de las Maravillas”, en el año 1923, en el que la actriz Virginia Davis interactuaba con personajes animados, en el papel de Alicia. El corto no tuvo éxito, y Disney abandonó Kansas para hacerse un nombre en Hollywood. Tras meses de dificultad, Disney se hizo socio de su hermano para crear el Estudio Disney Brothers, y rescataron la idea de realizar cortos animados. El distribuidor independiente Winkler consideró que el corto de Alicia del año 1923 tenía potencial, y aceptó distribuir una serie de comedias de Alicia para los hermanos Disney. Disney recuperó a su equipo de Kansas, y desde 1924 a 1926, produjeron cincuenta comedias cortas de Alicia, cuyo éxito fue significativo para el de su próxima creación, el Ratón Mickey.
Cuando la compañía comenzó a considerar el realizar una película completa de animación, la primera idea fue realizar “Alicia en el País de las Maravillas”, combinando animación con acción real. En 1933, se realizó una prueba con Mary Pickford Como Alicia. Sin embargo, el proyecto se estancó cuando Paramount estrenó su película “Alicia en el País de las Maravillas”, de acción real, en el año 1933. Debido a esto, Disney se embarcó en su primer clásico animado “Blancanieves y los Siete Enanitos”. Se intentó retomar el proyecto pero la producción de “Pinocho”, “Fantasía”, “Dumbo” y “Bambi” se interpusieron, así como la Segunda Guerra Mundial, que les obligó a realizar las denominadas películas paquete de inferior calidad. Tras la guerra, en 1945, Disney propuso retomar el proyecto con la idea de utilizar a Ginger Rogers como protagonista, y utilizando las mismas técnicas de combinación de “Los Tres Caballeros”. Finalmente, se descartó esto, y se decidió que la película fuera animada en su totalidad, basando su dirección artística en las famosas ilustraciones de Sir John Tenniel. Aunque esta idea comenzó a realizarse, también se descartó. Disney volvió a la idea de utilizar una actriz real, considerando a Luanna Patten.
A finales de la década de 1940, se volvió a retomar el proyecto. En esta ocasión se decidió enfocarlo en comedia, música y mero espectáculo, en lugar de ser excesivamente fiel a los libros. Finalmente, en 1951, Disney estrenó “Alicia en el País de las Maravillas”, dieciocho años después de considerar diferentes ideas para el proyecto, y casi treinta años después de realizar su primera comedia de Alicia. La versión final de Disney de “Alicia en el País de las Maravillas” siguió las tradiciones de películas como “Fantasía” y “Los Tres Caballeros, en lo relativo a la idea de que lo visual y la música fueran la fuente principal fuente de entretenimiento, al contrario del clásico anterior “Cenicienta”. En lugar de producir una lectura animada de los libros de Carroll, Disney puso énfasis en la falta de seriedad y la fantasía del denominado País de las Maravillas, utilizando la prosa de Carroll al comienzo, pero no al final.
Otra elección se tomó en lo relativo al aspecto de la película. En lugar de reproducir fielmente las famosas ilustraciones de Sir John Tenniel, se utilizó un planteamiento más linear y menos complicado en lo relativo al diseño de los personajes. Mary Blair se encargó de diseñar los fondos, y lo hizo otorgando al País de las Maravillas con un aspecto modernista, creando un mundo que fuera reconocible al mismo tiempo que irreal. De hecho, el uso del color por parte de Blair se convirtió en uno de los aspectos más característicos y notables de la película.
En un esfuerzo por mantener algunos de los versos imaginativos de Carroll, Disney contrató a varios compositores de nivel para que se encargaran de las canciones. Estas debían ser construidas alrededor de dichos versos. Se compusieron más de treinta canciones basadas en los versos de Carroll, y muchas lograron aparecer en la película, aunque solo fuera brevemente. De hecho, este es el clásico animado de Disney con el mayor número de canciones de todos. Sin embargo, como muchas apenas duraban meros segundos, este hecho ha sido a menudo ignorado. Originalmente, al principio de la película Alicia iba a cantar la canción titulada “Beyond the Laughing Sky”. Sin embargo, esta fue una de las muchas canciones descartadas por los productores. A pesar de esto, se conservó la canción y cambio la letra para que esta se convirtiera en la del siguiente clásico, Peter Pan, pasando a ser titulada “The Second Star to the Right”.
Las decisiones creativas fueron recibidas con gran criticismo por parte de los fans de Lewis Carroll, que consideraron que Disney había americanizado un gran clásico de la literatura inglesa. Esto no sorprendió a Disney, que alegó la película no iba dirigida a la crítica sino a toda la familia. Sin embargo, la película funcionó de manera discreta en taquilla, y fue la única de esta nueva dorada de Disney que no fue restrenada en cines. Disney señaló que el problema podría ser el personaje de Alicia, al cual no había dotado de suficiente carisma.
La película fue nominada al Oscar por Mejor Banda Sonora, pero lo perdió contra “Un Americano en París”.

NOTA PERSONAL
Quizás pueda ser considerada la película más perturbadora de todos los clásicos, aunque esto no evita que al mismo tiempo sea un clásico que siempre me ha fascinado. A pesar de haber mitigado parte de la “oscuridad” que se puede percibir en los libros. Los cambios en la adaptación nunca me han molestado, pues me parecen bastante comprensibles. Hay historias como el cuento de la Morsa y el Carpintero, que pueden resultar algo inquietantes. Pero al mismo tiempo, la película contiene grandes dosis de humor en las que considero algunas de las mejores escenas de todos los clásicos animados de Disney. Estas incluyen la fiesta de “no cumpleaños”, el partido de croquet con la Reina de Corazones, o el propio juicio de Alicia al final, que me parece hilarante. A esto añado el personaje del Rey, que me parece desternillante, sobre todo como contraposición a la propia Reina de Corazones.
Lo curioso es que Alicia es el único personaje carente de interés. En los libros funciona, porque el lector ve a los habitantes del País de las Maravillas a través de sus ojos. En la película estos se muestran de manera directa, y da la sensación que el personaje de Alicia no es tan imaginativo. Son los personajes que habitan en el mundo imaginario los que realmente son fascinantes por su lógica locura, y por un diseño que siempre he considerado excepcional, incluyendo a los extraños híbridos animales del bosque. La Reina de Corazones me ha parecido siempre una villana excepcional, pues mientras tiene un aspecto aterrador, este se combina con algunos de los mejores momentos de humor.
En definitiva, entiendo que se trata de una película inusual dentro del elenco de los clásicos animados de Disney, aunque esto no ha impedido que me fascine siempre que la veo.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
A la orilla de un tranquilo río inglés, una niña llamada Alicia se siente aburrida ante las lecciones de historia impartidas por su hermana mayor. Cuando su hermana la reprende por no prestar atención, Alicia le explica a su gato como desearía vivir en mundo de maravillas carentes de sentido. En ese momento, un Conejo Blanco parlante aparece mirando su reloj, y asegurando que llega tarde a un evento desconocido. Alicia le sigue hasta una madriguera, donde cae por un agujero, para terminar en una sala, donde ve al Conejo desaparecer tras una diminuta puerta. El Picaporte de la puerta le explica a Alicia que es demasiado grande para pasar por la puerta. Tras llorar de frustración por comer de una galleta que la convierte en gigante, Alicia logra disminuir su tamaño al beber de una botella, Alicia logra pasar por la boca del Picaporte llegando a una orilla, donde conoce a un extraño Dodo animando a varios animales antropomorfos para que bailen para poder secarse.
Alicia se adentra en el País Maravilloso, y en el bosque conoce a los gemelos Tweedledee y Tweedledum. Estos le narran el cuento de “La Morsa y el Carpintero”, en el que esta pareja engañó a unas incautas ostras para que les siguieran, terminando por ser devoradas. Tras esto, Alicia llega a la casa del Conejo, donde este la confunde con su asistenta, y le pide localice sus guantes, pues sigue preocupado por llegar tarde. Buscándolos, Alicia come una galleta que la convierte en gigante, quedando atascada en la casa. El Conejo pide la ayuda del Dodo y el lagarto Bill para sacarla, pero ambos la consideran un monstruo y deciden quemarla con la casa. Alicia logra escapar al comer una zanahoria, quedando reducida al tamaño de un insecto. A través del césped, se encuentra con unas rosas, que tras cantar para ella la expulsan al confundirla con una mala hierba. Tras esto, Alicia se encuentra con un Gusano Azul, el cual le señala un hongo, cuyos lados opuestos aumentan o disminuyen el tamaño. Alicia recupera su tamaño, tras lo cual decide conservar un par de trozos de cada lado, en caso de que pueda volver a necesitarlos.
Alicia conoce al Gato Cheshire que la anima a visitar al Sombrerero Loco y la Liebre, que están celebrando su peculiar fiesta de “no cumpleaños”. La demente pareja le explica a Alicia que celebran los días del año que no son cumpleaños, pues tiene más sentido que celebrar solo un día del año. Alicia declara que también es su “no cumpleaños”, y durante la consecuente celebración aparece el Conejo Blanco. Sin embargo, el Sombrerero Loco y la Liebre terminan por destrozar su reloj y expulsarle. Corriendo tras él, Alicia termina perdiéndose, y decide volver a casa, pero no logra encontrar el camino. El Gato Cheshire aparece de nuevo y le aconseja que visite a la Reina de Corazones para solicitar ayuda.
Alicia llega al jardín del palacio, donde encuentra a varias cartas, que son parte del ejército de la Reina, pintando las rosas blancas de carmín, color que la Reina había encargado. La Reina llega al lugar acompañada del diminuto Rey, y ordena que decapiten a los soldados que no plantaron las rosas que deseaba. Alicia se percata de lo irascible y peligrosa que es la Reina, con lo que decide contentarla compitiendo en un partido de croquet que utiliza a flamencos y erizos como artilugios. El Gato Cheshire vuelve a aparecer enojando a la Reina haciéndola caer, de lo cual Alicia es culpada.
La Reina esta a punto de pedir su cabeza, pero el Rey la convence para que celebre un juicio, que resulta ser todo un absurdo, y que culmina irritando todavía más al Reina, que exige que le corten la cabeza a Alicia. La joven recuerda que aún posee los hongos en sus bolsillos, pero sin recordar cual sirve para aumentar de tamaño, y cual para reducirlo, decide consumir ambos. Alicia se convierte en gigante, tras lo que procede a insultar a la Reina, sin embargo, al haber consumido ambos hongos, pronto recupera su tamaño y se ve obligada a escapar, cuando la Reina solicita su cabeza. El País de la Maravilla se convierte en una espesa niebla, mientras sus habitantes persiguen a Alicia.
Alicia llega hasta la puerta con Picaporte a través de esta niebla, aun perseguida, y al mirar a través de su boca se ve a si misma durmiendo en el mundo real. Al darse cuenta de que esta soñando, Alicia se obliga a despertar, con ayuda de su hermana, que se ha percatado que se ha dormido durante la lección. Tras despertar, Alicia parte en compañía de su hermana para tomar el té.

ESCENA
Mi parte favorita de la película siempre ha sido el juicio carente de sentido alguno.


4 comentarios:

  1. Me gusta tu sitio! Y con respecto a esta entrada, para ser sincera, prefiero la versión más reciente de Alicia ya que la caricatura me causó terror de niña y nunca lo superé! Pero sin duda, es una estupenda historia, llena de magia y viveza como de las que casi no vemos hoy en día. El maravilloso mundo de Disney marcó mi infancia y el encontrarlo por estos medios me hace feliz!

    Saludos!

    http://fereslatina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Junto con Pinocho, el clásico Disney que menos me gusta y pese a ello tiene grandes virtudes, como sus fondos y el diseño de personajes. Tal vez se deba a que soy demasiado fan de los libros originales.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas, Daniel. Me encanta tu página, la pondré en mis marcadores.

    Una de las películas más curiosas que he visto, sin duda. Aunque ya la historia de por sí, el libro, es muy curioso.

    Lo único que me apena de la traducción, es que pierde muchos juegos de palabras que estaban presentes en la película, jugando con el idioma inglés, al igual que en el libro.

    De todos modos, una película entrañable como todas las de disney.

    ResponderEliminar
  4. Alicia fue la primera película de Disney que vi en la televisión y es un clásico muy interesante, cuando era pequeño como no conocía el cuento creía que la hermana de Alicia era su madre, a mi siempre me gustó la escena del no cumpleaños y la parte con la reina de corazones el juego del cricket y el juicio, la reina de corazones siempre me pareció una villana ridícula y Alicia siempre fue mi personaje favorito aunque sea el menos interesante lo pasa bastante mal la pobre sobreviviendo en ese mundo de locos aunque al final todo es una pesadilla, la versión de Burton no la he visto pero me han dicho que es muy mala y aburrida, otras versiones de Alicia que vi y me gustaron fue las aventuras de Alicia (1972) y la versión para la televisión protagonizada por Tina Majorino.

    ResponderEliminar