- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 22 de junio de 2011

UNA MARAVILLA CON CLASE

FECHA DE ESTRENO
27 de Febrero de 1987
TITULO ORIGINAL
Some Kind of Wonderful
DIRECTOR
Howard Deutch
PRODUCTOR
John Hughes
GUION
John Hughes
REPARTO
Eric Stoltz (Keith Nelson), Mary Stuart Masterson (Watts), Lea Thompson (Amanda Jones), Craig Sheffer (Hardy Jenns), John Ashton (Cliff Nelson), Elias Koteas (Duncan), Molly Hagan (Shayne), Maddie Corman (Laura Nelson), Jane Elliot (Carol Nelson), Candace Cameron (Cindy Nelson), Chynna Phillips (Mia), Scott Coffey (Ray), Laura Leigh Hughes (Holly), Patricia Gaul (Señora Gale), Lee Garlington (Profesora de Gimnasia), Carmine Caridi (Guardia del Museo)
CINEMATOGRAFÍA
Jan Kiesser
BANDA SONORA
Stephen Hague, John Musser
DISTRIBUIDA POR:
Paramount Pictures
DURACIÓN
95 minutos

AMANDA JONES: “Creo que lo único que ven los demás en mi es un elemento decorativo. Yo les he seguido la corriente porque prefería estar con alguien aunque fuera por un motivo equivocado, que sola por uno correcto.”
KEITH NELSON: “Yo prefiero la soledad.”
AMANDA JONES: “No soporto la soledad.”
KEITH NELSON: “Nadie la soporta. Llegas a la conclusión de que no hay nadie ahí fuera para ti, es el fin. ¿No?”
AMANDA JONES: “No lo se.”
KEITH NELSON: “Yo llevo mucho tiempo esperando, todavía no he encontrado a nadie, pero lo encontraré.”

KEITH NELSON: “Mi futuro. Esta cajita es mi futuro, hasta el último centavo que he ganado en mi vida es para ti.”
AMANDA JONES: “No puedo aceptarlos.”
KEITH NELSON: “Tienes que hacerlo. Se que te gustan, vi que llevabas los de Shayne. ¿Te acuerdas?”
AMANDA JONES: “Esto no es normal, no tiene sentido.”
KEITH NELSON: “No tienes porque pedir nada prestado. Eres demasiado buena. ¿Por qué lloras?”
AMANDA JONES: “Me siento horrible por lo que estaba haciendo. Odio sentirme avergonzada. Odio mis orígenes. Odio ver como mis amigas reciben todo lo que desean. Me dejé vencer por ese odio y me revelé contra todo lo que creía. No tenía porque hacerlo, tú tampoco.”
KEITH NELSON: “Pues no lo vuelas hacer. No tienes porque, nunca más.”

CURIOSIDADES
Se trata de una de las famosas películas de adolescentes escritas por John Hughes en la década de 1980, aunque esta fue dirigida por Howard Deutch, que también había dirigido “La Chica de Rosa” del mismo escritor. Curiosamente, Martha Coolidge iba a ser la encargada de dirigir el film, pero esta abandonó el proyecto muy poco tiempo después de que la producción comenzara, con lo fue reemplazada por Deutch. Durante la película Deutch conoció a Lea Thompson, que interpretaba a Amanda Jones, y dos años más tardes ambos se casaron. Como era habitual, se le ofreció a Molly Ringwald que interpretara al personaje de Watts, pero esta se negó poniendo final a su larga lista de colaboraciones con John Hughes. Por otro lado el personaje de Keith Nelson fue diseñado para Eric Stoltz desde el principio, y este si aceptó el papel. Originalmente, Lea Thompson había rechazado el papel de Amada Jones, pero decidió aceptarlo después del fracaso de la película “Howard el Pato” donde había participado. De hecho había sido el propio Stoltz él que la había sugerido para dicho papel. Fue Martha Coolidge quien estuvo a punto de interpretar a Amanda, pero abandonó el proyecto antes de que comenzara a filmarse. Para el personaje de Hardy Jenns se había pensado contar con Kyle MacLachlan, pero fue reemplazado por Craig Sheffer. John Hughes descubrió a Elias Koteas, que se había presentado a las pruebas de otra de sus películas, y decidió que era el actor perfecto para interpretar al macarra Duncan.
Los nombres de los tres personajes protagonistas están relacionados con los Rolling Stones. Amanda Jones recibió el nombre basado en la canción titulada así, y que se puede escuchar durante la película. El personaje de Watts saca su nombre del batería Charlie Watts, y el personaje de Keith de Keith Richards. En una versión inicial del guión, Keith pedía matrimonio a Watts al final de la película, pero se decidió que esto era extremo teniendo cuenta que era una película de adolescentes en su último año de colegio.
Para la selección de los macarras de la pandilla de Duncan se hizo una selección entre varios jugadores de football de distintos colegios en el área donde se rodó la película. Esto fue debido a su enorme tamaño que lograban causar un efecto intimidador en contraste al resto de los actores.
El coche de Watts es un mini cooper modificado para poder ser conducido en Estados Unidos. Entre 1960 y 1967 solo se habían vendido diez mil de estos coches en el país, y la producción de los mismos finalizó. Aunque en la actualidad son coches muy populares, resultaba muy extraño ver uno en una película estrenada en 1987. De hecho el coche estaba en peores condiciones de lo que aparenta en la película, y tuvo que ser remodelado.

NOTA PERSONAL
Como ya he mencionado repetidas veces en este blog, soy un gran fan de las películas adolescentes de John Hughes en la década de 1980. “Una Maravilla con Clase” supuso el final del reinado de Molly Ringwald, pero a pesar de esto es una película elogiable. No solo trata las relaciones sentimentales de instituto, sino el inevitable clasismo que en ocasiones se encuentra en la estructura social del mismo.
Dentro de las relaciones románticas, la película rompe con un tópico del que si se pecó en “La Chica de Rosa”. En esta ocasión el chico no termina con la chica popular, dándose cuenta de que Watts, de su misma condición y clase, es la que siempre ha estado ahí, y a la que realmente quiere.
Toda la película circula alrededor de una noción que los personajes de Amanda y Keith discuten al final de la película. Este es el de estar acompañado por las razones equivocadas o solo por las correctas. Pocas veces se pueden apreciar moralejas de tanta importancia en películas dirigidas a un público adolescente, al que se le suele contentar con lo que estos esperan que ocurra, lo que es normalmente irreal. Dicha moraleja queda representada en Amanda, quien al final de la película termina sola, pero decide afrontar dicha soledad siendo fiel a motivos correctos.
También es destacable la actuación de una genial Mary Stuart Masterson, que tenía la difícil misión de reemplazar a la heroína de estas películas en los ochenta, Molly Ringwald. La actriz consigue construir a un personaje convincente, dura en el exterior, pero extremadamente frágil en el interior, que al mismo tiempo se mantiene fiel a sus principios, aunque estos puedan romperle el corazón.
Igualmente convincente resulta el trabajo de Eric Stoltz, que interpreta a un muchacho inadaptado pero sacrificado, dispuesto a sacrificarlo todo por los sueños que siempre ha sostenido. Se convierte de esta manera en el héroe de la clase trabajadora adolescente, pero con unos principios claros.
En definitiva, no me extraña que se haya convertido en película de culto, que no tiene nada que envidiar a comedias románticas de los últimos años.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Keith Nelson es el hijo mayor de una familia trabajadora, y un inadaptado en el instituto. Considerado miembro de la clase trabajadora, y por lo tanto no a la altura de los estudiantes más populares. Keith trabaja en una gasolinera y como mecánico, y tiene unas aptitudes sobresalientes para el arte. En su último año de instituto, su padre esta obsesionado con que escoja una buena universidad y estudie empresariales para convertirse en el primer miembro de la familia que tenga estudios universitarios, y que no tenga que lavarse las manos después del trabajo.
Keith se siente atraído hacia una compañera de colegio llamada Amanda Jones. Amanda es la chica más guapa del instituto, lo que la ayudado a integrarse con los chicos ricos del colegio, a pesar de pertenecer a una familia de clase baja. Keith la sigue a menudo a casa donde la observa con su novio Hardy Jenns, el chico más rico, más popular, y más impresentable del colegio.
La única amiga de Keith es Watts, otra chica de clase baja, que mantiene una actitud masculina, es aficionada a la batería, y sufre la ignorancia perpetua de su propia familia. En el colegio, el macarra Duncan tiende a poner a Keith en situaciones tensas, pero siempre logra salir adelante. Cuando Keith le comenta a Watts su atracción hacia Amanda, esta se muestra poco comprensiva no aceptando a Amanda, a la que considera niña rica por afinidad al grupo al que se ha juntado. Lo que Keith ignora es que su mejor amiga Watts siempre ha estado enamorada de él.
Keith comienza a darse cuenta de que Hardy engaña constantemente a Amanda con otras chicas del colegio. Amanda también comienza a darse cuenta de la infidelidad de su pareja, aunque tiende a seguir confiando en que así no sea. Cuando Hardy observa a Keith mirando a Amanda en la biblioteca, le hace una vista con esta en coche a la gasolinera, donde no duda en humillar al joven. Keith sigue intentando contactar con Amanda, y cuando esta es enviada a horas de castigo por saltarse la clase de gimnasia, Keith activa a propósito la alarma de incendios para ser castigado también. Sin embargo, Amanda es perdonada, y Keith se encuentra solo en la hora de castigo junto a Duncan y su pandilla. Por otro lado, esto ayuda a que Duncan y Keith terminen por entablar una buena amistad.
Finalmente una noche, Amanda se percata de las infidelidades de Hardy, y decide poner fin a la relación. Justo en ese momento, Keith la llama para hablar con ella y pedirle una cita. Despechada, Amanda decide aceptar la cita, y el rumor de dicho evento comienza a extenderse por todo el colegio. Keith comienza a ganarse el respeto de algunos compañeros, pero Watts se muestra celosa y abandonada por su amigo. A pesar de esto, le presta el coche para que pueda llevar a Amanda a casa. El coche decide no arrancar, pero Amanda le lleva en el coche de su amiga Shayne, que esta intentando por todos los medios que esta cancele la cita. Amanda decide seguir adelante con la cita, lo que irrita todavía más a Hardy que se enfrenta a Amanda en el vestuario de chicas, donde esta le rechaza definitivamente. Hardy la amenaza con que si persiste, terminara sola y marginada en el instituto.
Hardy procede a intentar establecer una amistad con Keith, al que le pide que después de su cita con Amanda ambos acudan a una fiesta que piensa dar en su casa. Hardy alega que desea seguir siendo amigo de Amanda, y que en el fondo llevaba tiempo deseando dejarla. Keith decide aceptar, y comienza los preparativos para la cita. Antes de esto, se reconcilia con Watts, que decide prestarle todo el apoyo necesario durante la mencionada cita. Keith se gasta todos sus ahorros para la universidad en unos pendientes para regalárselos a Amanda, pendientes que escoge Watts. La muchacha también decide ejercer de chofer para la pareja durante la velada. Finalmente, Watts le enseña a Keith como debe besar a Amanda, y durante el beso, Keith comienza a sentir su atracción hacia su amiga.
Sin embargo, durante una visita al centro comercial, la hermana de Keith escucha como Hardy planea darle una paliza a Keith cuando llegue a la fiesta. La chica advierte a su hermano, que a pesar de esto decide seguir adelante con la cita. Por su parte, las amigas de Amanda comienzan a ignorarla siguiendo las instrucciones de Hardy. La misma noche, el padre de Keith descubre que este se ha gastado sus ahorros para ir a la universidad. Keith se enfrenta a su padre haciéndole ver que la universidad nunca había sido su sueño, sino el convertirse en artista. También le explica que es un chico inadaptado, y que por una vez tiene la oportunidad de brillar con la chica que siempre le ha gustado, y que confié en él.
Keith acude a recoger a Amanda con Watts como chofer, y la lleva a cenar a un lujoso restaurante. Tras esto, la lleva al museo por la noche, que es abierto para la pareja gracias a que el vigilante es padre de Duncan, que ha logrado convencerle para que ambos lo visiten. Durante la visita, Keith le muestra a Amanda un cuadro que ha pintado de ella. Tras esto la lleva a un escenario de espectáculos, donde le regala los pendientes. Amanda admite que ha preferido estar acompañada por los motivos incorrectos, que sola por los correctos, y Keith le hace ver que no tiene porque seguir haciéndolo.
Tras esto, Keith decide que ambos acudan a la fiesta de Hardy, ya que tarde o temprano tendrá que hacerle frente. Hardy insulta a Amanda ante Keith que se abalanza sobre él, pero los amigos del matón rico le sujetan, y Hardy ordena que le lleven fuera para darle una paliza. Solo acepta no hacerlo, si Amanda esta dispuesta a suplicarle. En ese momento, Duncan y sus amigos llegan a la fiesta y Hardy se acobarda ante los macarras. Keith y Amanda abandonan la fiesta, pero no antes de que esta le propine dos sonoras bofetadas a su antiguo novio.
Fuera, Watts les entrega las llaves del coche, pues prefiere irse andando, y se disculpa ante Amanda a la que había juzgado mal. En ese momento, Keith se da cuenta de que siempre ha estado enamorado de Watts, y Amanda se percata de lo mismo. La joven le devuelve los pendientes alegando que en realidad no eran para ella, y le asegura que estará bien, y aprenderá a estar sola por las razones correctas. Keith corre hasta Watts, que ha roto a llorar, y la besa. Le entrega los pendientes alegando que su futuro le sienta muy bien, y la pareja se aleja sola en la noche.

ESCENA
Watts y Keith practican el beso que este tendrá que darle a Amanda, y las chispas surgen entre ambos. Esta en inglés pero se sigue bastante bien.

6 comentarios:

  1. Hoy vi esa película en el Cable... Super buena tu reseña y la película está bien padre! :)

    ResponderEliminar
  2. Amé con locura esta pelicula. Es una de esas que me ecantó tanto que terminé gritando como una loca de lo emocionada que estaba. Me gusta mucho tu reseña, es bastante explicita y me cayó muy bien ya que no la vi desde el comienzo, me aclaraste muchas cosas, gracias. De verdad que historias como estas hace falta verlas en la actualidad

    ResponderEliminar
  3. Preciosa película. Siempre me trae buenos recuerdos de aquellos maravillosos años 80's. Nunca pasarán de moda.

    Muy buen análisis de la peli Daniel. Te felicito.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena la reseña. La ví después de 27 años y la disfruté como pocas, de verdad COMO POCAS! Excelentes los personajes y los actores; no es decirlo de dientes para afuera. Eric Stoltz como el joven artista introvertido, pensante y con cierto complejo de inferioridad, Mary Stuart Masterson, lo mejor, difícil no enamorarse de ella. Lea Thompson con otra faceta que no es Mcfly y que hipnotiza en las regaderas. A Craig Sheffer, se la compro como detestable y poco hombre. Y uno de mis personajes secundarios de todos los tiempos el que interpreta Elias Koteas, quien mostraba una capacidad actoral con gestos y reacciones que generan desde miedo risa y ternura. Así deberían ser todos los malos en la vida real, que de cuando en cuando se pongan del lado de los buenos. El soundtrack es fenomenal. Saludos desde México

    ResponderEliminar