- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 9 de enero de 2019

ASTÉRIX Y LA SORPRESA DEL CÉSAR

FECHA DE ESTRENO
11 de Diciembre de 1985
TITULO ORIGINAL
Astérix et la Surprise de César
DIRECCIÓN
Gaetän Brizzi, Paul Brizzi
PRODUCCIÓN
Yannik Piel
GUION 
Pierre Tchernia
Basado en el trabajo de René Goscinny y Albert Uderzo
REPARTO
Roger Carel (Astérix), Pierre Tornade (Obélix), Pierre Mondy (Cayo Obtusus), Serge Sauvion (Julio César), Henri Labussière (Panorámix), Roger Lumont (Decurión Romperadius), Michel Barbey (Centurión Vapetimus), Séverine Morisot (Falbalá), Danielle Licari (Falbalá cantando), Patrick Préjean (Decurión Superbus), Jean-Pierre Darras (Abraracúrcix), Pierre Tchernia (Terminus), Henri Poirier  (Centurión en África), Thierry Ragueneau (Tragicómix), Philippe Dumat (Farfelus), Yves Barsacq (Ordenalfabetix), Guy Piérauld (Edadepiedrix), Michel Gatineau (Bandido del Desierto), Nicolas Silberg  (Anunciante de regalos)
CINEMATOGRAFÍA
Inaplicable
BANDA SONORA
Vladimir Cosma
DISTRIBUIDA POR:
Gaumont
DURACIÓN 
79 minutos
PRECEDIDA POR:
SUCEDIDA POR:
Astérix en Bretaña

OBÉLIX: “¿Has visto? Esto está lleno de romanos.”
ASTÉRIX: “No los toques. De momento son nuestros amigos.”
OBÉLIX: “¿Qué los romanos son amigos nuestros?”
ASTÉRIX: “Sí, porque ahora somos romanos.”
OBÉLIX: “Entonces somos los amigos de nuestros enemigos. Explícamelo Astérix.”
ASTÉRIX: “Ahora no tengo tiempo, vamos a ayudarlos.”

OBÉLIX: “¿Es un amigo?”
ASTÉRIX: “No, es un enemigo.”
OBÉLIX: “¿Pero no somos romanos?”
ASTÉRIX: “No, ya no. Está muy claro.”

OBÉLIX: “Dime Astérix. ¿Estos tipos son amigos nuestros?”
ASTÉRIX: “Yo creo que no, Obélix.”
OBÉLIX: “Bueno, la verdad es que no entiendo nada. En la Galia eran enemigos, en África nuestros amigos, tal vez Julio pueda explicármelo.”

CURIOSIDADES
Se trata de la cuarta película animada de Astérix. La historia es una adaptación que combina las tramas de los libros “Astérix Legionario” (1967) y “Astérix Gladiador” (1964). Por primera vez, la película contó con una canción temática titulada “Astérix est là” compuesta e interpretada por Plastic Bertrand. También se publicó un libro con fotogramas de la película. Sin embargo la película se centra más en la trama de “Astérix Legionario” pasando muy por encima de la trama del segundo libro. La película contiene varios anacronismos. El Coliseo se construyó durante la época del Emperador Vespasiano, más de un siglo después de la muerte de Julio César. De hecho se muestra a Obélix como responsable de su parcial destrucción al verse distraído por Falbalá. 
Se puede ver a Panorámix cultivando una planta de tomate, que no llegó a Europa hasta el descubrimiento de América dieciséis siglos más tarde.
Esta fue la primera ocasión en la que Pierre Tornade dobló al personaje de Obélix, sustituyendo a Jacques Morel y renunciando a doblar a Abraracúrcix, al que había doblado hasta entonces. El personaje de Julio César había sido doblado por un actor sin acreditar en la primera película, por Jean Paredes en la segunda y por Jean Martinelli en la tercera. En esta ocasión fue tarea de Serge Sauvion. El personaje del Decurión Superbus está inspirado en el personaje de Cienciainfus que aparecía en el libro “Astérix en Córcega” (1973). El Centurión Terminus está inspirado en el Centurión que aparece en el mismo libro, y a su vez es una caricatura de Pierre Tchernia, que se encargó de crear el guion de esta película. De hecho Tchernia había sido caricaturizado en numerosas ocasiones por Goscinny y Uderzo, debido a que era un buen amigo de ambos. La película describe a Falbalá como sobrina del jefe Abraracúrcix, mientras que en “Astérix Legionario” era presentada como la hija de un tal Platanix. 
En el libro es solo Tragicómix quien resulta capturado, provocando que Astérix y Obélix acudan a rescatarle mientras Falbalá aguarda en la aldea. Sin embargo en la película se optó por que la pareja fuera capturada.

NOTA PERSONAL
Debo comenzar señalando que “Astérix Legionario” es uno de mis libros favoritos, lo cual genera unas expectativas altas en relación a la película. También debo señalar que la película me gusto bastante, aunque no se encuentre entre mis favoritas. Y es que el mayor problema es la falta de necesidad de combinar dos libros para realizar la película, sobre todo porque apenas se pasa por encima del entrenamiento de gladiador de “Astérix Gladiador”, para llegar a la mítica escena del circo… erróneamente traslada al Coliseo. Esto último me pareció un error garrafal e innecesario, considerando que los libros respetaban considerablemente la historia. Por otro lado no me pareció mal que se decidiera que tanto Tragicómix como Falbalá resultaran hechos prisioneros, y casi le otorgaba un grado más realista de peligro. 
Lo más negativo es que apenas se aborda el entrenamiento como legionarios, que es lo más mítico del mencionado libro. Es lo que me pareció más frustrante considerando que la película no llega a la hora y media de duración, aborda otro libro y nos regala la ridícula escena de Idéfix enfrentándose a ratas por la cantimplora de Poción Mágica. El grupo internacional de legionarios siempre me ha parecido una de las mayores genialidades de toda la saga, y fue una pena que no se aprovechara. A pesar de estos detalles, la película sigue resultando divertida, y se podía advertir una considerable mejoría en la animación. Esto no es sorprendente ya que “Las Doce Pruebas” (1976) se había estrenado nueve años atrás.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Astérix y Obélix salen a pasear por el bosque, cuando se cruzan con la atractiva Falbalá. Obélix queda embelesado y choca con un árbol derrumbándolo con Panorámix entre sus ramas. 
Obélix vuelve a colocar el árbol en su sitio y continúa la caza con su buen amigo. Mientras tanto, Roma está celebrando la exitosa campaña de conquistas de Julio César, que es honrado con regalos procedentes de todo el Imperio Romano. Cayo Obtusus está organizando la fiesta en honor de César, que le advierte que si la fiesta fracasa acabará en el foso de los leones. Sin embargo los regalos llegan de todos los lugares del Imperio, excepto de la pequeña aldea gala que resiste al invasor.
En la aldea gala, Obélix cada vez está más prendado de Falbalá, y Astérix se percata de que su amigo actúa de una forma inusual. Se siente melancólico y ni siquiera ha querido comer su tercer jabalí. Astérix acude a Panorámix, que decide acudir a examinarlo. El sabio druida no tarda en darse cuenta de que Obélix está enamorado de Falbalá, sobrina del Jefe Abraracúrcix, decide presentarles inmediatamente. A Idéfix no le hace mucha gracia y se siente celoso, mientras que Panorámix explica que no existe remedio o poción para el mal de amores. Al día siguiente, Astérix le recomienda a Obélix que intente conquistarla haciéndole un bonito regalo. 
Obélix escoge su menhir más bonito, pero Astérix le hace ver que no es un regalo adecuado para una chica, y que unas flores serían lo más adecuado. Mientras Obélix recoge flores por el bosque se encuentra con un nuevo decurión entusiasta que desoye las recomendaciones de su Centurión, e intenta arrestarle. Obélix le envía de regreso al campamento de un golpe y regresa a la aldea para regalarle las flores a Falbalá. Sin embargo justo en ese momento regresa Tragicómix, un atractivo muchacho que resulta ser el prometido de Falbalá. Ante esto, Obélix se lleva un enorme disgusto.
Mientras Tragicómix y Falbalá pasean por el bosque, son atacados por el Decurión y sus legionarios. Al no llevar Poción Mágica son capturados, pero Idéfix observa lo ocurrido y lleva una cita de Falbalá ante Astérix y Obélix. Los galos se dan cuenta de que sus amigos han sido capturados y Panorámix se dispone a preparar Poción Mágica. En el campamento romano el Centurión se enfurece con el Decurión, ya que los dos prisioneros provocaran un ataque de los galos. 
De esta forma decide enviar al Decurión y sus prisioneros a la Legión Extranjera. En la aldea Panorámix distribuye su Poción Mágica y los galos acuden a atacar el campamento. Los romanos son derrotados de forma humillante, y el Centurión revela que los prisioneros han sido enviados a Condate, de camino a la Legión Extranjera.
Astérix y Obélix llegan a Condate, donde localizan las oficinas de la Legión tras interrogar a una patrulla a la que Obélix vapulea. Una vez allí Astérix descubre que Falbalá y Tragicómix van camino de África. La única forma de llegar hasta ellos es enrolarse en la Legión. Los dos amigos galos se alistan junto a un pintoresco grupo de reclutas procedentes del todo el Imperio Romano. Los reclutas son bastante extravagantes y el Decurión Romperadius se viene abajo, incapaz de meterlos en vereda. Astérix y Obélix tampoco dudan en imponer ciertos cambios, al mostrarse descontentos con la comida. No dudan en propinarle una paliza al cocinero para que cambie de actitud, y a partir de entonces comienza a preparar platos de su gusto. 
La instrucción es igualmente caótica, sobre todo porque Astérix y Obélix se niegan a seguir los métodos convencionales. A pesar de esto, el Decurión Romperadius lleva a los reclutas hasta la ciudad de Masilia, donde cogen un barco que les llevará rumbo a África.
Mientras tanto Falbalá y Tragicómix se han convertido en esclavos en un campamento del Sahara, bajo las órdenes del Centurión Vapetimus. Cuando éste intenta sobrepasarse con Falbalá, Tragicómix acude a su rescate y ambos escapan del campamento adentrándose en el desierto, donde los romanos están seguros que no sobrevivirán. Poco después los reclutas entre los que se encuentran Astérix y Obélix llegan al campamento del Centurión Vapetimus. Allí descubren que Tragicómix y Falbalá han escapado, por lo que deciden desertar derribando la empalizada del campamento y adentrándose también en el desierto. Mientras tanto Tragicómix y Falbalá son localizados por una caravana de mercaderes de esclavos, que deciden venderlos a los romanos. 
La pareja de enamorados es enviada a Roma, donde Cayo Obtusus los adquiere al traficante Farfelus, que acaba por regalárselos al ser chantajeado. En el desierto, Astérix y Obélix se encuentran con la caravana de mercaderes de esclavos, a los que vapulean cuando intentan capturarles. Al descubrir lo que ha sucedido con Falbalá y Tragicómix, los dos amigos galos se dirigen a Roma.
Cayo Obtusus le comunica a César que el Coliseo estará listo el día previsto de su conmemoración. También le comunica que posee dos prisioneros procedentes de la aldea de los galos irreductibles. César envía a la pareja a las mazmorras del Coliseo, decidiendo que serán entregados a los leones el día de su conmemoración. Por la noche, Falbalá canta de forma melancólica, ante su inminente destino. Astérix y Obélix llegan a Roma, donde encuentran al mercader Farfelus, que les revela que Cayo Obtusus los adquirió y que podrán encontrarle en los baños. Astérix y Obélix acuden a los baños donde propinan una paliza a los guardaespaldas de Cayo Obtusus. 
Este queda impresionado al contemplar el enfrentamiento y ordena a sus hombres que los capture para convertirles en gladiadores para la Conmemoración del César. Tras una pequeña discusión con Obélix, Astérix decide marcharse y se olvida de su Poción Mágica. Por este motivo es fácilmente capturado por los hombres de Obtusus, que no logran hacerse con Obélix. La cantimplora de Poción Mágica es arrojada al sistema de canales, pero Idéfix corre a recuperarla, cayendo en las alcantarillas. Allí el pequeño perrito se enfrenta a unas ratas que se han hecho con la cantimplora, pero todos caen por un pozo. Durante una tormenta, la celda en la que Astérix se encuentra comienza a ser inundada, pero Obélix llega a tiempo de rescatarle a tiempo.
Astérix y Obélix se acercan al Coliseo donde escuchan los cantos de Falbalá, y un pobre les explica que es una de los dos prisioneros galos que serán entregados a los leones en la Conmemoración del César. 
Como el Coliseo está demasiado custodiado, por lo que Astérix y Obélix deciden convertirse en gladiadores, y se presentan ante Cayo Obtusus para ser reclutados. Curiosamente se vuelven a encontrar con Romperadius, que harto de la legión se ha convertido en el capataz encargado de entrenar a los gladiadores de Obtusus. Frustrado de nuevo por la actitud de los galos, Romperadius se marcha para solicitar su retiro de forma inmediata. Mientras tanto, Idéfix ha logrado sobrevivir y salir de las cloacas con la cantimplora de Poción Mágica.
Llegado el día de la Conmemoración de César, los juegos dan comienzo en el Coliseo. Los juegos comienzan con un desfile de los esclavos procedentes de todo el Imperio Romano, demostrando el poder de Julio César. Tras esto tiene lugar una Carrera de Cuadrigas, pero el conductor galo no está disponible por lo que Astérix y Obélix ocupan su lugar. 
César observa lo poco ortodoxo que es que dos hombres conduzcan una cuadriga, pero esto no impide que Astérix y Obélix se hagan con la victoria. Tras esto salen a la arena los gladiadores, y los galos provocan que el enfrentamiento resulte más bien cómico y no mucho del agrado del César. Este se enoja con Cayo Obtusus, que asegura que el número de los leones será espectacular, pues las fieras están hambrientas. Idéfix logra alcanzar a Astérix y Obélix con la Poción Mágica justo a tiempo. Astérix se la arroja a Tragicómix que logra derrotar a los leones con la ayuda de sus rescatadores son problemas. Durante el enfrentamiento parte del Coliseo se derrumba y César declara que el programa ha sido en verdad excepcional. Como recompensa Astérix solicita la liberación de Tragicómix y Falbalá, y Julio César le concede ese deseo.
Al grupo regresa a la aldea a celebrar el habitual banquete donde Abraracúrcix da un cómico discurso. Agradecida, Falbalá besa a Astérix que se retira en un estado melancólico a un árbol cercano, mientras que por una vez el bardo Asurancetúrix disfruta del banquete.

ESCENA
Siempre me ha encantado esta escena homenaje al cómic “Astérix Legionario”, que siempre ha sido mi favorito.

1 comentario:

  1. Esta es mi película favorita de Astérix y es porque sale la bella Falbala uno de mis personajes favoritos de Astérix, aunque siempre me dió pena incluso me pareció cruel que el pobre Obelix no fuera correspondido por su amor platónico ya que estaba prometida con el guapo y fornido Tragicomix.
    Las escenas de Astérix y Obelix en el ejército de la legión y después como gladiadores en el circo romano son desternillantes.
    La idea de adaptar dos libros de Astérix en una sola película se volvería a repetir después en la película de Astérix y el golpe del menhir.

    ResponderEliminar