- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

sábado, 19 de enero de 2008

TRILOGÍA DE NUEVA YORK

TITULO ORIGINAL
Torch Song Trilogy
AÑO DE ESTRENO
14 de Diciembre de 1988
DIRECTOR
Paul Bogart
PRODUCTORES
Howard Gottfried, Ronald K. Fierstein
GUION
Harvey Fierstein
REPARTO
Harvey Fierstein (Arnold Beckoff), Anne Bancroft (Señora Beckoff), Matthew Broderick (Alan Simon), Brian Kerwin (Ed Reese), Karen Young (Laurel), Eddie Castrodad (David), Ken Page (Murray), Charles Pierce (Bertha Venation), Axle Vera (Marina del Rey), Benji Schulman (Joven Arnold Beckoff), Lorry Goldman (Phil Beckoff), Edgar Small (Jacob Beckoff), Bob Minor (Gregory), Byron Deen (Roz)
CINEMATOGRAFÍA
Mikael Salomon
BANDA SONORA
Peter Matz & Allan K Rosen
DISTRIBUIDA POR:
New Line Cinema
DURACIÓN
120 minutos

DAVID: "Tengo veintiún años, mucho éxito, y aún cuando conozco a un tío, me echa un vistazo y solo quiere sexo."
ARNOLD: "Yo cuando conozco a un tío me echa un vistazo y lo único que quiere que es conversación."
DAVID: "No todos los tíos…"

ARNOLD: “Hay algo más que quiero que comprendas. He aprendido solo a coser, a cocinar, reparar cosas, a hacer muebles, e incluso he aprendido a darme ánimos yo solo, para así no tener que pedirle nada a nadie. Yo no pido nada de nadie excepto amor y respeto, y aquel que no pueda darme esas dos cosas no tiene sitio en mi vida. Tú eres mi madre, te quiero, de veras, pero si no puedes respetarme no tienes nada que hacer aquí.”

CURIOSIDADES
El origen de la película se remonta a una colección de tres obras de teatro escritas por Harvey Fierstein, y estrenadas el 15 de enero de 1982. Cada obra es un acto de una única trilogía que queda completada tras sucesión. Las obras fueron: “Semental Internacional”, “Fuga en la Guardería”, y “¡Viudas y Niños Primero!”.
Esa Trilogía en el titulo de la adaptada película hace referencia al viaje de Arnold en sus relaciones con los hombres en tres etapas concretas de su vida. La primera se basa en su primer amante Ed, un bisexual que termina por abandonarle para casarse. La segunda narra su encuentro con el que será el amor de su vida, Alan. Y sobre el tercero hay distintas opiniones, hay quien piensa que es su hijo adoptivo David (yo sigo esa teoría), y hay quien cree que se refiere a su regreso con Ed. También se interpreta ese tercer acto como aquel en que hay que atar todos los actos inconclusos. Solucionar los problemas con Ed, pero sobre todo con su madre. Como bien le dice el personaje de Bertha, ya lo ha conseguido todo en la vida, excepto encontrar a alguien que escoja cuidar de él.
En 1988 Fierstein adaptó la obra de teatro a esta versión cinematográfico que necesitó de amplios cortes en el argumento original. De hecho había que reducir tres obras de teatro completas a una sola película. Para no necesitar hacer mención de le epidemia de VIH que empezó a tomar lugar a finales de los ochenta, Fierstein retrasó el marco temporal del transcurso de la acción a una década antes. De esta manera, los acontecimientos de la película transcurren desde 1971 hasta 1980. Esto no fue casualidad. Fierstein consideraba que los finales de los ochenta eran el mejor momento para el proyecto. Bajo su opinión la sociedad solo veía a la comunidad homosexual como una población de riesgo, ante la epidemia del SIDA, y la película era un buen modo de mostrar otros aspectos, siempre humanos, y aliviar las grandes tensiones que se estaban viviendo. Llego a decir: “Si todas las personas gay de este país, acudieran a ver la película, se convertiría en un record de taquilla. A menudo nos olvidamos de cuantos somos.”
La película tiene grandes dosis autobiográficas, pues Fierstein narraba sus experiencias personales como hombre gay. Procedía de una familia judía, había salido del armario a la edad de trece años, y a actuar como Drag Queen en los clubs de Manhattan a la temprana edad de quince años.
Originalmente Mathew Broderick se negó a interpretar el papel de Alan. Hay que entender que en los ochenta todavía suponía un riesgo considerable aventurarse a interpretar el papel de un hombre homosexual para la carrera de cualquier heterosexual. Tate Donovan fue contratado para interpretar dicho papel, pero cuando Broderick cambió de opinión, Donovan fue despedido en el acto.
Fierstein creó específicamente el papel de Bertha Venation para hacer mención especial al papel del transformista Charles Pierce. El rodaje no estuvo carente de conflictos, y uno de los residentes que vivía puerta con puerta, al lado de la casa del personaje Arnold, no había cedido su permiso para rodar en aquel lugar. El equipo se tuvo que enfrentar con suma paciencia a los constantes saboteos del vecino, que ponía música a todo volumen cada vez que el director gritaba “acción”.
La idea de la escena del bar con cuarto oscuro vino de los dueños de un local de esas características. El bar se llamaba “International Bar”, pero tras adquirir notoriedad tras la película en la comunidad gay, cambió su nombre por “International Stud”, titulo de la primera de las obras de teatro de la Trilogía original.
La interpretación de Arnold por parte de Harvey Fierstein le hizo merecedor del Tony Award de Nueva York al mejor actor en una interpretación dramática.

NOTA PERSONAL
Si tengo que elegir una película de temática gay como mi favorita, sin duda se trata de esta. Recuerdo perfectamente la primera vez que vi esta película. Acababa de salir del armario, y en mi suma ingenuidad e inocencia pensé que con semejante acto de auto confirmación, todas mis dificultades habían llegado a su fin. Como es natural se abría un mundo completamente nuevo ante mi, y una de las primeras cosas que comencé a hacer fue alquilar cualquier película de temática gay que encontrase. “Trilogía de Nueva York” fue de las primeras, y me llegó al corazón de una manera especial.
El personaje de Arnold resulta entrañable como un hombre homosexual, tierno dedicado a sus amigos, que lucha por hacerse un hueco en la vida tanto a nivel profesional, como sentimental. Su buen corazón triunfaba ante los desesperantes obstáculos que se le presentaban. Creo que hay pocos personajes en el cine de temática gay que merezcan más el calificativo de héroes de película como el de Arnold.
Arnold representa lo que yo denominaría como un héroe gay, que es fiel a sus principios y sueños a pesar de las dificultades que suponía salir del armario en un tiempo en que las cosas no resultaban tan fáciles como ahora. La película también es brillante por conseguir que el espectador entienda ambos puntos de vista, tanto el de Arnold, como el de su madre.
Pero sobre todo, me sobrecogió en personaje de su madre, interpretado por la genial Anne Bancroft. Arnold luchaba, ante cualquier otra cosa, por el cariño de su tradicional madre judía. Aunque la película no acaba con una resolución de ese conflicto madre e hijo, si nos entregaba lo que podía ser interpretado como un primer paso a la reconciliación. Otro aspecto que me hizo sentirme identificado fue la extraña situación en la que resulta tener problemas para aceptar a su hijo gay es la madre y no el padre. El personaje de la madre es temperamental pero si se analiza es comprensible. Tenemos a la clásica madre que no puede aceptar la homosexualidad de su hijo, pero intenta combinar este problema con el hecho de le quiere en todo momento. Como ella mismo reconoce en uno de los sublimes diálogos de la película, Arnold tiene un corazón de oro.Todos los actores realizan una soberbia labor, no creo que haya ni uno solo que flaquee. Cada uno de los personajes es todo un mundo e invita al espectador a analizar, para entender de donde vienen, y por qué sienten como sienten. Matthew Broderick realiza un gran trabajo como el adorable Alan en busca del amor verdadero, y la buena química con Fierstein es evidente.
En conjunto es una película atemporal acerca de la superación de los problemas, y de la fidelidad de la gente con sus principios. No cae en los clásicos clichés ni presenta a los cuerpos perfectos que invaden la temática de hoy en día, mostrando un ambiente común y con el que el espectador puede identificarse. A día de hoy no encontrado otra que la supere, y no cejo en recomendarla.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Arnold Beckoff, es un hombre gay de origen judío, que trabaja como transformista en la ciudad de Nueva York. Mientras intenta descubrir el verdadero significado del amor, lucha al mismo tiempo por el respeto de su familia judía, que a pesar de quererle, no logra aceptar su “condición” homosexual.
Una noche después del trabajo, Arnold acaba en un bar con cuarto oscuro con un amigo, que pronto desaparece. En ese momento se le acerca Ed, un atractivo profesor de escuela y el flechazo es instantáneo. Tras pasar una noche juntos, ambos inician una relación sentimental en la que Arnold pone toda su ilusión, a pesar de que Ed nunca le presenta a ninguno de sus amigos. Eventualmente, Arnold descubre que Ed esta viendo a una mujer, siendo este bisexual, y al ser descubierto este le abandona alegando que no puede llevar la vida que Arnold espera de él.
El tiempo transcurre, y una noche en la que Arnold esta actuando, sufre las vejaciones de un grupo de heterosexuales entre el público. La situación acaba en una pelea, y un muchacho gay incluido en el grupo de los groseros se desmaya. Arnold le lleva a casa para que pueda pasar la noche, y a la mañana siguiente, después de explicarle que no ha ocurrido nada de lo que pueda arrepentirse, y después de descubrir que su nombre es Alan, ambos se despiden.
Pero el daño esta hecho pues Alan, que trabaja como modelo se ha quedado prendado de Arnold y le empieza a seguir a todas partes. Arnold huye de el pues no esta dispuesto a que rompan su corazón una vez más, y la diferencia de edad entre ambos le hace dudar que dicha relación pueda funcionar. Aparte de estos problemas, Arnold lo encuentra excesivamente atractivo para él, ya que el muchacho es un modelo. Alan llega a acorralarlo en el probador de una tienda de vestidos cutres de fiesta, donde Arnold cede de la siguiente manera: “Dos cosas deben quedar claras; una, quiero hijos; y dos, si alguien pregunta, de los dos yo soy el guapo.” La relación entre ambos consigue funcionar, ya que Allan encuentra en Arnold el afecto que le había sido a menudo negado, ya que la mayoría de la gente le entraba con la intención de mantener simples relaciones sexuales sin compromiso.
La mujer de Ed entra en escena para invitar a ambos a pasar un fin de semana a la casa de campo que tienen. Alan se acuesta con Ed debido a la curiosidad que tiene por ser este el primer amor de su pareja. Alan le explica lo ocurrido a Arnold, lo cual resulta en una crisis entre la pareja, que los dos logran superar.
Ambos comienzan los trámites para acoger a un muchacho adolescente gay. Una de las grandes noches de Arnold, tiene lugar cuando Alan le dedica una canción por la radio. Ambos coinciden en ese punto romántico. Finalmente, llega la notificación de que se les va a asignar un adolescente homosexual a su tutela. Para poder hacer un buen trabajo, la pareja se traslada a un apartamento más amplio. La misma noche en la que se mudan, Alan baja a la calle para descubrir que una pandilla le esta dando una paliza a un joven en un callejón. Al acudir al lugar sin ayuda de nadie, Alan es asesinado intentado detener dicho acto vandálico. Arnold baja a la calle al oír el revuelo de las sirenas de policía, a tiempo para contemplar como la ambulancia se lleva el cuerpo de su pareja.
La historia se traslada a unos años después. Ed vive en casa de Arnold, durmiendo en el sofá, y David es el adolescente gay que vive bajo la tutela de Arnold. David tiene problemas en el colegio, pero se puede apreciar que la influencia de Arnold le esta convirtiendo en un buen chaval, y que le ha tomado cariño. Al mismo tiempo, Arnold ha abierto un local de transformismo. Lo ha logrado todo en la vida, solo le falta una pareja. Ed ha fracasado en su matrimonio y desea volver con Arnold que como es natural tiene serias dudas.
La situación se complica con la visita de la madre de Arnold que se queda anonadada al descubrir que su hijo ha adoptado a un chaval de quince años. Por otro lado, cuando madre e hijo visitan el cementerio, esta se queda indignada al verle rezar en la tumba de Allan. La relación entre ambos llega hasta el complicado punto en el que Arnold le dice a su madre: “Solo he exigido dos cosas del prójimo en mi vida, amor y respeto, si no tu puedes ofrecerme ambas, no tienes cabida en mi vida”.
A la mañana siguiente antes de marcharse, su madre empieza a darse cuenta de las dificultades por las que su hijo ha pasado, y le llega a decir que si hubiese acudido a ella cuando Alan había muerto, ella le hubiera ofrecido consuelo. También le explica que hay eventos en la vida que nunca se superan (este es mi moto a fecha de hoy), pero con los que se aprende a vivir, ya que la superación absoluta incluye el olvido, y no es bueno olvidar del todo. Primero le pregunta si ha sido capaz de olvidar a Alan, y Arnold le dice que no. Le pregunta si ama a Ed también, y este afirma que si, a pesar de que es muy diferente de Alan, y el cariño que siente es también diferente. La mujer le explica debe seguir adelante, sin olvidar el pasado, y le recuerda la enorme responsabilidad que tiene al cuidar ahora de David, antes de desaparecer por la puerta.
En ese momento, Arnold escucha en la radio una canción dedicada a él de parte de su hijo adoptivo. Al querer hacérselo saber a su madre, se da cuenta de que esta se ha marchado, pero al asomarse por la ventana, logra despedirse de ella con un gesto amable, mientras su madre coge un taxi. De esta forma todos los lazos inconcluso en la vida de Arnold quedan zanjados, para que pueda seguir con su vida.

ESCENA
Alan no se rinde e insiste hasta convencer a Arnold para que acceda a comenzar una relación seria con él.

1 comentario:

  1. me encanta esta pelicula desde que la vi en su momento.
    en estos dias la estan poniendo en tcm, la he podido conseguir pues tenia una copia en vhs que se veia muy mal, estoy muy contento de tenerla y siempre que la veo no puedo evitar emocionarme. si quieres decirme algo estoy en sevilla. me llamo fran. byrsys@gmail.com un abrazo desde el sur.

    ResponderEliminar