- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 26 de noviembre de 2008

ASESINATO EN EL ORIENT EXPRESS

FECHA DE ESTRENO
24 de Noviembre de 1974
TITULO ORIGINAL
Murder on the Orient Express
DIRECTOR
Sidney Lurnet
PRODUCTORES
John Brabourne
GUION
Paul Dehn & Anthony Shaffer
Basado en la novela de Agatha Christie
REPARTO
Albert Finney (Hercule Poirot), Lauren Bacall (Harriet Belinda Hubbart), Sean Connery (Coronel Arbuthnott), Ingrid Bergman (Greta Ohlsson), Michael York (Conde Rudolf Andrenyi), Vanessa Redgrave (Mary Debenham), Jacqueline Bisset (Condesa Elena Andrenyi), Richard Widmark (Rachett / Cassetti), John Gielgud (Edward Beddous), Anthony Perkins (Hector McQueen), Martin Balsam (Bianchi), Rachel Roberts (Hildegarde Schmidt), Wendy Hiller (Princesa Natalia Dragomiroff), Denis Quilley (Gino Foscarelli), Colin Blakely (Cyrus Hardman), Jean-Pierre Cassel (Pierre Michel), George Coulouris (Doctor Constantine)
CINEMATOGRAFÍA
Geoffrey Unsworth
BANDA SONORA
Richard Rodney Bennett
DISTRIBUIDA POR:
EMI Films & Paramount Pictures
DURACIÓN
128 minutos
 
HARRIET HUBBART: “Estuve cerca de su asesino.”
BIANCHI: “¿Quiere decir que vio usted al hombre, que puede identificar al asesino?”
HARRIET HUBBART: “No quiero decir nada de eso. Quiero decir que anoche había un hombre en mi departamento, estaba muy oscuro y yo tenía los ojos cerrados por el miedo.”
BIANCHI: “¿Entonces como sabe que era un hombre?”
HARRIET HUBBART: “Porque he tenido relaciones muy íntimas con mis dos maridos.”
BIANCHI: “Con los ojos cerrados.”
HARRIET HUBBART: “Eso ayudaba.”
 
BIANCHI: “¿Me permite que le presente al gran investigador Hercule Poirot?”
PRINCESA DRAGOMIROFF: “Hildegarde solía leerme muchos de sus casos en los periódicos, pero últimamente se lo he prohibido. Hoy en día es la única literatura que me mantiene despierta, y por encima de todo yo necesito conciliar lo que llamo mi sueño de belleza.”
 
CURIOSIDADES
Agatha Christie se había mostrado hasta la fecha en contra de toda adaptación cinematográfica de sus novelas, considerando que ninguna había logrado hacer justicia a las mismas. Por estos motivos después de muchas versiones fallidas de los años sesenta se negó en rotundo a vender los derechos de su trabajo para futuros proyectos. Nat Cohen intercedió en nombre del productor John Brabourne intentando que Christie les cediese permiso para su proyecto de “Asesinato en el Orient Express”. Fue necesaria la ayuda de Louis Mountbatten, miembro de la familia real Británica, para convencerla.
Agatha Christie accedió a vender los derechos, e incluso vio la película calificándola como una adecuada adaptación, a la que puso una objeción. El bigote de Hercule Poirot, no estaba logrado, ya que ella había dejado claro en todas sus novelas, que este era un rasgo siempre perfecto del personaje.
Sin embargo calificó a Albert Finney como el mejor Poirot representado en el cine. Dos años después, la afamada escritora fallecía.
El eslogan de la película fue: "el mayor reparto de personajes sospechosos que hayan sido involucrados en un asesinato". Esto hacía referencia al impresionante reparto que se había reunido para el proyecto, cuyo inmenso presupuesto fue dedicado en particular al afamado reparto. Por supuesto en los años setenta ya no existía el Orient Express, pero el equipo lo diseño a escala real basándose en vagones que se encontraban en distintos museos, la mayoría en Bélgica. Sin embargo si se utilizó la verdadera locomotora en varios planos, aunque esta no pudo viajar demasiado tiempo debido a la inactividad, y riesgo sobre la misma.
Mucho se giró en torno al reparto. Ingrid Bergman fue la primera opción para interpretar a la Princesa Dragomiroff, pero declinó a favor del personaje de Greta Ohlson, lo cual probó ser todo un acierto cuando su interpretación le hizo ganar el Oscar de la Academia a la mejor Actriz de reparto.
El único de las seis nominaciones que recibió la película, y que curiosamente se basa en el interrogatorio del personaje a manos de Poirot. Albert Finney fue la tercera opción para interpretar a Poirot, siendo las dos primeras Alec Guinness y Paul Scofield, que no estaban disponibles en ese momento. Finney fue nominado a mejor actor, pero no logró hacerse con la estatuilla que fue a parar a Art Carney aquel año.
Realizar la película dentro de estrechos vagones supuso una complicación particular, forzando a realizar infinidad de ángulos y puntos de vista para hacer creíble la acción en un espacio tan comprimido. La escena más complicada resultó ser la final en la que Poirot expone la solución del caso. Esto se debía de nuevo a lo estrecho del vagón, y la presencia de dieciséis personajes que debían estar presentes en la escena.
La película fue todo un éxito, mayormente por la ostentosa reunión de las mayores estrellas de Hollywood en un mismo proyecto, estilo que se intentó reutilizar en repetidas ocasiones a partir de entonces. Al mismo tiempo resucitó en interés en el cine detectivesco.
Muchos proyectos basados en obras de Agatha Christie comenzaron a surgir a partir de entonces, el más popular de ellos fue “Muerte en el Nilo”, en el que Peter Ustinov heredó el papel de Poirot, pero ninguno logró repetir el impresionante éxito del primero.
 
NOTA PERSONAL
Ya no se realizan películas de este estilo, en las que se presta más atención a las excepcionales interpretaciones del reparto más que a los efectos de la misma. Y es que “Asesinato en el Orient Express” es ante todo una reunión de los mayores intérpretes de la época. Cada vez que uno cree ver una escena de inmejorable labor interpretativa, esta se sucede con otra que resulta igualmente calificable. Todos los personajes están logrados a la perfección y resultan creíbles al cien por cien.
El estilo de la película le sumerge a uno en el misterio que la rodea, y no puedo si no sentir pena por aquel que con anterioridad hubiera leído el libro antes de verla. La mayoría de las películas detectivescas, carecen de una trama fácil de seguir por el espectador, ante todo por su emisión de muchos aspectos.
Pero este no es el caso aquí, la trama es narrada con sumo cuidado, y prestando atención a los detalles y las pistas en la misma, uno no puede evitar empezar a sacar las mismas conclusiones que Poirot. Uno puede hasta sentir estar viajando en el mismo tren, que se nos muestra con una calidad de realismo irreal para la época. El sonido, el humo, el traqueteo del tren, el movimiento interior en los vagones, no hay detalle que se le escape al director.
El Orient Express se nos muestra con todo lujo de detalle, no solo en su aspecto físico, pero también en el exquisito detalle de todos sus lujos y beneficios de viajar en el en aquella época. Formidables escenas, como la selección de alimentos del Cheff en la estación en los momentos previos a la salida, nos muestran hasta qué punto el detalle y el lujo se fusionaban.
Nadie, a pesar de los innumerables actores de calidad que lo han hecho, ha logrado emular la fantástica labor de Albert Finney en su representación de Poirot.
Este logra mostrarnos todos los aspectos del mismo, desde su desidia y falta de interés por aquello indigno de su interés, hasta la ilusión casi infantil que desarrolla mientras estudia con interés un caso que se le ha presentado como un reto. Memorable resulta la escena que nos muestra sus histriónicas preparaciones a la hora de irse a dormir en su vagón particular.
Si bien la película fue reconocida en su momento, creo que no lo fue lo suficiente. El impresionante despliegue de actores bien podría haber acaparado nominaciones para las categorías de actores y actrices secundarias, sin ningún problema, y por muy incorrecto que esto hubiera podido parecer.
Para ser una película basada en diálogos, y poca acción, consiguió atraparme, y a día de hoy aún lo hace, impidiendo que me mueva del sofá cuando la veo.
 
HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
La película comienza mostrándonos los eventos de un secuestro a través de las imágenes de periódicos. Alrededor del año 1930, Daisy Armstrong, una pequeña niña hija de unos famosos millonarios es secuestrada. Los secuestradores atan a la niñera a una silla, y se llevan a la niña. El mayordomo es golpeado intentando detenerlos, y la cocinera de la mansión observa como huyen. Fuera los secuestradores toman un coche y huyen a las tres de la madrugada ante la presencia de la doncella Pollet que se encuentra en el jardín. Al huir se cruzan con el chofer de la familia al que fuerzan a salir de la carretera. Los Armstrong deciden pagar el rescate por su hija, pero esta aparece muerta. Pollet es falsamente acusada de cómplice, por estar a sospechosas horas en el jardín, y se suicida angustiada por la presión. La señora Armstrong fallece tras dar a luz a un niño que se malogra, y el señor Armstrong impresionando por los eventos se pega un tiro. Los eventos del secuestro han logrado acabar con la vida de cinco personas.
Han pasado cinco años, el famoso detective Hercule Poirot se dirige de vuelta a casa después de una misión en Estambul, para lo cual pretende tomar el famoso Orient Express.
En la estación se encuentra con un antiguo amigo llamado Bianchi que dirige el mencionado servicio y que le garantiza que viajara en primera clase. Sin embargo, y para sorpresa de Bianchi, debido a que se encuentran en pleno invierno y es inusual, el vagón de primera clase va completamente lleno. Bianchi cede su litera a Poirot.
Durante el viaje Poirot conoce a un hombre llamado Rachett. Este solicita sus servicios como guardaespaldas, ya que su vida ha sido amenazada a través de varios anónimos, todos son frases cortas con doce letras cada una. Poirot se muestra desinteresado, y rechaza el trabajo. Esa misma noche, el detective escucha a su vecino, Rachett, despertarse agitado por una pesadilla, a una viajera llamada Hubbard quejarse de haber visto a un hombre en su compartimento, y a una silueta femenina caminar con una bata decorada con animales salvajes.
A la mañana siguiente, el tren se ha quedado parado por una avalancha de nieve que corta la vía.
Rachett aparece muerto por doce puñaladas, y Poirot decide ayudar a Bianchi a evitar un escándalo, y tener el caso resuelto antes de llegar al destino. Con ayuda del médico de un vagón deduce que Rachett fue drogado, y después apuñalado. En los restos de un mensaje aparece el nombre Daisy Armstrong, por lo cual Poirot deduce que Rachett es en realidad un mafioso llamado Cassetti, responsable del secuestro y muerte de Daisy Armstrong, y de todos los eventos fatales que sucedieron a este incidente. Poirot comienza a interrogar a los doce pasajeros del vagón, y se da cuenta de que todos tienen un motivo para haber asesinado al criminal, mientras que los sucesos de la noche anterior son meras distracciones, para que el detective deduzca que el asesino sea otro miembro de la mafia inspirado por alguna vendetta.
Hector Moqueen, secretario de Rachett, había conocido a la señora Armstrong, durante la búsqueda de Daisy, y se había enamorado de ella, sorprendido por el interés de la mujer por su carrera aún dadas las circunstancias.
Pierre Michell, el encargado del vagón, y empleado del Orient Express le explica que su hija falleció de escarlatina, pero Poirot deduce que su hija era en realidad la doncella Pollet, falsamente acusada del secuestro de Daisy, y que había cometido suicidio.
Edward Beddoes, mayordomo personal de Rachett, resulta también ser el mayordomo de los Armstrong golpeado por los secuestradores. Poirot lo deduce al ver la señal del golpe que recibió en la nuca.
Belinda Hubbard, la charlatana del tren que aseguraba haber visto al asesino, se delata por sus aptitudes interpretativas, como la famosa actriz, madre de la Señora Armstrong, que se había casado por segunda vez ocultando su identidad.
Greta Ohlsson, que se hace pasar por una misionera algo retrasada, resulta ser la niñera de Daisy a la que los secuestradores maniataron para huir con la niña.
Elena Adrenyi, acompañada de su esposo el Conde Rudolf, resulta ser la hermana pequeña de la señora Armstrong, y tía de Daisy.
Poirot lo descubre al ver como su nombre de soltera se ha tratado de borrar parcialmente en su pasaporte con una mancha.
La Princesa Dragomiroff resulta ser la madrina, y aquí es la propia princesa la que lo admite, de la Señora Armstrong. Al preguntarle por el resto del personal de la casa, Poirot no recibe nada más que evasivas que le hacen sospechar.
Hildergarde Schmidt, asistente personal de la Princesa, admite haber sido amiga de Pollet, y cuando Poirot alaba su arte en la cocina, se delata como la que fue entonces cocinera de los Armstrong.
El Coronel Arbuthnott resulta haber servido junto al Coronel Armstrong en la India, y haber además sido su mejor amigo. Mary Debenham, amante en secreto del coronel, resulta haber sido la secretaria personal de la Señora Armstrong, y ama de llaves de la mansión de la familia. Gino Foscarelly se delata como el chofer de los Armstrong que se cruzó con los secuestradores la noche que tomaron a Daisy, y le hicieron salir de la carretera. Por último Cyrus Hardman resulta ser el novio de Pollet, con la cual se había reunido en secreto la noche del secuestro, levantando las sospechas de la Doncella en relación al mencionado secuestro.
Este se delata cuando Poirot le cuela por sorpresa una foto de Pollet.
Acabado el interrogatorio, Poirot reúne a todos en el vagón restaurante y expone dos soluciones al caso. La primera es la que le han intentado hacer creer, que un miembro rival de la mafia entro en el tren y asesinó a Cassetti. La segunda es que la madre de la Señora Armstrong, y abuela de Daisy, Belinda Hubbard organizó una venganza reuniendo a las doce personas que sufrieron los acontecimientos del secuestro. Juntos drogaron a Cassetti, y cada uno de ellos le asestó una puñalada, doce en total. De esta manera había actuado como un jurado de doce personas, pero también como verdugos de su sentencia. Poirot decide que el Señor Bianchi decida la solución más conveniente, pero admite que la policía preferirá la simplicidad de la primera. Bianchi está de acuerdo, y las doce víctimas de la tragedia de Daisy Armstrong brindan al poder dejar descansar sus fantasmas personales, al tiempo que la vía queda libre de nieve, y el Orient Express reanuda su marcha.
 
ESCENA
Poirot entrevista a Greta Ohlsson. Ingrid Bergman ganó un Oscar a la mejor actriz de reparto en 1975 por esta interpretación.
 

miércoles, 19 de noviembre de 2008

SALEM'S LOT

TITULO ORIGINAL
Salem’s Lot
CREADOR
Mikael Salomon, Stephen King, Peter Filardi
PRODUCCION
Jeffrey M. Hayes, Brett Popplewell, Marc vun Buuren, Mark Wolper
REPARTO
Rob Lowe (Ben Mears), Dan Byrd (Mark Petrie), Andre Braugher (Matt Burke), Donald Sutherland (Richard Straker), Samantha Mathis (Susan Norton), Rutger Hauer (Kurt Barlow), James Cromwell (Padre Callahan), Robert Mammone (James Cody), Andy Anderson (Charlie Rhodes), Robert Grubb (Larry Crockett), Steven Vidler (Sheriff Parkins), Brendan Cowell (Dud Rodgers), Christopher Morris (Mike Ryerson), Todd MacDonald (Floyd Tibbits), Bree Desborough (Sandy), Paul Ashcroft (Royce), Elizabeth Alexander (Ann Norton), Julia Blake (Eve Prunier), Tara Morice (Joyce Petrie), André de Vanny (Danny Glick), Zac Richmond (Ralphie Glick), Rebecca Gibney (Marjorie Glick), Joe Petruzzy (Tony Glick)
FECHA DE ESTRENO Y FINAL
Primer episodio: 20 de Junio de 2004
Segundo episodio: 21 de Junio de 2004
CANAL DE EMISION
TNT
COMPOSITOR DEL TEMA MUSICAL
Patrick Cassidy, Lisa Gerrard, Christopher Gordon
NÚMERO DE EPISODIOS
Miniserie de dos episodios de noventa minutos de duración aproximada cada uno

CURIOSIDADES
“Salem’s Lot” es uno de los muchos remakes realizados sobre producciones ya existentes basadas en obras de Stephen King. En este caso tenemos la segunda miniserie basada en la novela del mismo nombre, la primera siendo otra miniserie estrenada en 1979, y cuya ficha podéis encontrar en este mismo blog por el título de “El Misterio de Salem’s Lot”.
Dicha serie se desviaba radicalmente de ciertas tramas indispensables de la novela, y aunque fue un éxito en 1979, muchos fan del libro quedaron decepcionados por muchos de esos cambios.
Salomon tuvo claro desde un principio que quería rectificar esos cambios que habían decepcionado a los fans. El primero fue con el personaje de Kurt Barlow, el vampiro que llega a Salem’s Lot. En la primera versión se le presentó como un descerebrado Nosferatu azul, que más bien parecía la mascota de Straker. Salomon decidió que el personaje debía ser retratado tal y como aparecía en la novela.
Un elegante caballero, en extremo elocuente, y con Straker como su sirviente, tal y como debía de ser. Los fans agradecieron este retorno, y recuperación del personaje que era el mayor villano de la historia.
Por otro lado, la miniserie de 1979 eliminaba una gran cantidad de personajes de la novela. De nuevo en esta ocasión se recuperaron una enorme cantidad de esos personajes, y se tomó el tiempo necesario para darles un poco de historia. Esto no fue en exceso fiel a la novela, cuya mayor dificultad a la hora de ser leída es la inmensa cantidad de personajes que esta contiene.
Otros aspectos basados en el destino de muchos personajes fueron retratados con absoluta fidelidad al libro. Estos incluían las muertes de Barlow, Straker o Susan Norton entre otras muchas.
El estreno de la serie se siguió con gran expectación, sobre todo considerando el soberbio reparto que Salomon había logrado reclutar para la serie. De hecho muchos críticos alabaron el hecho de que por fin se volviera a la antigua tradición de agrupar actores de sobra conocidos en un proyecto de esta envergadura.
Sin embargo hubo quien lamento que la mayor parte del presupuesto se dedicara al reparto, sacrificando unos efectos especiales, que podían haber sido de mucha mejor calidad, y podían haber ayudado a un proyecto que se suponía era una miniserie de terror.
A pesar de mantenerse más fiel a la novela, y de corregir ciertos errores, hubo ciertos logros de la primera miniserie que no se lograron repetir, y otros errores que se cometieron a pesar de eliminar los anteriores. Mayormente, los fans coincidieron en que los vampiros de la primera miniserie estaban mucho más logrados, y conseguían causar miedo, mientras que los de esta miniserie no lograban ni de cerca causar e mismo efecto. Tampoco ayudaba una banda sonora que en esta ocasión inspiraba más melancolía que pánico.
Así como se recuperó la historia original de algunos personajes, se modificó la de otros. Ejemplos de esto los tenemos en el Profesor Matt Burke que de repente se convertía en un personaje gay, o en el destino del Padre Callahan, que quizás haya sido el cambio más criticado de toda la serie.
Por otro lado Salomon quiso traer la novela, que transcurría en 1975, a la época actual con todo lo que esto conllevaba. Creo de esta manera un pasado para Ben Mears como escritor que había triunfado escribiendo un libro de sus experiencias como reportero en la guerra de Afganistán, que irritó bastante gente.
La serie fue acogida con mucha expectación, y hubo reacciones para todos los gustos. En el presente está disponible en DVD.

NOTA PERSONAL
Sinceramente, dudo que este remake, a pesar de sus evidentes logros, consiga convertirse en un clásico del nivel de la primera miniserie, que a día de hoy, casi treinta años después, muchos recuerdan.
Adquirí el DVD hace cosa de un año, después de acabar de leer la novela por primera vez. Me llamó sobre todo la atención la presencia de actores tales como Rob Lowe, Donald Sutherland, Rutger Hauer o James Cromwell, entre muchos otros.
Si estoy de acuerdo con algo mencionado por la crítica, es en lo excepcional del reparto, sobre todo considerando que se trataba de un proyecto para la televisión, y no para el cine.
Sin embargo, tengo que estar de acuerdo en que a pesar de seguir la novela con mayor fidelidad, se pierde el elemento de terror, hasta tal punto, que incluso nos encontramos con algunas escenas completamente hilarantes.
No me convenció tampoco demasiado el traslado cronológico de los eventos al presente, pues una estética más basada en los años setenta, hubiera contribuido más a un ambiente de terror. Sobre todo porque este cambio hace que la Casa Marsten quede completamente desfasada al lado de un pueblo moderno del siglo veintiuno.
La serie comienza en un futuro próximo para luego narrarnos los eventos anteriores en forma de flashbacks, lo cual es también completamente innecesario, porque revela determinados aspectos de la historia al espectador que no esté familiarizado con la novela.
La serie transcurre con ritmo adecuado, primeramente introduciéndonos al pequeño pueblo de Salem’s Lot a través de los ojos de Ben Mears, que regresa para enfrentarse a antiguos demonios mayormente relacionados con la Casa Marsten. Comprobamos la personalidad de una serie de personajes, y aspectos varios de su pasado, mientras se nos refuerza el concepto del pueblo pequeño repleto de secretos. Poco a poco la ciudad se ve invadida por vampiros que crean una situación de desasosiego general. Sin embargo, es al final del último capítulo cuando las cosas parecen tomar, muy de vez en cuando, un tono que raya lo humorístico en exceso.
Sin embargo debo decir que me gustaron las interpretaciones, y prácticamente casi todos los personajes me parecieron muy conseguidos. Se logra combinar una generación de antiguos y experimentados actores con otra, de jóvenes promesas, de una manera francamente efectiva.
Supongo que lo mejor es intentar no comparar las cosas, si la historia que está detrás del proyecto le puede parecer a uno interesante. Ese el caso de la creación vampiriza de Stephen King, que a día de hoy me sigue pareciendo formidable. También tengo que recomendar la novela, que aunque puede resultar complicada por su excesivo número de personajes, tiene momentos verdaderamente terroríficos, y se ha convertido en uno de mis libros de terror favoritos.

HISTORIA (Resumen breve, debido a la extensión de la serie)
A un pequeño albergue donde se da de comer a los pobres llega un vagabundo. Este se asoma por la ventana y observa a un cura que está dando de comer a los necesitados. Se pone a la cola, y al llegar hasta el, el cura sale corriendo aterrado, hacia el piso de arriba. El vagabundo le alcanza para acabar recibiendo un disparo del cura, pero incluso herido se abalanza sobre él, y ambos caen por la ventana.
Los dos son llevados a un hospital donde un joven enfermero se pregunta porque ha de merecer la pena salvar la vida de ese vagabundo. Este comienza a narrarle su historia al enfermero.
El nombre del vagabundo es Ben Mears, escritor, que no hace mucho tiempo se dirigió de vuelta a su pueblo natal, Salem’s Lot, con la intención de escribir un nuevo libro. Nada más llegar se dirige al hombre más poderoso del pueblo Larry Crockett, con quien ha apalabrado el alquiler de la misteriosa Casa Marsten, famosa por haber pertenecido al depravado Marsten que acabó por ahorcarse dentro de ella. Ben tuvo que entrar de niño en la casa en respuesta a un reto, y sufrió una experiencia aterradora de la cual no le gusta hablar. Crockett le comunica que ha vendido la casa a una pareja de hombres que han abierto una tienda de antigüedades en el pueblo, Richard Straker y Kurt Barlow, que aún no ha llegado al pueblo.
Ben conoce a una joven estudiante de arte llamada Susan Norton, y ambos sienten una atracción mutua inmediata para disgusto de la madre de la muchacha. Después de esto se instala en la pensión de Eve Prunier. Mientras tanto Straker le encarga a Crockett que consiga dos muchachos para trasladar un arcón de considerable tamaño a la casa Mastern.
Crockett contrata a Floyd, exnovio de Susan, y Mike para realizar el trabajo, pero les advierte que no quiere que vuelvan a trabajar con el retrasado y jorobado Dud que anda detrás de su hija Ruthy.
La misma noche en la que llega el arcón el jovén Ralphie Glick desaparece y su hermano Danny acaba en estado de shock. Dud, que reside en el vertedero recibe la visita del recién llegado Kurt Barlow que le promete que no volverá a sentirse inferior a los demás. Barlow es un vampiro y ha empezado a convertir al pueblo. Ralphie convertido, ataca a su hermano en el hospital, y Dud convierte a Ruthy y a Floyd.
Mientras, Ben vuelve a reunirse con su antiguo profesor Matt y acepta dar una conferencia a su clase de alumnos. Durante una cena con Ben, Susan y Matt descubren que Ben pretende escribir un libro sobre la maldad de Salem’s Lot. Ben no es muy popular, y menos debido al libro que escribió sobre sus experiencias como prisionero en Afganistán donde muchos soldados perdieron la vida para rescatarle.
Durante el entierro del joven Glick, Mike se convierte en su víctima y empieza a sentirse mal. Matt Burke le permite pasar la noche en su casa. Esa noche Matt oye a un niño visitar a Mike en la habitación de invitados, y al día siguiente este aparece muerto. Matt recibe la visita del joven convertido en vampiro que intenta seducirle a sabiendas de que el profesor es gay, pero Matt le niega su invitación, para después sufrir un ataque al corazón.
Ben es agredido por Floyd y ambos pasan la noche en prisión, durante esa noche Ben comprueba horrorizado como el joven logra introducirse en el respiradero diminuto que llega hasta su celda, pero Ben no le invita a entrar. A la mañana siguiente, Floyd ha desgarrado sus propias muñecas para consumir su propia sangre. Esa misma noche Danny Glick visita a su amigo Mark que consigue ahuyentarle con un crucifijo. Ralphie ataca a su madre Marjorie.
Ben y Susan se reúnen con Matt en el hospital y la palabra vampiros surge en la conversación por primera vez.
Deciden reclutar al Padre Callahan y al Doctor Cody que ha notado como la gente está falleciendo sin explicaciones aparentes. Aunque los dos últimos se muestran reticentes a creer la teoría vampírica, no la descartan del todo.
El joven Mark se encuentra con Susan merodeando la Casa Marsten, ambos entran dentro de ella para ser sorprendidos por Straker que lleva a Susan al sótano y a Mark a una habitación en la segunda planta. Mark consigue desatarse y golpear a Straker para escapar, pero Susan cae víctima de Barlow en el sótano.
Haciendo guardia al cadáver de Marjorie Glick, Ben y Cody comprueban como esta regresa de entre los muertos como vampiro, y acaban con ella clavándole una estaca en el corazón.
Mark contacta Ben, Matt, Cody y Callahan que a la mañana siguiente se dirigen a la Casa Marsten donde encuentran a todos los vampiros convertidos en el sótano. Tras acabar con todos ellos se dan cuenta de que Barlow no está en la Casa, y que ha ido a esconderse a otro lugar. En su ataúd encuentran a Susan, a la que Ben pide, no destruyan todavía por si la muerte de Barlow le devuelve la normalidad.
También descubren que Straker ha sido desangrado por su amo por su incompetencia.
Mark y el Padre Callahan se dirigen a la casa del chico para avisar a su madre, pero son atacados por Barlow que asesina a la mujer y convierte a Callahan en su nuevo sirviente dejando que Mark escape. Una vez convertido, el Padre Callahan se dirige al hospital, donde asesina a Matt Burke.
El Sheriff del pueblo lo abandona al descubrir que fue el propio Larry Crockett el que invitó a Barlow al pueblo, iniciando el desastre presente. Crockett encuentra a su hija ya convertida en vampiro, y a Dud, pero en lugar de convertirle le devoran, como castigo al trato déspota del hombre hacia Dud.
Ben, Mark y Cody consiguen deducir que Barlow se está ocultando en el sótano de la pensión de Eve Prunier. Al llegar allí, Cody cae en una trampa, ya que los vampiros han aserrado las escaleras que llevan al sótano, y el médico cae sobre unas sierras pereciendo.
Ben y Mark localizan y acaban con Barlow, pero descubren que su muerte no ha revertido el estado de los demás vampiros que han tomado Salem’s Lot. Al huir se cruzan con Susan, convertida en vampiro, y Mark le clava una estaca acabando con ella. Ben y Mark prenden fuego al pueblo y huyen, mientras los vampiros supervivientes se agrupan en torno a su guardián mortal, el Padre Callahan.
La historia acaba, y el enfermero se da cuenta de que Callahan corre peligro. Al llegar a su habitación, descubre que alguien le ha asfixiado con su almohada. Este ha sido Mark, que se despide de Ben diciéndole que ya puede descansar en paz. Tras esto Ben muere. El enfermero alcanza al joven Mark, pero temiendo que la historia que ha oído sea cierta, decide dejarle marchar.

ESCENA
La única escena que he encontrado en español, Mike visita a Matt Burke una vez ha sido convertido, aunque no es enteramente consciente de ello.
 

miércoles, 12 de noviembre de 2008

FARGO

FECHA DE ESTRENO
8 de Marzo de 1996
TITULO ORIGINAL
Fargo
DIRECTOR
Joel Coen & Ethan Coen
PRODUCTORES
Joel Coen & Ethan Coen
GUION
Joel Coen & Ethan Coen
REPARTO
Frances McDormand (Marge Olmstead-Gunderson), William H. Macy (Jerry Lundegaard), Steve Buscemi (Carl Showalter), Peter Stormare (Gaear Grimsrud), Harve Presnell (Wade Gustafson), Kristin Rudrüd (Jean Lundegaard), Tony Denman (Scotty Lundegaard), Larry Brandenburg (Stan Grossman), Steve Reevis (Shep Proudfoot), John Carroll Lynch (Norm Gunderson), Steve Park (Mike Yanagita), Bruce Bohne (Agente Lou), Larissa Kokernot (Prostituta 1), Melissa Peterman (Prostituta 2), J. Todd Anderson (Victima en el Campo), Michelle Suzanne LeDoux (Victima en el coche), Bain Boehlke (Mister Mohra), Bruce Campbell (Actor de telenovela)
CINEMATOGRAFÍA
Roger Deakins
BANDA SONORA
Carter Burwell
DISTRIBUIDA POR:
Gramercy Pictures
DURACIÓN
98 minutos
 
MARGE GUNDERSON: “Así que la que estaba en el suelo era la señora Lundegaard, y al que metías en la trituradora era tu cómplice, más los tres que mataste en Brainerd. ¿Y todo por qué? Por un poco de dinero. Hay cosas más importantes que el dinero, ¿sabes? ¿No lo sabias? Y ahora estas aquí, y hace un precioso día. Es muy difícil entenderlo.”
 
MARGE: “Ahora explicarme como eran esos tipos.”
PROSTITUTA 1: “La verdad es que el bajito era raro.”
MARGE: “¿En qué sentido?”
PROSTITUTA 1: “No lo sé, pero era raro.”
MARGE: “¿No puedes concretar un poco más?”
PROSTITUTA 1: “No sabría decírselo, la tenía muy torcida.”
MARGE: “¿Y seguía siendo raro además de eso?”
PROSTITUTA 1: “Sí.”
MARGE: “Mmm... ¡Bien! Entonces tú te acostaste con el bajito.”
PROSTITUTA 1: “¡Aja!”
MARGE: “¿Y no recuerdas otra peculiaridad?”
PROSTITUTA 1: “No, ya se lo he dicho, era raro, más que la gente en general.”
MARGE: “Y tú, ¿qué me dices del otro?”
PROSTITUTA 2: “¿Sabe a quién se parecía? Al hombre que anuncia el Marlboro.”
MARGE: “¿A sí?”
PROSTITUTA 2: “Sí, pero quizás lo digo porque fumaba muchos Marlboros. Y a veces el subconsciente…”
MARGE: “Sí… a veces pasa.”
 
CURIOSIDADES
Probablemente la mejor película de los hermanos Coen, y si no es así, la más popular sin lugar a dudas.
Los hermanos Coen hacen un claro uso de los contrastes más radicales en toda la película, comenzando por personajes completamente opuestos en mentalidad y adquisición de la felicidad, hasta llegar a otros más ambientales como el del rojo de la sangre y el blanco de la nieve.
Al comienzo de la película nos encontramos con un mensaje que nos indica que los hechos que se narran en la misma, son reales, y que se ha cambiado el nombre de los personajes por respeto a las víctimas. Los hermanos Coen comienzan confundiendo al público y manipulándolo, pues esto era completamente falso, y los hechos narrados en la película son completamente ficticios. Más adelante explicaron, que bajo su opinión, si el público pensaba estar viendo algo basado en hechos reales, esto les permitía hacer e incluir cosas, que si fuera ficticio serían imposibles de incluir.
Una administrativa llamada Takako Konishi, viajó desde Japón a Minnesota, para luego llegar hasta Fargo en Dakota del Norte. 
Esto creó la leyenda urbana de que dicho viaje había sido realizado para encontrar la recompensa que el personaje de Buscemi esconde en la nieve, al final de la película (y nunca es encontrado), pensando que la película estaba, de hecho, basada en una historia real. Con el tiempo se probó que verdaderamente había sido un suicido.
Los hermanos Coen se inspiraron en diferentes crímenes para crear la narrativa del film. Uno de ellos fue el asesinato en 1962, en Connecticut, de la mujer de un abogado, a manos de matones contratados por su propio esposo. Su esposa logró escapar con vida para pedir ayuda a los vecinos, y los matones contratados fueron arrestados, aunque su marido negó cualquier relación con los hechos. Otro tuvo lugar en 1972 cuando la mujer de un banquero fue secuestrada y se pidió uno de los mayores rescates en la historia de Estados Unidos, un millón de dólares. La mujer fue entregada a cambió del dinero, y dos hombres fueron arrestados acusados del secuestro pero puestos en libertad por falta de pruebas. Uno de ellos se volvió loco y asesinó a su familia. El rescate no fue encontrado nunca.
Fargo es una ciudad real en Dakota del Norte, pero curiosamente solo la escena de la reunión de Lundegaard y los secuestradores al principió transcurre allí. El resto de la película transcurre en Minneapolis y Brainerd, en el estado de Minnesota. Cuando se preguntó a los hermanos Coen la razón por titular la película Fargo, estos se limitaron a responder que les parecía más interesante que Minneapolis o Brainerd.
William H. Macy fue inicialmente rechazado para el papel de Lundegaard, pero estaba tan interesado por este que insistió ante los hermanos Coen, alegando que no había mejor candidato que él para el papel, y que si lo rechazaban arruinarían el proyecto por completo, logrando convencerlos. Por otro lado Joel Coen hizo que Frances McDormand y John Carroll Lynch creasen el pasado de sus propios personajes. Estos decidieron que Marge y Norm se habían conocido en el cuerpo, pero que después de casarse había decidido de mutuo acuerdo que uno debía dimitir para no tener la presión de trabajar juntos.
Norm decidía hacerlo siendo consciente de las cualidades de Marge. El personaje de Buscemi llega a decir la palabra “joder” setenta y cinco veces explícitamente con la intención de los hermanos Coen de molestar al público más puritano.
La película se convirtió en todo un éxito y ganó dos Oscars de la academia. Uno fue para la mejor actriz, Frances McDormand, y el otro al mejor guion original de los hermanos Coen. Fue también nominada a mejor película, mejor dirección, cinematografía, montaje y mejor actor de reparto. Sin embargo perdió estas nominaciones contra “El Paciente Inglés” en las cuatro primeras categorías y contra “Jerry Maguire” en la categoría de mejor actor de reparto.
 
NOTA PERSONAL
Simplemente soberbia, y todo un alegato a la simpleza de la felicidad contra lo complejo de la avaricia del ser humano. El monologo de Marge al final de la película lo dice todo.
Hay cosas que para determinada gente, básicamente buena, es imposible de comprender, mientras que para los otros salen de una manera natural.
Y es que parece que los tres personajes Lundegaard, Showalter, Grimsrud hacen todo lo posible para no salir ilesos de una situación ya oscura de por sí. Incluso al final con la recompensa en mano, y la posibilidad de escapar a su alcance, ambos vuelven a verse perdidos por la avaricia, y el botín, como lo describe Marge “un poco de dinero”, termina en manos de nadie enterrado en la nieve.
Otro elemento que me parece fascinante es la habilidad de los hermanos Coen para que nos riamos de situaciones verdaderamente macabras, y sumamente tristes. El intento de una desesperada señora Lundegaard de escapar envuelta en la cortina de la ducha es uno claro; y en contraste el intento de razonar de Marge con un completo psicópata señalándote el precioso día que se va a perder es otro.
Pero sobre todo es la simpleza de la felicidad lo que me deja deslumbrado en esta película; por supuesto sumado al hecho de que no se debe menospreciar esa simpleza a primera vista.
Marge es una mujer inteligente, trabajadora y con una capacidad innata de apreciar las cosas que pasan por alto la mayoría de las personas. Es mi humilde opinión que fue un Oscar más que merecido.
La verdad es que la película pierde mucho doblada al español, porque es difícil traducir el dialecto regional de los personajes, particularmente cómico por el excesivo uso del “Yeah”. Es un acento característico de Minnesota, donde los dialectos locales se adaptan a ciertas situaciones monótonas y al clima. Sin embargo, señalaría que carece de importancia el que se pierda ese acento al traducir la película, pues un extraño a ese lugar tampoco sabría como idenfiticarlo.
Luego está la fabulosa ambientación y lo irónico de su uso por los autores. Los personajes más cálidos se desenvuelven con plena naturalidad en el frío y helado paraje, mientras que los personajes más gélidos no están a gusto en esos parajes y solo se desenvuelven con comodidad en los interiores con aparente aspecto de calidez. Ese contraste me pareció especialmente particular, indicando como a menudo la felicidad reside en la capacidad de adaptarse a las circunstancias.
Escenas memorables son las de la entrevista a las dos prostitutas, el camarero que explica al oficial como un hombre raro le explicó que volvía loco en lago, o Showalter explicando que ha decidido no hacer uso del parking al estupefacto encargado.
En definitiva “Fargo” es toda una joya destinada a convertirse en todo un clásico.
 
HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
En el año 1987, Jerry Lundegaard se encuentra en serias dificultades financieras. Jerry trabaja vendiendo coches de segunda mano, está casado con Jean y tiene un hijo llamado Scotty. El padre de su esposa es el millonario dueño de la compañía que el administra y no duda en mostrarle su desprecio. A través de un mecánico de su taller, llamado Shep, y que tiene un pasado relacionado con tráfico de drogas, estando ahora disfrutando de la condicional, prepara una reunión con dos criminales en la ciudad de Fargo.
De esta manera se reúne con Gaear Grimsrud, un sueco ex convicto, y Carl Showalter para explicarle su plan. Han de secuestrar a su esposa Jean sin hacerle daño alguno para cobrarle a su avaro padre Wade un rescate de ochenta mil dólares de los cuales Jerry recibirá la mitad. Los secuestradores recibirán la otra mitad más un automóvil Ciera. Jerry pretende, sin embargo, pedir un millón de dólares a su suegro por el rescate. Al mismo tiempo Jerry intenta convencer a su suegro para que le preste setecientos mil dólares para invertir en un terreno que podría convertirse en un parking. Wade se muestra interesado pero Jerry descubre que no para prestarle el dinero, sino para invertirlo el mismo, aceptando pagar a Jerry una comisión por encontrar el negocio.
Mientras Jerry tiene esta reunido con Wade, Gaear y Carl secuestran a Jean, pero en el viaje de vuelta les detiene un policía al que Gaear asesina al estar a punto de ser descubiertos. Intentando deshacerse del cuerpo, los criminales ven como un coche que pasa les ha visto.
Gaear sale tras ellos, y tras ver que nerviosos han salido de la carretera, los asesina a ambos. Jean es llevada hasta una cabaña en el lago, entre Minneapolis y Brainerd. Jerry ve que su plan se ha llevado a cabo y contacta con Wade, que a primeras está más inclinado a contactar con la policía, pero su socio Stan se pone del lado de Jerry indicando que no es lo más adecuado.
A la mañana siguiente la agente de policía Marge Gunderson, embarazada de siete meses, es la encargada de investigar los asesinatos. Tras observar la escena del crimen llega rápidamente a la conclusión de lo que ha acontecido, siguiendo pistas como la ausencia de matrícula del coche de los asesinos (hecho registrado por el policía asesinado), en un Ciera rojo. Después, tras entrevistar a dos prostitutas y ver las facturas de teléfonos, conecta a los asesinos con Shep, en el taller de Lundegaard. Tras visitar a un antiguo compañero de colegio que intenta, fracasando, ligársela, Marge llega al concesionario de Jerry donde interroga a Shep y le pregunta a un nervioso Jerry si le falta algún Ciera.
Shep visita a Carl y le propina una seria paliza por involucrarle con la investigación policial. Como consecuencia el humillado Carl le explica a Jerry que las circunstancias han cambiado, quiere más dinero, y le será entregado en el piso superior de un aparcamiento. Wade, desconfiando de Jerry, decide llevar el dinero del rescate el mismo. Cuando Carl ve que no es Jerry el que trae el rescate, se enfada aún más. Wade se da cuenta de que el secuestrador no ha traído a su hija, y se niega a entregarle el rescate. Carl le dispara, pero Wade no ha muerto y le dispara también, desgarrando su rostro con la bala. Carl termina de asesinar a Wade y huye del aparcamiento con el dinero, matando al empleado del mismo también. Jerry descubre el cadáver de su suegro, y ve como sus negocios fraudulentos a través del concesionario en el que trabaja amenazan con salir a la luz.
Carl decide engañar a su compañero y esconde la diferencia del dinero que solicitó a Jerry, enterrándolo bajo la nieve y dejando un quita-hielo como señal de referencia.
Al llegar a la cabaña descubre que Gaear ha asesinado a Jean por gritar durante una telenovela. Le da la mitad del dinero pero le hace saber que se quedará con el Ciera. Gaear responde a esto asesinándolo con un hacha.
Tras descubrir que su antiguo compañero de colegio es un acosador, Marge interroga a Jerry de nuevo en el concesionario. La situación se vuelve tan tensa que Jerry se da a la fuga. Marge llama a la policía local para que le localicen y arresten. De vuelta a casa, Marge ve de refilón el Ciera que ha estado buscando, y llama a los refuerzos. Marge descubre a Gaear deshaciéndose de los cadáveres en una trituradora de madera. Le dispara en la pierna cuando intenta escapar, y le arresta. De vuelta a casa le hace saber que no entiende cómo ha podido matar a tantas personas por un poco de dinero. Por otro lado la policía localiza y arresta también a Jerry.
Marge se acuesta con su marido Norm, al que le hace saber que a ambos les van bien las cosas. Nada se sabe de los novecientos veinte mil dólares enterrados que todavía permanecen enterrados bajo la nieve.
 
ESCENA
Divertida escena, la policía interroga a un camarero, al cual gente sospechosa le solicitó información de dónde encontrar “un poco de acción”.