- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 13 de septiembre de 2017

TARZÁN Y SU HIJO

FECHA DE ESTRENO
16 de Junio de 1939
TITULO ORIGINAL
Tarzan Finds a Son!
DIRECTOR
Richard Thorpe
PRODUCTOR
Sam Zimbalist
GUION
Cyril Hume
REPARTO
Johnny Weissmuller (Tarzán), Maureen O’Sullivan (Jane), Johnny Sheffield (Boy), Ian Hunter (Austin Lancing), Henry Stephenson (Sir Thomas Lancing), Frieda Inescort (Señora Lancing), Henry Wilcoxon (Señor Sandee), Laraine Day (Señora de Richard Lancing), Morton Lowry (Richard Lacing), Gavin Muir (Piloto)
CINEMATOGRAFÍA
Leonard Smith
BANDA SONORA
William Axt
DISTRIBUIDA POR:
Metro-Goldwyn-Mayer
DURACIÓN
82 minutos
PRECEDIDA POR:
SUCEDIDA POR:
El Tesoro de Tarzán

JANE: “Tarzán, ya lleva con nosotros una semana. Tenemos que buscarle un nombre.”
TARZÁN: “¿Nombre?”
JANE: “Sí, como Tarzán y Jane, y Chita. El bebé también tiene que tener un nombre. Si los Zambeles no se hubieran llevado a sus hombres del avión sabríamos su verdadero nombre.”
TARZÁN: “Bebé fuerte. Llamar Elefante.”
JANE: “¿Elefante con esa nariz tan pequeña?”
TARZÁN: “Después llamar Elefante, ahora llamar Boy.”
JANE: “Pero eso no es un nombre.”
TARZÁN: “¡Boy!”
JANE: “Después de todo yo soy su madre.”
TARZÁN: “Tarzán padre. Llamar Boy.”
JANE: “Entonces ve con tu padre Boy, y más adelante te enseñara todas las cosas que necesitarás saber en la jungla. Así que tened cuidado leones, tigres, serpientes, cocodrilos y caníbales ahí fuera en la jungla. El Rey tiene un hijo.”

CURIOSIDADES
Se trata de la cuarta película de Tarzán en la franquicia protagonizada por Johnny Weissmuller. Entre esta película y “La Fuga de Tarzán” pasaron un total de tres años debido a que la “Metro-Goldwyn-Mayer” había perdido los derechos en un descuido. La productora independiente “Sol Lesser” se había hecho con los derechos para realizar cinco películas de Tarzán. “La Venganza de Tarzán” fue la primera, protagonizada por Glenn Morris, pero fue un fracaso. Los productores consideraron que los espectadores se negaban a aceptar a Glenn Morris como el nuevo Tarzán, prefiriendo a Johnny Weissmuller. “Sol Lesser” había intentado hacerse con el actor, pero este era inaccesible debido a su contrato con “Metro-Goldwyn-Mayer”. Debido a esto, los derechos fueron de nuevo adquiridos por “MGM”, cuando la compañía se percató de que los espectadores seguían deseando ver a Weissmuller en el papel de Tarzán.
La cuarta película se iba a titular originalmente “El Exilio de Tarzán”, pero como la trama giraba en torno a una pareja de la jungla que encontraba y adoptaba a un niño, se optó por el título “Tarzán y Su Hijo”. La trama fue diseñada para agradar a grupos de supuesta moralidad, ya que Tarzán y Jane no estaban legalmente casados en las películas. Por ese motivo la pareja no tenía un hijo biológico fuera del matrimonio, sino que adoptaban uno que encontraban. Esta iba a ser la última aparición de Maureen O’Sullivan en la franquicia, y se rodó su muerte debido a la herida de una lanza. O’Sullivan ya se había cansado del papel de Jane, y Boy fue creado precisamente para que sustituyera el papel de acompañante de Tarzán. Sin embargo, las primeras muestras de la película a espectadores seleccionados fueron acogidas de forma muy negativa. Debido a esto se decidió eliminar la muerte de Jane, y el final fue cambiado por uno feliz. Tras esto, se le ofreció a Maureen O’Sullivan un aumento de sueldo, y la actriz permaneció para realizar una película más en la franquicia, “El Tesoro de Tarzán”. 
Cuando el autor Burroughs se enteró de que planeaban matar a Jane en la película, envió un telegrama a la “Metro-Goldwyn-Mayer” desde Hawái. En el telegrama amenazaba con denunciarles, aunque no había nada en el contrato de Burroughs con el estudio que impidiera la decisión de matar a Jane. Johnny Weissmuller fue quien escogió a Johnny Sheffield para el papel de Boy, encargándose de enseñarle a nadar personalmente.
Debido a que Tarzán y Jane not tenían hijo en 1936, año de la anterior película, y que la trama tenía lugar cinco años después de encontrar a Boy. La fecha de esta película sería 1941 o 1944. Ambas fechas entraban en conflicto con incidentes en posteriores películas que tenían lugar durante la Segunda Guerra Mundial. En esta película, el personaje de Boy era heredero de la fortuna Greystoke; mientras que en las novelas originales de Burroughs, Tarzán era Lord Greystoke. La mayor parte de la película fue rodada en decorados de estudio, y casi toda la acción de exteriores fue extraída de metraje de otras películas como “Baboona” (1935), “Trader Horn” (1931), “Tarzán de los Monos” (1932), y “Tarzán y su Compañera” (1934). 
Para muchas de las secuencias de natación y buceo, Weissmuller y Sheffield fueron enviados junto a la cría de elefante  y una gran tortuga marina a Crystal Springs, Silver Springs, y Wakulla Springs, en el estado de Florida, en Estados Unidos. Como Maureen O’Sullivan estaba embarazada en la película, la actriz permaneció en Hollywood, y  se contrató una doble para las secuencias de natación en Florida. Tras el rodaje de las escenas acuáticas en Florida, Johnny Weissmuller firmó y regalo su taparrabos al coproprietario de Wakulla Springs, Shorty Davidson.

NOTA PERSONAL
Esta fue la primera de las películas de Tarzán de Weissmuller que vi cuando solamente era un niño. Evidentemente fue por la televisión y me llamó la atención por varios aspectos. 
Principalmente creo que conecté con el personaje de Boy, más que nada porque llevaba una vida de libertad y felicidad en la selva que cualquiera de nosotros desearíamos siendo solamente niños. Dentro de una trama bastante simple y unos medios bastante limitados, la película ofrecía momentos geniales y muy originales. Siempre me ha parecido genial la casa que Tarzán y Jane habían construido en la selva. El ascensor que funcionaba gracias a un elefante, el ventilador operado por Chita, y la cocina de Jane, por citar unos ejemplos, siempre me han impresionado en lo que originalidad se refiere. Es un estilo muy parecido al que mostraría la serie de dibujos animados de “Los Picapiedra” (1960).
La trama contaba con algunos giros en los que no caí cuando era niño, mayormente que Boy era el heredero Greystoke y no Tarzán tal y como ocurría en las novelas. Y es que la franquicia de Weissmuller nunca siguió la trama de las novelas de Burroughs, limitándose a ofrecer películas que eran entretenidas dentro del género de aventuras y evitando complejidades. 
Lo más gracioso que percibo siendo ya adulto, es que los contraceptivos de la jungla debían de ser extraordinarios, o bien Tarzán era impotente, o bien Jane estéril. Y es que es gracioso que tengan un hijo adoptando a un superviviente y no uno de forma natural. En cuanto a la posibilidad de que hubieran matado a Jane, siempre me ha parecido que hubiera sido un gran error considerando el espíritu familiar de la franquicia. Si bien es cierto que el personaje de Jane nunca ha sido de mi agrado en este caso, pues O’Sullivan proporcionaba una interpretación algo ñoña. Sin embargo, en este caso me pareció un giro interesante que traicionara a Tarzán de esta forma, aunque luego se solventase a excesiva velocidad.
Por lo general muchas de películas de la franquicia de Weissmuller fallan en este aspecto, desarrollando algunas tramas interesantes cuyo desenlace tiende a ser apresurado y concluido de una forma un poco chapucera. Lo que nunca fallan son las clásicas persecuciones y carreras por la selva enfrentándose a la fauna local. 
En este caso bien parecía que Boy estaba gafado, porque desde luego estaba prácticamente toda la película en peligro. Un aspecto que desde mi punto de vista fallaba eran los villanos. Las motivaciones de estos estaban claras, controlar a Boy para hacerse con la fortuna Greystoke, pero sus maquinaciones parecían muy simplistas y poco desarrolladas. Casi me parecían mejores villanos los Zambeles a pesar de su carencia de diálogos. Sobre todo me pareció ilógico que la esposa de Lancing se marchara como si no hubiera pasado nada. Es en ese sentido que me refiero a los finales apresurados y la simpleza de estas películas.
A pesar de estos evidentes defectos, la película sigue siendo entretenida e incluso divertida en estas ocasiones. Es un estilo de película que sigue funcionando con el paso del tiempo y a pesar de la evidente simpleza.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Una avioneta sobrevuela las selvas y llanuras de África en dirección a Ciudad del Cabo. A bordo se encuentra un matrimonio y su bebé. Repentinas turbulencias y una montaña que no aparece en los mapas provocan que la avioneta comience a tener problemas, cuando el radar, la brújula y los motores comienzan a fallar. Esto termina por provocar que la avioneta se estrelle en la jungla, provocando la muerte del matrimonio y el piloto. El bebé ha sobrevivido pero su vida corre peligro debido a una hiena que merodea por los restos, hasta que un chimpancé decide recoger al bebé. Los chimpancés no logran consolar al bebé, hasta que sus llantos llaman la atención de Chita que lo recoge y entrega a Tarzán. Éste lleva al bebé hasta su casa donde intenta darle carne de comer, al no tener experiencia con niños pequeños. Afortunadamente, Jane llega a tiempo para cuidar del bebé. Al comprobar que sus padres han fallecido, Tarzán y Jane deciden adoptarle. Solamente logran saber sus iniciales R.L. pues la tribu Zambele ha retirado los cuerpos y pertenecías de sus padres en el avión. 
Una semana después, Jane propone que le busquen un nombre, y Tarzán consigue convencerla para que el bebé se llame simplemente Boy.
Cinco años más tarde, Boy se adaptado a la vida de la jungla sin problemas y es feliz con sus padres adoptivos. Un día aparece una elefanta herida por armas de fuego en la casa de Tarzán. La elefanta parte a morir al cementerio de elefantes, dejando a su cría con la familia de Tarzán. Boy no tarda en encariñarse con la cría de elefante. Poco después, Boy observa a un grupo de hombres blancos cazando y está a punto de perecer en una telaraña  de arañas gigantes, pero Tarzán le rescata a tiempo. Tarzán ordena a Jane que lleve a Boy a casa cuando escucha disparos, y llega a tiempo para salvar al grupo de hombres blancos de los Gaboni. El grupo de hombres tiene a Sandee como guía, que reconoce el grito de Tarzán que ahuyenta a los Gaboni. El grupo busca el avión estrellado cinco años atrás. La expedición ha sido organizada por Sir Thomas Lancing, su sobrino Austin Lancing y la esposa de éste último. 
Al encontrar el avión si cuerpos dentro, Sir Thomas decide seguir buscando en contra de los deseos de Austin y su esposa. Aunque Tarzán intenta que se marchen, Jane decide invitarles a comer a casa.
En casa, Sir Thomas explica que cinco años atrás Richard Lancing y su esposa iban en el avión estrellado. Richard era primo de Austin y sobrino del difunto Conde de Greystoke. Jane explica que encontraron a la mujer y la enterraron en lugar seguro, pero los Zambeles se llevaron los cuerpos de los hombres. Jane lleva al grupo a la tumba de la esposa de Richard, donde Sir Thomas explica que la herencia Greystoke no iría a parar a Austin u otro miembro de la familia hasta que se probara la muerte de Richard y su hijo. Jane miente asegurando que enterraron al niño con la madre. Estas noticias alegran a Austin y su esposa, ya que heredaran la fortuna Greystoke. Sir Thomas observa a Boy nadando con Tarzán, y advierte al segundo cuando Boy está a punto de caer por una catarata. Tras esto, Sir Thomas mira a los ojos del pequeño y se da cuenta de que es el hijo de Richard y heredero de Greystoke. 
Sir Thomas desea que el niño ocupe su lugar en la sociedad. Austin y su mujer desean convertirse en sus tutores para administrar su fortuna. Debido a esto, Austin decide mantener a Sir Thomas arrestado para que no hable con Tarzán. Su plan es capturar al niño con la ayuda de Sandee, que recibirá su justa recompensa. Tarzán observa y escucha todo desde un árbol.
Por la noche, Tarzán se infiltra en el campamento y roba todas las armas arrojándolas a un río cercano, pero Chita despierta a todos al usar una cámara de fotos que encuentra. Al revelar la foto descubren que Tarzán es el responsable de que desaparezcan las armas. Cuando Jane llega al día siguiente para guiarles de regreso a casa, ellos revelan que Tarzán les ha robado las armas y que han descubierto la identidad de Boy. Cuando Boy está a punto de ser víctima de un rinoceronte Jane comienza a dudar de que la jungla sea el lugar idóneo para Boy, pero Tarzán se niega a entregarlo. Jane le convence para que vaya en busca de las armas, pero deja  Tarzán atrapado en el fondo de una gruta para entregar a Boy a su familia convencida de que está haciendo lo correcto. 
Tras esto, Jane entrega a Boy a sus parientes. Sir Thomas le explica a Jane que ha cometido un error y que su sobrino solo desea la fortuna de Boy. Al intentar escapar para pedir ayuda a Tarzán, Sir Thomas es asesinado por Austin.
Jane intenta guiar al resto por un camino seguro, pero Austin y su esposa no le creen y toman otro camino que les lleva al territorio de los Zambeles. Todo el grupo es capturado, y los Zambeles planean sacrificar a cada uno de ellos. Jane le pide a Boy que escape a través de una estrecha apertura y busque a Tarzán. Boy corre a través de la jungla escapando de un león y un cocodrilo y logra llegar a la gruta donde se encuentra Tarzán. Para sacarlo ordena a unos elefantes que derriben un árbol, por el cual Tarzán es capaz de subir para escapar. Con un ejército de elefantes y chimpancés, Tarzán y Boy atacan el campamento de los Zambeles. Estos ya han sacrificado a Austin en un ritual. Tarzán derrota a los Zambeles y permite que tanto Sandee como la esposa del difunto Austin se marchen. Inicialmente, Tarzán es incapaz de perdonar a Jane por lo que ha hecho; pero al ver que ha sido herida se preocupa y ambos terminan por reconciliarse al final. Tras la lucha contra los Zambeles, Tarzán, Jane y Boy regresan a su idílica vida en la jungla.

ESCENA
Me encanta esa escena en la que Tarzán y Boy nadan y bucean en el río siendo observados por Sir Thomas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario