- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 10 de enero de 2018

EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS

FECHA DE ESTRENO
2 de Junio de 1989
TITULO ORIGINAL
Dead Poets Society
DIRECTOR
Peter Weir
PRODUCTORES
Steven Haft, Paul Junger Witt, Tony Thomas
GUION Tom Schulman
REPARTO
Robin Williams (John Keating), Robert Sean Leonard (Neil Perry), Ethan Hawke (Todd Anderson), Josh Charles (Knox Overstreet), Gale Hansen (Charlie Dalton), Norman Lloyd (Director Gale Nolan), Kurtwood Smith (Señor Perry), Dylan Kussman (Richard Cameron), James Waterston (Gerard Pitts), Allelon Ruggiero (Steven Meeks), Alexandra Powers (Chris Noel), Leon Pownall (McAllister), George Martin (Doctor Hager), Carla Belver (Señora Perry), Joe Aufiery (Profesor de Química), Matt Carey (Hopkins), Kevin Cooney (Joe Danburry)
CINEMATOGRAFÍA
John Seale
BANDA SONORA
Maurice Jarre
DISTRIBUIDA POR:
Buena Vista Pictures Distribution
DURACIÓN
128 minutos

JOHN KEATING: “No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo. Les contaré un secreto, no leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana, y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, el comercio y la ingeniería son carreras nobles y necesarias para dignificar la vida. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor… son las cosas que nos mantienen vivos.”

JOHN KEATING: “Coged las rosas mientras podáis. La expresión latina de ese sentimiento es ‘Carpe Diem’. ¿Quién sabe qué significa?”
STEVEN MEEKS: “Carpe Diem es aprovecha el momento.”
JOHN KEATING: “Muy bien Señor…”
STEVEN MEEKS: “Meeks.”
JOHN KEATING: “Otro apellido peculiar. Aprovecha el momento. Coged las rosas mientras podáis. ¿Por qué usa esa frase el autor?
CHARLIE DALTON: “Porque tiene prisa.”
JOHN KEATING: “No… ¡ding! Pero gracias por concursar. Porque seremos pasto de los gusanos. Porque lo crean o no, todos los que estamos en esta sala un día dejaremos de respirar, nos enfriaremos y moriremos.”
  
CURIOSIDADES
Tom Schulman escribió el guion basándose en sus experiencias en la Academia Montgomery Bell en Nashville, Tennessee. En especial se concentró en Samuel Pickering, un profesor que había tenido y quien juzgaba como inspirador. Inicialmente el guion contenía una escena en la que el Profesor Keating fallecía víctima de la leucemia en la cama de un hospital. El director Peter Weir decidió eliminar esa última escena porque deseaba que la película se concentrar más en los estudiantes que en el profesor. De esta forma, la escena final se convirtió en la de Todd Anderson poniéndose de pie encima del pupitre, como símbolo de permanecer firme a sus propios principios. 
El rodaje tuvo lugar en St. Andrew's School, en Middletown, Delaware. También en algunos lugares de New Castle, Delaware y cerca de Wilmington. Peter Weir decidió rodar la película en orden cronológico con la intención de poder de capturar y mostrar el desarrollo de la relación entre los estudiantes y se creciente respeto hacia el Señor Keating. El director entregó varios libros a los jóvenes actores que interpretaban a los estudiantes, que detallaban la clase de películas o música que los adolescentes aclamaban durante la década de 1950.
Actores como Dustin Hoffman o Mel Gibson rechazaron interpretar el papel del Señor Keating que acabó recayendo sobre Liam Neeson. Sin embargo ese fue el momento en el que se optó por que Peter Weir se convirtiera en el director, y Neeson perdió el papel que fue a caer de forma definitiva en Robin Williams. El actor se sintió cautivado por el personaje, y decidió interpretarlo porque John Keating era el tipo de profesor que hubiera deseado entender durante sus años de estudiante. La película contiene una escena en la que los estudiantes le muestran Keating su antiguo anuario. 
La foto que aparece es la de Robin Williams en su anuario escolar cuando asistió al Colegio Redwood, en Larkspur, California. Robin Wiliams declaró que “El Club de los Poetas Muertos” era una de sus películas favoritas, en las que había trabajado, y consideró que Peter Weir era el mejor director con el que había trabajado. A su muerte en el año 2014, la famosa frase “¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!” fue utilizada por numerosos medios de comunicación en sus obituarios. La escena en la que Todd Anderson lloraba de forma desconsolada bajo la nieve fue realizada en una sola toma. Inicialmente iba a tener lugar dentro de la escuela, pero justo entonces empezó a nevar. Peter Weir consideró entonces que la escena tendría más impacto emocional si se rodaba al aire libre. La nevada había comenzado a amainar, por lo que la escena tuvo que realizarse en una sola toma, algo que Ethan Hawke logró. Hawke declaró que la escena en la que su personaje componía una poesía espontáneamente, bajo la dirección de Keating, fue la primera vez en la que sintió que actuaba de verdad.
La película se hizo con un Oscar al Mejor Guion Original. Robin Williams fue nominado como Mejor Actor, pero perdió el Oscar contra Daniel Day-Lewis por la película “Mi Pie Izquierdo”. La película también fue nominada a Mejor Dirección y Mejor Película, perdiendo contra “Nacido el Cuatro de Julio” y “Paseando a Miss Daisy” respectivamente.

NOTA PERSONAL
Que puedo decir de una de mis películas favoritas, que además considero la mejor de Robin Williams. Si a eso añadimos que cuenta con un jovencito Ethan Hawke, que siempre ha sido otro de mis actores predilectos. Hay un antes y un después con esta película y mi vida. Yo estudié mis dos últimos años de bachillerato en un colegio interno de Estados Unidos, solo para muchachos. Así que cuando volví a ver la película tras la experiencia, esta cobró una importancia mucho mayor a la previa, que ya de por sí era importante.
Más allá de los peculiares métodos de enseñanza del Señor Keating, creo que esta obra es una oda a la importancia de crear futuros miembros de la sociedad capaces de pensar por sí mismo, y de cuestionarlo todo. 
También creo que casi todos hemos tenido algún profesor así, dotado de auténtica vocación, que ha marcado una diferencia y colaborado para que seamos las personas que somos en la actualidad. Yo tengo la suerte de haber tenido varios.
Robin Williams realiza una impresionante labor, de eso no cabe duda. Pero en este tipo de películas es fundamental que los jóvenes actores funcionen con excelencia. Esta es una de esas películas en las que el joven reparto consigue una calificación de sobresaliente. A través de un estilo de vida que se ha quedado obsoleto, aunque no ha desaparecido del todo, esta película ha logrado la inmortalidad al tratar un tema que siempre estará presente en nuestra sociedad. “¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!”

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Durante el otoño de 1959, comienza un nuevo curso en la Academia Welton, un colegio interno masculino de elite que ya cumple su primer centenario. 
En su ceremonia de apertura del curso escolar, el Director Nolan presenta al que será nuevo profesor de literatura, un antiguo alumno llamado John Keating. Un joven tímido llamado Todd Anderson comienza su último curso, y conoce al popular Neil Perry, un estudiante prometedor que será su compañero de cuarto. Neil enseguida introduce a Todd a sus amigos, Knox Overstreet, Richard Cameron, Steven Meeks, Gerard Pitts y Charlie Dalton. Sin embargo Neil es hijo de un padre sobreprotector que le presiona en exceso para que estudie medicina, por lo que limita sus actividades extraescolares.
Durante el primer día de clases, el grupo de amigos coincide en clase con el nuevo profesor de literatura, el Señor Keating. Este resulta un profesor peculiar cuyos métodos son un tanto excéntricos. En su primera clase el Señor Keating les lleva a un salón donde cita el poema “¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!” escrito por Walt Whitman como homenaje a Abraham Lincoln. 
Keating les señala que podrán dirigirse a él como Señor Keating o “¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!” en caso de ser más atrevidos. En el salón les hace contemplar la fotografía de un grupo de antiguos alumnos que probablemente han fallecido más. Al observar la foto les indica que deben intentar escuchar como los muchachos de esa foto intentan decirles que aprovechen el momento, un sentimiento que resume con la expresión “Carpe Diem”. Esa misma noche, Knox acude a cenar a casa de unos amigos de sus padres, y queda prendado de su hija Chris Noel, que lamentablemente ya sale con alguien.
Al día siguiente los amigos acuden a una nueva clase en la que el Señor Keating se mofa de la introducción del libro de texto que deben estudiar, escrita por Pritchard. La introducción muestra una fórmula matemática para calificar la grandeza de la poesía. Keating les hace arrancar esa página del libro de texto y comienza a enseñarles a apreciar de verdad la poesía. 
El profesor de latín, McAllister observa la clase y queda impresionado, aunque le comunica a Keating durante la comida que es arriesgado fomentar sueños que los muchachos pueden no llegar a alcanzar. Tras examinar el anuario del año de graduación de Keating, los chicos descubren que fue club de “El Club de los Poetas Muertos”, asociación que ya no existe en el colegio, y le preguntan a Keating sobre el mismo. Keating les explica que el club se dedicaba a extraer todo el meollo de la vida. Se reunían en una cueva a leer poesía, incluyendo la suya propia, y analizaban la vida a través de la misma. También les aconseja que guarden eso en secreto, pues la administración actual se mostraría en contra de semejante idea.
Neil decide volver a crear el club, y sus amigos aceptan unirse a pesar de los riesgos que conlleva. Aunque la timidez de Todd le impide leer en público, Neil decide aceptarle en el club. Neil encuentra un libro en su habitación titulado “Cinco Siglos de Poesía”. Dentro contiene una indicación de Keating señalando lo que debe leerse al comienzo de la reunión de “El Club de los Poetas Muertos”. 
Esa misma noche, todos abandonan el colegio en secreto y se reúnen en la cueva para leer poesía. En sucesivas clases Keating se percata de la gran timidez de Todd Anderson y decide encargar una tarea en la que los estudiantes deberán componer y leer un poema ante el resto de la clase. Dicha tarea resulta una pesadilla para el tímido Todd Anderson, mientras Neil decide presentarse a las pruebas para participar en la obra “El Sueño de una Noche de Verano”. Neil ha descubierto que siempre quiso ser actor, y que el temor a su padre se lo impidió siempre. Neil consigue el papel de Puck en la obra, pero decide falsificar el permiso de su padre y el Director Nolan. Llegado el día de leer los poemas en clase, Todd admite no haber escrito ninguno. Sin embargo, Keating le saca en frente de todos y apresurándole y no dejándole reaccionar le obliga a componer un poema de forma instantánea que deja a todos sin aliento.
El Club de los Poetas Muertos sigue reuniéndose, lo que ayuda a los muchachos a comenzar a luchar por lo que desean. Knox llama a Chris y la joven le invita a una fiesta. 
El día del cumpleaños de Todd, sus padres le envían el mismo juego de escritorio que le regalaron el año anterior. Esto le deprime bastante, pero Neil le apoya y ambos terminan por arrojar el juego de escritorio desde el tejado de la Academia. Knox acude a la fiesta de Chris, pero acaba emborrachado. El joven besa a Chris en la frente mientras duerme, lo que provoca que el novio de éste le dé una paliza. Por su parte Charlie se extralimita colando un artículo en el periódico del colegio, firmado por el club, exigiendo que las chicas sean admitidas en la Academia Welton. Enfurecido, el Director Nolan convoca una reunión exigiendo que el responsable del artículo de un paso adelante. En la reunión, Charlie simula una llamada de teléfono por parte de Dios, exigiendo chicas en Welton. Sin embargo Charlie solo consigue un castigo físico y no revela los nombres de sus amigos del club. Sin embargo el Director Nolan comienza a fijarse en los métodos poco ortodoxos de Keating y le llama la atención. Keating les recomienda a Charlie y los miembros del club que sean prudentes.
Knox acude al colegio de Chris, donde le lee un poema ante sus compañeros de clase. Otro problema surge cuando el padre de Neil descubre que el muchacho ha falsificado su autorización para participar en la obra, y le ordena que la abandone. Desesperado, Neil le pide consejo a Keating, y éste le recomienda que intente hacerle ver a su padre la pasión que siente por el teatro. Sin embargo Neil no sigue el consejo y decide actuar en la obra, mintiendo a Keating. Chris visita a Knox en su Academia y ambos acuden a ver la obra de Neil. Keating también lleva al resto de los estudiantes. Sin embargo, el padre de Neil también acude por sorpresa para asegurarse de que su hijo se ha retirado de la obra. Al ver que no ha sido así decide sacarle de la Academia Welton e inscribirle en una Academia militar para que sea aceptado en Harvard y saque la carrera de medicina. Incapaz de lidiar con eso, Neil toma el revolver de su padre y se quita la vida.
El Director Nolan inicia una investigación en la Academia Welton a petición de los padres de Neil. Richard Cameron culpa a Keating de la muerte de Neil, y al ser interrogado por el director revela los nombres de los miembros del Club de los Poetas Muertos. 
Cuando Charlie se enfrenta a él, Richard anima al resto de sus ya antiguos amigos a que hagan lo mismo para salvarse de la expulsión. Charlie le propina un puñetazo y es expulsado de la Academia. Cada uno de los miembros del club es llamado de forma individual al despacho del Director Nolan. Todd es el último en acudir y se le exige que firme una declaración que culpa a Keating de lo ocurrido. Inicialmente se niega, pero al ver que todos han firmado la declaración, accede a hacerlo también. Keating es despedido y el Director Nolan se encarga de la clase de literatura y en su primera clase, Keating acude a recoger sus objetos personales. Todd interrumpe la clase para hacerle saber que fueron obligados a firmar la declaración en su contra, y que no le culpa de la muerte de Neil. Nolan ordena a Keating que se vaya, pero Todd sube a su pupitre y exclama “¡Oh, Capitán! ¡Mi Capitán!”, desafiando a Nolan. Knox Overstreet, Gerard Pitts, Steven Meeks y la mitad de la clase siguen su ejemplo desoyendo las órdenes de Nolan. Conmovido, Keating da las gracias a sus estudiantes y se marcha.

ESCENA
La película está llena de grandes escenas, pero me quedo con Keating rompiendo las barreras de la timidez de Todd Anderson. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario