- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 4 de julio de 2018

WATERWORLD

FECHA DE ESTRENO
28 de Julio de 1995
TITULO ORIGINAL
Waterworld
DIRECTOR
Kevin Reynolds
PRODUCTORES
Kevin Costner, John Davis, Charles Gordon, Lawrence Gordon
GUION 
Peter Rader, David Twohy
REPARTO
Kevin Costner (Marino), Dennis Hopper (Diácono), Jeanne Tripplehorn (Helen), Tina Majorino (Enola), Gerard Murphy (Nord), R.D. Call (Guardia del Atolón), Jack Black (Piloto Avioneta Smoker), John Toles-Bey (Artillero Avioneta Smoker), Robert Joy (Ledger Guy), John Fleck (Médico Smoker), Noelani Eidse (Doctor Burnsides), Leonardo Cimino (Anciano), Zakes Mokae (Priam), Kim Coates (Navegante loco), Sab Shimono (Anciano Atolón), Leonardo Cimino (Anciano Atolón), Jack Kehler (Banquero), Lanny Flaherty (Comerciante), Rick Aviles (Portero del Atolón), Sean Whalen (Bone), Elizabeth McNamee (McFjord), Lee Arenberg (Djeng), Robert LaSardo (Smitty)
CINEMATOGRAFÍA
Dean Semler
BANDA SONORA
James Newton-Howard
DISTRIBUIDA POR:
Universal Pictures
DURACIÓN 
135 minutos

MARINO: “No te pareces a ella.”
HELEN: “No soy su madre si insinúas eso.”
MARINO: “Actúas como si lo fueras. ¿Qué son esas marcas que tiene en la espalda?”
HELEN: “Nada, unos dibujos de fantasía.”
MARINO: “¿Cómo los dibujos que hace.”
HELEN: “Ella dibuja lo que ve. Es como un espejo. La gente del atolón creía que estaba…”
MARINO: “¿Loca?”
HELEN: “Sí. Es una niña muy especial

HELEN: “He estado soñando. Es gracioso. Siempre he creído que Tierra Seca flotaba llevada a la deriva por el viento y por eso nos costaba encontrarla.”
MARINO: “¿Por qué tienes tanta fe en eso?”
HELEN: “Porque no estamos hechos para el mar. Tenemos pies y manos. Estamos hechos para andar.”

CURIOSIDADES
El proyecto supuso la cuarta colaboración entre Kevin Costner y el director Kevin Reynolds. Previamente habían trabajado en “¿Dónde Dices que Vas?” (1995), “Robin Hood: Príncipe de los Ladrones” (1991) y “Rapa Nui” (1994), aunque en la última Costner había trabajado como productor y no como actor. El guion fue coescrito por David Twohy, que declaró haberse inspirado en “Mad Max 2: El Guerrero de la Carretera” (1981) para crear la trama. De hecho, ambas películas usaron a Dean Semler como director de fotografía. La producción se vio complicada por constantes excesos en los costes, y retrasos en el rodaje. “Universal Pictures” había autorizado un presupuesto de cien millones de dólares, pero los sobrecostes terminaron por alcanzar los ciento setenta y cinco millones, provocando todo un record para la fecha. La película se rodó en un entorno artificial de agua marina, similar al que utilizaría “Titanic” (1997) dos años más tarde. Dicho entorno se encontraba en el Océano Pacífico cerca de la costa de Hawái. 
La última escena fue rodada en el Valle Waipio de Big Island, también conocido como Valle de los Reyes. La producción se vio dificultada por el derrumbamiento de del decorado multimillonario durante un huracán. El rodaje adicional tuvo lugar en Los Ángeles, Playa Huntington, Isla Santa Catalina, y el Canal de Islas de California.
Kevin Costner estuvo en los decorados durante ciento cincuenta y siete días, trabajando seis días a la semana. Estuvo a punto de perecer al quedar atrapado en una borrasca cuando estaba atado al mástil de su trimarán. El famoso Surfero Lair Hamilton fue su doble para numerosas escenas acuáticas. El estado de Hawái añadió más de treinta y cinco millones de dólares a su economía, como resultado de la colosal producción. Inspirándose en los trimaranes de carreras construidos por la división “Lagoon” de "Jeanneau Advanced Technologies”, Marc Van Peteghem y Vincent Lauriot-Prevost diseñaron y construyeron un yate de dieciocho metros de eslora. Se construyeron dos versiones, un trimarán de carreras normal para las escenas a distancia, y uno transformable para las tomas de primer plano. 
El primer trimarán logró alcanzar velocidades de hasta cincuenta y seis kilómetros por hora. La versión transformable está en posesión privada en San Diego, California. Durante muchos años la versión de carreras se conservó en los Estudios Universal de Florida, antes de restaurado bajo el nombre Loe Real. Kevin Reynolds recibió todo el crédito como director, pero acabó por dejar el proyecto ante las constantes interferencias de Kevin Costner, que tuvo que finalizar la película. Aunque la película logró ocupar el primer puesto en taquilla, los excesivos costes de producción provocaron que los beneficios fueran muy limitados. Por este motivo fue considerada como todo un fracaso de taquilla. Recibió una nominación a los Oscars por Mejor Sonido, perdiendo la estatuilla contra la película “Apolo 13”. También recibió cuatro nominaciones a los Premios Golden Raspberry, en los que Dennis Hooper ganó como Peor Actor Secundario.

NOTA PERSONAL
Siendo un gran fan de las películas apocalípticas, me llevé una grata sorpresa con esta película. Nunca he entendido demasiado bien la enorme aversión a la que se ha enfrentado por parte de crítica y espectadores. Si bien no está dotada de la seriedad y sentimiento de caos de “Mad Max”, la película bien puede ser tildada como su equivalente marina. Es cierto que el personaje de Dennis Hooper tendría que haber sido mucho menos cómico, y más amenazante. Sin embargo el personaje de Kevin Costner me pareció original y muy bien elaborado. Me encanta el proceso a través del cual pasa de ser un errante solitario, hosco, y hasta agresivo, para encontrar ese lado humano a través de su relación con Helen y particularmente con Enola.
Las escenas de acción me parecieron fascinantes y muy bien llevadas. El ataque al atolón me sigue pareciendo genial, aunque la persecución de motos de agua sobre el trimarán fue todavía más fascinante. 
Creo que la película no quiso arriesgarse a un tono más serio o violento con la intención de llegar a un público más amplio, lo cual es cierto pudo ser un error. Sin embargo sigue siendo una interesante historia apocalíptica, bien narrada y entretenida a pesar de superar las dos horas de duración.
Considerando el tiempo pasado desde su creación, hay que elogiar unos efectos especiales que tenían el beneficio de los medios actuales, requiriendo de imaginación y creatividad. Hay muchas películas actuales que no consiguen ese realismo y genialidad con efectos mucho más avanzados. Lamentablemente el paso del tiempo tampoco ha sido generoso con una película, que no se me antoja el desastre que muchos consideran todavía.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
En el futuro los casquetes polares se han derretido y todo el planeta yace bajo un inmenso manto de agua, forjando a los supervivientes a adaptarse a un mundo completamente nuevo. 
Lo que queda de la civilización reside en comunidades destartaladas flotantes conocidas como atolones, olvidando lo que era vivir en tierra firme. El hombre conocido como el Marino, es un vagabundo solitario que se desplaza en su trimarán, dedicándose a intercambiar suministros para sobrevivir. A menudo se enfrenta a otros comerciantes ladrones o estafadores, o a una banda de piratas conocida como Los Smokers. Tras un breve encuentro con ellos, el Marino se dirige a un atolón para negociar con la tierra que tiene, una mercancía muy poco común. Entre los habitantes existe el mito de la existencia de la “Tierra Seca”, y que un mapa para llegar esta tatuado en la espalda de una niña. El Marino logra intercambiar la Tierra por agua, pero descubre pocas existencias en el almacén, pero se hace con una tomatera y un juego de estantes de una comerciante llamada Helen que cuida de una niña llamada Enola. Cuando el marino se niega a dejar embarazada a una joven, algo necesario para que la comunidad no degenere, los habitantes sospechan de él. 
Pronto descubren que posee branquias y pies palmeados, por lo que se trata de un mutante. A intentar eliminarle el líder de la comunidad lo impide; pero el Marino es encerrado en una jaula.
Enola posee el mapa de la “Tierra Seca” en la espalda, pero ni Helen ni su amigo el inventor Gregor han logrado traducirlo. Gregor le pide ayuda al Marino para encontrar la “Tierra Seca”, pero no tiene el valor para liberarle a cambio de la información. Al día siguiente se decide ejecutar al Marino, sentenciándolo al reciclado en una fosa de un líquido semejante al barro. Justo en ese momento los Smokers atacan el atolón a bordo de motos de agua, embarcaciones e incluso una avioneta. Los Smokers van dirigidos por su líder el Diácono, que desea capturar a Enola por el mapa tatuado en su espalda. Gregor, Helen y Enola intentan escapar en un globo de gas, pero este es activado demasiado pronto y solo Gregor logra partir a bordo. Sin otra opción, Helen acude a liberar al Marino a cambio de que las ayude a escapar. Los tres cooperan para poder salir del atolón a bordo del trimarán, logrando escapar de un ataque de Smokers. 
El barco del Diacono es destruido, pero este logra sobrevivir con una herida en el ojo izquierdo que pierde. El Diácono interroga a algunos prisioneros y descubre que Enola ha escapado en el trimarán de un mutante, por lo que decide regresar a su base y enviar patrullas de búsqueda.
Mientras tanto, el Marino admite saber dónde está “Tierra Seca”, pero solo accede a llevar a Helen, ya que la nave ha sido dañada y no llegarían. Helen le ofrece favores sexuales a cambio de que mantenga a Enola con vida; pero a pesar de su actitud hosca el Marino no le hace nada. Exasperado con Enola, que utiliza sus ceras para pintar por el trimarán, el Marino la arroja al mar y Helen salta tras ella. Sin embargo el Marino vuelve a recogerlas. Justo en ese momento aparece la avioneta de los Smokers, y Helen dispara el arpón del trimarán sobre la avioneta. Aunque la avioneta termina por venirse abajo, el trimarán sufre varios daños; y el Marino castiga a Helen y Enola cortándoles el pelo. A pesar de esto, cuando está a punto de usar a Helen como moneda de cambio con otro comerciante marino, el Marino se echa atrás y acaba con él. 
Tras este incidente, el Marino les consigue comida haciendo de cebo para una criatura marina. Al anochecer, Helen le explica al Marino que no es la madre de Enola, pero que siempre cuidó de ella por ser una niña especial. El Marino comienza a mostrarse más amable e incluso comienza a enseñar a Enola a nadar.
El trimarán llega a un pequeño puesto comercial flotante en busca de resina, pero el Diácono lo ha atacado previamente y matado a sus ocupantes. El Marino no tarda en percatarse de que se trata de una trampa al localizar varias motos Smokers sumergidas. Haciendo un espléndido uso del trimarán, el Marino consigue derribar las motos de agua pero recibe un disparo del Diácono antes de escapar. El Marino deduce que los Smokers van tras la niña, y Helen confiesa que el mapa de su espalda conduce a Tierra Seca. Es entonces cuando el Marino declara que Tierra Seca no existe y que nunca ha estado allí. Cuando Helen le pide una explicación acerca de los extraños objetos que posee, el Marino la lleva en una campana de bucea a las profundidades. 
Allí le muestra los restos de una ciudad y la tierra en el fondo. Al volver al trimarán descubren que los Smokers les han alcanzado y el Diácono exige que revelen donde esta Enola, que se ha ocultado en el trimarán. Al amenazar sus vidas, la propia Enola surge de su escondite y se entrega. El Diácono ordena que maten al Marino y Helen que se ven obligados a escapar sumergiéndose, con el Marino ayudándola a respirar. Al emerger tiempo después, encuentran el trimarán destruido y que los Smokers han partido llevándose a Enola.
Varados en los restos del trimarán, Helen le pregunta al Marino el motivo por el que la rechazó sexualmente. El responde que no le deseaba y la mujer le besa entonces. Afortunadamente, Gregor les localiza en su globo gracias al humo del trimarán y los sube a bordo, llevándolos ante los supervivientes del atolón. El Marino ayuda a Gregor a descifrar el mapa asegurando que Enola ha estado en tierra firme, ya que ha dibujado palmeras en varias ocasiones. 
Haciéndose con una moto de agua, el Marino parte al rescate de Enola, y localiza la base del Diácono y los Smokers en los restos del antiguo petrolero “Exxon Valdez”, de dónde sacan todo su combustible. Mientras tanto el Diácono se ha dirigido a su “población-tripulación”, asegurando que conoce la ubicación de la Tierra Seca mostrando a Enola y su mapa. De esta forma les convence para que muevan el petrolero mediante inmensos remos instalados a sus lados, y movidos por toda su población.
Aprovechando que todos están remando, sin saber a dónde dirigirse, el Marino se enfrenta al Diácono y sus hombres de confianza. El Marino amenaza con arrojar una bengala al suministro de petróleo del buque. El Diácono declara no creer que sea capaz de hacer eso; pero para su sorpresa el Marino lo hace provocando una inmensa explosión. Mientras las cubiertas inferiores quedan envueltas en llamas, el petrolero comienza a hundirse. El Marino acaba con la mano derecha del Diácono, que intenta escapar con Enola en una avioneta. 
Sin embargo el Marino se desliza en un cable hasta la avioneta, provocando que se estrelle en cubierta. Tras rescatar a Enola, el Marino se agarra a un cabo lanzado desde el globo de Gregor. El Diácono intenta detenerles, pero es arrojado al mar mientras el buque termina por hundirse. El Diácono llega a una moto de agua y dispara sobre el globo provocando que Enola caiga al agua. Junto a los Smokers supervivientes se dirige a capturarla, pero el Marino utiliza un cabo para sacarla del agua. Todas las motos de agua se estrellan acabando con las vidas de los Smokers y el propio Diácono en la explosión.
Gregor logra descifrar el mapa de Enola y sigue el rumbo indicado. De esta forma, el grupo localiza Tierra Seca en lo alto del Everest, repleto de vida vegetal y animal. Allí encuentran una antigua cabaña con los restos humanos de los padres de Enola. Sin embargo el Marino decide partir al sentirse fuera de lugar y darse cuenta de que su lugar está en el mar. Tras construir un nuevo barco de vela, se despide de Helen y Enola, que le regala una caja de música que se encontraba en la cabaña. Tras besar a Helen, el Marino se adentra  en el mar una vez más.

ESCENA
Aunque hay muchas escenas de acción, me encantó la imagen apocalíptica de la ciudad sepultada bajo el océano.

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo con tu crítica, es una película tremendamente entretenida y que no pretende más que eso..... Entretener, y lo consigue

    ResponderEliminar