- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 3 de julio de 2013

ROBIN HOOD

FECHA DE ESTRENO
8 de Noviembre de 1973
TITULO ORIGINAL
Robin Hood
DIRECTOR
Wolfgang Reitherman
PRODUCTOR
Wolfgang Reitherman
GUION
Larry Clemmons, Ken Anderson
REPARTO (VOCES)
Brian Bedford (Robin Hood), Monica Evans (Lady Marian), Phil Harris (Little John), Roger Miller (Alan-a-Dale), Andy Devine (Fray Tuck), Peter Ustinov (Príncipe Juan, Rey Ricardo), Terry-Thomas (Sir Hiss), Carole Shelley (Lady Kluck), Pat Buttram (Sheriff de Nottingham), Ken Curtis (Lelo), George Lindsey (Trigger), John Fiedler (Sacristán), Barbara Luddy (Madre Conejo), Billy Whittaker (Skippy), Dana Laurita (Sis), Dori Whittaker (Tagalong), Richie Sanders (Toby)
CINEMATOGRAFÍA
Inaplicable
BANDA SONORA
George Bruns
DISTRIBUIDA POR:
Buena Vista Distribution
DURACIÓN
83 minutos
CLASICO ANTERIOR
CLASICO SIGUIENTE
  
PRINCIPE JUAN: “Te sentencio sin previo juicio a una muerte inmediata. ¡Ya!”
LADY MARIAN: “¡No! Piedad, por favor señor, os suplico que le perdonéis la vida. Tened piedad.”
PRINCIPE JUAN: “¿Y por qué habría de hacerlo, sobrina querida?”
LADY MARIAN: “Porque lo amo, alteza.”
PRINCIPE JUAN: “Lo amáis. ¿Y acaso este bandolero corresponde a vuestro amor?”
ROBIN HOOD: “Marian querida, te amo más que a mi propia vida.”
PRINCIPE JUAN: “Jóvenes enamorados. Vuestro amor ha logrado conmover mi viejo corazón de roca. Pero los traidores a la corona deben morir.”
ROBIN HOOD: “¿La corona? Esa corona es del Rey Ricardo. ¡Viva el Rey Ricardo!”
  
CURIOSIDADES
Se trata del vigésimo primer clásico animado de Walt Disney. Inicialmente, el estudio había considerado realizar una película sobre el Zorro Renart, personaje satírico de poemas franceses del siglo XII.  Pero al considerar que Renart no era una buena elección para un héroe, Ken Anderson utilizó muchos de sus elementos para la realización de “Robin Hood”.
Sin embargo, según Robin Allan, se mostró disgustado al comprobar como todos los conceptos de sus personajes habían sido procesados para convertirse en estereotipos, en el proyecto de Robin Hood. Según Ward Kimball y Ollie Johnston, una de esas “víctimas” fue el concepto de convertir al Sheriff de Nottingham en cabra, como experimento artístico para intentar diferenciar animales de villanos. Sin embargo, el director optó por convertir al Sheriff en lobo, lo cual el estereotipo  de villano habitual. Inicialmente, Fray Tuck iba a ser representado por un cerdo, pero se optó por usar un topo para evitar sensibilidades religiosas.
Debido a que la película fue dotada de un presupuesto muy reducido, los artistas enumeraron una serie de características de anteriores películas animadas. Por ejemplo, la secuencia de baile en el bosque fue realizada basándose en secuencias originalmente producidas para “Blancanieves y los Siete Enanitos”, “El Libro de la Selva” y “Los Aristogatos”. El baile de Lady Marian era copiado de los movimientos de Blancanieves, el de Little John de los de Baloo, y el de los músicos de los gatos jazz de “Los Aristogatos.
Algunos de los actores que fueron utilizados para otorgar sus voces en esta producción eran británicos. Sin embargo, se decidió contratar a un número de actores americanos para los papeles tradicionalmente medievales. Muchos de estos individuos eran actores veteranos procedentes de películas western, y programas de televisión; lo que resultó en que personajes como Fray Tuck y el Sheriff de Nottingham tuvieran acentos y gestos Americanos más asociados en el sur rural, medio oeste y suroeste de Estados Unidos, en lugar de con Inglaterra.
Este efecto resultó reforzado al elegir a Roger Miller, cantante de country, como compositor de canciones y narrador de la película.
El comportamiento infantil del Príncipe Juan, cada vez que alguien mencionaba a su madre, es una astuta referencia al verdadero Rey Juan de Inglaterra. El hermano de Ricardo Corazón de León, Juan, era el favorito de su madre la Reina Eleanor de Aquitaine. Se decía que era vulgar y lerdo, y que había intentado usurpar el trono de Ricardo cuando éste luchaba en una cruzada. Aunque Ricardo eventualmente regresó y frustró la rebelión de Juan, éste terminó por convertirse en rey de todas formas tras la muerte de Ricardo en 1199, quien no dejó herederos. La Reina Eleanor apoyó a Juan contra quienes reclamaban el trono, hasta su muerte en 1204.
Unos meses antes del estreno de la película, los animadores de Disney necesitaron que Peter Ustinov regresara a los Estudios Disney para volver a grabar algunas de sus frases como Príncipe Juan. Los animadores realizaron llamadas de teléfono a Nueva York, Londres, París, Viena y Tokio tratando de localizar a Ustinov.
Al final descubrieron que estaba trabajando en los Estudios NBC de Burbank durante esa semana, a menos de un kilómetro de la calle en la que se encontraban.
Cuando la película fue estrenada en 1973, la crítica Judith Crist declaró que tenía un agradable tono de burla, aunque no llegaba a insultar la inteligencia de niños o adultos. También señaló que poseía clase en el excelente reparto que otorgaba voz y personalidad a los personales, así como el brillante y agudo dialogo, dentro del concepto general de la película. Vincent Canby debería proporcionar mucha diversión a los espectadores pequeños, cuyas mentes todavía no habían sido ajadas por la ortodoxia. También señaló que el estilo visual era “encantadoramente convencional”. La “Montreal Gazette” declaró que cuando las películas Disney eran buenas, se volvían en excepcionales, recordando que no existían muchas películas en aquel entonces, que toda la familia pudiera disfrutar. “Robin Hood” era una de esas películas. “New York Magazine” definió la película como dulce, divertida, dotada de acción y buenos sentimientos,  con un reparto formidable.
La definió como “un festín para los ojos de los niños y los nostálgicos de Disney”. “The Milwaukee Sentinel” definió el film como excelente, y señaló en particular la interpretación de Peter Ustinov, quien dotaba de voz al Príncipe Juan, quien eclipsaba a toda la película.
Existe un final alternativo, incluido en la Edición “Most Wanted” en DVD, que no deja de ser un corto replanteamiento de la conclusión de la historia. Primordialmente, utiliza imágenes congeladas del guion gráfico original de Ken Anderson. Cuando Robin Hood salta desde la torre del castillo en llamas hasta el foso, resulta herido por una de las flechas que son disparadas sobre el agua. Tras esto es llevado hasta la iglesia. Un enfurecido Príncipe John, derrotado de nuevo por Robin Hood, descubre a Little John abandonando la iglesia, sospechando que el forajido se encuentra allí. Al entrar encuentra a Lady Marian curando a un inconsciente Robin Hood, y desenvaina su espada para matar a ambos.
Antes de poder hacerlo, es detenido por su hermano, el rey Ricardo, quien acaba de regresar de la Cruzada. Ricardo queda devastado al ver como su hermano ha dejado al reino debilitado y oprimido. Respetando los deseos de su madre, decide que no puede exiliar al Príncipe Juan, aunque le otorga un severo castigo. Tras devolver a Nottingham su antiguo esplendor, le ordena a Fray Tuck que case a Robin Hood y Lady Marian.
  
NOTA PERSONAL
La verdad es que estoy de acuerdo con gran parte de la crítica. La parte más genial de esta película son los villanos; y es que es genial la relación entre el Rey Juan y la serpiente Sir Hiss. Los diálogos entre ambos personajes son sencillamente desternillantes, y siempre consiguen arrancarme carcajadas. El doblaje, en versión original, realizado por Peter Ustinov es hilarante en todo momento. Con esto no quiero desmerecer al resto de los personajes, que la verdad están francamente bien definidos.
Frente a la heroicidad de Robin Hood y el romanticismo de Lady Marian tenemos a geniales personajes secundarios como Little John y Lady Cluck.
En lo relativo a las escenas, la película contiene algunas secuencias memorables. Desde mi punto de vista, la mejor es la de la lucha después del torneo de arquería. En dicha escena tenemos a Lady Cluck luchando contra los soldados rinocerontes, al mismo tiempo que todos emulan un partido de rugby. Dicha escena está repleta de momentos francamente divertidos. Por supuesto que también hay que mencionar la memorable escena en la que Robin Hood roba al Príncipe Juan haciéndose pasar por una adivina.
Por buscar alguna pega a la película, me pareció que el final es extremadamente apresurado, y que la película carecía de una necesaria confrontación entre el villano y el héroe. Quizás el trabajo de Ken Anderson sobre el final debería haber sido incluido, para otorgar esa capacidad de final conclusivo.
A pesar de esto, sigue pareciéndome un clásico francamente divertido, representando una historia que ya se ha convertido en inmortal.
  
HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Hace muchos, muchos años, el Rey Ricardo de Inglaterra partió a tierra santa en una guerra de cruzadas. Durante su ausencia, su  malvado hermano el Príncipe Juan usurpó el trono. El pueblo depositó su esperanza en Robin Hood, quien robaba a los ricos para ayudar a los pobres. La historia es narrada por un gallo juglar llamado Alan-a-Dale, quien procede a explicar la versión del mito en el reino animal.
Mientras pasean por el bosque, Robin Hood y Little John son atacados por el Sheriff de Nottingham y sus hombres, aunque como es costumbre logran escapar de la trampa. Tras esto observan una comitiva de soldados que escoltan al mismísimo Príncipe Juan a través del bosque, tras haber recaudado impuestos.
El Principe va acompañado de Sir Hiss, una serpiente con quien habla sobre como fraguaron un complot para enviar al Rey Ricardo a las cruzadas. Robin Hood y Little John se disfrazan de gitanas y se anuncian ante la comitiva explicando que pueden leer el futuro. A pesar de que Sir Hiss deduce rápidamente que se trata de bandidos disfrazados, el Principe Juan no le toma en serio y las invita al carruaje. Durante la sesión de adivinación, Robin Hood y Little John roban todos los impuestos del Príncipe Juan y escapan.
Tras esto, el Príncipe Juan ofrece una recompensa por Robin Hood y sube los impuestos. El Sheriff de Nottingham se dedica a recaudar impuestos, y frustrar los intentos del Fraile Tuck para distribuir el dinero de Robin Hood entre los pobres. Robin Hood visita a una familia de conejos que celebraba un cumpleaños, el cual ha sido arruinado por el Sheriff. Robin regala al niño un arco, una flecha, y su sombrero. También le entrega una bolsa de dinero a la madre de la familia.
Los niños van a jugar con el arco, y pierden la flecha en el castillo de Nottingham. Logran recuperar la flecha, y se hacen amigos de Lady Marian, sobrina del Rey Ricardo y amor de juventud de Robin Hood, y su dama de compañía, Lady Kluck. Más tarde, Lady Marian le confiesa a Lady Kluck que teme que Robin Hood la haya olvidado.
En el bosque, Robin Hood confiesa a Little John que sigue enamorado de Lady Marian, pero que mientras sea un forajido no puede dirigirse a ella. Fray Tuck les visita para anunciarles que el Príncipe Juan ha organizado un torneo de arquería, y que quien lo gane recibirá un beso de Lady Marian y una flecha de oro. Robin Hood decide participar, a pesar de que el torneo se trata de una trampa organizada por el Príncipe Juan para capturarle. Robin Hood se disfraza como cigüeña y compite contra el mismísimo Sheriff de Nottingham. Sir Hiss descubre que la cigüeña es Robin Hood, pero Fray Tuck y Alan-a-Dale le capturan en un tonel de vino. Desafortunadamente, el Príncipe Juan también ha deducido la identidad de Robin Hood, quien logra ganar el torneo.
Al acudir a por el premio, Robin es desenmascarado por el Príncipe Juan quien ordena que sea ejecutado de inmediato. Lady Marian declara su amor por Robin y pide clemencia, la cual es denegada. Little John amenaza con su puñal al Principe Juan, quien ordena que Robin Hood sea liberado. Cuando el Sheriff descubre a Little John, Robin se enzarza en duelo contra la guardia real con ayuda de Little John, Lady Marian y Lady Kluck, quienes huyen junto al héroe al Bosque de Sherwood.
Habitantes del pueblo celebran la fuga en el bosque, donde Little John compone una canción en la que tildan al Príncipe Juan como Rey Pelele. La canción se pone de moda, y el enfurecido Príncipe Juan decide ahogar a sus súbditos con más impuestos. Quienes no pueden pagar los impuestos son enviados a la cárcel. Cuando el Sheriff recauda la limosna del Fraile Tuck, éste se enfrenta al Sheriff y acaba siendo encarcelado. Al descubrir lo ocurrido, el Príncipe Juan decide ordenar la ejecución del Fraile en la horca, con la idea de atraer a Robin Hood al rescate, y así poder capturarle.
Robin Hood descubre lo ocurrido y decide no esperar a la ejecución, llevando acabo una misión de rescate durante la noche anterior junto a Little John. Ambos consiguen liberar a todos los pobres que han sido hecho prisioneros por no poder pagar los impuestos. Antes de escapar, Robin Hood decide volver a robar todo el oro recaudado por el Príncipe en su propia habitación. Robin consigue hacerlo mediante un juego de cuerdas que lanza con una de sus flechas. Sin embargo, Sir Hiss se despierta y le descubre, lo que provoca una persecución. Robin Hood y todos los prisioneros logran escapar de la prisión, sin embargo, la niña pequeña de mamá coneja se ha quedado atrás. Al rescatarla, Robin Hood queda atrapado dentro de la fortaleza. Escapando de nuevo a la torre del Príncipe Juan, Robin observa como el Sheriff de Nottingham la prende fuego para atraparle, pero Robin Hood salta hasta el foso, logrando escapar y sobrevivir para frustración del Príncipe Juan.
Al día siguiente, el Rey Ricardo regresa de las cruzadas, y al ver lo sucedido envía al Príncipe Juan, Sir Hiss y el Sheriff de Nottingham a prisión. Tras esto acude a la boda, oficiada por Fray Tuck, de Robin Hood y Lady Marian, quienes parten en un carruaje para iniciar su nueva vida, juntos.
  
ESCENA
Siempre me ha encantado la escena de la confrontación entre Robin Hood y sus aliados contra la guardia real, después del torneo de arquería.
 

1 comentario:

  1. De todas las versiones de Robin Hood esta junto con la de Kevin Costner, la de Sean Connery y Audrey Hepurn y la parodia que hizo Mel Brooks son las versiones que más me gustan, mis escenas favoritas son las de Robin disfrazado de gitana, todas en las que el príncipe Juan se chupa el dedo recordando a su madre y las de Lady Kluck enfrentándose a lo guardias, aparte de eso lo que más me gusta también de esta versión y de todas es la historia de amor de Robin y Marian.

    ResponderEliminar