- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 2 de julio de 2014

REBECA

FECHA DE ESTRENO
12 de Abril de 1940
TITULO ORIGINAL
Rebecca
DIRECTOR
Alfred Hitchcock
PRODUCTOR
David O. Selznick
GUION
Robert E. Sherwood, Joan Harrison, Philip MacDonald, Michael Hogan
Basado en la novela de Daphne Du Maurier
REPARTO
Joan Fontaine (Segunda Señora de Winter), Laurence Olivier (Maxim de Winter), Judith Anderson (Señora Danvers), George Sanders (Jack Favell), Reginald Denny (Frank Crawley), Gladys Cooper (Beatrice Lacy), C. Aubrey Smith (Coronel Julyan), Nigel Bruce (Mayor Giles Lacy), Florence Bates (Señora Edythe Van Hopper), Edward Fielding (Frith), Melville Cooper (Forense), Leo G. Carroll (Doctor Baker), Leonard Carey (Ben), Lumsden Hare (Señor Tabbs), Forrester Harvey (Chalcroft), Philil Winter (Robert)
CINEMATOGRAFÍA
George Barnes
BANDA SONORA
Franz Waxman
DISTRIBUIDA POR:
United Artists
DURACIÓN
130 minutos
 
SEÑORA DANVERS: “La observe cuando bajaba, como a ella hace un año. Ni con el mismo traje puede comparársele.”
SEÑORA DE WINTER: “Lo sabía, sabía que ella lo había llevado y me sugirió que me lo pusiera. ¿Por qué me odia? ¿Qué le he hecho yo para que me odie tanto?”
SEÑORA DANVERS: “Ha querido ocupar su lugar casándose con él. He visto su cara, sus ojos. Son los mismos de cuando ella murió. Solía oírle pasear arriba y abajo, arriba y abajo toda la noche, y noche tras noche. Pensando en ella, torturado porque la había perdido.”
SEÑORA DE WINTER: “No quiero saber más. No quiero saber nada.”
SEÑORA DANVERS: “Creyó que podría ser la Señora de Winter, vivir en su casa, pisar donde pisaba, tener las mismas cosas. Pero ella es muy fuerte para usted. No puede vencerla. Nadie logró nada de ella nunca, nunca. Fue abatida al final, pero no fue un hombre ni una mujer. Fue el mar.”
SEÑORA DE WINTER: “Calle, calle, calle.”
SEÑORA DANVERS: “Esta excitada señora. He abierto la ventana. Un poco de aire la hará bien. ¿Por qué no se marcha? ¿Por qué no deja Manderley? Él no la necesita; tiene sus recuerdos. No la ama, desea estar con ella de nuevo. Nada la retiene a esta casa. Nada la retiene a este mundo. ¿La retiene algo? Mire abajo. ¿Es fácil, no? ¿Por qué no lo hace? ¿Por qué no lo hace? Hágalo. Hágalo. No tenga miedo.”
 
CURIOSIDADES
Se trata del primer proyecto Americano de Alfred Hitchcock, quien se encargó de la dirección, y su primera película producida bajo contrato con David O. Selznick. El guion fue una versión de Joan Harrison y Robert E. Sherwood basada en la adaptación de Philip MacDonald y Michael Hogan de la novela de Daphne du Maurier del mismo título, y editada en el año 1938. Rodada en blanco y negro, la película es un ejemplo de narrativa gótica. Nunca vemos a la primera esposa de Maxim de Winter, Rebeca, quien ya ha perdido la vida antes de que la historia comience.
Sin embargo, su reputación y las historias acerca de ella mantienen una presencia constante en las vidas de Maxim, su segunda esposa, y el ama de llaves Danvers.
A insistencia de Selznick, la película adaptó la trama de la novela de du Maurier fielmente. Sin embargo, existía un detalle de la trama que fue alterado para cumplir con los requisitos del Código de Producción de Hollywood. Este determinaba que el asesinato de una esposa tenía que ser castigado. En la novela, Maxim dispara sobre Rebeca, mientras que en la película solo piensa en matarla cuando ella se burla haciéndole creer que está embarazada de otro hombre. Tras esto, la muerte de Rebeca es meramente accidental, aunque más tarde se revela que se ha intentado provocar que Maxim la mate, para suicidarse y atormentarle desde la tumba. De esta forma, el personaje de Maxim no tenía que ser castigado. A pesar de las órdenes de Selznick, Hitchcock realizó otros cambios, especialmente con el personaje de la Señora Danvers. Si bien es cierto que realizó dichos cambios, no fueron tantos como los que había realizado en un guion previo, el cual había sido rechazado, pues virtualmente había alterado toda la historia.
En la novela, la Señora Danvers se asemeja más a una celosa figura materna, cuyo pasado es mencionado. Sin embargo, en la película, la Señora Danvers es un personaje mucho  más joven y su pasado no es revelado. Lo único que se revela acerca de ella es que se mudó a Manderley cuando Rebeca era la novia de Maxim. Hitchcock la convirtió en un personaje mucho más misteriosa con sutiles insinuaciones de lesbianismo, los cuales estaban inspirados con la propia bisexualidad de Daphne du Maurier.
Hitchcock deseaba que el personaje de Joan Fontaine recibiera el nombre de Daphne en honor a la autora de la novela. Selznick se negó pues el nombre de dicho personaje no es mencionado en toda la novela. Selznick deseaba que el humo que surgía de Manderley en llamas dibujara una enorme “R”, pero Hitchcock consideró que este detalle carecía de toda sutileza. Mientras Selznick estaba ocupado con la producción de “Lo que el Viento se Llevó”, Hitchcock reemplazó la “R” de humo con un camisón de seda encima de la cama, el cual tenía una “R” bordada.
Una vez Hitchcock hubo completado la película, Selznick tomó el control de la misma, volviendo a rodar varias secuencias y volviendo a grabar varias interpretaciones. Algunas fuentes han asegurado que la experiencia llevó a Hitchcock editar películas en el futuro en cámara, rodando solo lo que quería ver en la película final. Este método restringía el poder de un productor para reeditar la película.
Laurence Olivier se mantuvo frio y distante con Joan Fontaine durante todo el rodaje. Hitchcock quedó encantado por esto, pues las inseguridades que generaba sobre la actriz hacia que su personaje fuera más perfecto. La película tuvo tal éxito en España, que se optó por comenzar a llamar rebeca al estilo de chaqueta que utilizaba Joan Fontaine en la película, a pesar de que su personaje no era el de Rebeca. El Diccionario de la Real Academia España ha terminado por aceptar dicho término. La película ganó los Oscars a Mejor Película y Mejor Cinematografía en Blanco y Negro. 
Tuvo nueve nominaciones más a Mejor Director, Mejor Actor, Mejor Actriz, Mejor Actriz Secundaria, Mejor Guion Adaptado, Mejor Dirección Artística en Blanco y Negro, Mejor Montaje, Mejor Banda Sonora y Mejores Efectos Especiales. Estas las perdió contra “Las Uvas de la Ira”, “Historias de Filadelfia”, “Espejismo de Amor”, “Las Uvas de la Ira”, “Historias de Filadelfia”, “Más Fuerte que el Orgullo”, “Policía Montada del Canadá”, “Pinocho”, y “El Ladrón de Bagdad” respectivamente.
 
NOTA PERSONAL
Formidable película que me impresionó notablemente por sus cambios de estilos narrativos. En ese sentido, siempre me ha encantado como Hitchcock cambia el estilo de la trama de una película de forma tan radical, encandilando al espectador. La película comienza como una historia más bien romántica, pero al trasladar la acción a Manderley se experimenta un cambio. El espectador queda sumergido en confusión al no poder entender que es lo que puede haber ocurrido.
Tenemos el elemento inquietante de la Señora Danvers, a quien siempre he considerado como uno de los personajes más escalofriantes que he podido apreciar en una película. Todas las escenas en las que sale son las mejores de la película. La actitud de Maxim tampoco ayuda a esclarecer en qué estado se encuentra su matrimonio, gracias a lo cual el espectador puede entender la frustración y desesperación de su nueva esposa. De hecho, este personaje es tan anulado que ni siquiera está dotado de un nombre para el espectador.
Yo no he tenido la oportunidad de leer la novela, aunque mi madre siempre me la ha recomendado y supongo que acabaré por hacerlo. Sin embargo, para mí la película contiene dos temas fundamentales, uno es el de la inseguridad y otro es el de los secretos del pasado. Ambos aspectos pueden ser extremadamente dañinos para sus víctimas, en este caso la nueva Señora de Winter y Maxim. Su matrimonio se ve amenazado al principio por las inseguridades de la primera, y más adelante por los secretos del segundo.
Solo el fuego sirve como símbolo de que esas amenazas ya han logrado quedar atrás. Es raro encontrar una película que sobrepase las dos horas de duración, pero que cuya trama enganche de tal forma que la experiencia parezca mucho más corta. “Rebeca” es sin duda todo un clásico del cine que ya ha logrado convertirse en atemporal.
 
HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Una joven ingenua, cuyo nombre nunca es mencionado, se encuentra en Monte Carlo. Edythe Van Hooper la ha contratado para que le sirva de acompañante durante sus vacaciones. La joven tiene una personalidad frágil, y está acostumbrada a verse sometida a los demás. Durante su estancia en el hotel conocen al aristocrático y melancólico Maxim de Winter. La Señora Van Hooper le explica a la joven, que Maxim no ha vuelto a ser el mismo desde que perdiera a su esposa Rebeca y quedara viuda. Rebeca falleció en un accidente marino, cuando su barco se hundió en el mar. Maxim y la joven comienzan a pasar más tiempo juntos y ambos terminan por enamorarse.
En tan solo dos semanas, la joven debe partir junto a la Señora Van Hopper, por lo que Maxim  le propone matrimonio. Al comunicárselo a la Señora Van Hopper, esta duda de que la pareja pueda llegar a ser feliz, pues Rebeca era hermosa y sofisticada, mientras que la joven es tímida, corriente y acomplejada.
Tras su luna de miel, Maxim lleva a la nueva Señora de Winter a Manderley, su enorme e imponente residencia en Cornwall. La joven conoce a todo el servicio, en particular a la Señora Danvers, ama de llaves. La Señora Danvers se muestra fría y distante con la joven, a quien considera una intrusa, pues sentía una admiración casi obsesiva hacia Rebeca. La joven recibe una bienvenida más cálida a manos de la hermana de Maxim y su marido. Durante su estancia, la Señora de Winter recibe la visita de un hombre llamado Jack Favell, el primo de Rebeca, quien no es bienvenido en Manderley. Cuando la joven se introduce en el antiguo dormitorio de Rebeca, descubre que ha sido conservado tal y como era. La responsable es la Señora Danvers, quien ha conservado la habitación como un altar a Rebeca.
La Señora Danvers la sorprende y muestra cada uno de los detalles de los objetos personajes de Rebeca con todo detalle. Estas situaciones provocan que la Señora de Winter se sienta intimidada por sus nuevas responsabilidades, y comience a dudar de su relación con su marido. Los constantes recordatorios de Rebeca provocan que comience a pensar que Maxim sigue enamorado de Rebeca; y que ella no logra estar a la altura de la primera Señora de Winter. También se preocupa ante los enfados habituales de Maxim por lo que parecen acciones insignificantes.
Con la intención de convertirse en la esposa perfecta, la joven convence a Maxim para que organice una fiesta de disfraces, tal y como había hecho con Rebeca. La Señora Danvers le muestra un retrato ancestral de Caroline de Winter, y le sugiere que se disfrace con el traje del retrato. Durante la fiesta, Maxim se enfurece al ver a su esposa, pues Rebeca había utilizado el mismo disfraz un año atrás. La joven se enfrenta a la Señora Danvers, quien le revela que nunca logrará ocupar el lugar de Rebeca, y está a punto de convencerla para se suicide arrojándose por una ventana.
Justo en ese momento, una bengala revela que un barco ha encallado contra las rocas. Al salir afuera, la joven descubre que durante el rescate se ha encontrado un barco hundido, con el cuerpo de Rebeca en su interior.
Maxim admite a su nueva esposa que había identificado otro cuerpo como el de Rebeca para ocultar la verdad. Por primera vez le revela que odiaba a Rebeca, ya que su matrimonio no era ideal como todos pensaban, sino una farsa. Al comienzo de su matrimonio, Rebeca le había explicado a Maxim que tenía la intención de seguir con la vida de escándalos que había llevado hasta el momento. Maxim la había odiado por ello, pero ambos llegaron a un acuerdo. En público, Rebeca pretendería ser la esposa y anfitriona perfecta; y Maxim ignoraría su promiscuidad. Sin embargo, Rebeca había sido descuidada llegando a tener una aventura con su primo, Jack Favell. Una noche, Rebeca le había comunicado a Maxim que estaba embarazada del hijo de Favell. Durante una discusión, Rebeca terminó por caerse, golpeándose la cabeza u perdiendo la vida.
Maxim llevó el cadáver al barco, el cual hundió después.
La nueva Señora de Winter decide dejar de lado su inocencia infantil, e instruye a su marido sobre como ocultar el modo en que Rebeca murió de las autoridades. Durante la investigación de la policía, el daño deliberado sobre el barco indica la posibilidad de un suicidio. Sin embargo, Favell le muestra a Maxim una nota de Rebeca que parece probar que no estaba dispuesta a suicidarse. Favell intenta chantajear a Maxim, y al fracasar decide hablar con la policía. Esto provoca que Maxim se convierta en sospechoso de asesinato. La investigación revela que Rebeca había realizado una visita secreta para ver a un médico en Londres; y Favell asume que esto se debía a su embarazo ilícito. Maxim y Favell acompañan al forense y equipo de investigación a Londres, para entrevistar al médico en cuestión. Una vez en Londres, el médico revela que Rebeca no estaba embarazada, pero que sufría de cáncer terminal y apoya que estas noticias podrían haber provocado que la primera Señora de Winter deseara suicidarse.
Maxim queda libre de toda sospecha, aunque tanto él como su esposa y Frank Crawley, amigo de Maxim, saben la verdad. Rebeca había mentido a Maxim con su falso embarazo, con la intención de provocarle para que la matara y así suicidarse de forma indirecta, a la vez que se aseguraba de arruinar a su marido, y que este pudiera llegar a ser ejecutado por asesinato.
Al regresar a Manderley, Maxim se encuentra con que la residencia está ardiendo. La Señora Danvers se ha vuelto loca y ha provocado el incendio. Maxim encuentra a su esposa, quien ha abandonado el edificio en compañía del resto del servicio. Sin embargo, la Señora Danvers se encuentra en la habitación de Rebeca, donde pierde la vida cuando el techo se derrumba sobre ella. Un camisón de seda, con una “R” bordada, es consumido por las llamas mientras Maxim y su esposa observan como Manderly arde desde el exterior, y libres del pasado.
 
ESCENA
Escalofriante escena en la que la Señora Danvers le enseña la habitación de la primera Señora de Winter a la segunda Señora de Winter.
 

1 comentario:

  1. Anoche soñé que volvía a Manderley.
    Otro gran clásico del cine que me encanta por la historia que cuenta, Rebeca es la historia de un recuerdo, un recuerdo que sigue teniendo la fuerza de seguir destruyendo las vidas de los demás como lo hizo en vida, es curioso que nunca mencionen el nombre del personaje que interpreta Joan Fontaine en la película o que de la sensación de que Lord Winter amaba a Rebeca cuando al final es todo lo contrario y luego está como no la malvada señora Danvers personaje que hace la película más interesante aunque no se mencione yo creo que la señora Danvers estaba enamorada de Rebeca.
    Una gran película en la que los villanos reciben su merecido y triunfa el amor verdadero.

    ResponderEliminar