- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 11 de marzo de 2015

TERMINATOR 3: LA REBELIÓN DE LAS MÁQUINAS

FECHA DE ESTRENO
2 de Julio de 2003
TITULO ORIGINAL
Terminator 3: Rise of the Machines
DIRECTOR
Jonathan Mostow
PRODUCTORES
Mario Kassar, Hal Lieberman, Joel B. Michaels, Andrew G. Vajna, Colin Wilson
GUION
John Brancato, Michael Ferris
REPARTO
Arnold Schwarzenegger (Terminator), Nick Stahl (John Connor), Claire Danes (Kate Brewster), Kristanna Loken (T-X), David Andrews (Robert Brewster), Mark Famiglietti (Scott Petersen), Earl Boen (Doctor Peter Silberman), Moira Sinise (Betsy), Chopper Bernet (Jefe Ingeniero), Christopher Lawford (Ayudante de Brewster), Carolyn Hennesy (Mujer rica), Jay Acovone (Policía), Brian Sites (Bill Anderson), Alana Curry (Novia de Bill), Robert Alonzo (Jose Barrera), Kim Robillard (Detective Edwards), Mark Hicks (Detective Bell), William O’Leary (Señor Smith), Rick Zieff (Señor Jones)
CINEMATOGRAFÍA
Don Burgess
BANDA SONORA
Marco Beltrami, Brad Fiedel
DISTRIBUIDA POR:
Columbia Pictures
DURACIÓN
109 minutos
PRECEDIDA POR:
SUCEDIDA POR:

JOHN CONNOR: “El futuro no está escrito. No hay más destino que el que hacemos nosotros mismos. Ojalá pudiera creerlo. Me llamo John Connor. Intentaron asesinarme antes de nacer. Cuando tenía trece años lo intentaron de nuevo. Maquinas del futuro, Terminators. Mi madre siempre decía que la tormenta se acercaba, el juicio final, el comienzo de una guerra entre el hombre y las máquinas. Tres mil millones de vidas se desvanecerían en un instante; y yo debería liderar lo que quedara de la raza humana hacia la victoria definitiva. Eso no ha ocurrido; no ha caído ninguna bomba; los ordenadores no se han hecho con el control. Hemos evitado el día del juicio final. Debería sentirme a salvo, pero no es así.”

CURIOSIDADES
James Cameron había anunciado una tercera parte para la franquicia de “Terminator” en numerosas ocasiones durante la década de 1990, pero nunca había desarrollado un guion completo. 
En el año 1997, “Carolco Pictures”, que había producido la segunda parte, quedó en banca rota. Todos sus bienes fueron subastados, incluyendo el cincuenta por ciento de los derechos de la franquicia, mientras que la otra mitad recayó sobre Gale Anne Hurd, miembro de producción de la anterior película. Cameron y la “20th Century Fox” organizaron varias reuniones con Hurd para hacerse con su cincuenta por ciento. Sin embargo, Cameron comenzó el proyecto de la película “Titanic”, abandonando su idea de una tercera parte de “Terminator”. Los fundadores de “Carolco”, Mario Kassar y Andrew Vajna compraron los derechos por siete millones de dólares, y el año siguiente se hicieron con el cincuenta por ciento de Hurd, convirtiéndose en propietarios de la franquicia. El dúo fundó una nueva compañía llamada “C2 Picture” y contrataron al guionista Tedi Sarafian para que se encargara de la tercera parte, junto a David Wilson para una posible cuarta parte. El guion de Sarafian incluía a John Connor trabajando en una Empresa de Internet, cuando una mujer Terminator capaz de hacerse invisible llegaba del futuro. 
Jonathan Mostow aceptó ser el director en 2001, pero no aprobó dicho guion y contrató a John Brancato y Michael Ferris para que lo revisaran.
Kassar y Vajna no estaban seguros de que Arnold Schwarzenegger debiera aparecer en la película. Inicialmente, el actor se negó a participar al descubrir que Cameron no dirigiría el proyecto, y llegó a intentar convencerle para que lo hiciera. Cameron se negó a participar, pero le recomendó a Schwarzenegger que interpretara de nuevo al robot, sugiriéndole que no solicitara menos de treinta millones de dólares por su participación. El actor aceptó el papel, pero se vio obligado a posponer su candidatura como Gobernador de California en las elecciones de 2002. Durante la producción, el actor se reunió con políticos, periodistas y posibles financiadores de su campaña. Linda Hamilton se negó  a volver a interpretar a Sarah Connor, al considerar que su papel había quedado muy reducido, falleciendo a mitad de la película. Considerando que el personaje de Sarah Connor ya había sido lo suficientemente desarrollado, se negó a participar. 
Debido a esto, los guionistas decidieron que el personaje ya hubiera fallecido víctima de la leucemia antes de comenzar la tercera parte. No se contó con Edward Furlong para repetir el papel de John Connor, debido al problema que tenía entonces con las drogas y el alcohol.
Se rodó una escena que otorgaba una posible explicación sobre porque determinados modelos de Terminators siempre tenían la apariencia de Schwarzenegger. Un personaje interpretado por el actor, el Sargento William Candy, explicaba en un video promocional que había sido elegido para servir de modelo en el Proyecto Terminator. El personaje estaba dotado de un acento sureño, y cuando los políticos preguntaban si dicho acento era adecuado para la voz de un Terminator, otro científico aseguraba que era algo que podían arreglar. La escena fue cortada, pero se añadió como un extra cuando la película fue distribuida en DVD.
Al principio, la película contó con un presupuesto de ciento setenta millones de dólares, lo que la convertía en la película más cara hasta la fecha. 
Sin embargo, el presupuesto llegó a ser incrementado a un total de ciento ochenta y siete millones. La película funcionó muy bien en taquilla, logrando recaudar alrededor de cuatrocientos treinta y tres millones de dólares, aunque la crítica permaneció dividida.

NOTA PERSONAL
Me acuerdo perfectamente del verano que acudí al cine para ver esta película en Gijón. Posteriormente me sorprendió encontrarme algunas críticas bastante duras, cuando a mi francamente me gustó mucho. Evidentemente, la segunda película había dejado el listón muy alto, pero la idea para continuar con la franquicia me pareció muy original. Por fin vimos el famoso Día del Juicio Final, y al personaje de John Connor asumiendo el esperado liderazgo. Nick Stahl realizó un buen trabajo encarnando a John Connor, y es que si hay un elemento que nunca me había gustado de la segunda parte era la interpretación de Edward Furlong, a quien encontraba cargante. 
Por otro lado, es cierto que la ausencia de la magistral Linda Hamilton se hace muy patente, aunque el personaje de Kate tiene una evolución correcta al verse mezclada en un destino que se escapa a su control.
Kristanna Loken también recibió bastantes críticas, pero a mí me encantó su presencia e interpretación del T-X. Parecía misión imposible hacer que el Terminator de la segunda parte fuera superado por alguien más amenazante, pero resultó no ser así. Genial la idea de que su brazo se convirtiera en diferentes armas, y es que la carencia del uso de armas del Terminator predecesor siempre me pareció un fallo. Schwarzenegger sigue tan genial como siempre, combinando algunas escenas francamente humorísticas con otras de acción. Es cierto que su química con el personaje de Connor ya no es igual, pero agradecí que se tratara del Terminator que había acabado con él en el futuro.
Concluyo destacando el mensaje de lo inevitable que es el destino, y el cómo no se puede escapar con él. Y es que dicho concepto siempre me ha fascinado. 
Las tres películas defienden el concepto de que se puede retrasar el destino, pero que al final siempre se lleva a cabo. Algo desalentador, pero en cierto modo intrigante.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Desconectado de todo y todos, John Connor ha estado viviendo oculto en la ciudad de Los Ángeles. Aunque el Día del Juicio Final no tuvo lugar en agosto de 1997, tal y como se esperaba, John todavía no se siente a salvo, y piensa que la guerra entre Skynet y la raza humana terminara por ocurrir. Incapaz de localizar a Connor en el pasado, Skynet envía un nuevo modelo de Terminator al pasado. Se trata del T-X, que en esta ocasión tiene forma femenina. Tras matar a una mujer para hacerse con su ropa y coche, así como con el arma de un agente de policía, el T-X comienza su nueva misión en el pasado. Mientras tanto, en una base de las Fuerzas Aéreas, el General Robert Brewster se enfrenta al problema causado por un virus que está infectando todos los ordenadores del planeta. 
Su ayudante le aconseja que active a Skynet, cuyo desarrollo ha pasado a manos del ejército, para acabar con el virus. Sin embargo, Brewster se muestra reticente a dar tanto control al mencionado programa. Esa misma noche, otro Terminator modelo T-850, con el mismo aspecto que sus predecesores, llega al pasado con su propia misión. El Terminator se introduce en un bar, donde le quita la ropa a un stripper durante una fiesta de mujeres.
El T-X comienza a matar a determinados jóvenes como José Barrera, Elizabeth y William Anderson. En otro lugar, la hija del General Brewster, Kate recibe una llamada de emergencia de la clínica veterinaria donde trabaja, con lo cual deja a su prometido para acudir allí. Kate llega a la clínica, donde encuentra a John Connor robando drogas. Kate se percata de que el arma de John es de pelotas de pintura, y consigue reducirlo y encerrarlo en una jaula para perros. Kate reconoce a John debido a que fueron compañeros de instituto. El T-X llega a la clínica, donde asesina a la mujer que había realizado la llamada de emergencia, pero su verdadero objetivo es Kate. 
Mientras la busca encuentra una gasa con sangre, y al analizarla descubre que es del ilocalizable John Connor. El T-X alcanza a Kate y le pregunta sobre la localización de John Connor, en ese momento llega el Terminator que estrella su camioneta contra el T-X. El Terminator localiza a John Connor y se le lleva a una camioneta donde ha encerrado a Kate. El T-X sale de los escombros y muta su brazo en una potente arma noqueando al Terminator. Tras esto roba un coche de policía para rastrear una llamada de socorro de Kate. El T-X puede manipular tecnología a distancia, y crea una distracción para escapar en una grúa. El Terminator también sobrevive y se hace con una moto de policía.
Mientras tanto, John se da cuenta de que Kate está en la parte trasera de su furgoneta. Perseguido por el T-X y la policía, John es atacado hasta que el Terminator acude en su ayuda deteniendo momentáneamente al T-X. El Terminator le explica a John que el T-X ha estado asesinando a sus futuros lugartenientes, y que Kate es una de ellos. 
En la anterior aventura de John y Sarah Connor, solo lograron aplazar el Día del Juicio Final. Mientras tanto, el T-X acude a casa del prometido de Kate, al que asesina para adoptar su forma y cooperar con dos detectives para buscar a Kate y John. El Terminator lleva a John  y Kate a un cementerio, donde se hacen con armas en la tumba de Sarah Connor, quien falleció en 1997 víctima de la leucemia. Allí, el Terminator rebela su naturaleza robótica a Kate, justo antes de que los tres sufran un nuevo ataque por parte de la policía. Kate logra escapar en la confusión. El T-X descubre la localización de Kate y asesina a los detectives para dirigirse allí. El Terminator escapa en un coche llevando a John en un ataúd blindado, y le revela que Kate le ayudara a contactar con el ejército para aprender a luchar contra Skynet, y que se convertirá en su esposa y madre de sus hijos.
El T-X ataca a Kate adoptando la forma de su prometido para engañarla, pero el Terminator consigue rescatarla a tiempo. 
El Terminator revela que el T-X también intentará matar al General Brewster, padre de Kate, encargado de la supervisión de Skynet. John decide que deben acudir con el General, pero el Terminator se niega señalando que no está programado para obedecer sus órdenes. También le indica que en menos de tres horas tendrá lugar el Día del Juicio Final, y que debe llevarles a Méjico para que sobrevivan al ataque nuclear de Skynet. John amenaza con suicidarse si no acuden a pedir ayuda al General Brewster, pero es solo un farol que el Terminator descubre. Cuando Kate le pide lo mismo, el Terminator obedece al estar programado para obedecer sus órdenes. Kate reactivó al Terminator en el futuro, y lo envió al pasado para ayudarles. En dicho futuro, John Connor ya ha fallecido asesinado por el propio Terminator que les está ayudando.
En la base del General Brewster, se descubre que el virus se ha extendido a las redes de defensa del país, que ha quedado desprotegido. El General recibe la orden de activar Skynet para acabar con la amenaza del virus, mientras que el T-X ya ha llegado a la base. 
Allí, se hace con el control de varios prototipos de robots, mientras Brewster activa Skynet. El T-X hiere mortalmente al General, justo cuando el Terminator llega a la base con Kate y John. Estos le revelan al General que el virus es Skynet, justo cuando las maquinas activadas por el T-X comienzan a exterminar al personal de la base. El General les indica que deben llegar a las instalaciones de Crystal Peak en Sierra Nevada, donde se encuentra el núcleo de Skynet. Tras esto, Brewster fallece pidiéndole a John que cuide de su hija. El Terminator se enfrenta de nuevo al T-X, mientras John y Kate escapan de la base. El T-X consigue reprogramar al Terminator para que asesine a John y Kate. La pareja logra escapar del T-X activando el campo magnético de un acelerador de partículas que lo dejan atrapado momentáneamente. John y Kate llegan a una avioneta, pero el Terminator aparece reprogramado para matarles. John consigue que el Terminator se resista a la reprogramación del T-X, recordándole que su misión primaria es protegerles. 
Antes de matarles, el Terminator se desconecta a sí mismo, mientras la pareja escapa en la avioneta hacia Crystal Peak. Mientras tanto, el Terminator se reinicia recuperando su misión primaria de defender a los futuros líderes de la resistencia.
En Crystal Peak, John y Kate son atacados por el T-X que ha llegado en un helicóptero, pero el Terminator llega en ayuda de los jóvenes. John y Kate se introducen en la base antes de que la compuerta se cierre gracias al Terminator. La compuerta se cierra después aplastando al Terminator y al T-X, que explosiona cuando el primero introduce una de sus células nucleares en su cuerpo, acabando con ambos. Sin embargo, John y Kate descubren que el núcleo de Skynet no se encuentra en la base. El General Brewster les ha enviado allí porque la base está preparada para resistir ataques nucleares, deseando solamente que sobrevivieran, ya que Skynet no posee núcleo. El Día del Juicio Final tiene lugar, y Skynet lanza sus ataques nucleares por todo el mundo. En la base, los dos jóvenes comienzan a recibir llamadas de ayuda a través del equipo de radio. John Connor asume su destino asumiendo el liderazgo de la resistencia.

ESCENA
Aquí dejo la escena de la lucha del Terminator contra la policía en el cementerio, y el rescate de Kate. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada