- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 4 de marzo de 2015

LOS RESCATADORES EN CANGUROLANDIA

FECHA DE ESTRENO
16 de Noviembre de 1990
TITULO ORIGINAL
The Rescuers Down Under
DIRECTORES
Hendel Butoy, Mike Gabriel
PRODUCTOR
Thomas Schumacher
GUION
Jim Cox, Karey, Kirkpatrick, Byron Simpson, Joe Ranft
REPARTO (VOCES)
Bob Newhart (Bernardo), Eva Gabor (Miss Bianca), John Candy (Wilbur), Adam Ryen (Cody), George C. Scott (Percival C. McLeach), Frank Welker (Marahute, Joanna), Tristan Rogers (Jake), Peter Firth (Red), Wayne Robson (Frank), Douglas Seale (Krebbs), Carla Meyer (Faloo), Bernard Fox (Presidente de los Rescatadores), Russi Taylor (Enfermera ratón)
CINEMATOGRAFÍA
Inaplicable
BANDA SONORA
Bruce Broughton
DISTRIBUIDA POR:
Buena Vista Pictures
DURACIÓN
77 minutos
CLASICO ANTERIOR:
CLASICO SIGUIENTE:

JAKE: “Ah, van a rescatar al niño que raptó McLeach.”
MISS BIANCA: “Oh sí, es cierto. ¿Cómo lo supo?”
JAKE: “Verá, aquí es difícil guardar secretos en Australia bonita. Así que, ¿por dónde irán? ¿Camino suicida por cañada fúnebre o el atajo por barranca del diablo?”
BERNARDO: “¿Camino suicida?”
JAKE: “Muy bien. Más serpientes, menos venenosas. Cruzando arroyo sangriento estarán bien hasta llegar al paso Dingo muerto.”
BERNARDO: “Ah no, no, no. Un momento, no veo nada de eso en este mapa.”
JAKE: “Los mapas de nada sirven. Lo que necesitan es alguien que conozca el territorio.”
MISS BIANCA: “Oh, Señor Jake. ¿Podría llevarnos?”
JAKE: “Por supuesto, tome mi brazo bonita. Será una caminata difícil.”
BERNARDO: “No sabe ni como se dobla un mapa.”

CURIOSIDADES
Se trata del vigésimo noveno clásico animado de Disney, y de la primera secuela realizada para un clásico, en este caso la de “Los Rescatadores” (1977) basada en las novelas de Margery Sharp. Hasta la fecha solo se han realizado dos secuelas más dentro de los denominados Clásicos Animados de Disney, siendo las otras dos las de “Fantasía 2000” (1999) y “Winnie the Pooh” (2011). Aunque se han realizado más secuelas para otros clásicos, estas no son catalogadas como clásicos.
“Los Rescatadores en Cangurolandia” fue la primera película tradicional de Disney que hizo uso de un Sistema de Producción de Animación por Computadora en su totalidad. Hizo uso de tinta digital mezclada con pintura y la combinación de elementos visuales de distinta procedencia fusionados en una misma escena. Esto permitió que el proceso de postproducción fuera el más eficiente y sofisticado de todos los clásicos animados de Disney hasta la fecha, convirtiendo en obsoleta la práctica de pintar células independientes a mano. 
Los dibujos de los animadores y las pinturas de los fondos y decorados fueron escaneados por ordenadores, de manera que todos los dibujos fueron entintados y pintados por artistas digitales. Más adelante estos dibujos fueron combinados con los fondos escaneados mediante un software que permitía crear la sensación de movimiento de cámara, efectos de diferentes planos y otras técnicas avanzadas. También hizo uso de elementos generados por ordenador para crear efectos como el campo de flores en la secuencia inicial, con el tractor de McLeach, y las tomas de perspectiva de Wilbur volando sobre la Casa de la Ópera de Sídney y la Ciudad de Nueva York. De hecho fue el primer proyecto en el que Disney cooperó con la compañía Pixar, que con el tiempo se convertiría en un estudio de producción para películas animadas mediante ordenador, antes de ser comprada en 2006. Como resultado de todos estos aspectos, “Los Rescatadores en Cangurolandia” fue la primera película animada en el que sus elementos finales fueron reunidos y completados dentro de un ambiente digital.
Sin embargo, la campaña publicista de la película no puso énfasis en todos estos avances. Adicionalmente, este fue el segundo clásico animado de Disney que no hizo uso alguno de canciones a lo largo de su trama. El primero había sido “Taron y el Caldero Negro”. Se hizo uso de un equipo de cuatrocientos quince artistas y técnicos durante la producción de la película. Cinco miembros del equipo viajaron a Australia para observar, hacer fotos y esbozar borradores que sirvieran para ilustrar los fondos de la película de forma adecuada. Junto a la película, se mostró un corto de veinte minutos titulado “El Príncipe y el Mendigo”, protagonizado por Mickey Mouse. La película recaudó tres millones y medio de dólares durante su primer fin de semana de estreno, lo que resultó estar por debajo de las expectativas del estudio. Con el paso del tiempo, recaudó un total de casi veintiocho millones de dólares, lo que la convirtió en la película menos exitosa de la denominada “Era del Renacimiento de Disney”, que había comenzado con el éxito de “La Sirenita”.

NOTA PERSONAL
La verdad es que esta película me pasó desapercibida durante su estreno, y dentro de la denominada “Era del Renacimiento de Disney” quizás fuera la menos conocida. Siempre pensé que “La Bella y la Bestia” había sido la siguiente película después de “La Sirenita”. Por este motivo, vi la nueva película de Los Rescatadores al alquilarla en video. Dicho esto, debo reconocer que la película me dejó francamente impresionado por la calidad de la animación. Solo observando al Águila Dorada Marahute, uno se puede percatar de los tremendos avances de los que se hicieron uso en la producción. Por otro lado, debo reconocer que disfruté mucho más de esta película que de la original de “Los Rescatadores”. El único elemento de la predecesora que me pareció superior, fue el de la villana Madame Medusa, ya que McLeach no estaba a la altura de dicha creación. Sin embargo, debo admitir que mi personaje favorito fue el de Joanna, y es que siempre que veo la película me desternillo de risa con sus escenas. 
También me reí a gusto con las escenas del tratamiento al que el hilarante albatros Wilbur era sometido. Los ratones que ejercían de médico y enfermeras, así como sus tratamientos fueron simplemente soberbios.
En general es una película dotada de mucha más acción que su predecesora, así como escenas francamente divertidas. El personaje de Bernardo se desarrolla mucho más, y al final se nos otorga el placer de verlo convertido en todo un héroe. Solamente hubiera añadido una escena de su boda con Miss Bianca, algo que me pareció un fallo bastante grande. Por otro lado, me gustó el personaje de Jake, que si bien sirve como contrapartida del propio Bernardo, termina inspirándole en su cambio. El niño Cody fue un personaje excepcionalmente diseñado. Al mismo tiempo, es utilizado para enviar un importante mensaje, sobre todo a los espectadores más jóvenes, sobre la importancia de preservar la naturaleza y las criaturas que viven en ella. Como contrapartida, tenemos un villano dedicado a la caza furtiva, algo curioso considerando que convive con un animal como Joanna.
En términos generales, es una buena película de aventuras que se distancia de “Los Rescatadores” evitando el tono un tanto ñoño que se podía observar en la misma. Quizás quedé un poco desfasada al encontrarse entre una serie de grandes clásicos que surgieron a raíz del éxito de “La Sirenita”, y también puede que su corta duración pudiera haberse extendido para añadir escenas adicionales. Sin embargo, no deja de ser todo un logro que contribuyó a que Disney volviera a emerger con fuerza.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Cody es un niño que reside con su madre en Australia, en plena naturaleza. Una mañana, Cody escucha la llamada de auxilio de una canguro llamada Faloo, quien le informa que la gran águila dorada conocida como Marahute ha caído en la trampa de un cazador furtivo. Cody escala la montaña donde Marahute se encuentra y la libera, pero cae desde la montaña. Sin embargo, Marahute se siente agradecida y rescata al niño, llevándole volando por los cielos. 
Marahute lleva a Cody hasta su nido, donde el niño descubre que el águila ha puesto tres huevos, y que el padre ha fallecido. Cody se siente identificado, ya que también perdió a su padre. Marahute le regala al niño una de sus plumas doradas, y le lleva de regreso al bosque. Sin embargo, Cody no ve un cartel de búsqueda de un cazador furtivo llamado McLeach. Al intentar salvar a un ratón de una trampa, Cody cae en una de las trampas del cazador. Aunque el ratón intenta llevarle una liana, McLeach llega al lugar acompañado de su mascota, la lagarta Joanna.
Cody acusa a McLeach de ser un cazador y el villano observa la pluma del niño, revelando que el cazó a la pareja de Marahute. Tras lanzar la mochila de Cody a los cocodrilos, para que todos piensen que el niño ha perecido, McLeach se lo lleva prisionero. El ratón rescatado acude a enviar una llamada de auxilio, que recorre todo el mundo hasta llegar a la Sociedad de Rescate en Nueva York. El Presidente de la Sociedad decide que los únicos que pueden llevar a cabo el rescate son Bernardo y Miss Bianca. 
La pareja se encuentra cenando en ese momento, ya que Bernardo desea proponerle matrimonio a Miss Bianca. Sin embargo, la propuesta se pospone cuando reciben noticias de su nueva misión. Ambos acuden rápidamente a la Sociedad de Rescate, donde Miss Bianca acepta la misión en Australia para desesperación de Bernardo. Los dos ratones acuden a la pista de despegue de Orville, pero descubren que hay una nueva administración dirigida por Wilbur, hermano de Orville. Inicialmente, Wilbur cree que el viaje es una mala idea debido al mal tiempo, pero accede al descubrir que un niño ha sido secuestrado. Sin embargo, tendrán que embarcar en un avión más grande debido a la duración del viaje.
En Australia, la madre de Cody se preocupa por la ausencia de su hijo, mientras McLeach lleva al niño a su guarida. Wilbur, Bernardo y Bianca llegan a Sydney, desde donde parten a Mugwomp. Allí, un ratón canguro llamado Jake y su mosca Chispa alargan la pista de aterrizaje para que Wilbur pueda aterrizar. 
Sin embargo, Wilbur sufre un pinzamiento en la espalda debido al largo viaje, y es llevado a una enfermería de ratones para ser tratado, de una forma un tanto brutal. Bernardo y Bianca comienzan su investigación, y Jake se siente atraído hacia Bianca de forma inmediata. Jake se ofrece para guiarles por el territorio, aludiendo a zonas peligrosas que no figuran en el mapa. Bernardo comienza a sentirse celoso y desplazado, mientras los tres parten en una ardilla voladora. En la guarida de McLeach, el cazador intenta que Cody le explique cómo llegar al nido de Marahute, pero el niño se niega a cooperar.
Bernardo intenta declararse de nuevo a Bianca, pero es interrumpido por una serpiente, a la que Jake logra domar sin problemas. Los tres la utilizan como transporte. En la guarida de McLeach, Cody es  retenido en una jaula donde conoce a otros animales prisioneros, un lagarto llamado Frank, una canguro llamada Red y un Koala llamado Krebbs. Frank sugiere que intenten hacerse con las llaves colgadas en la pared, pero Joanna se lo impide. 
Mientras tanto, Jake, Bernardo y Bianca siguen su viaje montados en luciérnagas, y el pobre Wilbur sigue sufriendo radicales tratamientos. Tras un intento de escapar, Wilbur recibe un golpe que restaura su espalda y parte en busca de sus amigos. Al mismo tiempo, la madre de Cody recibe la mochila de Cody de manos de un guarda forestal, y la búsqueda del niño es cancelada al dársele por muerto.
En la guarida de McLeach, Frank logra salir de su jaula e intenta hacerse con las llaves. Sin embargo, Joanna le persigue de nuevo. Durante la persecución, Frank deja caer las llaves y Cody se hace con ellas, pero McLeach aparece para capturarle. Bernardo, Bianca y Jake llegan a la guarida de McLeach y observan como el cazador deja marchar a Cody, explicándole que alguien mató a Marahute y que los huevos no sobrevivirán. Todo es un ardid para que Cody acuda a salvar los huevos, y el cazador pueda seguirle y encontrar a Marahute. Bernardo, Bianca y Jake saltan al tractor de McLeach para seguirle. Cody acude al nido de Marahute, donde Bernardo, Bianca y Jake llegan para advertirle del engaño. 
En ese momento, Cody se percata de que Marahute está viva, pero los ratones le hacen saber que McLeach les está observando. Mediante una red lanzada con un arpón, McLeach captura a McLeach y Cody se aferra al saco. Sin embargo, McLeach suelta a Marahute en una jaula de su tractor junto a Cody, Jake y Bianca. El cazador engancha a Joanna a una cuerda para que devore los huevos del águila. Al llegar al nido, Joanna descubre que los huevos son demasiado duros, y al no poder comérselos los arroja por el acantilado. Sin embargo, todo ha sido un engaño de Bernardo, que han escondido los verdaderos huevos reemplazándolos por piedras.
En ese momento, Wilbur encuentra a Bernardo. El ratón le ordena a Wilbur que cuide de los huevos mientras acude a rescatar a los demás. Bernardo hace acopio de valor  y consigue domar a un jabalí para que le ayude a alcanzar a McLeach. Mientras tanto, McLeach ata a Cody a la grúa de su tractor para hacerle descender a los cocodrilos, y así acabar con su interferencia. Miss Bianca espera que Bernardo llegue a tiempo de poder ayudarles, pero Jake no confía demasiado en que el asustadizo ratón pueda hacer nada para salvarles.
Bernardo llega a tiempo de apagar el tractor y esconderse con las llaves del mismo. Joanna le encuentra y persigue, pero Bernardo arroja las llaves a Bianca y Jake. McLeach comienza a disparar sobre la cuerda que sostiene a Cody, pero Bernardo provoca que Joanna choque contra el cazador. Ambos caen a la corriente, donde son presa de los cocodrilos, a los que consiguen ahuyentar. Sin embargo, McLeach cae por una catarata enorme encontrando su muerte, mientras que Joanna consigue salvarse. Cody también cae al agua, pero Bernardo va detrás de él, y logra atar su cuerda a una rama. Jake y Bianca logran liberar a Marahute, quien rescata a Cody. Bernardo aprovecha la oportunidad para pedirle matrimonio a Bianca, quien acepta encantada. Jake consigue desarrollar un renovado respeto hacia Bernardo, a quien felicita por sus acciones. En el nido, los huevos eclosionan ante un desesperado Wilbur, incapaz de lidiar con los polluelos.

ESCENA
Siempre me ha entando la escena en la que Joanna va robando los huevos de McLeach, simplemente desternillante. 

1 comentario:

  1. Yo vi este clásico ya mayorcito y estoy de acuerdo en que Madame Medusa era mejor villana que Mcleach, el diseño de Cody me recordó al de Penny, Wilbur es muy gracioso.
    En cuanto a Bernardo y a Bianca me encantó la evolución de su relación y ver que finalmente Bernardo consigue pedirle matrimonio, con respecto a lo que dices que echas en falta la boda de Bernardo y Bianca en realidad creo que la hubieran hecho si hubieran realizado la tercera parte que al final no se hizo porque Eva Gabor que ponía la voz de Bianca falleció y se canceló el proyecto, es una buena película pero no tuvo la fuerza para tener el mismo éxito que tuvo la sirenita sin embargo la bella y la bestia si consiguió tener la misma fuerza de resaltar ante el público.

    ResponderEliminar