- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 25 de abril de 2018

LA VIDA DE BRIAN

FECHA DE ESTRENO
17 de Agosto de 1979
TITULO ORIGINAL
Monty Python's Life of Brian
DIRECTOR
Terry Jones
PRODUCTOR
John Goldstone
GUION
Monty Python
REPARTO
Graham Chapman (Brian, Pijus Magnificus, Segundo Hombre Sabio), John Cleese (Reg, Alto Sacerdote, Centurión, Deadly Dirk, Arthur, Primer Hombre Sabio), Terry Gillian (Hombre al frente, Revolucionario, Carcelero, Profeta de la Sangre y el Trueno, Geoffrey, Frank), Eric Idle (Señor Cheeky, Stan/Loretta, Harry, Mujer que tira primera piedra, Otto), Terry Jones (Madre de Brian, Colin, Simon el Hombre Santo), Michael Palin (Señor Narizotas, Francis, Ex leproso, Ben, Poncio Pilato, Eddie, Tercer Hombre Sabio), Terence Bayle (Gregory), Carol Cleveland (Señora Gregory), Kenneth Colley (Jesucristo), Neil Innes (Pequeño samaritano), John Young (Matthias), Gwen Taylor (Señora Narizotas), Sue Jones-Davies (Judith Iscariote)
CINEMATOGRAFÍA
Peter Biziou
BANDA SONORA
Geoffrey Burgon
DISTRIBUIDA POR:
Cinema International Corporation
DURACIÓN 
93 minutos

MADRE DE BRIAN: “¿Quiénes sois?”
MELCHOR: “Somos tres Reyes Magos.”
MADRE DE BRIAN: “¿Qué?”
BALTASAR: “Que somos tres Reyes Magos.”
MADRE DE BRIAN: “¿Y os metéis en un establo a las dos de la mañana? Pues vaya una mierda de magia.”
GASPAR: “Somos astrólogos.”
BALTARSAR: “Venimos de oriente”
MADRE DE BRIAN: “Y encima con coñas.”
MELCHOR: “Queremos adorar al niño.”
BALTASAR: “Queremos postrarnos ante él.”
MADRE DE BRIAN: “¿Postraros? ¿Estáis borrachos? ¡Qué vergüenza! Fuera, vamos, fuera, fuera. Venir a mí con cuentos chinos. Fuera.”
MELCHOR: “No, tenemos que adorarle.”
BALTASAR: “A adorar a otra parte, leche.”
MADRE DE BRIAN: “Nos ha guiado una estrella.”
MADRE DE BRIAN: “Os ha guiado una botella, venga, fuera.”
BALTASAR: “No, tenemos que verle, traemos regalos.”
MELCHOR: “Oro, Incienso y Mirra.”
MADRE DE BRIAN: “Ah, haberlo dicho antes.”

CURIOSIDADES
Existen varias versiones sobre los orígenes de la película. Poco después del estreno de “Los Caballeros de la Mesa Cuadrada” (1975), Eric Idle sugirió públicamente que el próximo proyecto debía titularse "Jesus Christ: Lust for Glory”. Sin embargo, nunca fue la intención del equipo el satirizar de forma directamente al personaje de Jesucristo. La declaración había sido una respuesta frustrante ante las repetidas preguntas que recibían por parte de la prensa. Sin embargo todos compartían desconfianza hacia la religión organizada, por lo que se plantearon satirizar el Nuevo Testamento de forma indirecta, al igual que habían hecho con la Leyenda del Rey Arturo y el Santo Grial en la anterior película. 
Mientras promocionaban “Los Caballeros de la Mesa Cuadrada” en Amsterdam, Eric Idle y Terry Gillian crearon un sketch en el que la cruz de Jesus se hacía pedazos porque los carpinteros que la habían creado eran idiotas, ante lo que Jesus se enfadaba y les enseñaba a hacerlo correctamente. Sin embargo, tras intentar crear una tormenta de ideas, y a pesar de no ser creyentes, estuvieron de acuerdo en que Jesucristo había sido un gran hombre, y no había nada en sus enseñanzas que fuera objeto de burla. De esta forma decidieron que la trama se centrara en el personaje de Brian, aunque llegaron a considerar una historia sobre un décimo tercer discípulo. De esta forma la trama cambio y giró alrededor de un individuo nacido en el mismo día y cerca de Jesucristo, que terminaría siendo confundido por el Mesías, pero no tendría deseo alguno de ser adorado como tal.
Se comenzó a escribir el guion en diciembre de 1976, y el primer borrador se completó a mediados de 1977. 
El guion pre producción estuvo listo en enero de 1978, tras dos semanas escribiendo en las Barbados. La película logró llevarse a cabo con la ayuda del antiguo Beatle George Harrison, que estableció “HandMade Films” para financiarla al coste de tres millones de libras. Lo hizo porque deseaba ver la película; y más adelante Terry Jones describiría dicha acción como la compra de la entrada de cine más cara de la historia. “EMI Films” iba a financiar la película inicialmente, pero se echaron atrás al sentir miedo, Bernard Delfont”, por el tema que se trataba en el film. La última frase de la película es una burla hacia Delfont por su falta de fe en el proyecto. Terry Gillian explicó que Delfont se había echado atrás  un jueves, cuando el equipo de producción partía el sábado para iniciar el rodaje, dejándoles tirados.
Terry Jones se encargó de la dirección en solitario tras realizar un acuerdo amistoso con Gilliam, que había codirigido “Los Caballeros de la Mesa Cuadrada”. Ambos estaban de acuerdo que el estilo de Jones era más adecuado para las películas de Monty Python, ya que la producción de la anterior película se había visto enfrentado a dificultades por sus diferencias en el uso de la cámara. 
Gillian contribuyó con dos escenas animadas y se encargó del Diseño de Producción. Sin embargo esto no puso fin a su rivalidad. De hecho Gillian expresó su disgusto por la poca atención que Jones había prestado a sus decorados en su cinematografía, especialmente  el decorado de un Templo Judío. George Lucas llegó a expresar su admiración por el trabajo que Terry Gillian había realizado con los decorados. La película se rodó en Monastir, Túnez, lo que permitió que el equipo pudiera reutilizar decorados creados para la miniserie de Franco Zeffirelli, “Jesús de Nazaret” (1977). Parte del rodaje también tuvo lugar en Susa, Cartago. Matmata, y Túnez capital. Graham Chapman sufría de alcoholismo, pero deseaba tanto interpretar el papel protagonista que se desintoxico a tiempo para el rodaje.
Como era de esperar, sobre todo dado el momento en el que se estrenó, la película estuvo envuelta en la polémica, con quejas de sectores cristianos y judíos tildándola de blasfema, y con algunos países boicoteando su distribución. 
Esto no impidió que la película fuera un éxito de taquilla, y que el resultado fuera el interés por ver algo que tanta polémica había despertado.

NOTA PERSONAL
El humor inglés siempre me ha parecido de lo más genial, pero es que el grupo Monty Python siempre ha destacado. Voy a comenzar señalando que de sus películas, esta no es mi favorita aunque siempre me ha parecido brillante. Siempre he considerado que “Los Caballeros de la Mesa Cuadrada” es la que se ha llevado la palma de entre sus creaciones. Lo que está claro es que Monty Python siempre ha demostrado que se pueden realizar grandes comedias con presupuestos limitados y una gran originalidad. “La Vida de Brian” está cargada de un humor muy inteligente, logrando provocar polémicas inexistentes en la trama. Nunca he entendido el rechazo o las acusaciones de blasfemia o falta de respeto, porque la película no falta al respeto a la figura de Jesucristo en ningún momento. Más bien se limita a parodiar y ridiculizar el fanatismo religioso y político. 
El único motivo por el que la coloco por debajo de “Los Caballeros de la Mesa Cuadrada” es porque en alguna ocasión es repetitiva y llega a las dimensiones de originalidad de su predecesora.
Curiosamente el personaje de Brian es lo menos interesante del film, que destaca por una gran cantidad de secundarios hilarantes. La crítica política a través del Frente Popular de Judea es absolutamente genial, logrando mostrar con en muchas ocasiones se habla y habla sin llegar a tomar decisión alguna. Más básicas son las escenas de Poncio Pilatos y Pijus Magnificus, que establecen humor simple ante algo como la disfunción verbal. También está la surrealista escena espacial con los extraterrestres, que simplemente toma por sorpresa lo absurda y repentina que resulta. Pero el fanatismo religioso se establece ante un grupo de gente que decide adorar a una persona que no realiza discurso ni milagro alguno, inventándolo todo para que se ajuste a sus necesidades. Al ofrecer esta sátira de forma paralela a la historia de Jesús, se provoca sin haber faltado al respeto en ningún momento porque los dos casos no tienen nada que ver. 
De hecho, Brian ni siquiera llega a ser crucificado con el verdadero Mesías, por lo que termina por resultar absurdo todo el escándalo que despertó en su momento, y que probó lo fácil que es manipular a la gente para que se vea ofendida sin ofensa alguna.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Brian Cohen nace en un humilde establo, justo al lado del portar donde Jesucristo ha nacido. Debido a esto recibe la visita por error de los Tres Reyes Magos que han acudido a adorar al Mesías. La madre de Brian se niega a acogerlos hasta que revelan tener regalos para el niño. Al darse cuenta de su error, los Reyes Magos le arrebatan los presentes y los llevan al verdadero Mesías en el portal de al lado.
En el año 33, Judea, Brian ya ha crecido para convertirse en un joven idealista que siente ira por la ocupación de los romanos en Judea. Al mismo tiempo, Jesucristo ya ha comenzado a predicar su mensaje de paz y amor. 
Mientras asiste al Sermón de Jesus en la Montaña, Brian conoce a una joven llamada Judith hacia quien siente una atracción inmediata. Brian se enfurece todavía más cuando su madre le revela que su padre fue un romano llamado Traviesus Maximus. Al descubrir que Judith es miembro del Frente Popular de Judea, Brian decide ingresar en el grupo pero debe pasar una prueba para ser aceptado. Brian debe pintar un escrito en la ciudad que ordena a los romanos a marcharse a casa. Sin embargo, y a pesar de escribirlo repetidas veces, es perseguido por el centurión que ha corregido su gramática. Judith consigue ocultarle y llevarle a la base secreta del Frente Popular de Judea, donde el grupo decide aceptarle como nuevo miembro.
El Frente decide asaltar el palacio de Poncio Pilatos para secuestrar a su esposa, usando el sistema de alcantarillado. En el palacio se encuentran con otra organización, “Por una Galilea Libre”, que han acudido con la misma misión. Ambas facciones terminan pelando entre sí, exterminándose hasta que solo queda el propio Brian que es apresado. 
Brian es llevado ante Poncio Pilatos para ser interrogado. Durante un momento de confusión Brian consigue escapar para llegar a lo alto del palacio. Desde allí cae en una nave espacial que se enzarza en una batalla contra otra nave en el espacio. Al quedar dañada, la nave regresa a Judea donde se estrella acabando destruida. Brian sale de entre los escombros y llega al escondite secreto del Frente Popular de Judea, donde se oculta en una terraza cuando los romanos registran el lugar. Desde esa terraza, Brian cae en una plaza donde se hace pasar por un predicador, repitiendo las enseñanzas que escuchó de Jesús y regalando una calabaza a un hombre que se encuentra allí. Sin darse cuenta, Brian va reuniendo a una multitud interesada en sus palabras. Cuando los romanos pasan de largo, Brian intenta marcharse, pero la multitud comienza a seguirle exigiendo más enseñanzas venerando la calabaza que ha dejado atrás, así como una sandalia que pierde.
Sus seguidores le persiguen por donde quiera que va, considerando como milagro cualquier evento casual que tiene lugar. Brian pisa accidentalmente a u anciano que había hecho voto de silencio, lo que sus seguidores también consideran un milagro. Cuando el anciano le intenta estrangular, los seguidores le protegen y Brian consigue escapar con Judith. Brian y Judith pasan la noche juntos en su casa, pero al despertar encuentran la casa cercada por sus seguidores. La madre de Brian intenta dispersar a la multitud sin éxito alguno, por lo que decide permitir que Brian les hable durante un rato. Acosado por devotos que le solicitan su palabra, milagros y curaciones, hasta que los romanos le localizan y le vuelven a apresar. Llevado de nuevo ante Poncio Pilatos, acompañado de su amigo Pijus Magnificus, es condenado a ser crucificado. Judith acude al Frente Popular de Judea para intentar organizar un rescate, pero los miembros de la organización están más ocupados discutiendo entre ellos que de tomar la decisión de pasar a la acción.
Pilatos se dirige al pueblo proponiendo liberar a un reo, tal como dicta la tradición. Como Pilatos pronuncia mal la letra “r”, el gentío le propone nombres con dicha letra para burlarse de él. Sin embargo, Pilatos se va enfureciendo al ver que ninguno de los nombres coincide con reo alguno. Pijus intenta dirigirse a la gente, pero provoca iguales burlas al tener problemas para pronunciar la “s”. Judith llega a la asamblea donde grita que liberen a Brian, y la multitud la secunda al ver que el nombre contiene la letra “r”. Mientras tanto, Brian es cargado con su cruz y parte con un grupo al lugar donde debe ser crucificado. Pilatos piensa que se han burlado de nuevo de él, pero pronto le comunican que sí hay un Brian entre los reos. Al descubrir que ya ha partido para ser crucificado, Pilatos ordena que acudan a buscarle al acceder a liberarle. Finalmente, el Frente Popular de Judea decide pasar a la acción y acuden al encuentro de Brian.
Brian y el resto de los reos son crucificados cuando llegan las órdenes de liberar a Brian. Sin embargo, varios reos aseguran ser Brian para frustración del verdadero, y se libera a la persona equivocada. El Frente Popular de Judea llega al lugar para afirmar que no van a rescatarle, pero para hacerle saber que su muerte servirá a la futura causa de la organización. El Frente del Pueblo Judaico también llega al lugar para atacar a los romanos, pero en lugar de salvar a Brian o al resto de los reos, sus miembros cometen suicido como forma de protesta política. Judith también llega para elogiar a Brian y asegurar que nunca le olvidará por todo lo que ha ocurrido, marchándose después. La madre de Brian también llega al lugar enfurecida por ser abandonada por su egoísta hijo. Sin embargo un reo intenta animar a Brian haciéndole ver que hay que ver el lado positivo de las cosas. Todos los reos crucificados comienzan a cantar "Always Look on the Bright Side of Life”, ante un descorazonado Brian. Al final, hasta el propio Brian termina cantando.

ESCENA
La escena de Pilato y Pijus Magnificus es para mí sin duda la mejor de toda la película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario