- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 2 de mayo de 2018

HERMANO OSO

FECHA DE ESTRENO
1 de Noviembre de 2003
TITULO ORIGINAL
Brother Bear
DIRECTORES
Aaron Blaise, Robert Walker
PRODUCTOR
Chuck Williams
GUION
Tab Murphy, Lorne Cameron, David Hoselton, Steve Bencich, Ron J. Friedman
REPARTO
Joaquin Phoenix (Kenai), Jeremy Suarez (Koda), Rick Moranis (Rutt), Dave Thomas (Tuke), Jason Raize (Denahi), D.B. Sweeney (Sitka), Joan Copeland (Tanana), Michael Clarke Duncan (Tug), Harold Gould (Viejo Denahi), Paul Christie (Carnero), Danny Mastrogiorgio (Carnero), Greg Proops (Oso amante), Pauley Perrette (Osa amante), Estelle Harris (Osa anciana), Bumber Robinson (Ardillas), Angayuqaq Oscar Kawagley (Narrador esquimal)
CINEMATOGRAFÍA
Inaplicable
BANDA SONORA
Phil Collins, Mark Mancina
DISTRIBUIDA POR:
Buena Vista Pictures
DURACIÓN
85 minutos
CLÁSICO ANTERIOR:
CLÁSICO SIGUIENTE:
Zafarrancho en el Rancho

KENAI: “Nuestro hermano está muerto y es por culpa de ese monstruo.”
DENAHI: “No es culpa del oso, Kenai.”
KENAI: “Entiendo.”
DENAHI: “No serás más hombre por matar al oso.”
KENAI: “No quieras darme lecciones.”
DENAHI: “Yo intento seguir mi tótem. ¿Por qué no haces tú igual?”
KENAI: “¿De verdad crees que el amor tiene que ver con ser hombre? Un hombre de verdad no se quedaría ahí sin hacer nada.”
DENAHI: “Kenai, no enfades a los espíritus.”
KENAI: “Espíritus. Gracias por tu sabiduría.

CURIOSIDADES
Se trata del cuadragésimo cuarto Clásico Animado de Disney. Tras el inmenso éxito de crítica y taquilla experimentado con la película “El Rey León” (1994), el entonces presidente y director ejecutivo de Disney, Michael Eisner, solicitó que se crearan más films protagonizados por animales.
También sugirió que la trama tuviera lugar en un entorno norteamericano, al haberse sentido inspirado por el paisaje original de un cuadro que había comprado, pintado por Albert Bierstadt. Al tener lugar en norteamericana el animal más lógico debía de ser un oso, considerado rey del bosque; imitando al león como rey de la sabana africana. En aquel entonces la idea original del film estaba inspirada en el “Rey Lear” de William Shakespeare, y se centraba en un viejo oso ciego que viajaba por los bosques con sus tres hijas. En el año 1997, el experto animador Aaron Blaise se incorporó al proyecto como director, al desear crear osos animados desde hacía tiempo, y el director Bob Walker se le unió poco después. Debido a que Blaise deseaba crear una historia más naturalista, con ayuda del productor creó un nuevo enfoque basado en la historia entre un padre y un hijo. El hijo es transformado en un oso, y al final de la película continuaba siendo un oso. Para aquel entonces, Thomas Schumacher se había convertido en presidente de “Walt Disney Feature Animation”, y aprobó la historia revisada. 
De hecho llegó a denominarla la historia del siglo. Tab Murphy se apuntó para ayudar a la creación del guion, tras haber cooperado en los guiones de “Tarzán” (1999) y “Atlantis: El Imperio Perdido” (2001).
Una vez el proyecto recibió luz verde, Blaise, Walker y los artistas involucrados se embarcaron en un viaje de investigación en agosto de 1999. Visitaron Alaska, donde viajaron al Valle de los Diez Mil Humos y la Isla Kodiak. También viajaron a través del “Parque Nacional y Reserva Denali” y el “Parque Nacional de los Fiordos de Kenai”, donde visitaron el Glaciar Exit y el Glaciar Holgate. Un año después realizaron viajes adicionales a través del “Parque Nacional de Yellowstone”, el “Parque nacional de Grand Teton” y el “Parque Nacional de las Secuoyas”. Alrededor del año 2000, la historia evolucionó de nuevo tratando sobre como un hombre joven era acogido por un viejo oso llamado Griz. De hecho se había pensado en que Michael Clarke Duncan proporcionara su voz al personaje de Griz. 
Sin embargo Blaise se vio enfrentado al problema de que la historia carecía de encanto, por lo que decidieron convertir a Griz en un osezno llamado Koda cuya voz fue creada por Jeremy Suarez. Como a Blaise, Walker y Williams les gustaba el talento vocal de Duncan, se decidió crear el personaje de Tug, líder de los osos que se reunían en “salto del salmón”.
La película hizo uso de animación tradicional, pero incluyó algunos elementos generados por ordenador como el “salto del salmón” o una estampida de caribús. El artista Armand Serrano explicó el proceso de animación de la película, el cual en ocasiones tuvo lugar tres veces a la semana durante dos meses. En particular lo más complicado fue una escena que incluía a varios oseznos en “salto del salmón”, y varios bocetos de paisajes que llevaron un tiempo considerable. Al necesitarse inspiración adicional para los paisajes, el supervisor de fondos ambientales Barry Kooser y su equipo viajaron a Jackson Hole, Wyoming. Allí estudiaron con el pintor de paisajes Scott Christensen, aprendido a simplificar objetos trabajando primero sus dimensiones espaciales, añadiendo los detalles más tarde. 
Ruben Aquino era el supervisor de la animación del personaje de Denahi; y explicó que inicialmente Denahi era el padre de Kenai pero acabó por convertirse en su padre. Byron Howard fue el supervisor de la animación de Kenai convertido en oso, explicó que habían existido planes conservar al personaje de Grizz como mentor de Kenai para que se adaptara a su vida como oso. La relación de aspecto inicial de la película fue diferente como recurso narrativo. Mientras Kenai era humana usaba una relación menor, que recuperaba la normalidad cuando era convertido en oso.
Phil Collins regresó para crear la banda sonora tras el gran éxito que había tenido con la de “Tarzán” (1999); sin embargo no pudo repetir el éxito y se sintió a disgusto al no poder interpretar sus canciones. La película recibió una nominación a los Oscar como Mejor Película de Animación, pero perdió la estatuilla contra “Buscando a Nemo” (2003) de Pixar Disney.

NOTA PERSONAL
Hay aspectos de este clásico que siempre me han parecido de lo más formidables, aunque siempre me ha dado la sensación de que la historia no fue aprovechada todo lo posible. Por un lado está el mensaje que defiende la armonía de todos los seres que viven en la naturaleza, armonía que Kenai evidentemente quiebra creando el conflicto primario de la película. Pero también hay un tema que me encantó, y fue el análisis de como las ideas preconcebidas de aquello que nos hace hombres pueden ser completamente erróneas. Ese es el mayor problema de Kenai, al considerar que su tótem de oso como símbolo del amor no representa hombría alguna. Este es un tema que no había sido abordado nunca en personajes de Disney, casi siempre dispuesto a rescatar a la dama en apuros y en raras ocasiones en busca de redención. También me gustó la idea de que quienes eran enemigos en el plano mortal, pueden encontrar la paz en el plano espiritual. Es un detalle que se puede apreciar al final de la película.
Sin embargo hubo aspectos de este clásico que no lograron que destacara al máximo de su potencial. Mientras la relación de los tres hermanos estaba muy bien definida, así como la historia de Kenai como humano, la historia de Kenai como oso flaqueo bastante. Me encantan las historias de viajes con un objetivo final, y en este caso el viaje en sí no acabó de convencerme. Los personajes secundarios como alces y carneros no me parecieron tan divertidos como en otras ocasiones, y Koda me parecía bastante irritante en alguna ocasión. No es que la película fuera mala, de hecho me mantuvo entretenido, pero me dio la sensación que era una época en la que Disney empezaba a perder cierto grado de originalidad.
Eso sí, debo destacar que el final me sorprendió bastante y de forma muy positiva, al dar un giro completamente inesperado. El hecho de que Kenai acabe por decidir permanecer en unidad con la naturaleza, es decir como oso para permanecer con Koda me pareció un acierto del todo inusual.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
En la época posterior a la Edad de Hielo, tres hermanos llamados Kenai, Denahi y Sitka escuchan a la Chamán Tanana de su tribu esquimal, hablar del origen de la magia en las luces cambiantes que bailan en el cielo. La Chamán les explica que esas luces son los espíritus de sus antepasados, con el poder de cambiar las cosas físicas del mundo. Kenai es el más joven de los tres hermanos y está preparado para pasar por la ceremonia de la edad adulta, y así recibir su tótem, un colgante con la forma de un animal. Dicho animal simboliza lo que cada persona que lo recibe debe conseguir para convertirse en un hombre. Una vez se logra, cada persona deja la huella de su mano en un muro, siendo aceptado como hombre. Sitka recibió un tótem águila de la orientación, y Denahi un tótem lobo de la sabiduría. Esperando recibir algo que simbolice su valor, Kenai queda muy decepcionado al recibir  el tótem del oso, que representa el amor. 
Kenai considera que los osos son ladrones, y se enfurece todavía más al descubrir que no amarró bien la pesca del día, y esta ha sido robada por un oso.
Kenai parte en busca del oso seguido por sus hermanos, hasta que los tres zona atacados por el animal. La confrontación les lleva hasta un glaciar, donde Sitka sacrifica su vida para salvar a sus hermanos del oso, provocando una avalancha. Sin embargo, el oso ha logrado sobrevivir. Enfurecido, Kenia decide ir en busca del oso para vengar a su hermano después del funeral. Denahi intenta hacerle ver que ese es un camino equivocado, pero Kenia decide tirar su tótem y seguir con sus planes de venganza. La Tanana recoge el tótem de Kenai, mientras Denahi decide seguir a su hermano para asegurarse de que no le ocurra nada. Kenai no tarda en encontrar al oso y lo persigue hasta lo alto de una montaña, donde consigue matarlo atravesándolo con su lanza. Es entonces cuando los Espíritus se presentan ante él representados por la forma de su fallecido hermano Sitka, en la forma de una gran águila calva. 
Kenai es transformado en un oso que es lo único que Denahi encuentra al subir la montaña. En su nueva forma, Kenai cae desde la montaña hasta un río y es arrastrado por la corriente. Enfurecido, Denahi piensa que su hermano ha muerto y decide vengarle cazando al oso, sin saber que se trata de su hermano.
Tanana localiza al transformado Kenai, y le explica que su fallecido hermano está intentando enseñarle una lección. También le explica que debe regresar a la montaña para comunicarse con el espíritu de su hermano y así encontrar la forma de redimirse. Kenai descubre que en su nueva forma es capaz de hablar con todos los animales del bosque, y conoce a dos alces llamados Rutt y Tuke. Los alces creen que está loco cuando Kenai afirma ser un hombre. Poco después Kenai cae en una trampa, pero un osezno llamado Koda le libera a cambio de que le acompañe al “salto del salmón”. Tras ser liberado, Kenai tiene un encuentro con Denahi pero se ve obligado a escapar al comprobar que su hermano quiere matarle al no saber quién es. Koda vuelve a encontrarle, pero Kenai se niega a acompañarle. 
Koda le explica que ha perdido a su madre, y que necesita quien le acompañe. Kenai accede al descubrir que el salto del salmón esta al pie de la montaña.
Kenai y Koda parten en un largo viaje, sin saber que Denahi sigue su rastro. Durante el trayecto se hacen amigos y se vuelven a encontrar con Rutt y Tuke, que les advierten que un cazador les sigue el rastro. Para despistarle utilizan a una manada de mamuts como medio de transporte, y Kenai le cuenta a Koda como perdió a su hermano Sitka a manos de un “monstruo”. Tras una breve discusión llegan hasta unas pinturas rupestres, una de ellas mostrando a un humano atacando a un oso. Esto provoca que Kenai comience a reflexionar, al ver el miedo en el rostro de Koda. Al llegar a una zona volcánica, Kenai y Koda son atacados por Denahi pero escapan al cruzar un precipicio usando un tronco que Denahi deja caer en un intento de acabar con ellos. Denahi salta hacia el desprendido tronco y Kenai intenta salvarle, pero Denahi cae a un río.
Por fin, Kenai y Koda consiguen llegar al salto del salmón, donde encuentran a muchos osos liderados por Tug. Dispuesto a seguir su camino hasta la montaña, Kenia pasa un tiempo con el resto de los osos, descubriendo la felicidad en su nuevo estilo de vida. Cuando los osos comienzan a compartir sus historias, Koda explica que vio a su madre luchando contra un cazador en un glaciar gigante. Es entonces cuando Kenai se da cuenta de que ha matado a la madre de Koda por venganza. Avergonzado y consumido por la culpa, Kenai se aleja del grupo, pero Koda acude a su encuentro. Es entonces cuando Kenai decide contarle la verdad sobre lo que ha hecho, y el castigo que ha recibido. Consumido por la tristeza Koda se aleja de él, y Kenia continua su camino hacia la montaña completamente arrepentido por todos los acontecimientos. Denahi también se ha perdido y esta desolado, pero Sitka le guía a través de un águila.
Rutt y Tuke se encuentran con el abatido Koda que observa como los dos alces se reconcilian tras una discusión. 
Esto anima a Koda, que decide seguir las huellas de Kenai. Mientras tanto Kenai llega a lo alto de la montaña, donde se ve enfrentado a Denahi una vez más. A punto de acabar con su hermano, Denahi es atacado por Koda que consigue robar su lanza. Cuando Kenai acude a rescatar a Koda, el espíritu de Sitka se manifiesta restaurando la humanidad de Kenai ante unos sorprendidos Denahi y Koda. Kenai toma su tótem de manos del espíritu de Sitka, y Kenai solicita ser convertido en oso de nuevo al ver que Koda le necesita. Denahi acepta esa decisión de buen grado, y Kenai es convertido de nuevo en un oso. Koda también tiene un breve reencuentro con el espíritu de su madre, que parte en compañía de Sitka.
Kenai parte a vivir con Koda y el resto de los osos, mientras Denahi regresa con su tribu para narrar lo ocurrido. Kenai les visita en su forma de oso y deja su huella en el muro, habiéndose convertido en hombre al vivir como un oso.

ESCENA
No hay escenas particularmente destacables, pero me quedo con la canción “Bienvenido” por la cantidad de osos que aparecen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario