- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 20 de febrero de 2013

CONAN EL DESTRUCTOR

FECHA DE ESTRENO
29 de Junio de 1984
TITULO ORIGINAL
Conan the Destroyer
DIRECTOR
Richard Fleischer
PRODUCTOR
Raffaella De Laurentiis
GUION
Stanley Mann
Basado en la historia de Roy Thomas y Gerry Conway
REPARTO
Arnold Schwarzenegger (Conan), Grace Jones (Zula), Wilt Chamberlain (Bombaata), Olivia d’Abo (Princesa Jehnna), Mako (Akiro), Tracey Walter (Malak), Pat Roach (Thoth-Amon), Sarah Douglas (Reina Taramis), Jeff Corey (Gran Visir), Sven-Ole Thorsen (Togra), Andre Roussimouff (Dagoth), Bruce Fleischer (Objetante del pueblo), Ferdy Mayne (Lider)
CINEMATOGRAFÍA
Jack Cardiff
BANDA SONORA
Basil Poledouris
DISTRIBUIDA POR:
Universal Pictures
DURACIÓN
101 minutos
PRECEDIDA POR:

JEHNNA: “Grita si te hago daño. Supongo que nada te hace daño.”
CONAN: “Solo el dolor.”
JEHNNA: “¿Cuándo regreses a Shadizar, qué piensas hacer?”
CONAN: “Encontrar mi reino, y a la reina que ha de sentarse a mi lado.”
JEHNNA: “¿Qué reina?”
CONAN: “La profecía dice que algún día reinaré. He de buscar el reino que se me ha prometido.”
JEHNNA: “¿Y qué reina?”
CONAN: “Valeria.”

JEHNNA: “¿Cómo se atrae a los hombres? Me explicaré. Supón que entregas tu corazón a alguien. ¿Qué hay que hacer para conseguirlo?”
ZULA: “Agarrarlo y llevártelo.”
JEHNNA: “¿Lo agarras y te lo llevas?”
ZULA: “¡Lo agarras! Eso es.”

CURIOSIDADES
Cuando, John Milius, director de “Conan el Bárbaro”, dejó de estar disponible para dirigir la segunda parte de la saga del famoso guerrero, Dino De Laurentiis sugirió a su hija Raffaella De Laurentiis, encargada de la producción de “Conan el Destructor”, que contara con Richard Fleischer. 
Este había dirigido las películas “Barrabás” (1961) y “Mandingo” (1975) para Dino De Laurentiis.
“Conan el Bárbaro” había logrado recaudar cuarenta millones de dólares en la taquilla estadounidense, y cincuenta millones adicionales en los mercados extranjeros. “Universal Pictures” y el productor Dino De Laurentiis consideraban que la película podía haber gozado de mucho más éxito si no hubiera sido tan violenta. Por ello decidieron suavizar la violencia de la segunda parte de la saga. Inicialmente, “Conan el Destructor” recibió la misma calificación que la primera parte, pero se realizaron cortes en la película para que pudiera recibir la calificación para todos los públicos. Fleischer entregó una película menos violenta, y en cierta medida más divertida que la anterior, aunque todavía había escenas sangrientas en el producto final.
Con la ayuda de Will Hatty, Arnold Schwarzenegger se hizo con cinco kilos más de peso para interpretar a Conan en esta ocasión, a petición de Richard Fleischer. La cantante Grace Jones se encargó de interpretar a la mujer guerrera Zula, última de su tribu. 
Esta película fue la primera que le otorgó un papel importante al jugador de baloncesto Wilt Chamberlain, quien media algo más de dos metros de altura. También se trata de la primera película de Olivia d’Abo, quien entonces tenía quince años, interpretando a la princesa. Originalmente, se eligió a David L Lander para interpretar a Malak, pero debido a su deterioro de salud, por esclerosis múltiple, se vio obligado a abandonar el proyecto, y el papel recayó en Tracey Walter. Sven-Ole Thorsen, quien había interpretado a Thorgrim en la primera película, también regresó. Sin embargo en esta ocasión interpretó a un personaje diferente, con su rostro parcialmente cubierto por una máscara. André “el Gigante” interpretó a Dagoth, pero no fue acreditado a estar dentro del disfraz del personaje.
Esta fue la cuarta película en la que el director de fotografía británico, Jack Cardiff, colaboraba con Fleischer. Cardiff se había encargado de la cinematografía de “Los Vikingos” (1958), “El Príncipe y el Mendigo” (1977), y “Amitiville 3D: El Pozo del Infierno” (1983) para el director. 
Ambos volverían a colaborar en dos ocasiones más con “Pasta Gansa” (1987) y la última película de Fleischer, el corto “Call From Space” (1989). La película fue rodada en varias localizaciones en Méjico, incluyendo el volcán Pachuca, y las Dunas Samalayuca, cerca de El Paso, así como en los Estudios Churubusco. Carlo Rambaldi se encargó de la creación del monstruo Dagoth.
En la película, un camello es abatido en el suelo, tras tener dificultades para levantarse, sus patas traseras fueron arrastradas atrás con cables para obligarle a sentarse antes caer sobre el suelo. Esta secuencia fue cortada de la versión del Reino Unido, así como la de un doble cayendo con su caballo durante la secuencia de la batalla inicial. Existen una serie de escenas cortadas confirmadas por la actriz Sarah Douglas. Estas incluyen una escena de amor entre Conan y la Reina Taramis, la misma abofeteando a Bombatta, y una escena extendida de la batalla entre Conan y el Hombre Mono, así como escenas de acción gráfica.
A pesar de recibir una crítica un tanto indiferente, la película tuvo éxito en taquilla, logrando recaudar la respetable cantidad de treinta millones de dólares en los Estados Unidos, y sesenta y nueve millones adicionales en el mercado internacional. Este éxito provocó que Schwarzenegger, Fleischer y De Laurentiis volvieran a unirse para rodar “El Guerrero Rojo” un año después. Sin embargo, esta película no logró funcionar y supuso el final de la involucración de Schwarzenegger en las películas de hechicería.
Roy Thomas y Gerry Conway escribieron la historia original, pero no quedaron satisfechos con el guion final de Stanley Mann y la película completada. Convirtieron su historia en la novela gráfica “Conan: El Cuerno de Azoth”, publicada en 1990 con arte de Micke Docherty. Los nombres de los personajes se cambiaron para distanciar la novela gráfica de la película. 
Dagoth se convirtió en Azoth; Jehnna se convirtió Natari; Zula se convirtió en Shumballa; Bombaata se convirtió en Strabo; Toth-Amon se convirtió en Rammon; y los personajes de la Reina Taramis y el Lider se combinaron para crear al hechicero Karanthes. Robert Jordan se encargó de escribir la novelización de la película Tor Books.
La idea inicial era crear una trilogía de Conan. La tercera parte estaba planeada para 1987, e iba a ser titulada “Conan el Conquistador”. El director iba a ser o bien Guy Hamilton o John Guillermin. Sin embargo, Arnold Schwarzenegger se había comprometido con la película “Depredador”, y el contrato con De Laurentiis por parte de la estrella había finalizado tras crear “El Guerrero Rojo” y  “Ejecutor”. El actor no se mostró dispuesto a negociar un contrato nuevo. De esta forma, el proyecto acabó en el olvido, y terminó por modificarse para crear la película “Kull el Conquistador” en 1997. Se volvió a reiniciar la saga en 2011 con el remake de “Conan el Bárbaro”.
 
NOTA PERSONAL
Debo reconocer que la película me gustó mucho cuando la vi siendo un chaval, pero que ahora reconozco que es muy inferior a la genial primera parte. Tanto esfuerzo por suavizar la violencia provocó que fuera demasiado “light” en comparación a la primera parte. Sin embargo, la trama sigue funcionando en el estilo de la clásica misión, que incluye un viaje a lo largo del cual nuevos miembros se van sumando al grupo. Cada miembro, como es característico en este tipo de películas, tiene habilidades y personalidades muy distintas, pero que resultan necesarias para la misión.
Hay personajes que me parecieron geniales como Grace Jones interpretando a la guerrera Zula, que me dejó fascinado. Aunque la Reina Taramis es una villana genial, siempre he pensado que esta poco aprovechada a lo largo de la película. Y es que solo aparece brevemente al principio y final de la película.
Por otro lado, los efectos especiales son bastante cutres, aunque siempre he pensado en este estilo de efectos especiales, tan comunes en la década de 1980, como cargados de un encanto muy particular que ha finalizado en la era de los efectos digitales. Añadido a esto, la historia carece de ese toque tan oscuro, cruel y violento de la primera parte, lo cual me pareció un error. Sin embargo, a pesar de todo esto, reconozco que disfruté mucho de la película. Todavía a día de hoy, logro pasar un rato entretenido viéndola. Siempre lamente que no lograsen acabar la trilogía, y que un personaje tan mítico como Conan no haya gozado de una versión de mención de honor en la historia del cine. El remake no pareció malo, pero no logró cumplir esas expectativas, por lo que sigo teniendo más cariño a estas dos películas de Conan de la década de 1980, con sus pros y sus contras.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Mientras se encuentra rezando en un altar, acompañado por su compañero el ladrón Malak, Conan es atacado por jinetes a los que derrota. Aparece ante Conan la Reina Taramis de Shadizar, quien queda satisfecha por su destreza en combate. Taramis le pide a Conan que le ayude en una misión, a cambio de lo cual le concederá cualquier cosa que desee. Conan inicialmente la hace saber que no tiene nada que él desee, pero la Reina Taramis le hace saber que puede resucitar a su amada Valeria a cambio de sus servicios, por lo que Conan acepta.
En Shadizar, Taramis le explica que su sobrina Jehnna está destinada a encontrar una llave especial que solo la joven puede tocar. La llave está custodiada en un castillo por un brujo llamado Toth-Amon. La llave supuestamente abre un cuerno de gran valor, y solo Jehnna puede conducir a Conan hasta este. Taramis desea que una vez conseguido, Conan le traiga el cuerno. Taramis le encarga al capitán de la guardia, Bombaata que acompañe a Conan. 
Lo que Taramis no revela es que el cuerno tiene el poder de despertar al dios durmiente Dagoth. Bombaata debe proteger la virginidad de Jehnna, traerla de vuelta para ser sacrificada, y asesinar a Conan una vez la misión se cumpla.
Para la misión, Conan acude a reclutar a su amigo el hechicero Akiro, al cual debe rescatar de una tribu caníbal que espera absorber su magia al devorarle. También conocen a Zula una ladrona y poderosa guerrera, a la que Conan ayudan contra la venganza de los habitantes de un poblado. Última guerrera de su tribu, Zula decide ayudar a Conan en su misión como recompensa a su servicio. El grupo llega al Castillo helado de Toth-Amon, rodeado por un lago, y deciden acampar durante la noche antes de avanzar. Mientras duermen, el hechicero se convierte en un ave de humo y consigue capturar a Jehnna, llevándola a su castillo.
A la mañana siguiente, el grupo se percata de lo sucedido, y se dirige al castillo para rescatar a Jehnna.
En el palacio, Conan se enfrenta a Toth-Amon, logrando derrotar su forma bestial al destruir los espejos de la sala en la que combaten, y donde se encuentra la llave, en forma de joya. Tras rescatar a Jehnna, esta recoge la joya, y el palacio se derrumba sin la magia de Toth-Amon. Con la joya, el grupo parte al lugar donde se oculta el cuerno, y son atacados por un guardia de la reina. Bombaata asegura que la reina no ha dado la orden. Durante la noche, Jehnna expresa su interés en Conan, pero este la rechaza borracho, declarando su devoción a Valeria.
El grupo llega a un antiguo templo liderado por Jehnna, quien usa el poder de la joya para localizar y hacerse con el cuerno. Sin embargo, Akiro lee en un muro que Jehnna está destinada a ser sacrificada. Antes de abandonar el templo, se enfrentan a los Guardianes del Cuerno, quienes esperan el regreso de Dagoth para servir y reinar sobre el mundo a su lado. Durante la batalla, el grupo logra escapar por un pasaje secreto. Sin embargo, Bombaata bloquea la salida llevándose a Jehnna. Sin embargo, Akiro logra derrotar al líder de los Guardianes, y el grupo logra escapar a una muerte segura.
Conan se da cuenta del engaño de la Reina Taramis, y del peligro que Jehnna corre, por lo que su gripo regresa a Shadizar. Allí, Malak les muestra una ruta secreta para llegar a la sala del trono. El sacerdote de Taramis le hace saber a la reina que si Jehnna no es sacrificada en cuanto Dagoth recobre la vida, este no estará  sometido y provocara la destrucción de Shadizar. Jehnna coloca el cuerno en la estatua de Dagoth que comienza a cobrar vida. Zula acaba con  la vida del sacerdote, impidiendo que este sacrifique a la joven. Por su parte, Conan se enfrenta en combate personal contra Bombaata, al que logra matar, tras lo cual se dirige a la sala del trono.
Sin el sacrificio, Dagoth recobra la vida fuera de control, asesinando a la Reina Taramis, que fracasa en su intento de acabar con Jehnna. Conan se enfrenta al demonio, y Akiro le indica que su vida reside en el cuerno. Para acabar con Dagoth debe arrancarle el cuerno. 
Tras una encarnizada batalla, Conan logra arrancarle el cuerno acabando con Dagoth.
Después de la batalla, Jehnna es coronada como nueva reina de Shadizar. Jehnna escoge a Zula como capitán de la guardia de su reino, considerando que no hay razón por la que una mujer no pueda desempeñar dicho trabajo. Malak es elegido como nuevo bufón de la corte, y Akiro se convierte en el consejero personal de la reina. Conan accede a que los tres acepten dichos cargos. Finalmente, Jehnna le pide a Conan que reine a su lado. Sin embargo, el guerrero bárbaro le señala que tendrá su propio reino, y su propia reina. Jehnna se despide de Conan con un beso, y este parte solo una vez más. El narrador indica que Conan encontraría su propio reino finalmente, pero que esa es otra historia.

ESCENA
Una vez más, las escenas que he encontrado en “youtube” no se pueden insertar, por lo que me veo obligado a dejar el tráiler en inglés. 
 

1 comentario:

  1. te cuento que alguna vez vi la pelicula completa y cuando vi esta me di cuenta que esta cortada..es una lastima no poder verla completa...

    ResponderEliminar