- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 26 de noviembre de 2014

MARIA ANTONIETA

FECHA DE ESTRENO
8 de Julio de 1938
TITULO ORIGINAL
Marie Antoinette
DIRECTOR
Woodbridge Strong Van Dyke Jr.
PRODUCTOR
Hunt Stromberg
GUION
Donald Ogden Stewart, Ernest Vajda, Claudine West
REPARTO
Norma Shearer (María Antonieta), Tyrone Power (Conde Hans Axel de Fersen), John Barrymore (Rey Luis XV), Robert Morley (Rey Luis XVI), Anita Louise (Princesa de Lamballe), Joseph Schildkraut (Duque de Orleans), Gladys George (Madame du Barry), Henry Stephenson (Conde Mercey), Cora Witherspoon (Condesa de Noailles), Barnett Parker (Príncipe de Rohan), Reginald Gardiner (Conde d’Artois), Henry Daniell (Nicholas de la Motte), Joseph Calleia (Drouet), George Meeker (Robespierre), Scotty Beckett ( EL Delfín), Ruth Hussey (Duquesa de Polignac), Marilyn Knowlden (Princesa Teresa)
CINEMATOGRAFÍA
William H. Daniels
BANDA SONORA
Herbert Stothart
DISTRIBUIDA POR:
Metro- Goldwyn-Mayer
DURACIÓN
157 minutos

LUÍS XV: “No olvidéis, primo, que vuestro bisabuelo fue regente de Francia. Poseéis su ambición, pero no su talento. No me causáis temor ni los nobles, ni el pueblo, ni las ideas. El estado durará lo que yo dure, y después de mí, el diluvio.”
DUQUE DE ORLEANS: “Con vuestro permiso, Majestad.”
LUÍS XV: “Y andad con cuidado primo, los liberales que alentáis para vuestros fines, pueden destruiros para los suyos.”

DUQUE DE ORLEANS: “¿Debo entender que hemos terminado? Muy bien señora, perderéis el caso, el tribunal supremo calificará a la Reina de Francia de mujer frívola y malgastadora que acude a una cita de medianoche para satisfacer…”
LUÍS XVI: “¡Fuera! Iros, si no queréis que os de un puñetazo. Fuera.”
DUQUE DE ORLEANS: “Au Revoir, Luís. Cuidad de que ese famoso collar no se enrosque en vuestro rollizo cuello y os saque a rastras del trono. Señora, au revoir.”
MARÍA ANTONIETA: “Cuando cae un trono, los príncipes suelen caer con él, primo. Adiós.”

CURIOSIDADES
Mientras Irving Thalberg era el jefe de producción de MGM, se embarcó en el proyecto de crear una película sobre la vida de María Antonieta. Sin embargo, Thalberg falleció en 1936, cuando la película todavía estaba siendo planeada. Su viuda, Norma Shearer, decidió honrarle tomándo un interés especial en la película hasta su finalización en 1938, convirtiéndose en la protagonista del film. Shearer declaró que este fue su papel favorito.
Inicialmente, William Randolph Hearst había planificado que la película sirviera como vehículo a la fama de Marion Davies en el año 1933. Sin embargo, tras un enfrentamiento con Louis Mayer por el fracaso de su película “La Espía Número 13”, provocó que la pareja abandonara la MGM para comenzar a trabajar con Warner Brothers. La dirección originalmente iba a recaer en Sidney Franklin, pero acabó por serle otorgada a W.S. Van Dyke. Irving Thalberg había planeado que Charles Laughton interpretara el papel de Luis XVI, y que su esposa Elsa Lanchester interpretara a la Princesa de Lamballe. 
Sin embargo, embarazo de Norma Shearer y la muerte de Thalberg retrasaron la producción de la película. Para cuando esta comenzó a ser rodada, los Laughton dejaron de estar disponibles para la película. De ahí que, Norma Shearer acabara interpretando a María Antonieta.
La película contó con miles de trajes y vestidos, así como lujosos decorados. Adrian Adolph Greenburg, encargado del vestuario, visitó Francia y Austria en el año 1937, para realizar una profunda investigación del periodo en el que se desarrollaba la trama de la película. Estudió varios cuadros de María Antonieta y llegó a usar un microscopio para que los bordados y la fábrica fueran idénticos. Las fábricas habían sido tejidas y bordadas con puntadas tan delicadas que no podían ser percibidas a simple vista. El cuidado de los detalles fue extremo, desde la infraestructura hasta los peinados. Algunos vestidos pesaban bastante debido a los bordados, volantes y piedras preciosas empleados para su creación. Los vestidos de Norma Shearer tenían un peso combinado de ochocientos kilos, siendo el más pesado el vestido de boda. 
Desde el momento en que se concibió la película hasta que las cámaras empezaron a rodar, la idea era que fuera rodada en Tecnicolor. De hecho, tanto los decorados como el vestuario habían sido diseñados con la idea de que serían mostrados en color. MGM llegó a enviar una de las capas de Norma Shearer para que fuera teñida de forma que quedara a juego con el color de sus ojos. Pero, cuando el equipo se percató de que rodar en color excedería en demasía al presupuesto con el que se contaba, se optó por rodar en blanco y negro.
Aunque la película fue muy popular, generó pérdidas de alrededor de setecientos cincuenta mil dólares. Recibió cuatro nominaciones a los Oscar. Norman Shearer fu nominada como Mejor Actriz, perdiendo contra Bette Davis por la película “Jezabel”. Robert Morley fue nominado como Mejor Actor Secundario, pero perdió contra Walter Brennan por “Kentucky”. La película fue nominada a la Mejor Dirección Artística y Mejor Banda Sonora Original, perdiendo contra “Robin de los Bosques” en ambos casos.

NOTA PERSONAL
El personaje de María Antonieta siempre me ha fascinado, y he consumido estudios, libros y películas basadas en su vida. De hecho, fue cuando estaba en la universidad cuando vi este clásico por primera vez, ya que estaba analizando varias fuentes para realizar una tesis. Evidentemente, la película se toma grandes licencias históricas a favor de una trama más pasional y llevadera. Sin embargo, la película otorga una visión acertada sobre los eventos de la Revolución Francesa. Más allá de este aspecto, siempre he admirado el trabajo de Norma Shearer. La actriz realiza una labor excepcional desarrollando el personaje de una manera convincente, desde la inocencia de su adolescencia, pasando por su superficialidad en los primeros años en Versalles, hasta una madurez tardía, ya sumida en la desesperanza.
El personaje es extremadamente complejo, desarrollando varias capas durante su proceso de desarrollo, y Shearer no fracasa en ningún momento. 
Esto se aprecia contrastando esa inocencia inicial de una niña, al principio de la película, con la desesperación de una Reina caída en su final. También hay un cambio radical en su forma de ser, entre las dos secciones en que está dividida la película. La primera examina más la inocencia, juventud, y superficialidad de María Antonieta, hasta la coronación. La segunda nos muestra a una mujer más madura, dispuesta a tomar las riendas ante las crisis que se suceden, y resignada ante su destino final. Norma Shearer consigue que el espectador viaje a través su impecable interpretación. Consigue que una película de gran duración parezca más corta.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
En Viena, la Emperatriz María Teresa de Austria convoca a su hija de quince años, María Antonieta, para informarla de que se ha concertado su matrimonio con el Delfín de Francia, Luis XVI. 
Dicho matrimonio supondrá una importante alianza entre Austria y Francia; y por su parte, María Antonieta está entusiasmada ante la idea de convertirse en la futura Reina de Francia. A pesar de su actitud positiva, María Antonieta se enfrenta a varios problemas ante su nueva vida en Versalles. El Delfín, Luis XVI, es un hombre tímido que parece incomodado ante su matrimonio concertado. Resulta ser un joven introvertido que prefiere evitar las fiestas de la corte en Versalles, y solamente se concentra en su afición a la caza y la cerrajería. También conoce al ambicioso Duque de Orleans, quien se convierte en su más cercano aliado, aunque por motivos egoístas. Por otro lado, la joven también se hace con enemigos, especialmente Madame du Barry, la amante del Rey Luis XV.
Tras la boda, María Antonieta hace todo lo posible por serle agradable a Luis XVI, quien con el tiempo decide confiar en su nueva esposa. De esta forma, María Antonieta se entera de que su nuevo esposo no puede tener hijos. Aunque a menudo distanciados, ambos se llevan bien. 
El día del segundo aniversario de su boda, María Antonieta es insultada por Madame du Barry, quien le envía una cuna de juguete vacía. El regalo tiene el propósito de simbolizar la inutilidad de María Antonieta a la hora de concederle un heredero al trono. A pesar de sentirse enfurecida, Luis XVI es demasiado débil como para exigirle a su padre que castigue a su amante. Debido a estos problemas, María Antonieta se sumerge en una vida superficial. Durante una fiesta de disfraces, María Antonieta conoce al Conde Axel Fersen de Suecia, al que hace pasar por un ruso para ganar una apuesta que forma parte de un juego. Ante su superficialidad, el Conde de Fersen no duda en ofender a María Antonieta. El Conde Mercey, embajador de Austria, comienza a reprender a María Antonieta por su comportamiento.
En el cuarto aniversario de boda de Luis XVI y María Antonieta, se organiza un baile con el propósito de que María Antonieta se reconcilie con Madame du Barry. María Antonieta accede a dirigirse a la amante del Rey, para complacer al Conde Mercey. 
Sin embargo, ante la grosería de du Barry, María Antonieta no duda en volver a enfrentarse a la mujer, ofendiéndola ante el mismísimo rey. Luis XV decide anular el matrimonio de su nieto con María Antonieta, en parte por la ofensa a du Barry y en parte porque la pareja aún no tiene hijos tras cuatro años de matrimonio. María Antonieta es informada de esto por el propio Rey. Al ver que el Duque de Orleans solo era su amigo debido a su futuro como Reina de Francia, María Antonieta parte a la embajada de su país de origen. Por su parte, el suceso provoca que Luis XVI por fin se enfrente a su abuelo, ya enfermo de viruela, y amenace a Madame du Barry con enviarla a la Bastilla.
En la embajada, María Antonieta se encuentra con el Conde von Fersen, quien admite haberla querido siempre, descubriendo aspectos de su vida a través de terceras personas. El sentimiento es reciproco y María Antonieta accede a compartir su vida con él, una vez el matrimonio sea anulado. María Antonieta regresa a Versalles para comunicarle su decisión a Luis XVI. 
Sin embargo se encuentra con que el Rey Luis XV está muriendo. Luis XVI le comunica que le ha cogido mucho aprecio, y que no debe partir para asumir su destino como Reina de Francia. Luis XV fallece, ante lo que Luis XVI y María Antonieta se convierten en Rey y Reina de Francia. María Antonieta le comunica lo sucedido al Conde von Fersen, explicándole que pueden encontrarse en secreto, pero el hombre se niega a esto, considerando que María Antonieta debe asumir su papel de Reina con dignidad.
Finalmente y contra todo pronóstico, María Antonieta da a luz al nuevo Delfín de Francia, acto que tiene lugar ante toda la corte de Versalles. Sin embargo, el pueblo de Francia comienza a mostrar descontento, y a sufrir hambre. Varios campesinos apedrean el carruaje de María Antonieta cuando regresa a Versalles, ya con sus dos hijos. El Duque de Orleans decide aprovechar ese descontento y anima a un joyero a intentar vender un collar de diamantes a la Reina. María Antonieta se niega a comprar el collar explicando que el pueblo está pasando demasiada hambre como para que ella se permita esos caprichos. 
Nicholas de la Motte y su esposa manipulan al Príncipe de Rohan para que crea haber sido elegido por la Reina para tramitar la compra en secreto. Cuando el pueblo se entera de la compra mediante el Duque de Orleans, se enfurece con la ya denominada Reina extranjera.
Al enterarse, María Antonieta se enfrenta al Príncipe de Rohan por haber pensado que ella aprobaría una compra clandestina de ese tipo. El Príncipe de Rohan es arrestado y sometido a juicio, aunque la historia resulta demasiado inverosímil para el tribunal. María Antonieta y Luis XVI intentan razonar con el Duque Orleans para que les ayude, ofreciéndole un cargo de ministro a cambio. Sin embargo, el Duque se limita a sugerirle a Luis XVI que abdique a favor de su hijo, recayendo sobre el Duque la regencia temporal. Los Reyes de Francia se niegan, ante lo cual el Duque de Orleans se limita a ofender a la Reina y partir. Al finalizar el juicio, el Príncipe de Rohan es absuelto, lo que provoca que el odio del pueblo hacia la Reina María Antonieta crezca fuera de control. Aconsejado por sus ministros, Luis XVI disuelve la asamblea, lo que dispara la Revolución Francesa de forma definitiva.
El Rey fracasa en su intento de hablar con el ejército, que simpatiza con el pueblo. La muchedumbre invade Versalles, y arresta a la familia real, que es trasladada al Palacio de las Tullerías en París. El Duque de Orleans adopta el nombre del ciudadano Philippe Égalité para formar parte de la asamblea. Sin embargo, aún queda gente leal a la familia real. El Conde von Fersen realiza un plan con ayuda de algún soldado leal para que la familia escape de las Tullerías. De esta forma, Luis XVI, María Antonieta, sus dos hijos y la Princesa de Lamballe escapan en un carruaje. Sin embargo, cuando paran en Sainte-Menehould, el joven Delfín declara que su padre es cerrajero y Luis XVI paga con un Luis de Oro por un cambio de caballos. El carruaje parte, pero poco después dos soldados se percatan de que se trataba del Rey, al ver la imagen en la moneda. Ambos corren en sus caballos a la frontera, donde logran que una escolta de soldados que espera a la familia real parta a otro lugar, al comunicarles que la familia está en problemas. Sin escolta, el carruaje llega a Varennes, donde la familia es arrestada.
De regreso en París, la familia real es llevada a la prisión de la Torre del Temple, con la excepción de la Princesa de Lamballe, que es asesinada por la muchedumbre. Luis XVI es sometido a juicio y condenado a muerte en la guillotina. El propio Duque de Orleans vota a favor de la ejecución. Tras pasar una última noche con su familia, el Rey es ejecutado. Tras esto, María Antonieta es separada de sus hijos para ser sometida a otro juicio. El Conde von  Fersen acude a la embajada de Austria, donde descubre que María Antonieta ha sido condenada a morir en la guillotina, y que durante el juicio tuvo que ver como su propio hijo declaraba contra ella. También descubre que el propio Duque de Orleans ha pasado por la guillotina, debido a la locura del Reinado del Terror que se ha hecho con el control de París. El Conde con Fersen consigue visitar a María Antonieta el día antes de su ejecución. Ambos declaran el amor que sienten el uno por el otro, y se despiden por última vez. Al día siguiente, María Antonieta es ejecutada, recordando su entusiasmo al descubrir, con quince años de edad, que sería la Reina de Francia.

ESCENA
No hay demasiadas escenas disponibles, y ninguna en castellano, pero aquí dejo la de la boda, donde se puede apreciar el nivel derrochado en el vestuario. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada