- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 4 de noviembre de 2015

LA BODA DE MURIEL

FECHA DE ESTRENO
29 de Septiembre de 1994
TITULO ORIGINAL
Muriel’s Wedding
DIRECTOR
Paul John Hogan
PRODUCTORES
Lynda House, Jocelyn Moorhouse
GUION
Paul John Hogan
REPARTO
Toni Collette (Muriel Heslop), Rachel Griffiths (Rhonda Epinstall), Bill Hunter (Bill Heslop), Sophie Lee (Tania Degano), Jeanie Drynan (Betty Heslop), Gennie Nevinson (Deidre Chambers), Daniel Lapaine (David Van Arkle), Matt Day (Brice Nobes), Roz Hammond (Cheryl), Belinda Jarrett (Janine), Pippa Grandison (Nicole), Dan Wyllie (Perry Heslop), Gabby Millgate (Joanine Heslop), Chris Haywood (Ken Blundell), Nathan Kaye (Peter Vernell), Cecily Polson (Madre de Tania), Rob Steele (Leo Higgins), Katie Saunders (Penelope Heslop), Dene Kermond (Malcolm Heslop)
CINEMATOGRAFÍA
Martin McGrath
BANDA SONORA
Peter Best
DISTRIBUIDA POR:
Miramax Films
DURACIÓN
106 minutos

RHONDA EPINSTALL: “Tania. Que maravillosa sorpresa.”
TANIA DEGANO: “No puedo creerlo. No te había visto desde que te fuiste de Porpoise Spit.”
RHONDA EPINSTALL: “¿Cómo estás?”
TANIA DEGANO: “Casada.”
RHONDA EPINSTALL: “Muriel me lo ha dicho, Chucky.”
TANIA DEGANO: “Chuck.”
RHONDA EPINSTALL: “Chuck, eso es. Felicidades
TANIA DEGANO: “Toma una copa con nosotras.”
RHONDA EPINSTALL: “¿En serio? ¿Queréis tomar una copa conmigo?”
TANIA DEGANO: “No podemos dejar que pases tus vacaciones sola. Ya no estamos en el instituto, no tienes por qué pensar que no eres lo suficientemente buena para nosotras.”
RHONDA EPINSTALL: “No lo pienso.”
TANIA DEGANO: “Veo que has cambiado. Créeme, soy honesta. Digo lo que pienso, no como otras.”
RHONDA EPINSTALL: “¿Eso es verdad?”
TANIA DEGANO: “Sí.”
RHONDA EPINSTALL: “Yo soy sincera. Nicole folla con Chuck. Muriel les vio como lo hacían el día de tu boda. Metete tu copa donde te quepa, antes me tragaría cuchillas de afeitar que tomarme una copa contigo. Y por cierto, no estoy sola. Estoy con Muriel.”

CURIOSIDADES
Se trata de una película australiana de gran éxito. De hecho fue una de las grandes sorpresas del año 1994, ya que un presupuesto de nueve millones de dólares, logró recaudar casi sesenta. Se trata de la primera película de Rachel Griffiths, y la segunda de Toni Collette. La película logró que ambas actrices fueran reconocidas y saltaran a la fama. El escritor del guion y director, Hogan, deseaba hacer uso de la música del grupo ABBA en la película. Sin embargo, el permiso para utilizar la música del grupo le fue denegado inicialmente. Cuando Hogan prometió volar a Europa para presentar su petición a los fundadores de la banda, se le concedió el permiso con la condición de que la banda recibiera un porcentaje de los beneficios de la película.  
Cuando la película se convirtió en todo un éxito internacional, el uso se la música de ABBA se propagó. De esta forma, el uso de la música del grupo se expandió, y provocó que inspirara el exitoso musical de Broadway, “Mamma Mia”, que en el año 2008 se convertiría en una película de igual éxito.
Inicialmente, se consideró contar con la actriz Gina Riley para el papel de Muriel Heslop. Sin embargo, Toni Collette terminó por hacerse con el papel, para el cual tuvo que engordar veinte kilos en siete semanas con ayuda de un dietista. Bill Hunter, actor de gran relevancia en Australia, se hizo con el papel de Bill Heslop. Al mismo tiempo que trabajaba en “La Boda de Muriel”, Bill Hunter trabajaba en la película “Las Aventuras de Priscilla, Reina del Desierto”, en la que interpretaba al personaje de Bob. Los dos personajes que interpretaban tenían diferente longitud de pelo, y uno necesitaba barba. Para Hunter fue todo un reto combinar su trabajo en ambas películas, que lograron convertirse en grandes éxitos. Ambas películas hicieron uso de la música de ABBA, y se convirtieron en clásicos de culto.
“La Boda de Muriel” logró hacerse con cuatro premios del Instituto de Cine Australianos y siete nominaciones adicionales.

NOTA PERSONAL
Poco que decir de una de mis películas favoritas. Es curioso, pero cuando hablo de ella, todo el mundo recuerda con intensidad sus elementos cómicos. Sin embargo, con el paso del tiempo no he podido evitar fijarme más en el drama que la comedia oculta. Se trata de un claro ejemplo de familia disfuncional, en la que nada parece funcionar. Muriel puede ser insegura, mentirosa, e incluso ladrona, pero es el resultado de esa familia disfuncional que ha influido en su vida. Bill Hunter realiza una formidable interpretación, como el clásico hombre supuestamente moralmente perfecto, pero que oculta la más grande de las corrupciones. Los aspectos de la comedia ayudan a que el viaje del personaje de Muriel, histriónico pero hilarante, se adentre en el camino de la madurez, antes de que termine por convertirse en una copia de su propio padre. 
Sin adentrarme más en mi análisis, la película combina lo dramático y lo divertido de una forma excepcional, sumergiéndonos en la conquista de la ausencia de autoestima.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Muriel Heslop es una joven inadaptada, a menudo marginada y despreciada por aquellas que considera sus amigas. Reside en la pequeña comunidad costera de Porpoise Spit. En la boda de una de sus supuestas amigas, Tania, Muriel consigue hacerse con el ramo de la novia. Sin embargo, sus amigas le hacen ver que nunca conseguirá pareja, y que es mejor que le entregue el ramo a una de las damas de honor, a pesar de que acaba de finalizar su relación. Durante la boda, Muriel descubre al novio, Peter Vernell, manteniendo relaciones sexuales con una de las amigas de Tania, Nicole. Lamentablemente, Muriel también es arrestada acusada de haber robado el vestido de leopardo que llevaba a la boda. Muriel vive en compañía de su familia. 
Su padre es Bill Heslop, un concejal corrupto, su introvertida madre Betty, y sus hermanos Perry, Joanine, Malcolm y Penelope, no aportan nada ya que los dos primeros están en el paro, y los dos últimos son niños. Debido a sus contactos, Bill consigue que no le ocurra nada a Muriel, pero mantiene una actitud de desprecio hacia toda su familia, particularmente hacia su esposa. Su actitud es la de constante abuso psicológico hacia su familia, restregando todo lo que consigue por ellos, y despreciando cualquier oportunidad que tienen. Muriel solo consigue evadirse escuchando la música de ABBA que tanto adora. Deidre Chambers, amiga de Bill y representante de cosméticos, le ofrece un trabajo a Muriel.
Durante una cena, Tania le confiesa a sus amigas Cheryl, Janine y Nicole, que su recién marido la está engañando, aunque no es consciente de que es con Nicole. El grupo la anima a que cancele su luna de miel y vaya de viaje con ellas a Bali, menospreciando a Muriel, que está presente. Aunque Muriel desea ir, las cuatro le confiesan que se sienten avergonzadas de su presencia, y que no desean su compañía. 
Muriel se siente hundida; y su padre le entrega un cheque en blanco para los cosméticos que Deidre le encargue que vende. Al mismo tiempo, Betty le confiesa a Muriel que su padre se ve enfrentado a ataques de la oposición, y supuestas falsas acusaciones. Sin embargo, Muriel decide utilizar el cheque en blanco para acudir a Bali. Allí, no es bien recibida por Tania, Cheryl, Janine y Nicole, que se sienten indignadas por su presencia. Sin embargo, Muriel se encuentra con Rhonda Epinstall, una antigua compañera de instituto. Una mentirosa compulsiva, Muriel le cuenta que esta prometida pero que está de vacaciones disfrutando de sus últimos momentos de libertad. Rhonda también le comenta su desprecio hacia Tania, Cheryl, Janine y Nicole, por como la trataban en el instituto, y se sorprende al ver que también están allí. Muriel le relata como Nicole ha mantenido relaciones con Peter, sin que Tania lo supiera. Al día siguiente, Rhonda se presenta ante las chicas, que aprecian el cambio estético que ha sufrido, e intentan separarla de Muriel para que se una al grupo. 
Sin embargo, Rhonda rechaza la oferta, revelándole a Tania la aventura de su marido con su amiga Nicole. Esa misma noche, Muriel y Rhonda interpretan el Waterloo de ABBA en playback ganando un concurso; mientras Nicole y Tania se pelean entre el público.
En Porpoise Split, Deidre le comunica a la familia de Bill que Muriel apenas ha logrado ganar treinta dólares vendiendo cosméticos. Bill se percata de que su hija ha usado su dinero para pagar sus vacaciones, y que le ha mentido. Al mismo tiempo, Bill le pide a Deidre que necesita más tiempo para consolidar su aventura con ella; aunque Betty ya sospecha lo que está ocurriendo y calla resignada. De regreso en Porpoise Split, Muriel se encuentra con su madre, quien le revela el enfado de su padre, pues ha gastado doce mil dólares. Ante la situación, Muriel decide trasladarse a Sidney, dejando atrás a su familia. Allí, consigue un trabajo en un videoclub, justo enfrente de donde trabaja Rhonda, en una tintorería. En el trabajo, un joven llamado Brice le pide a Muriel una cita. 
Entusiasmada por su nueva vida, Muriel le cuenta a Rhonda que ha decidido cambiar su nombre por el de Mariel. Todavía mintiendo, le explica a Rhonda que su antiguo novio era un policía que no aceptó su ruptura. Por la noche, las dos amigas salen de copas. Muriel está acompañada por Brice; mientras Rhonda ha logrado ligar con dos americanos. De regreso en el apartamento que comparten, Muriel y Brice ven las noticias, descubriendo que Bill Heslop ha sido acusado de tramas de corrupción. Los dos jóvenes intentan mantener relaciones provocando varios destrozos que llaman la atención de Rhonda y sus ligues. En el altercado, Rhonda se da un golpe contra la pared y descubre que no puede mover las piernas. Desde el hospital, Muriel llama a su madre confesando haber robado el dinero de su padre; y Betty le explica que Bill ha abandonado a la familia. Tras la conversación, Muriel descubre que Rhonda tiene un tumor, lo que ha provocado que pierda el uso de sus piernas, y no el golpe recibido.
Abrumada por todo lo sucedido, Muriel comienza a visitar tiendas de vestidos de novia. 
Allí miente de nuevo, asegurando a las dependientas que va a casarse, y que su madre no puede ver como se prueba los vestidos debido a que tiene un tumor en la espina dorsal y necesita ser operada. Conmovidas, las dependientas de varias tiendas permiten que se saque varias fotos con los vestidos de novias, y Muriel las colecciona en un álbum personal. Rhonda es operada y comienza una dura rehabilitación, pidiéndole a Muriel que nunca regresen a Porpoise Split. Sin embargo, Rhonda descubre el álbum de Muriel, y deduce que se ha reconciliado y va a casarse con su “supuesto novio”. Rhonda la descubre en una tienda de vestidos de novia, donde Muriel confiesa que nunca ha estado prometida y que lo inventó todo. Esto provoca una brecha en la amistad de las dos jóvenes; y Muriel decide reunirse con su padre. Bill la recibe humillándola de nuevo y mostrando una ausencia de cariño absoluta. Bill exige que regrese a Porpoise Split con él, donde trabajara para devolverle todo el dinero. Deidre también aparece por allí, ante lo que Muriel descubre la aventura de ambos y les obliga a admitirla ante ella. 
Bill y Deidre declaran que iniciaran una nueva en común, y que Muriel tendrá que cuidar de su madre. Al descubrir que la operación de Rhonda no ha funcionado, y que la joven no volverá a andar, Muriel comienza a consultar anuncios por palabras de hombres que buscan esposas. De esta forma conoce a un atractivo nadador olímpico llamado David Van Arkle. Su entrenador, Ken Blundell, ha puesto el anuncio ya que el nadador procede de Sudáfrica y necesita un matrimonio de conveniencia para adquirir la nacionalidad australiana. La familia de David está dispuesta a lo que sea para que su hijo triunfe, pagando diez mil dólares a quien esté dispuesta a casarse con él. David siente considerable repulsión hacia Muriel, pero su entrenador le hace ver que es la única posibilidad. Tras la boda, Muriel tendrá que vivir en su apartamento y fingir estar enamorada de él durante cuatro meses. Llegado el día de la boda, Rhonda acude a regañadientes, pues ha rechazado la oferta de ser dama de honor y vuelve a residir con su autoritaria madre. 
Para más inri, Tania, Cheryl y Janine han sido elegidas como damas de honor. Brice también acude disgustado, pues todavía se sentía atraído hacia Muriel. La joven disfruta de una boda de ensueño, al compás de una canción de ABBA, con todos los que la despreciaban pendientes de ella. Su pobre madre llega tarde y no tiene tiempo ni de saludar a su hija.
Tras la ceremonia, Rhonda le reprocha a Muriel lo que ha hecho, anunciando que regresa a Porpoise Split con su madre. Muriel se muestra insensible, y Rhonda declara su desprecio hacia la nueva persona que Mariel es, no estando a la altura de Muriel. La joven se instala con su nuevo marido, quien se muestra frio y distante y le indican que usaran dormitorios separados. Sin embargo, ambos han aceptado el matrimonio por que han querido ganar en diferentes terrenos de su vida. Desolada, Betty olvida pagar unas zapatillas en un supermercado y es acusada de robo. Tras evitar el escándalo, Bill la desprecia abandonándola y solicitando el divorcio. Betty fallece de un ataque al corazón, y Muriel regresa a casa para el funeral. 
Allí, descubre que su madre se suicidó con pastillas para dormir, pero que su padre inventó la historia del ataque al corazón. Escandalizada al ver como su padre manipula el funeral para sus intereses, Muriel abandona la ceremonia. David se muestra comprensivo, y mantiene relaciones con Muriel. Sin embargo, ambos deciden de mentir y solicitar el divorcio, partiendo como buenos amigos.
Finalmente, Muriel se enfrenta a su padre, a quien exige que cuide del resto de la familia, entregándole el dinero obtenido por la boda, ya que su carrera política se ha venido abajo. Bill Heslop cede, reconociendo todos sus errores por primera vez. Tras esto, Muriel acude a casa de Rhonda donde se disculpa por su actitud ante su madre, Tania, Cheryl y Janine. Muriel declara haber rechazado la falsedad de Mariel, y le pide a Rhonda que regrese a Sidney con ella. Alegre, Rhonda acepta la oferta, y las dos amigas parten para iniciar juntas su nueva vida.

ESCENA
Sin duda la mejor escena, Muriel y Rhonda interpretan el “Waterloo” de ABBA en playback. 

1 comentario:

  1. Me encanta esta película, la familia de Muriel es un desastre el padre es un sinvergüenza, los hermanos unos vagos quien me da pena es la madre sobre todo el trato que recibe por toda su familia incluso por la propia Muriel, otro aspecto a resaltar es la hipocresía de la gente y del tanto tienes tanto vales como las supuestas "amigas" de Muriel que antes de que se case para ellas Muriel era insignificante, Rhonda es la única amiga de verdad de Muriel y me gusta que al final triunfe la verdadera amistad, esta película enseña que no todo en la vida es encontrar al hombre perfecto y casarse para ser feliz hay muchas cosas más por lo que vivir como la amistad verdadera y ser fiel a uno mismo, al fin y al cabo las parejas vienen y van pero los amigos de verdad son para toda la vida.
    Destaco las interpretaciones de Toni Collette y Rachel Griffiths (ésta última me gustó también en la serie a dos metros bajo tierra) y la banda sonora con la música de ABBA.

    ResponderEliminar