miércoles, 22 de diciembre de 2010

LA PRINCESA MONONOKE

FECHA DE ESTRENO
12 de Julio de 1997
TITULO ORIGINAL
Mononoke-Hime
DIRECTOR
Hayao Miyazaki
PRODUCTOR
Toshio Suzuki
GUION
Hayao Miyazaki
REPARTO (VOCES)
Ashitaka (Yôji Matsuda), San (Yuriko Ishida), Moro (Akihiro Miwa), Lady Eboshi (Yûko Yanaka), Jigo / Jiko Bou (Kaoru Kobayashi), Toki (Sumi Shimamoto), Okkoto / Okkotonushi (Hisaya Morishige), Gonza (Tsunehiko Kamijô), Kohroku (Masahiko Nishimura), Kaya (Yuriko Ishida), Mujeres de la Ciudad de Hierro (Takako Fuji), Canción de Tatara (Leslie Ishii), Usi-Kai (Akira Nagoya), Hii-Sama (Mitsuko Mori),
CINEMATOGRAFÍA
Atsushi Okui
BANDA SONORA
Joe Hisaishi
DISTRIBUIDA POR:
Toho
DURACIÓN
134 minutos

ASHITAKA: “Es un bosque precioso. ¿Han partido ya Okkoto y los jabalíes?”
MORO: “Sí, ya están en marcha. Los árboles gritan de dolor al morir, pero tú no puedes oírlos. Desde aquí escucho la agonía del bosque. Siento el dolor de la bala en mi pecho, y sueño con el día en que pueda destrozar la cabeza de esa mujer entre mis fauces.”
ASHITAKA: “Moro. ¿Por qué no podemos convivir los humanos y el bosque? ¿Por qué no podemos detener la lucha?”
MORO: “Los humanos preparan la batalla final, el fuego de sus armas nos quemará a todos.”
ASHITAKA: “¿Y qué va a ser de San? ¿Piensas dejar que muera contigo?”
MORO: “Como todos los humanos, solo piensas en ti mismo. San es mi hija, pertenece a nuestra tribu, cuando muera el bosque, ella morirá también.”
ASHITAKA: “Debes dejarla libre. Ella es humana, no un lobo.”
MORO: “¡Silencio! ¡Cállate muchacho! ¿Cómo te atreves a hablarme de ese modo? Sorprendí a sus padres humanos destrozando mi bosque. Lanzaron a su cría a mis pies mientras huían. En lugar de devorarla, la críe como si fuera de mi camada. Ahora mi fiera y tierna hija no es ni lobo ni humano. ¿Cómo vas a ayudarla?”
ASHITAKA: “No lo se, pero juntos podríamos sobrevivir.”
MORO: “¿Qué dices? ¿Tú y San unidos para luchar contra la raza humana? “
ASHITAKA: “¡No! Eso solo produciría más odio.”

CURIOSIDADES
Le llevó a Miyazaki dieciséis años desarrollar por completo la historia y los personajes de la película. Imágenes y temas similares se pueden encontrar en su manga de1983, “El Viaje de Shuna”. Tanto la historia como los personajes se cambiaron drásticamente varias veces durante el proceso. Finalmente, cuando Miyazaki vistió los antiguos bosques de la Isla Yakushima logró dar con la historia, que fue completada durante la producción.
La mayoría de la película esta dibujada a mano, pero se incorporaron cinco minutos de animación por ordenador diseñadas para reforzar la animación tradicional. Se añadieron otros diez minutos de pintura digital, técnica que fue utilizada sucesivamente por los Estudios Ghibli. Miyazaki se encargó de revisar cada una de las ciento cuarenta y cuatro mil células de la película, y llegó a hacer que volvieran a dibujar ochenta mil de las mismas. Cuando se estrenó, la película era la más cara de animación realizada jamás, costando alrededor de veintitrés millones de dólares.
En lo relativo a los personajes, Miyazaki no quería que Ashitaka pareciera un héroe usual. Le dotó de una melancolía inusual, y de un sentido del destino. Miyazaki se ha llegado a comparar al personaje en varias ocasiones, y ha admitido que nunca ha creado un personaje igual alegando que Ashitaka acaba maldito por razones absurdas. Por otro lado, ha explicado que Lady Eboshi era consecuencia de su pasado traumático, aunque los motivos no son mencionados en la película. Su personalidad es inusual para la época mostrando una mujer decidida a revelarse contra el propio emperador, pero dispuesta a sacrificarse por aquellos que le rodean y sus sueños. Cuando hubo que crear el personaje de Jigo, Miyazaki se mostró inseguro sobre si debía hacer que fuera un espía del gobierno, un Ninja de origen religioso, o simplemente un hombre bueno. Al final decidió combinar todos estos elementos para definirlo. El nombre de Mononoke significa espíritu vengativo y furioso. En el titulo original Princesa es sustituido como Hime, que es un titulo honorífico concedido a distintas personalidades. A la hora de traducir el titulo en distintos idiomas, solo se decidió conservar Mononoke, nombre no utilizado en la película, y el titulo de Princesa fue el elegido mayoritariamente.
La película gozó de un éxito excepcional en Japón, así como en los países de habla inglesa. Se la consideró una película acerca del medio ambiente combinada con mitología japonesa. Miramax de Disney se hizo con los derechos de distribución en los Estados Unidos, pero se deseaba realizar cortes para poder exponerla a todos los públicos, eliminando las escenas de extrema violencia que contenía. Miyazaki se negó en rotundo a los cortes, y la película tuvo que estrenarse solamente autorizada para mayores de trece años. Miramax invirtió entonces grandes cantidades de dinero para que el doblaje de los personajes lo realizaran actores y actrices famosos. Sin embargo, cuando la película fue estrenada, se había realizado poca publicidad al respecto. La película fue estrenada en cines durante poco tiempo en Estados Unidos, y Disney se quejó de que no hubiera arrasado de la misma forma que en Japón.
Inicialmente esta iba a ser la última película de Hayao Miyazaki, pero debido al éxito que tuvo, decidió embarcarse en “El Viaje de Chihiro” que lograría incluso superar el éxito de esta película, y le animaría a continuar realizando películas.

NOTA PERSONAL
Siempre me he sentido dividido entre esta película y “El Viaje de Chihiro” a la hora de elegir mi película favorita de Hayao Miyazaki, aunque debo admitir que en la mayoría de las ocasiones me decanto por esta.
Me parece una de esas películas del genial director verdaderamente completas. No solo tenemos temas evidentemente ecológicos, sino un análisis formidable sobre las consecuencias destructivas del odio en los seres humanos. Eboshi es esa personificación, pues se ha sumido tanto en esto que acaba por poner en un evidente peligro a aquellos que ama.
Sinceramente San me parece el personaje más plano, en el sentido de que ya ha sido representado en numerosas ocasiones en toda la historia del cine. El concepto de la chica, en este caso, salvaje criada por animales la podemos encontrar en repetidas ocasiones durante infinidad de films.
Pero lo que me pareció más logrado fue el personaje de Ashitaka. Este combina una inusual dosis de responsabilidad e integridad, que se combina de manera formidable con su atractivo melancolía. Su maldición cae por razones que no ha buscado, y aunque no ha sido merecedor de la misma, decide no dejarse llevar por el rencor, y poner todo su esfuerzo para ejercer como personaje conciliador entre los bandos que se enfrentan durante la película. Incluso al final, nos deja esa sensación de que todos los actos que ha llevado a cabo han sido por el más puro de los altruismos, sin esperar en ningún momento obtener nada a cambio.
Si bien es cierto hay determinados aspectos de personajes de Eboshi que no son analizados en profundidad. En el caso de la “villana”, ignoramos el origen de tanto rencor, que el director ha asegurado en repetidas ocasiones, tenía una explicación inicial en las primeras fases de la película.
Es más que probable que la película no haya superado a otras posteriores debido a la violencia gráfica que muestra, la cual no es inusual en el cine animado japonés, pero no encaja demasiado bien en otros países. De hecho podemos observar decapitaciones, miembros arrancados de cuajo, y una serie de personajes, como las retiradas prostitutas de la Ciudad del Hierro. Estos aspectos hacen que la película no pueda ser considerada para todas las edades, pero en lugar de encontrar esto como un detalle negativo, lo encuentro como incentivo para un público adulto, sobre todo si es de ese tipo que tiende a menospreciar las películas de animación.
La animación del film es excepcional, y en este ámbito estoy convencido de que es el mejor logro de Miyazaki hasta la fecha. El impecable cuidado del detalle, combinado con un enriquecedor colorismo, y algunos efectos evidentemente avanzados a la época son más que elogiables, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una película realizada a finales de la década de 1990.
En definitiva una película excepcional.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
El último príncipe de los Emishi, Ashitaka, se enfrenta en combate contra un Jabalí gigante llamado Nago, que ha sido poseído por un demonio. Durante la batalla, Ashitaka recibe una herida en el brazo. Cuando el jabalí es abatido, la mujer sabía de la aldea le explica a Ashitaka que la herida que ha recibido esta maldita y se extenderá por todo su cuerpo y terminará por matarle. Ashitaka debe abandonar el pueblo para encontrar su destino, y se dirige al lugar de procedencia del jabalí para encontrar una cura a lomos de su alce rojo, Yakul. Pasado un tiempo, Ashitaka llega a una aldea cercana donde es atacado por samuráis. Su maldición en el brazo se activa por primera vez, otorgándole una fuerza sobrehumana cuando dispara sus flechas, con lo que logra derrotar a sus atacantes. Llegando a otro pueblo conoce a Jugo, un monje que le ayuda a adquirir algo de arroz. También le explica que puede que obtenga la ayuda del Espíritu del Bosque en las montañas del este, pobladas por los dioses de los animales, aunque el lugar nunca es visitado por los humanos.
En la Ciudad del Hierro, localizada cerca de las Montañas, sus habitantes arrasan con asiduidad el bosque para crear carbón que utilizan en la creación de su polvo de hierro. Estos actos les han sumido en constantes batallas contra los dioses del amenazado bosque. En una de esas batallas, tres lobos gigantes liderados por el Dios Lobo Moro, atacan a los habitantes cuando trasladan arroz. Les acompaña San, una chica humana adoptada por los Lobos. En el ataque, Moro recibe una herida de bala. Al día siguiente, Ashitaka encuentra a dos hombres heridos de la Ciudad del Hierro y les rescata. Durante este acto, se encuentra con San y los Lobos por primera vez, pero estos desaparecen rápidamente. Ashitaka lleva a los hombres heridos de regreso a la Ciudad del Hierro atravesando el bosque plagado de espíritus de los árboles llamados kodamas.
De llegada a la Ciudad de Hierro, Ashitaka es muy bien recibido por haber salvado a dos de sus hombres. Conoce a su líder Lady Eboshi que le revela que el jabalí gigante que le maldijo era uno de los dioses del bosque llamado Nago, al cual ella misma había disparado provocando su locura. Al escuchar esto, Ashitaka siente como la ira le inunda y debe controlarse para que su brazo maldito no mate a Eboshi. Lo que logra disuadirle es comprobar como Lady Eboshi se encarga de cuidar a una comunidad de leprosos en la ciudad, que son los que fabrican sus armas de fuego, y antiguas prostitutas que ejercen de forjadoras. San se infiltra esa noche en la ciudad con la intención de matar a Lady Eboshi, y Ashitaka interfiere impidiendo que ninguna de las dos mate a la otra. San es herida y Ashitaka decide llevarla al bosque, aunque en el proceso recibe un disparo en el pecho. Con los poderes de su maldición, logra haber el gigantesco portón y escapar. Al reunirse con los lobos, Ashitaka pierde la consciencia. San lleva al joven a la laguna del espíritu del bosque que cura su herida de bala, pero no retira la maldición.
Poco después, San descubre que los jabalíes bajo el liderazgo de su dios Okkoto, están planeando atacar la Ciudad del Hierro. Eboshi se prepara para dicho ataque y decide asesinar al Espíritu del Bosque cortando su cabeza, que se piensa puede otorgar la inmortalidad. Por su parte, Jigo, que resulta ser un mercenario, planea entregar la cabeza al Emperador a cambio de su oferta de protección de la Ciudad de Hierro contra los Daimyos. Sin embargo, Eboshi sospecha que el Emperador planea tomar el control de la Ciudad en el momento más oportuno. Ashitaka se recupera y se enamora de San, sin embargo, Moro, que contiene la bala de Eboshi y espera sumirse en la locura le advierte que no podrá tener a San.
La batalla comienza, y la Ciudad de Hierro y los Agentes Imperiales hacen que los jabalíes caigan en una trampa que devasta sus filas. Los hombres de Jigo logran corromper a Okkoto con una bala envenenada que le transforma en un demonio. Este se dirige a la laguna del Espíritu del Bosque. San intenta detenerle y queda atrapada por el demonio. Con grandes heridas y a punto de fallecer, Moro ataca a Okkoto para salvar a San, y Ashitaka la sumerge en la laguna. El Espíritu del Bosque aparece y decide acabar con la vida de Moro y Okkoto que han sido cegados con la ira. En ese momento, Eboshi dispara sobre el Espíritu arrancándole la cabeza. Este se convierte en caminante nocturno decapitado y comienza a destruir el bosque en busca de su cabeza. En su último suspiro, Moro arranca el brazo de Eboshi, mientras Jigo escapa con la cabeza. Los agentes huyen de la destrucción provocada, y la Ciudad de Hierro tiene que ser evacuada, tras lo cual es destruida por el Espíritu.
Ashitaka y San consiguen recuperar la cabeza y se la devuelven al Espíritu que procede a caer sobre el lago, reestableciendo el bosque, pero perdiendo la vida. Tras esto, la maldición de Ashitaka es curada. Sin embargo, ni San puede perdonar lo que han provocado los hombres, ni San abandonar su estilo de vida. Ambos se separan, aunque San promete que la visitará mientras ayuda a la reconstrucción de la Ciudad de Hierro. Lady Eboshi también ha aprendido la lección y decide que la Ciudad será reconstruida, aunque esta vez harán que sea una Ciudad mejor. Los Kodama reaparecen en el bosque simbolizando su reestablecimiento. Ashitaka ha cumplido su destino.

ESCENA
San ataca a Lady Eboshi en la Ciudad del Hierro, y Ashitaka interviene deteniendo a ambas, y advirtiendo a los habitantes de las consecuencias del odio.

1 comentario:

  1. una de mis faVoritas,Miyazaki es un genio...
    animación mágica con mensaje ecológico..
    felices fiestas..
    saludos

    ResponderEliminar