- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 10 de junio de 2015

KARATE KID III: EL DESAFÍO FINAL

FECHA DE ESTRENO
30 de Junio de 1989
TITULO ORIGINAL
The Karate Kid, Part III
DIRECTOR
John G. Avildsen
PRODUCTOR
Jerry Weintraub,
GUION
Robert Mark Kamen
REPARTO
Ralph Macchio (Daniel LaRusso), Pat Morita (Keisuke Miyagi), Robyn Lively (Jessica Andrews), Thomas Ian Griffith (Terry Silver), Martin Kove (John Kreese), Sean Kanan (Mike Barnes), Jonathan Avildsen (Snake), Randee Heller (Lucille), Pat E. Johnson (Árbitro), Rick Hurst (Locutor), Frances Bay (Señora Milo), Joseph V. Perry (Tío Louie), Jan Tříska (Milos), Glenn Medeiros (Él mismo), Gabriel Jarret (Rudy), William Zabka (Johnny Lawrence), William Christopher Ford (Dennis), Diana Webster (Margaret), Doc Duhame (Guardia de Seguridad)
CINEMATOGRAFÍA
Steve Yaconelli
BANDA SONORA
Bill Conti
DISTRIBUIDA POR:
Columbia Pictures
DURACIÓN
112 minutos
PRECEDIDA POR:
SUCEDIDA POR:

DANIEL LARUSSO: “Señor Miyagi, mire, mire mi camiseta. Está llena de sangre de un pobre tipo. He hecho lo contrario de todo lo que usted me ha enseñado. No he podido hacerlo peor, todo lo hecho mal. Me siento como su bonsái, aquel que le destrocé. Me siento igual. Siento que me estoy haciendo pedazos.”
SEÑOR MIYAGI: “Ven, Miyagi enseña una cosa.”
DANIEL LARUSSO: “Siento como si el mundo se me estuviera cayendo encima, y es por mi culpa, todo por mi culpa.”
SEÑOR MIYAGI: “Todo puede curar Daniel San, solo necesita tiempo y paciencia.”
DANIEL LARUSSO: “Perdóneme Señor Miyagi. Cuando empezó esto no pensé que terminaría así.”
SEÑOR MIYAGI: “Cuando empezar un viaje, bueno saber dónde terminar, si no mejor quedarse en casa.”
DANIEL LARUSSO: “Eh, le están saliendo hojas. Qué maravilla, se ha salvado.”
SEÑOR MIYAGI: “Vive porque sus raíces fuertes, igual que tú Daniel San. Dentro, tú fuerte raíces, solo tú permitir lo que está dentro crezca. ¿Entiendes?”

CURIOSIDADES
Tras el éxito de la primera película de la saga, la idea original era que la segunda parte consistiera en la venganza de John Kreese, y una tercera parte se concentrara en el pasado del personaje de Miyagi, teniendo lugar en su pueblo natal. Sin embargo se optó por cambiar el orden de ambas secuelas. En parte se temía que la segunda parte no funcionara, y por eso se decidió que lo mejor era concentrarse en el personaje de Miyagi. En caso de que la película funcionara, se trasladaría la venganza de Kreese a una tercera parte. La segunda parte funcionó muy bien en taquilla, por lo que se dio luz verde a una tercera parte. El mismo equipo que había trabajado en las dos anteriores entregas regresó para hacerse cargo de la tercera parte, con una sola excepción. James Crabe, que había estado al cargo de la cinematografía, no pudo encargarse de la misma debido a estar seriamente enfermo de SIDA durante la producción. Steve Yaconelli le sustituyó. 
Crabe pereció un mes antes del estreno de la película.
La película fue el debut del actor Thomas Ian Griffith, que interpretó a un veterano de Vietnam aliado con Kreese. En la vida real, Griffith solo tenía trece años al final de la Guerra de Vietnam. El actor también es meses más joven que Ralph Macchio, a pesar de que interpretaba un adulto y Macchio un adolescente. El nuevo rival del personaje de LaRusso fue el de Mike Barnes. El actor Sean Kanan derrotó a dos mil candidatos para interpretar al personaje en pruebas de artes marciales. Kanan había sido un fan de la franquicia durante años, asegurando haber visto las dos primeras películas diez veces antes de que los planes para una tercera parte se confirmaran. Durante el rodaje, Sean Kanan realizó todas sus escenas de acción sin necesidad de un doble, incluyendo una escena en la que se lanzaba hacia adelante y caía sobre su estómago, la cual llevó veinte tomas. Tras tomar aspirinas para aliviar el dolor residual durante cuatro días, Kanan quedó inconsciente. 
Tras acudir a un hospital, se le diagnosticó una hemorragia interna provocada por un desgarro en la pared abdominal.
El personaje de Ralph Macchio debía mantener una relación romántica con el personaje de Jessica, interpretado por Robyn Lively. Sin embargo, el actor solicitó que la relación fuera solamente platónica para evitar posibles celos por parte de su esposa. Por otro lado, el guionista Robert Mark Kamen se sintió tan indignado por la forma en la que el personaje de Daniel LaRusso había sido alterado en relación al guion, que se negó a formar parte de la siguiente entrega, “El Nuevo Karate Kid” (1994). Esa cuarta película también fue la única de la franquicia en la que el actor Ralph Macchio no apareció.
La película contó con un presupuesto de doce millones y medio de dólares, pero no funcionó tan bien como las dos anteriores entregas recaudando treinta y nueve millones. La crítica también se mostró en contra de la película, juzgando duramente lo que parecía una combinación de temas utilizados en las anteriores. 
La película también recibió cinco nominaciones a los Premios Golden Raspberry  en las categorías de Peor Película, Peor Guion, Peor Director, Peor Actor y Peor Actor Secundario. No ganó en ninguna de esas categorías, y esa mala recepción por parte de la crítica no evitó la producción de una cuarta entrega.

NOTA PERSONAL
La verdad es que por una vez he estado a punto de no incluir está película, y solamente he cambiado de opinión porque para bien o para mal forma parte de una saga que siempre me ha fascinado. Sin embargo, debo reconocer que es la única película mala de toda la franquicia, con diferencia. Incluso la siguiente película “El Nuevo Karate Kid”, me pareció mucho mejor. La verdad es que nunca entendí que pudo pasar, sobre todo porque esta es una de esas ocasiones en las que la segunda parte me había gustado mucho más que la primera. A la hora de investigar sobre curiosidades acerca de la película, me sorprendió comprobar el disgusto del guionista, lo que me hizo entender muchas cosas.
El aspecto positivo de la película sigue siendo el del personaje de Miyagi, que sigue gozando de aspectos muy divertidos y muy profundos. Me encantó la alegoría alrededor del bonsái, y lo importante que es tener raíces fuertes para poder recuperarse de esos momentos difíciles de nuestras vidas. En ese sentido es interesante ver esa incursión del personaje de Daniel LaRusso en su “lado oscuro”. Sin embargo, hay fallos más que evidentes. Ralph Macchio realiza un trabajo más que deficiente, hasta el punto en el que parece que no está interpretando al mismo personaje de las dos últimas entregas. Sus diálogos son excesivamente largos, a toda velocidad, y el personaje en definitiva parece bastante irritante. Su relación con el personaje de Jessica es igualmente ridícula, la verdad es que el personaje femenino sobra por completo en la película, sin otorgar aspecto alguno a la trama.
Thomas Ian Griffith interpreta al “villano” más risible de toda la saga. Su personaje no intimida nada y despertó carcajadas debido a su pésima actuación. 
Me sorprendió comprobar que no había recibido nominación alguna a los Raspberry. La trama tampoco otorga aspecto nuevo alguno, y recicla ideas de las anteriores películas. Sin embargo, aun así debo admitir que en su día la disfruté, como parte de una saga que me encantaba, en la que el chico débil se hacía fuerte a nivel personal y físico. La batalla final también me gustó y logró rescatar ese espíritu de superación característico de las dos primeras entregas.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
El Sensei John Kreese ha perdido a todos sus estudiantes tras la humillación de ser derrotado por Miyagi, y ver como su aprendiz era derrotado por Danny LaRusso. Debido a esto, Kreese acaba arruinado y acude a visitar a su antiguo camarada en la Guerra de Vietnam, Terry Silver, convertido en el propietario millonario de una fábrica de residuos nucleares. 
Silver había comprado la escuela de karate para Kreese, y le promete que se vengará del daño que Miyagi y su estudiante le han provocado. Esto se debe a que Kreese salvó la vida de Silver en repetidas ocasiones durante la guerra. Tras enviar a Kreese de vacaciones para que se relaje, Silver comienza a planear su venganza.
Miyagi y Daniel regresan de su estancia en Okinawa, para descubrir que el complejo de apartamentos, para el que Miyagi trabajaba, ha sido demolido dejándole sin trabajo. Por otra parte, Daniel ha finalizado su relación con Kumiko, quien ha iniciado su carrera como bailarina en Japón, y la madre de Daniel se encuentra cuidando de su tío enfermo. Daniel descubre que el sueño de Miyagi era haber podido abrir una tienda de bonsáis. Decidido a ayudarle, Daniel decide utilizar el dinero destinado para sus estudios universitarios para llevar a cabo el sueño de Miyagi. Daniel utiliza el dinero para la fianza y dos meses de alquiler de un local que Miyagi pueda utilizar para su nueva tienda. Ambos acuden al nuevo local, bastante destartalado. 
Aunque Miyagi tiene dudas, se siente conmovido por el gesto de Daniel, que reconoce que aún no estaba listo para la universidad. Miyagi accede, pero con la condición de que ambos nombres figuren en el contrato, y sean socios.
Silver recibe a un joven llamado Mike Barnes, con la intención de entrenarle para que derrote a LaRusso en el próximo campeonato anual de Karate. Mike es ya de por sí un campeón, y accede a ayudar a Silver a cambio del cincuenta por ciento de los beneficios. Mientras tanto, Miyagi le explica a Daniel que trajo un bonsái salvaje de Okinawa, y lo plantó en la Caldera del Diablo, para que pasara desapercibido pues vale una fortuna. Los dos amigos comienzan a preparar la tienda, y Daniel explica que el anterior campeón del torneo de Karate pasa directamente a la final. Sin embargo, Miyagi no desea que Daniel se presente de nuevo al campeonato, ya que el Karate no debe ser utilizado para defender un trofeo de metal. Daniel acude a la tienda de cerámica de enfrente para encargar unas macetas, y conoce a la joven propietaria llamada Jessica. 
Ambos quedan para esa misma noche. Silver se introduce a escondidas en la casa de Miyagi durante la noche, y logra obtener información acerca del pasado militar de Miyagi. Daniel se reúne con Jessica, quien le explica que acaba de salir de una relación que intenta recuperar. Daniel no encuentra ningún problema, y accede a que ambos sean buenos amigos.
Daniel le enseña la tienda a Jessica, cuando Barnes y su amigo Snake se presenta para exigirle que se presente al campeonato. Cuando Daniel se niega, Barnes se muestra bastante agresivo, pero termina por marcharse. A la mañana siguiente, Silver se presenta ante Miyagi y Daniel haciéndose pasar por alumno de un Sensei de Corea, que también era su alumno. Silver se disculpa por las acciones de Kreese, quien asegura ha muerto. También elogia los logros de Miyagi y su batallón durante la guerra, estableciendo un contacto inicial con ambos. Por la noche, Daniel se encuentra cenando en la tienda con Jessica, cuando Barnes regresa con dos amigos. 
Daniel continúa negándose a participar en el campeonato, ante lo cual es atacado por el grupo. Aunque aguanta contra dos, Barnes golpea a Jessica y logra derrotar a Daniel. Sin embargo, Miyagi llega a tiempo de detenerles, y los agresores escapan. De regreso a casa, Daniel y Miyagi descubren que han robado todos sus bonsáis, dejando el negocio arruinado.
A la mañana siguiente, Jessica acompaña a Daniel a extraer el bonsái de la Caldera del Diablo. Jessica le ayuda a descender por el acantilado al ser una buena escaladora. Al extraer el bonsái, este se cae al mar y la pareja desciende para recuperarlo. Sin embargo, Barnes se encuentra en lo alto del acantilado y retira la cuerda, obligando a Daniel a firmar el impreso para participar en el campeonato. Una vez arriba, el violento grupo también rompe el bonsái. Daniel llega a la tienda desolado explicándole todo lo ocurrido, aunque Miyagi no tarda en perdonarle y explicarle que ha comprado más bonsáis vendiendo su furgoneta. Sin embargo, Miyagi se niega a entrenar a Daniel para el campeonato. 
Al día siguiente, Daniel se encuentra corriendo con Jessica cuando Silver se presenta ante ambos. Al descubrir que se está entrenando en solitario, le ofrece su ayuda. Como parte de su plan, Silver hace que Barnes ataque a Daniel para así acudir en su ayuda, logrando convencer al joven para que se convierta en su alumno.
Silver comienza a entrenar a Daniel, sumergiéndole en un estado de combate bastante agresivo y provocando alguna lesión sobre el joven. Miyagi no tarda en percatarse de las lesiones que el joven está sufriendo, pero no le presiona para que le explique lo que está ocurriendo. Para cuando Miyagi intenta hablar con Daniel, éste se enfurece con su antiguo maestro. Una noche, Daniel sale a bailar con Jessica, quien va a abandonar la ciudad, y Silver le sigue, pagando a un joven para que se enfrente al joven. Daniel responde de forma agresiva rompiéndole la nariz al muchacho. Daniel acude a disculparse con Jessica, quien le anima a buscar una solución al problema hablando con Miyagi. Tras esto, los jóvenes se despiden. 
Daniel le explica a Miyagi todo lo ocurrido, y este le hace ver que el bonsái se ha recuperado gracias a sus raíces fuertes, y que el joven tiene la misma capacidad.
Daniel acude a ver a Silver e informarle de que no participará en el campeonato. Silver le muestra que su alumno es Barnes y el propio Kreese aparece también. Cuando se disponen a agredirle, Miyagi aparece noqueando a Barnes. Miyagi también consigue derrotar tanto a Kreese y Silver, quienes amenazan con reabrir las escuelas de karate para impartir su técnica agresiva. Es entonces cuando Miyagi accede a entrenar a Daniel para el campeonato, especialmente en el arte del “kata”, y juntos vuelven a llevar al bonsái a la Caldera del Diablo. Llegado el día del campeonato, Silver anuncia la apertura de sus nuevas escuelas de karate con la ayuda de Kreese. Daniel se enfrenta a Barnes, cuya violencia termina por aterrorizar al campeón. Durante un descanso, Miyagi le hace ver que puede perder contra un adversario pero no contra el miedo, y que debe sacar el karate que lleva dentro. Daniel utiliza el estilo “kata”, logrando derrotar a Barnes y desprestigiando a Silver y Kreese.

ESCENA
Aunque en inglés, aquí dejo la escena de la batalla final de esta tercera parte de la franquicia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada