- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 26 de diciembre de 2012

MARCO

TITULO ORIGINAL
母をたずねて三千里,  (Haha wo tazunete sanzenri)
DIRECTOR
Isao Takahata
CREADORES
Isao Takahata, Seiji Okuda, Yoshio Kuroda, Yoshiyuki Tomino
Basado en la novela de Edmondo De Amicis
PRODUCCION
Nippon Animation
REPARTO ORIGINAL (VOCES)
Yoshiko Matsuo (Marco Rossi), Yukiko Nikaido (Anna Rossi), Kiyoshi Kawakubo (Pietro Rossi), Kazuyuki Sogabe (Tonio Rossi), Mieko Nobusawa (Fiorina), Ichirô Nagai (Peppino), Noriko Ohara (Concetta), Sachiko Chijimatsu (Julietta), Takuzô Kamiyama (Leonardo), Keiko Yokozawa (Juana), Kei Tomiyama (Mario), Reiko Takefuji (Clara), Hikaru Miyata (Fernandez), Akiko Tsuboi (Narrador)
FECHA DE ESTRENO Y FINAL
Del 4 de Enero de 1976 al 26 de Diciembre de 1976
CANAL DE EMISION
Fuji TV
COMPOSITOR DEL TEMA MUSICAL
Köichi Sakata
NÚMERO DE EPISODIOS
52 episodios de 22 minutos de duración aproximada cada uno
 
CURIOSIDADES
Sin duda se trata de uno de los grandes éxitos de la animación en la década de 1970, que arrasó en España. La serie está basada en un relato corto titulado “Marco, De los Apeninos a los Andes”, el cual estaba incluido en la novela italiana “Corazón”, escrita por Edmondo de Amicis.
Dicho relato corto fue estirado para crear una serie que duraría cincuenta y dos episodios, con gran variedad de personajes añadidos, y que fueron emitidos a lo largo del año 1976 en Japón, como parte de programa infantil “Meisaku” de la productora Nippon Animation en el canal de Fuji TV.
La serie toma como partida la histórica depresión económica de 1881, durante la cual inmigrantes de toda Europa, en este caso de Italia, para encontrar un futuro en Argentina. La serie, aun siendo dirigida al público infantil, trataba temas serios como el clasismo, la xenofobia o los serios problemas laborales, reflejados en el personaje de Marco Rossi, un niño que se vería obligado a abandonar sus estudios, trabajar, y embarcarse en un viaje lleno de dificultades para encontrar a su madre. Las series Anime de esta época estaban caracterizadas por un alto grado dramático, aunque esta era una ocasión en la que los niños recibían un final feliz.
Una curiosidad es que en el relato de Edmundo de Amicis no se menciona el apellido de la familia protagonista en ningún momento.
 A pesar de esto, las adaptaciones realizadas para el cine o la televisión les otorgaron distintos apellidos. En la película de 1943, Marco se apellidaba Ansaldi; en la película de 1959, Marco se apellidaba Valesini; y finalmente en la serie que hoy nos ocupa, Marco recibió el apellido de Rossi.
El merchandasing de la serie respondió a su inmensa popularidad. Los yogures Danone realizaron dos álbumes de cromos. Las editoriales Fher y Bruguera realizaron colecciones de cómics. En el caso de ediciones Fher, se creó otro álbum de cromos, y una baraja de cartas.
La banda sonora también fue bastante popular, y la canción principal, titulada “Marco”, fue interpretada por un niño llamado José María López Pascual. Este también interpretó la canción de los créditos finales, “Somos Dos”, más popularmente conocida como “Mi Mono Amedio y Yo”.
A finales de la década de 1980, se realizó una película que resumía la serie, utilizando material de los episodios. En 1999, Nippon Animation realizó una nueva producción, en la que se mejoró considerablemente la animación.
 
NOTA PERSONAL
Todo un drama de mi niñez, aunque por lo menos estaba dotado de un final feliz, del cual, por ejemplo, carecía “El Perro de Flandes”. A pesar de esto, siempre la considerado de mayor intensidad dramática que “Heidi”.
Para analizar la serie me he vuelto a tragar los cincuenta y dos episodios recientemente, y mi reacción ha sido bastante diferente a la que experimente siendo un niño. Es inevitable, pues todos crecemos. De niño, Marco era prácticamente un héroe para mí, y que niño no ha deseado tener un mono Amedio que nos acompañara siempre. Sin embargo, recuerdo la angustia que sufría cuando Marco se veía obligado a vagar de un lado a otro, sin que la suerte pareciera acompañarle.
Ya como adulto, debo reconocer que Marco me ha parecido bastante impertinente. No es que no tenga en cuenta el sufrimiento del personaje. Sin embargo, me frustró ver como el personaje descargaba sus frustraciones y mal humor a menudo en las personas que tendían a ayudarle cuando se encontraba en apuros. Y es que para la mala suerte que tenía, siempre había un rayo de esperanza en la forma de un afable inmigrante o nativo, dispuesto a ayudar al muchacho. Sin embargo, cuando este se encontraba con alguien desagradable, tendía a contenerse.
Independientemente de esta anecdótica comparación, debo admitir que la serie es sobresaliente, y excepcionalmente educativa. Creo que su acierto es mostrar a través de un niño las dificultades de la vida, incrementadas en la clase baja. La serie realiza una crítica constructiva acerca del clasismo, la xenofobia y las innecesarias dificultades del ser humano. Por otro lado el viaje era relatado con gran extensión, introduciendo a los personajes a los hermosos parajes de Sudamérica, genialmente recreados en la animación, que deja a nivel del betún a muchos dibujos animados actuales.
Todos los personajes secundarios que aparecen a lo largo de la serie, y son muchos, están muy bien desarrollados y contribuyen de manera efectiva al desarrollo de la serie. Me encantaban la familia de Peppino y el cocinero del barco de Rocky entre otros.
Sin duda es una de esas series que pueden ser consideradas como clásicos inmortales de la animación, y que conservan su coherencia a día de hoy. Al volverla a ver, a pesar de mi punto de vista más adulto, logró transportarme a esa época tan añorada de mi niñez en la que encargaba yogures Danone a mi madre, para poder completar las colecciones de cromos. Simplemente, es inolvidable.
 
HISTORIA (Resumen breve, debido a la extensión de la serie)
Durante la depresión económica de 1881, la familia Rossi reside en Génova, Italia. Pietro y Anna Rossi son padres de Tonio, y el pequeño Marco de solo nueve años.
La familia pasa por serias dificultades económicas debido a las deudas de Pietro, por lo que Anna decide aceptar un trabajo en Argentina. Cuando el joven Marco se entera de esto, se viene abajo. Apenado, Marco despide a su madre en el puerto, cuando esta parte hacia Argentina.
Mientras Marco acude a la escuela, pues es deseo de su padre que llegue a convertirse en médico, Tonio ha comenzado a estudiar en Milán con la esperanza de convertirse en maquinista de trenes. Este visita a Pietro y Marco cuando tiene la oportunidad, y le regala a su hermano pequeño su mono Amedio, el cual adquirió en uno de sus viajes. Por su parte, Marco desea contribuir a la economía familiar, por lo que acepta un trabajo de la encargada de correos de la Compañía Naviera, Gina, para distribuir el correo. Esto le margina considerablemente de algunos de sus compañeros de clase, que consideran que un niño que trabaja no es digno de su amistad.
A Génova llega un titiritero llamado Peppino, en compañía de sus hijas Concetta, Fiorina y Giulietta. Dicha familia desea recaudar dinero para viajar también a Argentina.
Esto le inspira a querer partir hacia Argentina para encontrar a su madre, aunque el mayor problema al que se enfrenta es reunir dinero para el pasaje. Su amigo Emilio, que ha abandonado el colegio para ayudar trabajando a su madre enferma, le consigue un trabajo como limpiador de botellas. Sin embargo, Marco no puede evitar preocuparse cuando las cartas de su madre dejan de llegar.
Por su parte, las dificultades económicas de los Rossi obligan a Pietro a cambiar de casa, algo que Marco no digiere bien, a pesar de visita temporal de su hermano. Finalmente, Marco conoce a Fiorina, y ambos se hacen buenos amigos. Marco conoce a su familia, y el entonces borracho Peppino le ofrece que Amedio y él, partan a Argentina con su familia. A pesar de que Fiorina le advierte que no lo tomé en serio, Marco lo hace, confesando a su padre que ha estado trabajando, y que su intención es partir tras su madre a Argentina.
Marco se reconcilia con su padre, al ver la dedicación de su padre para dirigir un centro médico para los más necesitados.
Marco pierde su trabajo, cuando se instala una fábrica con una máquina que se encarga de limpiar las botellas. Cuando Concetta y Peppino enferman, Marco les proporciona un médico y ayuda a Fiorina a realizar un espectáculo con sus marionetas para conseguir dinero. Sin embargo se entristece al ver que la familia esta a punto de partir a Argentina, y que no pueden llevarle con ellos.
La familia de Fiorina parte hacia Argentina dejando a Marco desolado. Una carta de su madre revela que ha estado enferma, aunque se esta recuperando. Sin embargo, las cartas dejan de llegar de nuevo, y Marco se decide a viajar a buscar a su madre y ayudarla. Marco conoce a un marinero brasileño llamado Rocky, quien trabaja en un barco llamado el Folgore, que se dirige rumbo a Brasil. Ya con once años, Marco intenta ir de polizón, pero es descubierto. Al caer bien a la tripulación, estos interceden con su padre, que accede a que Marco parta en el Folgore. El cocinero jefe le toma como su ayudante, asegurando que Marco podrá tomar otro barco desde Brasil hasta Argentina.
Marco se despide de su padre, y parte en el Folgore, donde demuestra ser un chico trabajador como ayudante de cocinero, y haciéndose buen amigo de Rocky. Tras un viaje en el que Marco adquiere experiencia como marinero el Folgore llega a Río de Janeiro, pero el barco que Marco debía tomar hacia Buenos Aires, ha sufrido una avería que tardará ocho días en ser reparado. El cocinero jefe consigue que un barco de inmigrantes acepte a Marco como pasajero.
Marco embarca para descubrir las miserables condiciones en las que viajan los inmigrantes. Marco se hace amigo de un abuelo, y una mujer llamada Renata y su hijo, pasando por una terrible tempestad, de la cual el barco surge a duras penas. Finalmente, el barco llega al Río de la Plata, y a Buenos Aires. Sin embargo, Marco descubre que su madre ya no se encuentra allí, y todo parece señalar que se ha trasladado a Bahía Blanca. Marco se encuentra sin dinero, después de que le roben en las aduanas. Sin embargo, las cosas mejoran cuando Marco encuentra a Peppino, Concetta y Fiorina, y la familia accede a viajar con él hasta Bahía Blanca.
Peppino reforma un carromato en el que su familia y Marco parten camino de Bahía Blanca. Durante el camino, son invitados a la hacienda de un hombre rico, donde realizan una de sus actuaciones para seguir recaudando dinero que necesitaran cuando lleguen a su destino. El viaje resulta lleno de complicaciones, comenzando con una avería en una de las ruedas del carro, siguiendo con un malhechor que acosa al grupo, y la amenaza de un Puma. Sin embargo, la tropa recibe la ayuda de un solitario gaucho llamado Carlos, y consigue seguir su viaje, ya a punto de llegar a Bahía Blanca.
Una nueva decepción surge cuando al llegar a Bahía Blanca, Marco descubre que su madre no se encuentra allí. Temiendo lo peor, se planeta regresar a Génova. Es entonces cuando conoce a un inmigrante español, al que relata todas sus desventuras. Sin embargo, Marco desconoce que este es en realidad su tío Francesco Merelli con una identidad falsa. Merelli recibía la correspondencia y dinero de Anna Rossi, el cual debía enviar a Génova.
Sin embargo, Merelli se quedó con el dinero para gastárselo en alcohol. Sin embargo, el hombre se siente culpable y pide un préstamo. Merelli sabe que Anna se ha trasladado a Córdoba, pero sin dinero suficiente para enviar a Marco allí, le consigue un billete para regresar a Buenos Aires, con contactos que podrán ayudarle a llegar a Córdoba desde allí. Marco toma el tren despidiéndose de Peppino, Concetta, Giuletta y su buena amiga Fiorina.
Al regresar a Buenos Aires, Marco descubre que su madre se trasladó tres meses atrás a Córdoba, y que el Señor Esteban era el tío Merelli, que se había quedado con el dinero de su madre, y su correspondencia para que su familia no lo supiera. Marco decide perdonar a su tío, y parte en un barco hacia Rosario. Allí visita a un contacto que le ha de ayudar a dirigirse a Córdoba, pero este se haya en Buenos Aires en ese momento. Marco se encuentra con el abuelo inmigrante que conoció en el barco, quien le ayuda a recopilar dinero para viajar a Córdoba en tren.
Una vez en Córdoba, Marco descubre que su madre se trasladó con sus amos a Tucumán, quedando decepcionado de nuevo. Marco conoce a Pablo y su hermana Juana, dos niños pobres de Córdoba que residen con su abuelo, y le ayudan a encontrarse con el primo de los amos de su madre, quien le entrega dinero para que viaje en tren a Tucumán. Sin embargo, cuando Juana se pone muy enferma, Marco toma la decisión de gastarse su dinero para que un médico le salve la vida. Agradecido, Pablo le ayuda a entrar como polizón en el tren que le llevará a Tucumán. 
Sin embargo, Marco es descubierto y arrojado del tren. Afortunadamente se encuentra con grupo de rudos arrieros, acostumbrados a las durezas de la estepa. Un joven llamado Manuel ayuda a Marco, y cuando el grupo toma otra dirección, le regalan una burra llamada Vieja, por su avanzada edad. Marco continúa el viaje solo, y las cosas se complican cuando Vieja muere de agotamiento.
Marco realiza el resto del viaje a pie, perdiendo una bota y con un pie herido infectado. Con ayuda de un viajero es capaz de llegar a una aldea, donde toma un carro que le lleva a Tucumán. Allí recibe indicaciones para llegar a la hacienda de los señores Mequínez, donde por fin encuentra a su madre, la cual esta muy enferma. Al ver a Marco, Anna recupera sus fuerzas, y es operada, tras lo cual se recupera. Los señores Mequínez pagan el viaje de regreso de Anna y Marco, durante el cual se van encontrando con todos aquellos que ayudaron al niño durante el viaje. En Buenos Aires se encuentran con la familia de Peppino, que ha regresado a la ciudad. Marco se despide de Fiorina, prometiéndole que regresara convertido en médico para ayudar a los inmigrantes. Finalmente, Marco y Anna llegan a Génova, donde se rencuentran con Pietro y Tonio. Reunida de nuevo, la familia parte rumbo a su casa.
 
ESCENA
La escena más esperada tras los cincuenta primeros episodios, Marco encuentra a su madre enferma, y su presencia ayuda a que esta se recupere.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada