- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 24 de marzo de 2010

BEN-HUR

FECHA DE ESTRENO
18 de Noviembre de 1959
TITULO ORIGINAL
Be-Hur
DIRECTOR
William Wyler
PRODUCTOR
Sam Zimbalist
GUION
Karl Tunberg, Gore Vidal, Christopher Fry
Basado en la novela de Lew Wallace
REPARTO
Charlton Heston (Judah Ben-Hur), Jack Hawkins (Quintus Arrius), Haya Harareet (Esther), Stephen Boyd (Messala), Hugh Griffith (Sheik Ilderim), Martha Scott (Miriam), Cathy O’Donnell (Tirzah), Sam Jaffe (Simonides), Finlay Currie (Baltasar), Frank Thring (Poncio Pilatos), Terence Longdon (Drusus), George Relph (Tiberius César), André Morell (Sextus)
CINEMATOGRAFÍA
Robert L. Surtees
BANDA SONORA
Miklós Rózsa
DISTRIBUIDA POR:
Metro-Goldwyn-Mayer
DURACIÓN
212 minutos

JUDAH BEN-HUR: “Si no estuvieras prometida, te besaría para darte mi adiós.”
ESTER: “Si no estuviera prometida, no habría porque dar ningún adiós.”

MESALA: “Triunfo completo Judah, la carrera ganada, el enemigo destrozado.”
JUDAH BEN-HUR: “No veo a ningún enemigo.”
MESALA: “¿Pues que crees que ves? ¿El cuerpo aplastado de una alimaña? Todavía queda bastante hombre en este cuerpo para que le odies, y voy a ayudarte a ello.”

JUDAH BEN-HUR: “La culpa no fue de Mesala. Había sido bueno, antes de que la crueldad de Roma penetrara en su sangre. Roma destruyó a Mesala, y ha sido Roma también la que ha destruido a mi familia.”
PONCIO PILATOS: “Donde existe grandeza, gran gobierno, gran poder, y aún gran sensibilidad y compasión, los errores son grandes también. Por ellos progresamos y maduramos.”

CURIOSIDADES
La película fue una producción extremadamente cara, teniendo un presupuesto de quince millones de dólares, algo completamente inusual en la década de 1950. Se emplearon cien mil diseños de vestuario, miles de extras, trescientos decorados. De hecho fue una apuesta arriesgada por parte de “Metro-Goldwyn-Mayer” para salvarse de la bancarrota. La apuesta salió bien, y el film logró recaudar setenta y cinco millones de dólares. Fue rodada utilizando un proceso conocido como “MGM Camera 65” que resultaba en un ancho de panorámica sin precedente en la época. El estilo permitía unas tomas espectaculares que eran magnificadas con seis canales de audio adicionales, y no requerían de instalaciones adicionales en ninguna de las salas, cuyas pantallas no eran aprovechadas al máximo por ninguna producción. La película esta basada en la novela de Lew Wallace, un general que participó en la Guerra Civil defendiendo a la Unión. Como muestra de respeto, y para respetar su elección en la novela, se decidió no mostrar el rostro de Jesucristo. Este fue interpretado por el cantante de ópera Claude Heater, que no recibió reconocimiento en los créditos.
El papel de Ben-Hur se le ofreció a muchos otros hombres antes de que recayera sobre Charlton Heston. Burt Lancaster aseguró que el papel se le había ofrecido, y que lo había rechazado al no gustarle la moral violenta de la historia. Paul Newman lo rechazó al considerar que no tenía las piernas necesarias para llevar una túnica. Entre otros que rechazaron el papel se encontraban Rock Hudson, y Leslie Nielsen realizó las pruebas para el papel de Messala que no pudo obtener.
En una entrevista para el documental “El Celuloide Oculto”, el guionista Gore Vidal asegura que persuadió a Wyler para dirigir a Stephen Boyd, Messala, para sugerir la idea de que su personaje había sido amante de Ben-Hur. Boyd encontraba que el repentino odio de Messala hacia su gran amigo de la infancia no resultaba creíble basándolo en la única idea de una disputa política. Incluir la idea de que ambos habían mantenido relaciones, y que Ben-Hur no se mostraba interesado en ellas hacia que el mencionado odio cobrara más importancia al basarlo no solo en odio ideológico, sino sentimental. Vidal asegura que Wyler aprobó la idea, y que Boyd fue informado, llegando a mostrar algo más que amistad, con miradas y gestos hacia Heston, al que no se le notificó nada, al temer que no sería capaz de lidiar con la idea. Heston ha negado que dicha idea se llevara a cabo, aunque hay detalles del encuentro de Messala con Ben-Hur, tales como miradas y caricias casi inapreciables con los dedos, demasiado obvios.
Los efectos especiales fueron espectaculares, pero no carentes de problemas. El diseño original de la galera donde Ben-Hur terminaba esclavizado era tan pesado que no pudo flotar. La escena se tuvo que rodar en un estudio, pero quedaba un problema, las cámaras no cabían dentro, de manera que la galera tuvo que ser partida por la mitad para facilitar el rodaje. Los remos resultaron demasiado ligeros, y se les tuvo que añadir pesas para dar sensación de esfuerzo a los extras.
Sin duda la escena por la que la película pasaría a la historia era la de la carrera de cuadrigas. Fue dirigida por Andrew Marton. Se rodó en los Estudios Cinecittà, a las afueras de Roma. Llevó un total de tres meses el poder completarla, y se utilizaron quince mil extras en uno de los decorados más grandes construidos para una película, y que se extendía sobre setenta y tres mil metros cuadrados. Se construyeron dieciocho carruajes, de los cuales se emplearon la mitad para las prácticas. Charlton Heston tuvo que dedicar cuatro meses al aprendizaje de cómo conducir una cuadriga. Tanto él como Boyd recibieron clases por parte del equipo de especialistas. Cuando se comenzó el rodaje de la carrera, los caballos del carruaje de Heston se negaron a moverse inicialmente. Existen varias leyendas urbanas, una de las cuales asegura que un especialista falleció durante el rodaje, lo cual fue afirmado por otro llamado Nosher Powell en su autobiografía, que aseguró haber presenciado el hecho. William Wyler lo negó asegurando que ningún hombre o caballo habían resultado heridos en la escena mencionada. Sin embargo uno de los momentos más recordados es el que muestra uno de los carruajes saltando por encima de otro. Aunque esto estaba planeado, el especialista salió disparado, lo que no estaba previsto, y apenas pudo volver a subir a tomar las riendas. El especialista era Joe Canutt, hijo del director de especialistas, Yakima Canutt.
La película se hizo con doce nominaciones a los Oscar, ganando todos excepto el otorgado al mejor guión adaptado. Con sus once Oscars se convirtió en la película más premiada durante mucho tiempo. Tuvieron que pasar treinta y ocho años para que “Titanic” se hiciera con el mismo número, y otros seis años para que “El Retorno del Rey” igualara la película el mismo número de Oscars.

NOTA PERSONAL
Poco puedo añadir sobre una de las mayores, y más grandes producciones de la historia del cine. “Ben-Hur” no deja de ser un ejemplo del viaje interior de un personaje que cae de lo más alto, sobrevive en lo más bajo, y vuelve a alzarse como un hombre nuevo. La religión se utiliza como método de salvación, y resulta eficiente dentro de la historia, pero lo evidente es incluso para la fecha en la que se estrenó el film, no resultó una idea particularmente original. Sin embargo, hay un aspecto de la película que siempre me ha fascinado, y es el interesante estudio que ofrece sobre el odio, mucho antes de que “La Guerra de las Galaxias” nos hablara del peligro de caer en el lado oscuro de la fuerza.
Messala me parece el personaje más interesante de toda la película. Su amistad hacia Ben-Hur es sincera, su gran aprecio hacia su familia igual. Sin embargo, el poder le ha corrompido, y la negativa de Ben-Hur a colaborar con él, no solo provoca que le condene a él, sino también a su madre e hija, que no han tenido nada que ver en la disputa de ambos. Aún más curioso considerando esa escena de flirteo entre Messala y la hermana de su mejor amigo, a la que no duda en condenar a prisión, y a acabar convirtiéndose en leprosa. Incluso cuando llega el momento de su muerte, es incapaz de encontrar su redención y con su último suspiro escupe aún más odio. Por su lado, Ben-Hur termina sumergido en el odio, que durante años se convierte en su mecanismo para poder sobrevivir en galeras. Sin embargo los sucesos posteriores a su regreso provocan que este a punto de convertirse en un nuevo Messala, aunque en el último momento, logre abandonar el camino que esta a punto de destruirle definitivamente. Creo que pocas películas muestran todas las vertientes del odio de una manera tan detallada, y tan fácil de entender.
Me pareció curioso descubrir que uno de los guionistas había convencido al director para insinuar una posible relación entre los dos amigos, y el como Stephen Boy fue aleccionado sobre esto. De hecho, la escena del primer encuentro entre ambos, y el lanzamiento de las lanzas, bien muestra detalles como miradas por parte de Boyd o caricias que realiza con el dedo en el brazo de su amigo mientras lo sostiene. Supongo, que esto escandalizaría a mucha gente, mientras a mi me parece meramente anecdóticos, aunque si explicaría, tal y como Gore Vidal señaló un odio demasiado repentino y profunda.
Acabar mencionando los grandes efectos y decorados es igualmente necesario. Aunque alabar la carrera de cuadrigas resulta innecesario, pues la historia del cine la ha colocado en su sitio. Pero también me parece elogiable la batalla de las naves de guerra romanas. Impresionable también, resulta la escena de Ben-Hur buscando a su familia en las cavernas del Valle de los Leprosos. En definitiva es una producción formidable que destaca sobre sus compañeras de once Oscars.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
La película comienza mostrando el nacimiento de Jesucristo y su adoración por los tres Reyes Magos de Oriente.
Veintiséis años más tarde, Judah Ben-Hur es un adinerado mercader de sangre noble y que reside en Jerusalén, donde su pueblo vive en descontento con la dominación del Imperio Romano. Con él viven su madre Miriam, y su hermana Tirzah. A punto de llegar el nuevo gobernador, Ben-Hur se reencuentra con su amigo de la infancia, el romano Messala, ahora un tribuno y comandante de la guarnición romana. El reencuentro de ambos es amistoso, hasta que Messala le pide que traicione al pueblo Judío, dándole los nombres de los instigadores de posibles revueltas. Judah se niega a cooperar, lo que daña de manera irremediable la amistad de ambos. La familia de Judah también da la bienvenida a dos esclavos que viene de la caravana de Antioquia. Uno es su leal mayordomo Simonides, y su hija Esther, que ha sido prometida. Judah le regala a la joven su libertad, y esta su anillo, que Ben-Hur promete llevar hasta que encuentre a su esposa.
Durante el desfile para recibir al gobernador Valerius Gratus, una teja se desprende del tejado de la casa de Judah, y al hacerlo espanta al caballo del gobernador, que esta a punto de perecer debido a una caída. Incluso al descubrir que ha sido un accidente, embargado por el odio, Messala condena a Judah a galeras, y su madre y hermana son enviadas a prisión. De esta manera pretende intimidar al pueblo Judío mostrando lo que es capaz de hacer con su antiguo amigo; Judah jura venganza.
De camino a galeras, se le niega agua a Judah cuando su grupo de esclavos llega a Nazaret. Desesperado esta a punto de desmayarse, y es en ese momento que conoce a Jesucristo, que le ofrece agua, dándole fuerzas para sobrevivir. Tras tres años sirviendo en galeras, Judah es enviado a la nave insignia del Cónsul Romano Quintus Arrius, enviada con la flota para enfrentarse a piratas procedentes de Macedonia. Quintus se muestra impresionado ante la capacidad de supervivencia de Ben-Hur, y permite que no le encadenen a su remo durante la batalla. La nave acaba hundiéndose, y Ben-Hur logra sobrevivir, rescatando a Quintus Arrius en el proceso. Ambos son rescatados por otra nave de Roma, y se trasladan a Roma donde Arrius recibe honores por sus hazañas, y termina por adoptar a Ben-Hur, entregándole su insignia, que su hijo fallecido debería haber heredado. Durante un tiempo, Judah aprende las costumbres romanas, y se convierte en campeón de carreras de cuadrigas. Sin embargo, su deseo de regresar a su hogar y encontrar a su familia, le empuja a partir con la bendición de Arrio.
De regreso a Judea conoce al sabio Baltasar, y su anfitrión, un árabe llamado Ilderim, que posee cuatro magníficos caballos blancos, a los que esta entrenando para las carreras de cuadrigas con la esperanza que derroten a Messala que participa en las carreras. Al descubrir el odio de Judah hacia este, y su experiencia con cuadrigas, Ilderim le ofrece a Ben-Hur competir por él. Judah inicialmente se niega y regresando a Judea se presenta ante Messala, ordenando la liberación de su madre y hermana; y este envía a su colega Drusus a liberarlas. Sin embargo, se descubre que tras cuatro años en prisión se han convertido en leprosas, y son expulsadas por la ciudad. Ambas tienen un encuentro con Esther a la que hacen prometer que mentirá a Judah, alegando su muerte, para que este pueda continuar su vida sin sufrimiento. Esther cumple la promesa, y se promete a Judah de quien se ha enamorado.
Al descubrir esto, Judah entra el la carrera de Cuadrigas y consigue ganarla, mientras Messala recibe heridas mortales aplastado por los caballos, al salir despedido de su carro. Ben-Hur se encuentra con él en la enfermería, y antes de morir, Messala le hace saber el destino de su madre y hermana que ahora residen en el Valle de los Leprosos. Tras este último arranque de odio, Messala perece. Judah rechaza la ciudadanía romana de manos de Pilatos, y presencia escondido un encuentro entre Esther y su familia en el Valle de los Leprosos. Esther presencia el Sermón en la Montaña de Jesucristo, e intenta inspirar su fe a Miriam y Tirzah, momento en el que Judah se presenta ante ellas decididas a llevarlas con él, para que puedan conocer a Jesucristo. Sin embargo apenas llegan para ver como este es condenado a muerte. Ben-Hur le reconoce como el hombre que le dio agua cuando era conducido a galeras, y le ofrece agua durante su marcha al Monte del Calvario. Mientras Esther se lleva a Miriam y Tirzah tras la crucifixión, Judah permanece allí hasta la muerte de Jesucristo. La experiencia hace que abandone el camino del odio, y su madre y hermana son curadas de la lepra por un milagro. De regreso a casa, Judah se reencuentra con Esther, y es testigo del milagro, reuniéndose por fin con su familia.

ESCENA
No podía ser otra que la carrera de cuadrigas que ha pasado a la historia del cine. Aquí esta la segunda parte con la victoria de Ben-Hur, y la caída de Messala.

9 comentarios:

  1. Nada hombre; Semana Santa Ben-Hur fiel a su cita.En mi casa ya saben que es una de mis "debilidades". La ví por primera vez en la época de su estreno en España, con mi padre. Me impresionó, sensaciones que continuan. No dejar de lado la esplendida banda sonora, verdadero compendio sobre como la música acompaña oportunamente secuencias (dramátismo, épica, sentimientos) un gran Miklos Rozsa con su Rozsa touch, sus tresillos, escalas ascendentes repetidas y una utilizacion de los instrumentos de cuerda insuperable. Partitura riquísima con temas y melodias judaicas. Tiene que ser este un comentario breve. Es para hablar largo y tendido. No solamente de la música. Gracias y Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Una sola palabra para definir semejante trabajo.
    Magnifica. Cada vez que la reponen en tv, generalmente por pascua. Si da la casualidad de que la pillo, quedo enganchado ante tamaño derroche de medios, ingenio, buenos actores y espectacularidad. Un clásico que no debe morir nunca. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Thank you, from the last of the actors of Ben Hur, for such a beautiful presentation! In 2003 I shared the stage with Chuck Heston at a final Ben Hur showing at the Academy in Hollywood, Ca. At that time we were the last two actors.

    ResponderEliminar
  4. Um dos melhores filmes de todos os tempos.

    ResponderEliminar
  5. Gundam-Zar dijo:

    Concuerdo completamente con el análisis que haces sobre el estudio del odio, Mesala toma el camino oscuro para jamás volver de él, nunca se redimirá, y ver esto en una historia que predica lo contrario es impresionante. Impactantes la batalla naval y la carrera de cuadrigas, la primera escena ha envejecido algo, pero para quienes comprendemos las limitaciones de la época sabemos el gran trabajo que fue hacer esas maquetas de las galeras; y aún así la parte de los remeros, su angustia por mantener el ritmo de navegación o escapar del desastre, eso sí fue logrado de un modo que superará para siempre el paso del tiempo. Y qué agregar de la carrera de cuadrigas, simplemente una de las muestras máximas del grado artístico que ha alcanzado la Cinematografia... para mí es la mejor pelicula de todos los tiempos.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Les dejo info sobre el rodaje de la famosa carrera de cuadrigas:
    El rodaje de la carrera de cuadrigas de Ben-Hur

    ResponderEliminar
  7. Ben-Hur siempre la echan en semana santa, es otro gran clásico del cine, de esta película lo que más me gusta es su parte final, una vez que Messala ha muerto Judah va en busca de su madre y su hermana, luego encuentra la salvación y finalmente no puedo evitar emocionarme siempre que la veo con ese maravilloso final cuando Judah llega a su casa y se encuentra a su madre y hermana curadas y se abrazan junto a Esther. Martha Scott interpretó por segunda vez a ser la madre de Charlton Heston en esta película, ya había hecho antes de su madre en los diez mandamientos.

    ResponderEliminar
  8. EXCELENTE FILM. CASI SIEMPRE ADMIRÉ EL TRABAJO DE HESTON, HASTA QUE SUPE DE SU TAN ARRAIGADO RACISMO. ¡LÁSTIMA! CREO QUE YO ERA EL MEXICANO QUE MÁS LE ADMIRABA.

    ResponderEliminar