- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 14 de junio de 2017

MOBY DICK

FECHA DE ESTRENO
27 de Junio de 1956
TITULO ORIGINAL
Moby Dick
DIRECTOR
John Huston
PRODUCTOR
John Huston
GUION
Ray Bradbury, John Huston
Basado en la novela de Herman Melville
REPARTO
Gregory Peck (Capitán Acab), Richard Basehart (Ismael), Leo Genn (Starbuck), James Robertson Justice (Capitán Boomer), Harry Andrews (Stubb), Bernard Miles (Manxman), Noel Purcell (Carpintero del barco), Edric Connor (Daggoo), Mervyn Johns (Peleg), Joseph Tomelty (Peter Coffin), Francis de Wolff (Capitán Gardiner), Philip Stainton (Bildad), Royal Dano (Elijah), Seamus Kelly (Flask), Friedrich von Ledebur (Queequeg), Orson Welles (Padre Mapple)
CINEMATOGRAFÍA
Oswald Morris
BANDA SONORA
Philip Sainton
DISTRIBUIDA POR:
Warner Bros.
DURACIÓN
116 minutos

CAPITÁN ACAB: “¿A qué viene esa cara tan larga? ¿Es que la da miedo Moby Dick?”
STARBUCK: “Capitán Acab, a mí no me da miedo ni aún la muerte, siempre que me arriesgue por algo que valga la pena. Eso lo sabe usted. Pero he venido a cazar ballenas no a satisfacer la venganza de nadie. ¿Cuántos barriles se llenan con su venganza capitán? ¿Y a qué precio se pagaran en New Bedford.”
CAPITÁN ACAB: “A veces el dinero importa poco. Yo recibiré un gran beneficio aquí.”
STARBUCK: “Enfurecerse con un animal que actúa ciegamente por instinto es la peor de las locuras.”
CAPITÁN ACAB: “Le prohíbo que me hable usted de locuras Señor Starbuck. Lucharía contra el sol si pudiera insultarme. Oiga Starbuck, estas visibles marcas que me dejó significan poco. Lo peor es el ansia de venganza que siento, la pesadilla al enfrentarme a ella de nuevo. La ballena blanca se ha reído de mí; esa idea de humilla. Su destrucción me obsesiona. El odio a Moby Dick es lo que me incita a cometer esta locura. La perseguiré hasta darle muerte, aunque para conseguirlo pierda hombres y barco. El único objeto que ya tiene mi vida es este. No seguirá cruzando mares como una horrorosa maldición. La perseguiré hasta el fin de la Tierra y la venceré.”
STARBUCK: “Dios tenga piedad de nosotros.”

CURIOSIDADES
Se han realizado múltiples versiones cinematográficas de esta aclamada novela. Durante una reunión para debatir la adaptación del guion, Ray Bradbury le informó a John Huston que nunca había sido capaz de acabar de leer la novela de Herman Melville. De hecho se desarrolló una gran tensión entre ambos hombres durante la producción de la película, debido a que Huston no dejaba de decirle a Bradbury como debía realizar su trabajo, a pesar de que este era un guionista de gran talento. Huston siempre había deseado realizar una película sobre la novela con la intención de que su padre Walter interpretara al Capitán Ahab. Desafortunadamente, Walter había fallecido en 1950, antes de que la película recibiera toda la financiación necesaria. La película fue financiada por los hermanos Walter, Harold, y Marvin Mirisch. El rodaje de la película comenzó en Gales a petición de Huston. 
Partes de la película fueron rodadas en el mar en frente de Caniçal, un pequeño puerto de pescadores ubicado en el distrito de Machico, las Islas de Madeira, en Portugal. Allí se realizaron secuencias reales de caza de ballenas, realizadas por los balleneros de Madeira. También se rodó en la playa de Las Canteras, de Las Palmas de Gran Canaria, España.
Muchas de las escenas exteriores de New Bedford fueron rodadas en Youghal, Co. Cork, Irlanda. El pueblo tenía un pub que originalmente se llamaba “Linehan’s” que en aquel entonces era propiedad de Paddy Linehan. El exterior del pub aparece en la película, y el local cambió su nombre por el de “Moby Dick’s” tras la película. Todavía es propiedad de la familia Linehan, y contiene una excelente colección de fotografías del reparto y el equipo de producción durante el rodaje de la película. John Huston utilizó el bar como su base personal para planear cada día de rodaje. La ballena Moby Dick fue construida por Dunlop en Stoke-on-Trent, Inglaterra. Moby Dick medía doce metros de largo y pesaba doce toneladas. 
Necesitaba ochenta bobinas de aire comprimido y un sistema hidráulico para poder mantenerse a flote y operacional. Sin embargo, la ballena artificial se soltó de sus amarres y acabó perdiéndose en la niebla. Tras esto, se decidió utilizar miniaturas y segmentos de copias la anatomía de la ballena como aletas o la giba. El noventa por ciento de las tomas de la ballena blanca fueron de las miniaturas grabadas en un tanque de agua en los Estudios Shepperton de Londres. Los problemas de la producción se complicaron con costes elevados, superando un presupuesto de dos millones de dólares para llegar casi a los cuatro y medio. Esto dejó a “Moulin Productions” y el proyecto terminó por ser vendido a “United Artists”.
Tiempo después del estreno, Gregory Peck y John Huston terminaron distanciándose. Esto sucedió cuando Pech descubrió que nunca había sido la elección de Huston para interpretar al Capitán Acab. Dicha decisión había sido impuesta por los hermanos Mirisch para asegurar la financiación de la película. 
Peck quedó muy decepcionado y sintió que Huston le había engañado para aceptar un papel para el que siempre se había sentido poco preparado. De hecho, Peck siempre había considerado que el propio Huston debía haber interpretado a Acab. Irónicamente, la primera opción de Huston era su propio padre Walter Huston, pero éste había fallecido para cuando el proyecto había arrancado. Años más tarde, el actor intentó solventar sus diferencias con el director, pero Huston le rechazó al pensar que era demasiado tarde para empezar de nuevo. A pesar de esto, su hija Angelica Huston confesó en una entrevista de 2003, que su padre había adorado a Peck.
Gregory Peck nunca quedó satisfecho con su trabajo en “Moby Dick”. Cuando rodaba “Tiburón” (1975), Spielberg deseaba presentar al personaje de Quint viendo la película de la ballena, pero Peck negó el permiso a utilizar escenas de la película al seguir sin sentirse contento con su  interpretación.

NOTA PERSONAL
Vi la película por primera vez cuando era un adolescente, y debo de decir que fue lo que me llevó a leer la novela. Lo que más me impresionó al investigar elementos de esta película, lo que más me sorprendió fue descubrir que a Gregory Peck no le gustaba su interpretación de Acab. Personalmente, fue lo que más me impresionó de toda la película. El actor no solo me pareció un formidable Acab, sino que transmitió sus obsesiones y ansias de venganza con tal intensidad que en ocasiones me llegaba a asustar. En realidad todo el reparto realiza una labor más que elogiable. Luego existen escenas que también me impresionaron muchos. Toda la escena de la partida a alta mar, en un viaje que durara tres años, es formidable. Me fije especialmente en el detalle de las mujeres despidiendo a sus hombres en el puerto, con rostros prácticamente cadavéricos como si se tratara de una predicción. John Huston realizó un gran trabajo dirigiendo y creando escenas de esa índole. 
También consideré que se había logrado demostrar perfectamente las duras condiciones de vida que sufrían los balleneros a mediados del siglo XIX. La temática de la formidable novela se defiende a la perfección. Los deseos de venganza no solo llevan al Capitán Acab a su muerte, sino que además arrastra a su tripulación y barco al desastre. Es curioso contrastar la dureza de Acab con la afabilidad de Ismael. En términos generales a mi pareció una película formidable, y que en su día me dejó bastante impresionado a pesar de que no había tanta ballena como un chaval podía esperar.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
En el año 1841, un marino mercante llamado Ismael que lleva demasiado tiempo en tierra, llega al puerto de New Bedford. En el hostal Spouter de Peter Coffin, acepta compartir una habitación con un arponero. 
Coffin también le explica que necesita permiso del resto de los marinos del local para cazar ballenas. Cuando un marino llamado Stubb le explica que el mar de esa costa pertenece a los marineros de New Bedford, Ismael no lo niega y recibe el permiso de todos. A través de una ventana, Ismael ve a un hombre con una pata de palo, y se le explica que es el Capitán Acab. Al anochecer, Ismael entra en su habitación conoce al arponero con el que la comparte. Su nombre es Queequeg y es un caníbal vendiendo cabezas en la ciudad.
A la mañana siguiente, Ismael acude a misa en la capilla de los balleneros, cuyas paredes están cubiertas con las lapidas de los hombres que perecieron en el mar. Tras la misa, Ismael conversa con Queequeg, que le informa que es hijo de un rey y hermano de un sacerdote en una remota isla. Tomó un barco para conocer el mundo y no tarda en hacerse amigo de Ismael. Ambos deciden enrolarse en barco dedicado a la caza de ballenas. Al día siguiente, los dos deciden enrolarse en el “Pequod” capitaneado por Acab. 
Quakers Peleg y Bildad, representantes de los propietarios del barco, deciden contratar a Ismael. Queequeg también es contratado una vez es capaz de demostrar su destreza con su arpón. En el puerto, Ismael y Queequeg conocen a un hombre andrajoso llamado Elijah, que le advierte del peligro de navegar con Acab. También le advierte que el capitán recibió serias heridas tras el ataque de una ballena que le ha obsesionado. Tras la conversación, los dos hombres embarcan en el Pequod, que abandona el puerto dejando atrás a las apesadumbradas mujeres, para embarcarse en un viaje de tres años pescando ballenas.
Rumbo este hacia las aguas balleneras de las Azores, el Pequod cuenta con una tripulación compuesta por hombres de todo el mundo. El tercer oficial se llama Flask y odia a las ballenas o todo lo que es más grande que él. El segundo oficial es el alegre Stubb. El segundo de a bordo es Starbuck, un hombre serio y frio pero de gran valor. 
El barco cuenta con un carpintero, un herrero para preparar los arpones. Queequeg se convierte en primer arponero, tras el indio Tashtego, y Daggoo. El Capitán Acab se mantiene recluido en su camarote hasta que se decide a salir un día. Acab le explica a toda la tripulación su deseo de destruir a una ballena blanca de gran tamaño. También clava un doblón de oro en el mástil, prometiendo entregárselo a aquel que sea el primero en divisar esa ballena blanca. Dicha ballena es conocida por ser enorme, tener arpones clavados y se llama Moby Dick. Es la ballena que destrozó la pierna de Acab llenando su alma de odio. La tripulación accede a embarcarse en la misión y junto a Acab sellan el trato bebiendo de la misma jarra.
La tripulación no tarda en divisar su primera ballena y parte en botes cargados con arpones para poder pescarla. Tras esto, los hombres hierven la grasa de la ballena para producir aceite fino que podrán vender a su regreso. Acab le muestra a Starbuck un cuaderno de bitácora que contiene información sobre antiguos balleneros, que le ayudaron a confeccionar una carta marina con lugares donde distintos tipos de ballenas pueden ser encontradas. 
Starbuck se percata de que esa información puede usarse para hacerse con las presas suficientes para volver a casa en tiempo record. Sin embargo, Acab le explica que su prioridad es Moby Dick, a la que esperara en Isla Bikini en abril. Starbuck considera que buscar venganza contra un animal es la mayor de las locuras, pero entiende que la tripulación apoyara a Acab. Poco después, el Pequod topa con un banco de ballenas. Mientras la tripulación sale a la caza otro barco se aproxima y su capitán conversa con Acab, explicándole que una ballena blanca le arrancó la mano de cuajo. Acab se percata que esto ha sucedido en Bikini, y decide ordenar a sus hombres que dejen el banco de ballenas para continuar navegando.
Starbuck se reúne en secreto con Stubb y Flask y les propone la posibilidad de amotinarse, temiendo que la locura de Acab les lleve a la perdición. Sin embargo, Starbuck desiste al ver que Stubb y Flask todavía son leales a Acab. Al llegar a Bikini, el vigía cae al mar y no vuelve a aparecer, lo que tripulación considera un mal augurio. 
El barco se detiene en Bikini, y la tripulación se ve obligada a esperar a que Moby Dick aparezca. Queequeg contempla su futuro en unos huesos y predice su propia muerte, encargándole al carpintero que le construya un ataúd a prueba de agua. Tras esto entra en trance esperando a que la muerte a pesar de los intentos de Ismael para que coma algo. Otro marinero realiza cortes en la piel de Queequeg, hasta que Ismael le detiene enfrentándose a él. Al ver a su amigo en peligro, Queequeg decide salir de su trance y ayudarle. Justo entonces se divisa a Moby Dick en la distancia. Debido a la ausencia de viento, Acab ordena que los botes tiren del barco hacia la ballena, que termina dejándolos atrás. El Pequod se encuentra con el barco Rachel, bajo el mando del Capitán Gardiner, que ha perdido a varios marineros enfrentándose a la ballena incluyendo al hijo de doce años del capitán. Para sorpresa de todos, Acab se niega a detenerse para prestar ayuda al Capitán Gardiner para no detenerse en su obsesiva misión. Sin embargo, Acab logra volver a camelar a la tripulación con otro discurso. 
Más adelante, el Pequod se enfrenta a un tifón y Acab prohíbe que se plieguen las velas. Starbuck está a punto de cortar las cuerdas para plegarlas, pero Acab le amenaza con un arpón. Tras esto utiliza el fenómeno del Fuego de San Telmo del arpón que sostiene para volver a convencer a su tripulación de que deben seguir adelante.
Cuando el tiempo mejora, Starbuck está a punto de disparar sobre Acab, pero se ve incapaz de hacerlo. El capitán le explica que sus destinos están ligados. Moby Dick vuelve a aparecer y Acab embarca en uno de los botes que parten para cazar a la ballena. Los arponeros lanzan sus arpones contra Moby Dick. Enfurecido y en plena demencia, Acab se agarra a las cuerdas que rodean a la ballena, hundiendo su arpón repetidas veces en la ballena. Sin embargo, acaba atado al inmenso animal y termina por ahogarse debido a sus inmersiones. Stubb y otros marineros admiten la derrota, pero Starbuck cambia de parecer y les lidera para acabar con Moby Dick. Sin embargo la ballena acaba por destruir todos sus botes, aplastando a los hombres con su enorme aleta caudal. Tras esto la ballena embiste contra el Pequod en repetidas ocasiones, hasta que el barco termina por hundirse. Toda la tripulación perece menos Ismael, que se agarra al ataúd que Queequeg había hecho construir. El Rachel le rescata tiempo después, para que pueda contar su historia.

ESCENA
Sin duda alguna la escena por excelencia es la del enfrentamiento final entre Acab y Moby Dick. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario