- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 2 de junio de 2010

DIECISEIS VELAS

FECHA DE ESTRENO
4 de Mayo de 1984
TITULO ORIGINAL
Sixteen Candles
DIRECTOR
John Hughes
PRODUCTORES
Hilton A. Green, Michelle Manning, Ned Tanen
GUION
John Hughes
REPARTO
Molly Ringwald (Samantha Baker), Justin Henry (Mike Baker), Michael Schoeffling (Jake Ryan), Anthony Michael Hall (Ted), Gedde Watanabe (Long Duk Dong), Haviland Morris (Caroline Mulford), Paul Dooley (Jim Baker), Carlin Glynn (Brenda Baker), Blanche Baker (Ginny Baker), Edward Andrews (Abuelo Howard Baker), Billie Bird (Abuela Dorothy Baker), Carole Cook (Abuela Helen), Max Showalter (Abuelo Fred), Liane Alexandra Curtis (Randy), John Cusak (Bryce), Darren Harris (Cliff), Deborah Pollack (Marlene), Joan Cusack (Novata), John Kapelos (Rudy Ryszczyk), Jami Gertz (Robin), Brian Doyle-Murray (Reverendo), Zelda Rubinstein (Organista)
CINEMATOGRAFÍA
Bobby Byrne
BANDA SONORA
Ira Newborn
DISTRIBUIDA POR:
Universal Pictures
DURACIÓN
93 minutos

TED: “Veras es que tengo un problema. Los discos viejos son muy caros, y… hice una apuesta con mis amigos, los idiotas. Les aposté que me acostaría contigo. Escucha, puedo llevarles una prueba sin que haya contacto físico.”
SAMANTHA BAKER: “¿Cómo?”
TED: “¿Me prestas tus bragas solo diez minutos?”

MIKE BAKER: “Bueno, si eso te consuela, yo te quiero mucho. Y si ese chico no puede ver en ti todas las cosas hermosas y maravillosas que veo yo… el problema lo tiene él.”
SAMANTHA BAKER: “Lo se, pero me duele.”
MIKE BAKER: “Por eso lo llaman amor, si fuera algo fácil, lo llamarían de otra manera.”
SAMANTHA BAKER: “Si yo fuera como Ginny lo tendría arrodillado a mis pies.”
MIKE BAKER: “Te voy a decir una cosa sobre Ginny. Yo la quiero tanto como a ti, pero ella es diferente. A veces me preocupa, ¿sabes? Cuando las cosas se le dan fácilmente, no sabe apreciarlas. En cambio tú no me preocupas. Cuando te ocurra a ti, Samantha será para siempre.”

SAMANTHA BAKER: “Gracias por recuperar mi ropa interior.”
JAKE RYAN: “Gracias por estar aquí.”
SAMANTHA BAKER: “Gracias por ir a buscarme.”
JAKE RYAN: “Feliz cumpleaños Samantha. Formula un deseo.”
SAMANTHA BAKER: “Ya se me ha concedido.”

CURIOSIDADES
Se trata de la primera de las tres películas sobre adolescentes escrita y dirigida por John Hughes. La siguiente fue “El Club de los Cinco”, considerada como la única seria de las tres, seguida de “La Mujer Explosiva”. Anthony Michael Hall y John Kapelos son los únicos actores que han adquirido papeles en las tres películas. Menos conocido, Kapelos interpreta al futuro cuñado de Samantha, mientras que en “El Club de los Cinco” era el conserje, y en “La Mujer Explosiva” solo tenía una breve aparición.
La película fue rodada en el Instituto Niles East, que en la actualidad forma parte de la Universidad Oakton, habiendo sido completamente remodelado. Se encuentra en la Skokie en el estado de Illinois. Durante la película se puede ver a alguno de los estudiantes, que participaron como extras, llevando chaquetas y camisetas del instituto en cuestión, a pesar de que este llevaba cerrado más de diez años.
La selección del reparto fue complicada, y tuvo sus problemas. Quizás eso fuera el motivo por el que John Hughes reutilizara a algunos de sus actores en películas que posteriormente escribió, dirigió o produjo. Molly Ringwald estuvo a punto de perder el papel de Samantha, que Ally Sheedy estuvo a punto de adquirir. Sheedy adquirió el papel de Alison en “El Club de los Cinco”. Por otro lado, un jovencísimo Jim Carrey se presentó a las pruebas por el papel de Ted, que fue a parar a Anthony Michael Hall.
Cuando Molly Ringwald y Anthony Michael Hall se conocieron, surgió el mayor problema, ya que ambos no encajaron bien, y llegaron a no soportarse. La cuestión se solucionó casualmente cuando el director John Hughes les llevó a ambos a una tienda de música. Los dos muchachos descubrieron tener gustos musicales muy similares, y a partir de esto lograron empezar a llevarse cada vez mejor. Ambos tenían dieciséis años cuando la película fue estrenada.
Michael Schoeffling tenía veinticuatro años durante el rodaje, y se convirtió en ídolo de toda quinceañera dentro y fuera de los Estados Unidos. Esto se debió en parte a su personaje que representaba el sueño de toda estudiante de instituto. Pertenecía al último curso, era popular, guapo, rico, estudiante y deportista brillante, y para deleite del público rechazaba a la chica guapa, aunque superficial, por una chica común del segundo curso, aunque sensible y amable. En definitiva, representaba aquello que nunca sucede.
El personaje de Long Duk Dong, supuestamente un adolescente, fue interpretado por Gedde Watanabe cuando este tenía veintiocho años. Dicho personaje fue criticado por ser “racialmente insensible y ofensivo” para la comunidad asiática, y por estar basado en estereotipos. Sin embargo, hubo sectores de la crítica que lo encontraron divertido y original, además de dotado de una seguridad inusual. Un jovencísimo John Cusack aparece como el novato Bryce, siendo esta su segunda película. Su hermana Joan aparece brevemente como la novata con problemas debido al collarín que lleva.
Alrededor del año 2003 se anunció la posibilidad de realizar una secuela titulada “Treinta y Dos Velas”, mostrando a los personajes de la original dieciséis años después. No se llegó a indicar si el reparto original participaría, y el proyecto nunca se llevó a cabo. Molly Ringwald ha llegado a afirmar que realizar una secuela de un clásico como este suponía un riesgo innecesario.
La película logró recaudar casi veinticuatro millones de dólares, con un presupuesto de seis millones y medio, lo que la convirtió en un éxito moderado.

NOTA PERSONAL
Siempre he considerado que las películas sobre adolescentes de los años ochenta poseen una peculiaridad que no ha logrado ser imitada en las actuales. A esto hay que añadir que John Hughes poseía una capacidad especial para reflejar esas inquietudes características de esa conflictiva edad. Evidentemente, esta serie no trata temas tan serios como su sucesora, “El Club de los Cinco”, pero no deja de reflejar problemas relativos a esa edad. Evidentemente, esta película es menos realista, menos seria, pero refleja de una forma extraordinaria los anhelos y sueños a menudo encontrados en esos dieciséis años que se mencionan en el titulo.
A fin de cuentas, pocos no habrán soñado en alguna ocasión con ganarse la atención y el afecto de la persona más popular y atractiva del colegio. Es algo natural, y la película no deja de ser un medio para mostrar la irrealidad del sueño que se hace realidad. Jake es el chico perfecto, casi tan perfecto, que uno no puede evitar pensar que es imposible que exista. Sin embargo, esa es la ironía, que lo perfecto es irreal, pero disfrutamos observándolo. Otro aspecto reflejado es el del novato clásico deseoso de ser popular, y que Anthony Michael Hall parecía condenado a interpretar en aquella época.
Indudablemente, la película es una comedia de enredo desproporcionada, y con situaciones que logran arrancar la carcajada. Empezamos con el caótico colegio con sus personajes tan exagerados y llevados al extremo, cuyas interacciones dan lugar a situaciones disparatadas. El encanto de la película es que la puedes ver varias veces, y es tal la cantidad de personajes que se muestran, que uno siempre puede encontrar algún detalle nuevo e hilarante. La familia de Samantha también contribuye a la diversión, es especial cuando los abuelos se incorporan a ella. Billie Bird siempre me ha parecido desternillante, y aquí hace muestra de sus dotes para la comedia. Uno de los momentos geniales es cuando Jake llama y cuelga sin hablar, y la genial abuela responda a la pregunta “¿Qué querían?” con la respuesta “Sexo”. Pero la cosa no acaba ahí, cuando uno cree que ya no es posible llevar la comedia más allá, nos encontramos con la aún más caótica boda de Ginny, donde esta completamente colocada. En definitiva, es una comedia que se basa en situaciones irreales, y que se intensifican gracias a personajes que son llevados al extremo. Esto logra remarcar, que las únicas personas aparentemente normales en la película son Samantha y Jake, y que debido a esto estaban destinados a encontrarse.
Si a esto le añadimos una gran banda sonora con los “Thompson Twins” cantando su tema “If You Were Here” (Si estuvieras aquí), que consigue que uno de los finales más románticos y envidiados de la adolescencia de los años ochenta. A veces, las películas más simples y corrientes consiguen reflejar aquellas cosas que siempre anhelamos, y que seguimos deseando, a pesar de que la evidencia nos restriegue la imposibilidad de determinados sueños.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Es un día especial en la vida de Samantha Baker, ya que cumple dieciséis años. Sin embargo su casa se ve envuelta en un enorme caos debido a la inminente boda de su hermana Ginny. Cuando se levanta, Samantha se encuentra con que nadie de la familia se ha acordado de su cumpleaños. Llegando al colegio, comparte su frustración con su buena amiga Randy. Durante una de las clases, Samantha rellena un test sexual en el que confesa ser virgen, y estar enamorada del chico más popular del instituto, Jake Ryan. Sin embargo, al intentar hacer llegar el test a Randy, este acaba en el suelo, y es recogido por el propio Jake, sin que Samantha lo sepa.
De vuelta en casa, Samantha es acosada por un novato llamado Ted que no ceja en su intento de ligársela. Ya en casa, se encuentra con que sus abuelos paternos y maternos han llegado para la boda, y se ve obligada a ceder su habitación para dormir en el sofá. Sus abuelos también han traído a un excéntrico estudiante de intercambio, llamado Long Duk Dong. Al mismo tiempo, ninguno de ellos ha recordado que es su cumpleaños. Llegada la noche, Samantha asiste al baile del instituto, y se ve obligada a llevarse a Long Duk Dong, que no tarda en ligar con una muchacha de dimensiones y aspecto masculino llamada Marlene. Durante el baile, Jake le pregunta a Ted sobre Samantha, ya que ha desarrollado un creciente interés por ella. Al mismo tiempo, los amigos de Ted le apuestan a que no será capaz de ligarse a Samantha, y este acepta, teniendo que adquirir las bragas de la joven como prueba. Ted vuelve a fracasar en su intento, pero desarrolla una grata amistad por Samantha, que le confiesa estar enamorada de Jake. Cuando Ted le explica que este ha mostrado interés por ella, esta accede a entregarle sus bragas para que no haga el ridículo ante sus amigos. Tras cobrar un dólar de entrada al baño a todos los estudiantes de primero, Ted muestra las bragas como prueba definitiva de su éxito. Samantha intenta acercarse a Jake, pero la timidez le vence.
De vuelta a casa, Samantha se acuesta, y u padre se acerca para disculparse, ya que ha recordado que es su cumpleaños. Samantha le explica sus sentimientos por Jake, y su padre la anima, indicándole que esta seguro acabará con la persona adecuada. Esa misma noche, la novia de Jake, Caroline, le organiza una fiesta sorpresa en su casa, aprovechando que los padres del chico están ausentes. Caroline se limita a emborracharse, y provocar que la casa acabe destrozada. Esto no hace sino confirmar las dudas de Jake, que hace tiempo no siente nada por ella, y cada vez esta más interesado en Samantha. Ted irrumpe en la fiesta con sus dos amigos Cliff y Bryce. Al final de la noche, Jake se encuentra con Ted, atrapado en una mesa de cristal debido a algunos matones, y ambos comienzan a charlar. Jake permite que Ted lleve a Caroline, completamente borracha, a casa en el Rolls Royce de su padre, a cambio de las bragas de Samantha. Durante la charla, Ted le confiesa que su interés por Samantha es reciproco.
Ted parte con Caroline, y ambos terminan por pasar la noche juntos. A la mañana siguiente, Samantha descubre que sus bragas han sido mostradas a un dólar por espectador gracias a su amiga Randy, cuyo hermano acudió al evento. Tras esto, recibe felicitaciones por parte de su madre, así como sus disculpas por el olvido. La familia al completo parte a la iglesia para asistir a la boda de Ginny, tras encontrar a Long Duk Dong completamente borracho en el jardín, y el coche del abuelo completamente destrozado, tras su accidentada cita. Jake se presenta tarde en casa de Samantha, pero un resacoso Long Duk Dong le indica que la puede encontrar en la iglesia. Ted y Caroline se despiertan, y descubren una atracción mutua, habiendo disfrutado su noche juntos. Jake aparece en ese momento, y aprovecha esa oportunidad para romper con Caroline, que esta completamente predispuesta. En la Iglesia se desata el caos, Ginny tiene la regla, y se ha pasado tomando calmantes, lo que ha derivado en un estado de embriaguez absoluta. A pesar de esto, la boda tiene lugar, aunque no si una serie de situaciones cómicas tengan lugar.
Samantha regresa a la iglesia para recoger el velo, y al salir se encuentra con Jake esperándola en frente de su deportivo rojo. Sorprendida, la joven observa como el joven se le acerca, y le pregunta si debe acudir a la recepción con su familia. Samantha le indica que no tiene porque hacerlo, y acompaña al muchacho ante la mirada de satisfacción de su padre, que ha observado la escena desde lejos. La pareja se dirige a casa de Jake, donde este ha preparado una tarta de cumpleaños para la muchacha, y tras devolverle su ropa interior, le indica que pida un deseo antes de apagar las velas. Samantha le señala que lo que deseaba, ya se le ha concedido. Tras esto, ambos jóvenes se inclinan sobre la tarta para besarse.

ESCENA
Aunque irreal, el final ha sido definido como el perfecto. El chico popular del instituto, escoge a la chica común. Con la canción “If You Were Here” de “Thompson Twins”.

3 comentarios:

  1. maravillosa pelicula, de las mejores peliculas adolecentes de los 80s, Molly Ringwald hermosa, Quisiera volver a los 80s!!

    ResponderEliminar
  2. Una película entretenida y divertida, los 80 dio buenas películas originales y llenas de imaginación, a día de hoy a falta de ideas recurren a los remakes o secuelas de varios años después y eso siempre es arriesgado ya que lo que una vez funcionó en su momento tal vez no funcione igual ahora, 16 velas la vi en la tele una comedia sin ningún tipo de pretensiones salvo la de hacer pasar un buen rato al espectador, para mi la parte más graciosa de la película es la boda con la hermana casándose colocada, ver a John y Joan Cusack en papeles secundarios antes de alcanzar el estrellato llama la atención y en cuanto al final a quien no le gustaría tener un final igual de amor correspondido.

    ResponderEliminar