- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 26 de marzo de 2014

PSICOSIS

FECHA DE ESTRENO
16 de Junio de 1960
TITULO ORIGINAL
Psycho
DIRECTOR
Alfred Hitchcock
PRODUCTOR
Alfred Hitchcock
GUION
Joseph Stefano
Basado en la novela de Robert Bloch
REPARTO
Anthony Perkins (Norman Bates), Vera Miles (Lila Crane), John Gavin (Sam Loomis), Janet Leigh (Marion Crane), Martin Balsam (Detective Milton Arbogast), John McIntire (Sheriff Al Chambers), Simon Oakland (Doctor Fred Richman), Frank Albertson (Tom Cassidy), Patricia Hitchcock (Caroline), Vaughn Taylor (George Lowery), Lurene Tuttle (Señora Chambers), John Anderson (California Charlie), Mort Mills (Policía de autopista)
CINEMATOGRAFÍA
John L. Russell
BANDA SONORA
Bernard Herrmann
DISTRIBUIDA POR:
Paramount Pictures
DURACIÓN
109 minutos
SUCEDIDA POR:
Psicosis 2: EL Regreso de Norman
 
MARION CRANE: “¿Sabe? Si alguna vez alguien me hablara de la forma que antes oí que le hablaba ella a usted…”
NORMAN BATES: “Muchas veces, cuando me habla de ese modo, siento unos deseos enormes de enfrentarme con ella o marcharme, abandonarla para siempre. Pero está enferma. ¿Entiende?”
MARION CRANE: “No saqué esa impresión.”
NORMAN BATES: “Enferma, no débil. Desde que murió mi padre tuvo ella que preocuparse de todo. Yo era muy pequeño, debió de ser un gran un esfuerzo. Creo que no tenía necesidad de trabajar tanto. Él le dejó algún dinero, además hace unos años mi madre trabó amistad con un hombre que la convenció para construir esto. No le costó convencerla, y cuando ese hombre murió sufrió un shock nervioso porque tuvo una muerte… No creo que sea apropiado contárselo, está comiendo. Ella lo consideró una gran pérdida, ya nada le quedaba.”
MARION CRANE: “Excepto usted.”
NORMAN BATES: “Un hijo y un marido son algo muy distinto.”
 
CURIOSIDADES
A película está basada en la novela de Robert Bloch del mismo título, la cual estaba inspirada parcialmente en el caso del asesino Ed Gein de Wisconsin. Tanto Gein como el protagonista ficticio de la novela, Norman Bates, eran asesinos solitarios aislados en localizaciones rurales. Ambos tenían madres controladoras y dominantes, y mantenían sus cadáveres en un dormitorio sellado de su hogar, creado como una especie de santuario hacia ellas; y ambos se vestían como mujeres. Sin embargo, al contrario de Bates, Gein no es estrictamente considerado un asesino en serie, y fue acusado de asesinato en solo dos ocasiones.
Peggy Robertson, ayudante de Hitchcock, leyó la crítica positiva que Anthony Boucher había escrito sobre la novela de Bloch. Por este motivo decidió mostrarle el libro a Hitchcock, incluso cuando Paramount Pictures ya había desechado la idea de convertirlo en una película.
Hitchcock quedó fascinado con la novela y se hizo con los derechos por un total de nueve mil quinientos dólares, y le ordenó a Robertson que comprara todas las copias de la novela para mantener ocultas sus sorpresas. Hitchcock comenzaba a verse enfrentado a competidores en su género, cuyos trabajos eran comparados críticamente con los suyos. Debido a esto, buscaba material nuevo para recuperarse de dos proyectos abortados por Paramount. Se mostraba en contra de las exigencias salariales de las grandes estrellas, y solo confiaba en pocas personas para escoger material potencia, Robertson entre estas personas.
Los ejecutivos de Paramount se opusieron a la propuesta de Hitchcock y se negaron a proporcionarle su presupuesto habitual. Como respuesta a esto, Hitchcock se ofreció a rodar la película rápidamente y sin grandes gastos, en blanco y negro y usando al equipo de su entonces serie de televisión “Alfred Hitchcock Presenta”. Los ejecutivos de Paramount  rechazaron esta estrategia, asegurando que sus instalaciones ya estaban reservadas, incluso  cuando la industria se enfrentaba a un desplome.
Hitchcock contraatacó asegurando que financiaría todo el proyecto y rodaría en “Universal-International”, si Paramount se limitaba a distribuir la película. Dicha oferta fue aceptada, y Hitchcock siguió adelante a pesar del rechazo del productor Herbert Coleman y el ejecutivo de Shamley Productions, Joan Harrison.
El guion fue relativamente fiel a la novela, con algunas adaptaciones remarcables creadas por Hitchcock y Stefano. En la novela, el personaje de Norman Bates sufría de sobrepeso, era más inestable todavía y se encontraba en mediana edad. Stefano consideró que el personaje era indolente y transmitía nula empatía. Por este motivo, Stefano se mostró intrigado cuando Hitchcock sugirió a Anthony Perkins para el papel. Stefano eliminó ciertos aspectos de Bates como su afición a la bebida, lo que evidentemente eliminaba las transformaciones del personaje en su madre cuando se encontraba borracho. También eliminó el interés de Bates en el espiritualismo, lo oculto y la pornografía.
Hitchcock y Stefano decidieron iniciar la película con escenas de la vida de Marion, y no presentar a Bates hasta que hubieran pasado los primeros veinte minutos. De hecho la historia de Marion solo ocupa dos capítulos de los diecisiete de la novela. Hitchcock y Stefano terminaron por expandir su historia hasta casi la mitad de la narrativa. Para Stefano, una escena crucial fue la conversación entre Marión y Normal, en la cual la joven muestra un afecto maternal hacia el joven. Esto hacía posible que los espectadores mostraran simpatía hacia Norman Bates tras el asesinato de Marion. En definitiva, Perkins resultó ideal para interpretar al personaje pues transmitía simpatía y fragilidad, desconcertando al espectador.
El nombre de la protagonista fue cambiado de Mary a Marion, debido a que una Mary Crane real existía en Phoenix. Otro cambio es el romance de la novela entre los personajes de Sam y Lila. Hitchcock prefería enfocar la atención de la audiencia en la solución del misterio, mientras que Stefano creía que dicha relación dañaría al personaje de Sam Loomis.
En lugar de que fuera Sam quien le explicara la patología de Norman a Lila, Hitchcock optó por utilizar a un psiquiatra en la película. Una curiosidad es que Stefano se encontraba en terapia, solventando su relación con su propia madre, cuando estaba escribiendo el guion. La novela es más violenta que la película. Por ejemplo, Crane es decapitada en la ducha en lugar de ser apuñalada. Pequeños cambios incluyeron cambiar el pendiente de Marion como pista tras su muerte, por un trozo de papel que no había sido absorbido por la taza del wáter. Esto provocó un efecto de shock, ya que virtualmente nunca se veía un wáter en el cine americano en la década de 1960. La ubicación de la muerte de Arborgast fue trasladada desde el vestíbulo hasta la escalera. Stefano opinaba que este cambio ayudaba a ocultar la verdad acerca de “Madre”, sin dar pistas a los espectadores.
El éxito de “Psicosis” propulsó la carrera de Anthony Perkins, aunque el actor no tardó en empezar a sufrir de encasillamiento.
Sin embargo, cuando años más tarde se le preguntó a Perkins si todavía habría escogido el papel de Norman Bates si hubiera sabido que acabaría encasillado, el actor respondió con una rotunda afirmación. Hasta el día de su muerte, Leigh continuó recibiendo llamadas, cartas e incluso cintas extrañas y en ocasiones con amenazas, detallando lo que les gustaría hacer a Marion Crane. Una carta fue tan grotesca que Leigh se la entregó al FBI. Dos agentes la visitaron e informaron de que los culpables habían sido localizados y que debía contactar con el FBI en caso de que recibiera más cartas de ese tipo.
La voz de la “Madre” de Norman fue otorgada por Virginia Gregg, Paul Jasmin y Jeanette Nolan, quien también proporcionó los gritos de Lila al descubrir el cadáver de su madre. Las tres voces fueron mezcladas, excepto para el último discurso en comisaria, en el que solo fue proporcionada por Gregg. Hitchcock escogió a Anne Dore para ejerciera de doble de Perkins durante la secuencia de la ducha.
La razón era que el director no quería que el físico de Perkins traicionara su identidad en ese punto de la película. Dore llevó el vestido de “Madre” y realizó toda la escena del apuñalamiento.
La película fue nominada al Oscar por Mejor Director, Mejor Actriz Secundaria, Mejor Dirección Artística en Blanco y Negro, y Mejor Cinematografía en Blanco y Negro. Sin embargo, no logró hacerse con ninguna estatuilla.
 
NOTA PERSONAL
Si tuviera que escoger dos películas de Hitchcock, la primera sería “Psicosis”, y la siguiente “Los Pájaros”. Es curioso porque son conceptos opuestos, la segunda no otorgando ninguna explicación de los eventos, mientras que “Psicosis” es explicada con detalle al final. El personaje de Norman Bates siempre me ha parecido fascinante, no tanto por su evidente doble personalidad, sino por esa fragilidad y aspecto de no romper un plato, resulta encantador. Y es que la película está llena de extrañas dualidades.
El chico inofensivo es un asesino, la chica encantadora es una ladrona, el galán de hotel barato resulta ser un héroe, y así sucesivamente. Por otro lado siempre me ha fascinado como la película se inicia con una línea argumental, que es abruptamente abandonada y pasa a carecer de importancia. Evidentemente me refiero al robo del dinero, que pasa a ser algo carente de importancia en la narrativa. Tres cuartos de hora tras el comienzo, la trama cambia radicalmente, lo que resulta un sistema formidable para someter al espectador a mayor confusión.
Independientemente de todas estas genialidades, se agradecen una serie de escenas memorables para la historia del cine, desde la de la ducha hasta el descubrimiento de la Señora Bates. La banda sonora es también una de las más efectivas que he podido ver en una película, elevando considerablemente los momentos de tensión. Es de agradecer una explicación clara y concisa al final de la película, que en su totalidad es simplemente una gran obra de arte. Curioso que Hitchcock tuviera tantos problemas para realizarla.
  
HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Durante la hora de la comida, Marion Crane se reúne con su novio Sam Loomis en un hotel barato en Phoenix, Arizona. Tras pasar juntos un rato, comienzan a conversar sobre la imposibilidad de contraer matrimonio debido a los costes que esto acarrea. También están cansados de sus encuentros furtivos en lugares poco “dignos”. Marion regresa a su trabajo, como secretaria, en una oficina inmobiliaria. Su jefe, el Señor Lowery, llega con un cliente rico dispuesto a comprarle una casa a su hija por su boda. Para ello, trae cuarenta mil dólares en efectivo, a pesar de que Lowery le señala que no es la manera más adecuada de realizar una operación de esas dimensiones. El cliente charla un rato con Marion, expresando la opinión de que el dinero si puede ser la llave de la felicidad. Marion recibe la tarea de llevar el dinero al banco, y se le da permiso para que después se vaya a casa, pues sufre un dolor de cabeza.
Harta de sus problemas económicos, Marion decide robar los cuarenta mil dólares y escapar de la ciudad en dirección a California. Sin embargo, al partir en su coche es avistada por Lowery.
Durante el viaje, aparca en la cuneta para dormir, y es despertada por un policía que no tarda en percatarse de que Marion tiene algún tipo de problema. Cuando Marion lo niega, la deja partir, pero la sigue durante un rato. Marion para en un pueblo, donde decide  cambiar su coche rápidamente por otro, operación que es observada por el policía que también ha llegado al pueblo. Esa noche comienza a llover, y Marion se detiene en el Motel Bates, un pequeño negocio decaído debido a la que la nueva autopista ha provocado falta de clientes. El dueño es el joven y nervioso Norman Bates, que se muestra amable y la invita a cenar a su casa. Marion oye una conversación de Bates con su madre, la cual prohíbe que la joven suba a la casa. Bates cena con Marion en el salón de la oficina del motel, donde confiesa que su madre está enferma. Cuando Marion le propone que la ingrese, Norman se enoja explicando que nunca podría hacer eso.
La conversación inspira a Marion a regresar a Phoenix para devolver el dinero robado. Antes de ir a dormir se da una ducha, durante la cual la figura de la madre de Norman aparece acabando con su vida a puñaladas. Al descubrir el cadáver de Marion, Norman lo envuelve en la cortina de la ducha, lo coloca en el maletero del coche Marion, y lo arroja para que se hunda en un pantano cercano, para proteger a su madre.
En Phoenix, la hermana de Marion, Lila, y Sam Loomis se muestran preocupados por su desaparición. Un detective llamado Arbogast les informa de que Marion es sospechosa de haber robado a su jefe; y tras varias pesquisas llega al Motel Bates, donde las evasivas de Norman acerca de Marion despiertan sus sospechas. Un rato después, Arbogast se introduce en la casa en busca de la madre de Norman para interrogarla, y es asesinado por ella. Temiendo que algo ha ocurrido, Sam y Lila acuden a Fairvale, donde el sheriff les informa que la Señora Bates falleció años atrás, así que Arbogast no podía estar a punto de hablar con ella.
Mientras tanto, Norman traslada a su madre al sótano de la casa para impedir que cometa más crímenes. Sam y Lila llegan al Motel donde inspeccionan la habitación en la que estuvo Marion, encontrando un papel con la cifra robada escrita en el mismo. Sam distrae a Norman mientras Lila se cuela en la casa para hablar con la Señora Bates. Al descubrir esto, Norman noquea a Sam y corre a la casa. Lila se esconde en el sótano donde descubre el desecado y preservado cadáver de la Señora Bates en una mecedora. Norman aparece vestido como su madre y con una peluca, empuñando un cuchillo para matar a Lila, pero Sam entra y la salva sometiendo a Norman, que es arrestado.
En comisaria, un psiquiatra examina a Norman, y explica que el joven asesinó a su madre y amante años atrás, y desarrolló doble personalidad para borrar el crimen de su memoria. En ocasiones opera como Norman, pero en otras es controlado por la personalidad de su madre. De esta forma, ese conflicto mental provocó los celos de la “madre” ante la llegada de Marion, cometiendo el asesinato bajo el control de esta, y ocultándolo bajo el control de Norman. El joven es encerrado con la personalidad de su madre ejerciendo control total sobre él, explicando lo inofensiva que es, y como Norman es en realidad quien cometió los crímenes. El coche de Marion es localizado en el pantano.
 
ESCENA
No podía ser otra, la mítica escena de la ducha. Sin duda una de las mejores escenas de toda la historia del cine.
 

1 comentario:

  1. Psicosis es una obra maestra, un clásico inolvidable, la única escena que me dio miedo fue la de la cara de Norman al final de la película es aterrador al menos para mi lo fue, lo malo y lo triste es como explotaron la saga muchos años después con las tres secuelas, el innecesario remake y ahora por último la serie motel bates aunque he oído que esta última no está tan mal y que profundiza en la relación de Norman con su madre, aunque sigan explotándola como esta película ninguna la ha superado.

    ResponderEliminar