- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 12 de marzo de 2014

TERMINATOR 2: EL JUICIO FINAL

FECHA DE ESTRENO
1 de Julio de 1991
TITULO ORIGINAL
Terminator 2: Judgment Day
DIRECTOR
James Cameron
PRODUCTOR
James Cameron
GUION
James Cameron, William Wisher Jr.
REPARTO
Arnold Schwarzenegger (Terminator), Linda Hamilton (Sarah Connor), Edward Furlong (John Connor), Robert Patrick (T-1000), Earl Boen (Doctor Silberman), Joe Morton (Miles Dyson), S. Epatha Merkerson (Tarissa Dyson), Castulo Guerra (Enrique Salceda), Danny Cooksey (Tim), Jenette Goldstein (Janelle Voight), Xander Berkeley (Todd Voight), Leslie Hamilton Gearren (Sarah gemela), Ken Gibbel (Douglas), Robert Winley (Motorista del puro), Peter Schrum (Lloyd), Shane Wilder (Camionero), Michael Edwards (John Connor adulto)
CINEMATOGRAFÍA
Adam Greenberg
BANDA SONORA
Brad Fiedel
DISTRIBUIDA POR:
TriStar Pictures
DURACIÓN
136 minutos
PRECEDIDA POR:
SUCEDIDA POR:

SARAH CONNOR: “Observando a John con la máquina, de repente lo vi claro. El Terminator jamás se detendría, jamás le abandonaría, y jamás le haría daño; ni le gritaría, se emborracharía o le pegaría. Ni diría que estaba demasiado ocupado para pasar un rato con él. Siempre estaría allí, y moriría para protegerle. De todos los posibles padres que vinieron y se fueron año tras año, aquella cosa, aquella máquina, era el único que daba la talla. En un mundo enloquecido, era la opción más sensata.”
SARAH CONNOR: “El futuro, siempre tan claro para mí, se había vuelto como una oscura carretera por la noche. Ahora estábamos en un terreno desconocido, construyendo la historia a medida que avanzábamos.”

CURIOSIDADES
Consideraciones para una segunda parte de la película “Terminator” comenzaron poco después de su estreno, pero varios problemas descartaron su producción. Hubo impedimentos técnicos relaciones con la tecnología de imágenes generadas por ordenador, lo cual era un aspecto vital que sería crucial del Terminator T-1000. La producción de la película de James Cameron “Abyss”, en 1989,  proporcionó la prueba del concepto necesario para resolver de forma satisfactoria esas preocupaciones técnicas. Otro problema, de naturaleza más seria, fue la serie de disputas, relacionadas con la propiedad intelectual, entre Hemdale Film Corporation, que poseía la franquicia y realizó esfuerzos para impedir la producción de una segunda parte, y Carolco Pictures. Debido a que Hemdale estaba experimentado problemas de financiación, Arnold Schwarzenegger animó a Mario Kassar, presidente de Carolco, que pujara por los derechos. Le recordó a Mario que era la oportunidad por la que habían estado esperando durante cuatro años, y que debía ser él quien intentara llegar hasta el final, sin importar lo que costara llegar a un acuerdo.
Eventualmente, en1990, Carolco pagó a Hemdale cinco millones de dólares por la franquicia, resolviendo el atasco legal.
El final de las disputas legales coincidió con la disponibilidad de Cameron, Schwarzenegger y Linda Hamilton para participar en la película. Schwarzenegger, quien había interpretado al Terminator en la primera película siente había mostrado su determinación de que la historia de Terminator debería seguir adelante. Tanto él como Linda Hamilton repitieron sus respectivos papeles de la película previa. Se realizó una búsqueda intensa para seleccionar al joven actor que interpretaría a John Connor. Al final se escogió a Edward Furlong, con doce años, de entre cientos de candidatos. Se escogió a Robert Patrick para interpretar al T-1000 debido a que su agilidad enfatizaba la disparidad entre el avanzado Terminator, y el más obsoleto interpretado por Schwarzenegger. Patrick tenía experiencia previa tras haber aparecido en la película de acción “La Jungla 2 (Alerta Roja)”, pero Furlong carecía de experiencia formal como actor.
Joe Morton recibió el papel de Miles Dyson, un científico responsable de desarrollar el microprocesador de los Terminators T-800.
Adoptando el nombre de “Producciones T2”, James Cameron, Stephanie Austin y B.J. Rack alquilaron una oficina en el Norte de Hollywood, antes de empezar a crear el equipo de rodaje para la segunda película. Adam Greenberg, quien había trabajado en las películas “Terminator” y “Ghost”, se convirtió en el director de fotografía, mientras que Joseph Nemec III, quien había trabajado con Cameron en “Abyss”, se encargó del diseño de producción. El equipo realizó una búsqueda a nivel nacional para encontrar una Planta Siderúrgica adecuada para el clímax de la película. Eventualmente, escogieron una Planta desactivada en Fontana, California, tras semanas de negociaciones. Encontrar un edificio para la Compañía Cyberdyne, adecuado para la película, fue una tarea más difícil. Eventualmente, alquilaron un parque industrial en Fremont, California. Cameron y William terminaron su borrador del guion, un total de ciento cuarenta páginas, el diez de Mayo de 1990.
Para el quince de Julio el primer guion de rodaje ya había sido distribuido entre el reparto y el equipo. Elementos específicos del guion fueron conservados en secreto. La producción de la película se aceleró para facilitar un estreno para el cuatro de Julio de 1991.
La película hizo extenso uso de imágenes generadas por ordenador para vivificar a ambos Terminators. El uso de dicha tecnología fue la más ambiciosa desde la película “Tron” en el año 1982. La tecnología resulto particularmente esencial para crear la estructura de metal líquido del T-1000, debido a que el personaje podía transformarse en cualquier cosa que tocara. En su primer fin de semana de estreno, la película arrasó en taquilla, logrando recaudar cincuenta y cuatro millones de dólares. La película ganó cuatro Oscars a Mejor Maquillaje, Mejor Sonido, Mejor Edición de Sonido y Mejor Efectos Visuales. Recibió dos nominaciones a Mejor Cinematografía y Mejor Montaje, pero perdió estas estatuillas contra “JFK” en ambas categorías.

NOTA PERSONAL
Recuerdo que vivía en Estados Unidos cuando esta película se estrenó, y la gran anticipación que había despertado. Reconozco que la película fue revolucionaria en su momento, con unos efectos especiales revolucionarios para el momento, y evidentemente me pareció una película de acción trepidante. Sin embargo, sigo siendo más fan de la primera parte, si bien más simplista, por esa ambientación tan angustiosa que sostiene a lo largo de toda la trama, así como por la genialidad de la trama romántica entre Sarah y Kyle. En esta ocasión se pone más énfasis en la relación entre máquina y niño, lo cual otorga un aspecto divertido que ameniza la acción del film. Furlong no me acabó de convencer del todo, aunque tampoco me pareció que realizara un mal trabajo. Sus escenas con Schwarzenegger tenían ese punto cómico, aunque no tan realista como hubiera esperado. Por otro lado, Linda Hamilton me pareció sencillamente sobresaliente, otorgando una evolución evidente a su personaje.
En cuanto al nuevo Terminator-1000, si bien los efectos de su transformación pueden cantar un poco a día de hoy, pero en 1991 supusieron todo un logro. Recuerdo que fue el aspecto que más me llamó la atención, pues además fue la única ocasión en la que se optó por un Terminator que no utilizaba armamento externo, atacando mediante la metamorfosis de su cuerpo, a menudo en armas afiladas. Este concepto me pareció muy original. En lugar de una atmosfera de tensión, se optó por grandes escenas de acción. Reconozco que esto dotó a la película de una trama de lo más vibrante, pero reconozco que hasta la fecha no ha habido una escena tan sublime en la franquicia, como la de la comisaría en la primera. Sin embargo, sigue siendo una gran película.

HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
En el año 1995, John Connor tiene diez años y vive en Los Ángeles con sus padres de acogida Todd y Janelle Voight.
Durante los años anteriores, Sarah Connor le ha estado preparando para su futuro papel como líder de la resistencia humana contra Skynet. Sin embargo, Sarah terminó siendo arrestada tras intentar hacer explotar una bomba en una factoría de computadoras, y enviada a un hospital mental bajo la supervisión del Doctor Silberman. Skynet decide enviar un nuevo modelo de Terminator, el T-1000, atrás en el tiempo para que asesine a John. El nuevo modelo está compuesto de una polialeación metálica mimética, que le permite adoptar la forma y apariencia de cualquiera a que toque, y transforma parte de su anatomía en armas afiladas. El T-1000 llega a un callejón, donde asesina a un policía, y asume su identidad. Al mismo tiempo, el John Connor del futuro ha enviado un Terminator T-800, previamente reprogramado, para que proteja a su joven contrapartida.
En el presente, Sarah sufre repetidos maltratos en el hospital, debido a sus constantes agresiones e intentos de fuga.
Durante una temporada se ha mantenido en calma para que la dejen marchar, pero no ha logrado engañar al Doctor Silberman. John se ha convertido en un preadolescente conflictivo, a menudo en problemas con la policía. Tras una escapada con su amigo, John es localizado en un centro comercial por el T-1000, quien comienza a perseguirle. Sin embargo, el Terminator logra llegar a tiempo para rescatar a John, y ambos escapan en la motocicleta del niño, perseguidos por el T-1000, al que consiguen eludir. John llama a sus padres de acogida, pero gracias al Terminator descubre que estos han sido asesinados por el T-1000. Al ver que su madre siempre le dijo la verdad, John comienza a temer por su vida, y le pide al Terminator que le ayude a sacarla de la institución mental. Inicialmente, el Terminator se niega, pero John descubre que ha sido programado para que obedezca sus órdenes.
Por su parte, Sarah realiza un nuevo intento de fuga, logrando tomar al Doctor Silberman como rehén, y logrando eludir a las fuerzas de seguridad del hospital mental.
Sin embargo, al huir por un pasillo se encuentra con el Terminator, y aterrada regresa para ser contenida por el personal. El Terminator, siguiendo las órdenes de John, la rescata justo cuando el T-1000 hace su aparición, ante el sorprendido Silberman que se percata de que su paciente le había contado la verdad. El Terminator, Sarah y John consiguen escapar en un coche, eludiendo de nuevo al T-1000. El Terminator les explica que el apocalipsis tendrá lugar cuando una inteligencia artificial llamada Skynet inicie una guerra nuclear, y que pasara a crear maquinas con la misión de asesinar a los seres humanos restantes. Sarah también descubre que el hombre responsable de la creación de Skynet es Miles Dyson, un ingeniero que trabaja en un nuevo microprocesador revolucionario, que será la base de Skynet. Dicha creación ha podido llevarse a cabo gracias a los restos del primer Terminator que fue enviado para asesinar a Sarah. Sarah también se queda asombrada al ver la relación de amistad que John ha desarrollado con el Terminator, reconociendo que la maquina ha hecho lo posible por protegerle, mucho más que cualquier humano que haya conocido.
El grupo se encuentra con un viejo amigo de Sarah, que les proporciona armamento, y la mujer planea escapar con John a Méjico. Sin embargo, esa misma noche, Sarah tiene una pesadilla en la que experimenta la destrucción nuclear que tendrá lugar. Al despertar, decide que la mejor forma de impedir el Día del Juicio Final, es asesinar a Miles Dyson. Sarah parte en solitario, y John le ordena al Terminator que vayan tras ella, pues no se debe de asesinar a nadie por algo que no ha cometido. Sarah llega a la residencia de los Dyson, comenzando su ataque. Sin embargo, se ve incapaz de matar a Miles al verle en compañía de su mujer e hijo. John y el Terminator llegan a la residencia de los Dyson, donde el Terminator se arranca la piel artificial de su brazo, para revelarle su estructura mecánica, y de esta forma las consecuencias que tendrá su trabajo. El grupo logra convencer a Miles de que toda su investigación debe ser destruida para evitar el futuro desastroso que le aguarda a la humanidad.
Con la ayuda de Miles, el grupo logra introducirse en Cyberdyne, donde se hacen con el microchip y el brazo del previo Terminator. Sin embargo, no tardan en ser descubiertos y rodeados por la policía, que comienza a disparar sobre ellos. Miles recibe un disparo fatal, por lo que decide quedarse atrás para hacer estallar los explosivos que destruirán su laboratorio y su investigación. El T-1000 también llega a Cyberdyne, donde comienza a perseguir al grupo. Por su parte, Miles sacrifica su vida haciendo detonar los explosivos y destruyendo toda su investigación. El grupo intenta escapar del T-1000, quien les persigue primero en un helicóptero, y después en un camión cisterna. La persecución lleva a todos hasta una cercana planta siderúrgica. El Terminator hace explotar el camión cisterna del T-1000, quien queda congelado al ser expuesto al helio que transportaba. El Terminator dispara sobre él, haciéndolo añicos, pero el T-1000 no tarda en comenzar a recomponerse.
Dentro de la Planta Siderúrgica, el T-1000 ataca al Terminator, provocando serios daños sobre su oponente, acabando por dejarle desactivado.
Sin embargo, los sistemas de apoyo de emergencia del Terminator se activan, volviendo a activarlo. Mientras se recupera, el T-1000 adopta la apariencia de Sarah en un intento de acabar con John, pero la verdadera Sarah logra disparar sobre el T-1000, consiguiendo que John escape. Cuando el T-1000 está a punto de acabar con Sarah, el Terminator reaparece disparando un lanzagranadas sobre el T-1000. Este queda completamente desfigurado y atontado, oportunidad que el Terminator aprovecha para arrojarle a un contenedor de acero fundido, donde es destruido por completo. Tras esto, John arroja el microchip y el brazo del anterior Terminator para que también sean destruidos.
Justo cuando Sarah se siente aliviada de que todo haya terminado, el Terminator le explica que él también debe ser sacrificado, para que su tecnología no sea utilizada para crear a Skynet. Como no puede destruirse voluntariamente, le pide a Sarah que le haga descender hasta el acero fundido. John le implora que se quede con ellos, pero el Terminator le explica que no es posible, y Sarah le hace descender hacia el contenedor de acero fundido, donde acaba siendo destruido. Tras estos eventos, Sarah adopta una postura de esperanza hacia la humanidad, pues incluso una maquina ha sido capaz de comprender el valor de la vida humana.

ESCENA
A falta de una escena, y he buscado largo tiempo, aquí dejo el tráiler de la película, que por lo menos he sido capaz de encontrar en español.

)

1 comentario:

  1. De la saga Terminator me quedo con las dos primeras para mi son las mejores de la saga, curiosamente yo vi esta película antes que la primera cuando vi luego la primera parte me gustó mucho más que esta por el tema de los viajes en el tiempo y la historia de amor de Kyle y Sarah, incluso Sarah me gusta más en la primera parte que en esta entiendo la evolución del personaje de chica dulce a mujer guerrera marimacho ha perdido todo su lado femenino pero habiendo vivido la experiencia traumática de la primera parte se entiende porque es así ahora. La hermana gemela de Linda Hamilton participó en esta película.

    ResponderEliminar