- Los comentarios están activados para que podáis dejar vuestras opiniones, siempre que respeten las ajenas y no hagan uso de vocabulario inadecuado. Si estás condiciones no se respetan, los comentarios serán eliminados.
- No permito el uso de links en los comentarios, es una norma generalizada debido a los problemas que me han causado algunos en el pasado

miércoles, 26 de diciembre de 2012

MARCO

TITULO ORIGINAL
母をたずねて三千里,  (Haha wo tazunete sanzenri)
DIRECTOR
Isao Takahata
CREADORES
Isao Takahata, Seiji Okuda, Yoshio Kuroda, Yoshiyuki Tomino
Basado en la novela de Edmondo De Amicis
PRODUCCION
Nippon Animation
REPARTO ORIGINAL (VOCES)
Yoshiko Matsuo (Marco Rossi), Yukiko Nikaido (Anna Rossi), Kiyoshi Kawakubo (Pietro Rossi), Kazuyuki Sogabe (Tonio Rossi), Mieko Nobusawa (Fiorina), Ichirô Nagai (Peppino), Noriko Ohara (Concetta), Sachiko Chijimatsu (Julietta), Takuzô Kamiyama (Leonardo), Keiko Yokozawa (Juana), Kei Tomiyama (Mario), Reiko Takefuji (Clara), Hikaru Miyata (Fernandez), Akiko Tsuboi (Narrador)
FECHA DE ESTRENO Y FINAL
Del 4 de Enero de 1976 al 26 de Diciembre de 1976
CANAL DE EMISION
Fuji TV
COMPOSITOR DEL TEMA MUSICAL
Köichi Sakata
NÚMERO DE EPISODIOS
52 episodios de 22 minutos de duración aproximada cada uno
 
CURIOSIDADES
Sin duda se trata de uno de los grandes éxitos de la animación en la década de 1970, que arrasó en España. La serie está basada en un relato corto titulado “Marco, De los Apeninos a los Andes”, el cual estaba incluido en la novela italiana “Corazón”, escrita por Edmondo de Amicis.
Dicho relato corto fue estirado para crear una serie que duraría cincuenta y dos episodios, con gran variedad de personajes añadidos, y que fueron emitidos a lo largo del año 1976 en Japón, como parte de programa infantil “Meisaku” de la productora Nippon Animation en el canal de Fuji TV.
La serie toma como partida la histórica depresión económica de 1881, durante la cual inmigrantes de toda Europa, en este caso de Italia, para encontrar un futuro en Argentina. La serie, aun siendo dirigida al público infantil, trataba temas serios como el clasismo, la xenofobia o los serios problemas laborales, reflejados en el personaje de Marco Rossi, un niño que se vería obligado a abandonar sus estudios, trabajar, y embarcarse en un viaje lleno de dificultades para encontrar a su madre. Las series Anime de esta época estaban caracterizadas por un alto grado dramático, aunque esta era una ocasión en la que los niños recibían un final feliz.
Una curiosidad es que en el relato de Edmundo de Amicis no se menciona el apellido de la familia protagonista en ningún momento.
 A pesar de esto, las adaptaciones realizadas para el cine o la televisión les otorgaron distintos apellidos. En la película de 1943, Marco se apellidaba Ansaldi; en la película de 1959, Marco se apellidaba Valesini; y finalmente en la serie que hoy nos ocupa, Marco recibió el apellido de Rossi.
El merchandasing de la serie respondió a su inmensa popularidad. Los yogures Danone realizaron dos álbumes de cromos. Las editoriales Fher y Bruguera realizaron colecciones de cómics. En el caso de ediciones Fher, se creó otro álbum de cromos, y una baraja de cartas.
La banda sonora también fue bastante popular, y la canción principal, titulada “Marco”, fue interpretada por un niño llamado José María López Pascual. Este también interpretó la canción de los créditos finales, “Somos Dos”, más popularmente conocida como “Mi Mono Amedio y Yo”.
A finales de la década de 1980, se realizó una película que resumía la serie, utilizando material de los episodios. En 1999, Nippon Animation realizó una nueva producción, en la que se mejoró considerablemente la animación.
 
NOTA PERSONAL
Todo un drama de mi niñez, aunque por lo menos estaba dotado de un final feliz, del cual, por ejemplo, carecía “El Perro de Flandes”. A pesar de esto, siempre la considerado de mayor intensidad dramática que “Heidi”.
Para analizar la serie me he vuelto a tragar los cincuenta y dos episodios recientemente, y mi reacción ha sido bastante diferente a la que experimente siendo un niño. Es inevitable, pues todos crecemos. De niño, Marco era prácticamente un héroe para mí, y que niño no ha deseado tener un mono Amedio que nos acompañara siempre. Sin embargo, recuerdo la angustia que sufría cuando Marco se veía obligado a vagar de un lado a otro, sin que la suerte pareciera acompañarle.
Ya como adulto, debo reconocer que Marco me ha parecido bastante impertinente. No es que no tenga en cuenta el sufrimiento del personaje. Sin embargo, me frustró ver como el personaje descargaba sus frustraciones y mal humor a menudo en las personas que tendían a ayudarle cuando se encontraba en apuros. Y es que para la mala suerte que tenía, siempre había un rayo de esperanza en la forma de un afable inmigrante o nativo, dispuesto a ayudar al muchacho. Sin embargo, cuando este se encontraba con alguien desagradable, tendía a contenerse.
Independientemente de esta anecdótica comparación, debo admitir que la serie es sobresaliente, y excepcionalmente educativa. Creo que su acierto es mostrar a través de un niño las dificultades de la vida, incrementadas en la clase baja. La serie realiza una crítica constructiva acerca del clasismo, la xenofobia y las innecesarias dificultades del ser humano. Por otro lado el viaje era relatado con gran extensión, introduciendo a los personajes a los hermosos parajes de Sudamérica, genialmente recreados en la animación, que deja a nivel del betún a muchos dibujos animados actuales.
Todos los personajes secundarios que aparecen a lo largo de la serie, y son muchos, están muy bien desarrollados y contribuyen de manera efectiva al desarrollo de la serie. Me encantaban la familia de Peppino y el cocinero del barco de Rocky entre otros.
Sin duda es una de esas series que pueden ser consideradas como clásicos inmortales de la animación, y que conservan su coherencia a día de hoy. Al volverla a ver, a pesar de mi punto de vista más adulto, logró transportarme a esa época tan añorada de mi niñez en la que encargaba yogures Danone a mi madre, para poder completar las colecciones de cromos. Simplemente, es inolvidable.
 
HISTORIA (Resumen breve, debido a la extensión de la serie)
Durante la depresión económica de 1881, la familia Rossi reside en Génova, Italia. Pietro y Anna Rossi son padres de Tonio, y el pequeño Marco de solo nueve años.
La familia pasa por serias dificultades económicas debido a las deudas de Pietro, por lo que Anna decide aceptar un trabajo en Argentina. Cuando el joven Marco se entera de esto, se viene abajo. Apenado, Marco despide a su madre en el puerto, cuando esta parte hacia Argentina.
Mientras Marco acude a la escuela, pues es deseo de su padre que llegue a convertirse en médico, Tonio ha comenzado a estudiar en Milán con la esperanza de convertirse en maquinista de trenes. Este visita a Pietro y Marco cuando tiene la oportunidad, y le regala a su hermano pequeño su mono Amedio, el cual adquirió en uno de sus viajes. Por su parte, Marco desea contribuir a la economía familiar, por lo que acepta un trabajo de la encargada de correos de la Compañía Naviera, Gina, para distribuir el correo. Esto le margina considerablemente de algunos de sus compañeros de clase, que consideran que un niño que trabaja no es digno de su amistad.
A Génova llega un titiritero llamado Peppino, en compañía de sus hijas Concetta, Fiorina y Giulietta. Dicha familia desea recaudar dinero para viajar también a Argentina.
Esto le inspira a querer partir hacia Argentina para encontrar a su madre, aunque el mayor problema al que se enfrenta es reunir dinero para el pasaje. Su amigo Emilio, que ha abandonado el colegio para ayudar trabajando a su madre enferma, le consigue un trabajo como limpiador de botellas. Sin embargo, Marco no puede evitar preocuparse cuando las cartas de su madre dejan de llegar.
Por su parte, las dificultades económicas de los Rossi obligan a Pietro a cambiar de casa, algo que Marco no digiere bien, a pesar de visita temporal de su hermano. Finalmente, Marco conoce a Fiorina, y ambos se hacen buenos amigos. Marco conoce a su familia, y el entonces borracho Peppino le ofrece que Amedio y él, partan a Argentina con su familia. A pesar de que Fiorina le advierte que no lo tomé en serio, Marco lo hace, confesando a su padre que ha estado trabajando, y que su intención es partir tras su madre a Argentina.
Marco se reconcilia con su padre, al ver la dedicación de su padre para dirigir un centro médico para los más necesitados.
Marco pierde su trabajo, cuando se instala una fábrica con una máquina que se encarga de limpiar las botellas. Cuando Concetta y Peppino enferman, Marco les proporciona un médico y ayuda a Fiorina a realizar un espectáculo con sus marionetas para conseguir dinero. Sin embargo se entristece al ver que la familia esta a punto de partir a Argentina, y que no pueden llevarle con ellos.
La familia de Fiorina parte hacia Argentina dejando a Marco desolado. Una carta de su madre revela que ha estado enferma, aunque se esta recuperando. Sin embargo, las cartas dejan de llegar de nuevo, y Marco se decide a viajar a buscar a su madre y ayudarla. Marco conoce a un marinero brasileño llamado Rocky, quien trabaja en un barco llamado el Folgore, que se dirige rumbo a Brasil. Ya con once años, Marco intenta ir de polizón, pero es descubierto. Al caer bien a la tripulación, estos interceden con su padre, que accede a que Marco parta en el Folgore. El cocinero jefe le toma como su ayudante, asegurando que Marco podrá tomar otro barco desde Brasil hasta Argentina.
Marco se despide de su padre, y parte en el Folgore, donde demuestra ser un chico trabajador como ayudante de cocinero, y haciéndose buen amigo de Rocky. Tras un viaje en el que Marco adquiere experiencia como marinero el Folgore llega a Río de Janeiro, pero el barco que Marco debía tomar hacia Buenos Aires, ha sufrido una avería que tardará ocho días en ser reparado. El cocinero jefe consigue que un barco de inmigrantes acepte a Marco como pasajero.
Marco embarca para descubrir las miserables condiciones en las que viajan los inmigrantes. Marco se hace amigo de un abuelo, y una mujer llamada Renata y su hijo, pasando por una terrible tempestad, de la cual el barco surge a duras penas. Finalmente, el barco llega al Río de la Plata, y a Buenos Aires. Sin embargo, Marco descubre que su madre ya no se encuentra allí, y todo parece señalar que se ha trasladado a Bahía Blanca. Marco se encuentra sin dinero, después de que le roben en las aduanas. Sin embargo, las cosas mejoran cuando Marco encuentra a Peppino, Concetta y Fiorina, y la familia accede a viajar con él hasta Bahía Blanca.
Peppino reforma un carromato en el que su familia y Marco parten camino de Bahía Blanca. Durante el camino, son invitados a la hacienda de un hombre rico, donde realizan una de sus actuaciones para seguir recaudando dinero que necesitaran cuando lleguen a su destino. El viaje resulta lleno de complicaciones, comenzando con una avería en una de las ruedas del carro, siguiendo con un malhechor que acosa al grupo, y la amenaza de un Puma. Sin embargo, la tropa recibe la ayuda de un solitario gaucho llamado Carlos, y consigue seguir su viaje, ya a punto de llegar a Bahía Blanca.
Una nueva decepción surge cuando al llegar a Bahía Blanca, Marco descubre que su madre no se encuentra allí. Temiendo lo peor, se planeta regresar a Génova. Es entonces cuando conoce a un inmigrante español, al que relata todas sus desventuras. Sin embargo, Marco desconoce que este es en realidad su tío Francesco Merelli con una identidad falsa. Merelli recibía la correspondencia y dinero de Anna Rossi, el cual debía enviar a Génova.
Sin embargo, Merelli se quedó con el dinero para gastárselo en alcohol. Sin embargo, el hombre se siente culpable y pide un préstamo. Merelli sabe que Anna se ha trasladado a Córdoba, pero sin dinero suficiente para enviar a Marco allí, le consigue un billete para regresar a Buenos Aires, con contactos que podrán ayudarle a llegar a Córdoba desde allí. Marco toma el tren despidiéndose de Peppino, Concetta, Giuletta y su buena amiga Fiorina.
Al regresar a Buenos Aires, Marco descubre que su madre se trasladó tres meses atrás a Córdoba, y que el Señor Esteban era el tío Merelli, que se había quedado con el dinero de su madre, y su correspondencia para que su familia no lo supiera. Marco decide perdonar a su tío, y parte en un barco hacia Rosario. Allí visita a un contacto que le ha de ayudar a dirigirse a Córdoba, pero este se haya en Buenos Aires en ese momento. Marco se encuentra con el abuelo inmigrante que conoció en el barco, quien le ayuda a recopilar dinero para viajar a Córdoba en tren.
Una vez en Córdoba, Marco descubre que su madre se trasladó con sus amos a Tucumán, quedando decepcionado de nuevo. Marco conoce a Pablo y su hermana Juana, dos niños pobres de Córdoba que residen con su abuelo, y le ayudan a encontrarse con el primo de los amos de su madre, quien le entrega dinero para que viaje en tren a Tucumán. Sin embargo, cuando Juana se pone muy enferma, Marco toma la decisión de gastarse su dinero para que un médico le salve la vida. Agradecido, Pablo le ayuda a entrar como polizón en el tren que le llevará a Tucumán. 
Sin embargo, Marco es descubierto y arrojado del tren. Afortunadamente se encuentra con grupo de rudos arrieros, acostumbrados a las durezas de la estepa. Un joven llamado Manuel ayuda a Marco, y cuando el grupo toma otra dirección, le regalan una burra llamada Vieja, por su avanzada edad. Marco continúa el viaje solo, y las cosas se complican cuando Vieja muere de agotamiento.
Marco realiza el resto del viaje a pie, perdiendo una bota y con un pie herido infectado. Con ayuda de un viajero es capaz de llegar a una aldea, donde toma un carro que le lleva a Tucumán. Allí recibe indicaciones para llegar a la hacienda de los señores Mequínez, donde por fin encuentra a su madre, la cual esta muy enferma. Al ver a Marco, Anna recupera sus fuerzas, y es operada, tras lo cual se recupera. Los señores Mequínez pagan el viaje de regreso de Anna y Marco, durante el cual se van encontrando con todos aquellos que ayudaron al niño durante el viaje. En Buenos Aires se encuentran con la familia de Peppino, que ha regresado a la ciudad. Marco se despide de Fiorina, prometiéndole que regresara convertido en médico para ayudar a los inmigrantes. Finalmente, Marco y Anna llegan a Génova, donde se rencuentran con Pietro y Tonio. Reunida de nuevo, la familia parte rumbo a su casa.
 
ESCENA
La escena más esperada tras los cincuenta primeros episodios, Marco encuentra a su madre enferma, y su presencia ayuda a que esta se recupere.
 

miércoles, 19 de diciembre de 2012

LA BELLA DURMIENTE

FECHA DE ESTRENO
29 de Enero de 1959
TITULO ORIGINAL
Sleeping Beauty
DIRECTORES
Clyde Geronimi, Les Clark, Eric Larson, Wolfgang Reitherman
PRODUCTOR
Walt Disney
GUION
Erdman Penner, Joe Rinaldi, Winston Hibler, Bill Peet, Ted Sears, Ralph Wright, Milt Banta
Basado en los trabajos de Charles Perrault y Pyotr Ilyich Tchaikovsky
REPARTO (VOCES)
Mary Costa (Princesa Aurora), Eleanor Adley (Maléfica), Verna Felton (Hada Flora, Reina Leah), Barbara Jo Allen (Hada Fauna), Barbara Luddy (Hada Primavera), Bill Shirley (Principe Felipe), Taylor Holmes (Rey Stefano), Bill Thompson (Rey Huberto), Marvin Miller (Narrador), Candy Candido, Pinto Colvig, Bill Amsbery (Hombres de Maléfica), Dallas McKennon (Búho)
CINEMATOGRAFÍA
Inaplicable
BANDA SONORA
George Bruns
DISTRIBUIDA POR:
Buena Vista Distributions
DURACIÓN
75 minutos
CLASICO ANTERIOR
CLASICO SIGUIENTE
 
MALEFICA: “Y para demostraros mi buena voluntad, yo también concederé un don a vuestra hija. Oíd bien todos vosotros. La princesa sí crecerá dotada de gracia y belleza, podrá ser amada por cuantos la conozcan. Pero, al cumplir los dieciséis años, antes de que el sol se ponga, se pinchará el dedo con el huso de una rueca, y morirá.”
 
CURIOSIDADES
Se trata del décimo sexto clásico animado de Disney. La película pasó en producción prácticamente toda la década de 1950. La adaptación del guion comenzó en 1951, las voces fueron grabadas en 1952, y el trabajo de animación se desarrolló desde 1953 hasta 1958, mientras la banda sonora, en su mayor parte basada en el ballet de Tchaikovsky del mismo título fue grabada en 1957. Esta fue la última película animada de Disney que utilizó células entintadas a mano.
A partir del siguiente clásico, “101 Dálmatas”, Disney procedió a utilizar xerografía para transferir los dibujos de los animadores del papel al celuloide. En el arte de “La Bella Durmiente”, Disney quería conseguir una ilustración viviente del arte  medieval, lo cual no era característico de sus películas. Su deseo también era que la película destacara por un estilo visual diferente, el cual fue descrito como mucho más estilizado para corresponder a la época mostrada. Los fondos contenían trabajo artístico más detallado y complejo al de anteriores películas.
Dichos fondos necesitaron entre siete y diez días para ser completados; mientras que en el pasado solo necesitaban un día. La película fue la primera con la que estudio experimentó con el proceso Xerox. Se utilizó sobre el dragón para incrementar o reducir su tamaño, pero debido al primitivo equipo que utilizaron, las líneas Xerox fueron remplazadas con tinta tradicional.
La princesa fue llamada Aurora, tal y como se hacía en el ballet de Tchaikovsky. En la versión de Perrault, Aurora era el nombre de la hija de la princesa. El príncipe recibió el nombre más principesco para los americanos de la década de 1950, tras el Principe Felipe, Duque de Edimburgo. Fue el primer príncipe de los clásicos de Disney en recibir un nombre, ya que los de “Blancanieves y los Siete Enanitos” y “Cenicienta” carecían de nombre.
Walt Disney sugirió que las tres Hadas fueran parecidas en aspecto, pero los animadores vetarnos Frank Thomas y Ollie Johnston se mostraron en contra. Decidieron tener tres Hadas con personalidad, aspecto y colores diferentes, como los sobrinos del Pato Donald. Originalmente, se consideró en crear siete hadas, ya que este era el número en la historia de Perrault. Para determinar el diseño de Maléfica, se descartaron los harapos característicos de las brujas, y en animador Marc Davis optó por un aspecto más elegante. Durante su investigación de la edad media, encontró la imagen de una mujer de naturaleza religiosa, pero vestida de forma elegante con capas y ropajes que se parecían a las llamas.
Con esta imagen, se concentró en la apariencia de las llamas, y acabó por coronar a la villana con los cuernos del diablo. Esto desembocó en que los personajes de las Hadas y el de Maléfica fueran los puntos más fuertes de la película.
Varios aspectos de la historia en esta película procedieron de ideas descartadas por Disney en “Blancanieves y los Siete Enanitos”, en la que la heroína también acababa dormida. Dichos aspectos incluían a Maléfica capturando al Principe para torturarle con su plan, y su valiente fuga del castillo. En Blancanieves, estas ideas fueron descartadas porque los artistas de aquel entonces no lograban dibujar a un personaje masculino convincente, aunque fueron incorporadas a su versión en el cómic. También se incorporó la idea de la princesa bailando con un falso príncipe creado por animales, que también había sido considerado para Blancanieves, denominado el Príncipe Cabeza de Cubo en el cómic. La escena de Aurora y Felipe bailando entre las nubes al final del film, era una idea descartada para “Cenicienta”.
Antes de que comenzara la producción de animación, cada toma de la película fue realizada en una versión de acción real como referencia, con actores caracterizados y que servían como modelos para los animadores. El papel del Príncipe Felipe fue modelado por Ed Kemmer, quien había interpretado al Comandante Buzz Corry en la serie de televisión “Patrulleros del Espacio” cinco años antes. Para la secuencia de la batalla final, Kemmer fue fotografiado en un ciervo de madera.
Helene Stanley fue la referencia de acción real para la Princesa Aurora. Solo ha sobrevivido metraje de dicha interpretación de Stanley en una referencia del programa de televisión “Disneyland”, la cual consistía en artistas dibujándola mientras bailaba en el bosque. Helene Stanley también otorgó referencias de acción real para los personajes de Cenicienta, y el de Anita en “101 Dálmatas”.
Durante el estreno original en 1959, la película logró recaudar casi ocho millones de dólares en taquilla.
Los costes de producción alcanzaban los seis millones, lo que la había convertido en el clásico de Disney más caro hasta la fecha, y dos veces más caro que los tres anteriores “Alicia en el País de las Maravillas”, “Peter Pan” y “La Dama y el Vagabundo”. Esto añadido a otros factores provocó que Disney sufriera pérdidas fiscales, por primera vez desde 1950, en el año 1960.
La película fue nominada a los Oscar por Mejor Banda Sonora, pero perdió la estatuilla contra “Porgy & Bess”.
 
NOTA PERSONAL
Este es uno de mis clásicos favoritos. La razón de mayor peso es que posee la que considero la mejor villana en la historia de la animación de Disney, Maléfica. El diseño es genial, mezclando un vestuario elegante con una presencia aterradora, así como de poderes excepcionales.
Creo que el personaje contiene la mejor presencia, es lo suficientemente retorcida para desbancar a otras villanas, y posee un genial sequito de monstruos que destacan por su estupidez. Su transformación en dragón es simplemente sobresaliente, logrando conceder una de las mejores escenas de combate en la historia de los clásicos animados.
Sin duda cabe destacar diferentes logros estéticos de la película. Su mayor logro es lograr transportar al espectador a una creíble Edad Media, con fondos y atrezos simplemente formidables. En particular me encantó el aspecto de la Montaña Prohibida, sede de Maléfica, donde toda la escena del rescate del Príncipe Felipe me pareció formidable. Sin embargo también me encantó el diseño del castillo de los reyes, así como el del bosque en el que reside Aurora durante su juventud. La escena en la que Aurora se pincha con el huso de la rueca encantada me pareció dotada de un toque tenebroso único en la historia de los clásicos.
El ritmo de la acción es trepidante, con las necesarias pausas para otorgarnos momentos hilarantes, en su mayor parte debido a las geniales Hadas, como la preparación de la fiesta sorpresa, o la discusión sobre el color que debe tener el vestido de Aurora. Sin embargo hay que destacar la genial escena en la que el Rey Huberto y el Rey Stefano brindan por la prosperidad del reino, y el trovador acaba seriamente perjudicado por el alcohol. Por fin se nos proporciona, por primera vez, un Príncipe bien definido, que toma acción real en la trama, y que además está dotado de un nombre, algo que no había sucedido hasta entonces.
El aspecto romántico de la película esta proporcionado por el encuentro de Aurora y Felipe en el bosque, característicamente acompañados de animales que adoran a la princesa. Dicha esta escena está dotada con una de las canciones más clásicas de Disney: “Eres Tú el Príncipe Azul que yo soñé”.
En definitiva, siempre me ha parecido un clásico muy completo, a pesar de que en su momento no gozó de gran éxito, y que daría lugar a una lista de clásicos que se convertirían en mis favoritos durante la siguiente década, aunque cambiaran un poco en su estilo, y disminuyera la fantástica oscuridad incluida en esta película.
 
HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
Los reyes Stefano y Leah gobernaban en un reino lejano del siglo XIV. Cuando la pareja tienen a su primera hija, Aurora, deciden celebrar una fiesta en la que los habitantes del reino acuden a rendir sus respetos a la niña. Entre ellos está el buen amigo de Stefano, Huberto, cuyo joven hijo Felipe es prometido a Aurora, para que los reinos queden unidos. Entre los asistentes también se encuentran las Hadas Flora, Fauna y Primavera, cada una de las cuales le conceden un don a Aurora. Flora le concede el don de la belleza, y Fauna el del canto. Antes de que Primavera conceda su don, la fiesta es interrumpida por la hechicera Maléfica, ofendida por no haber sido invitada.
Maléfica lanza una maldición sobre Aurora, quien a pesar de ser dotada de belleza y una hermosa voz, antes de que el sol se ponga en su décimo sexto cumpleaños, perecerá al pincharse el dedo con el huso de una rueca. Después de que la bruja abandone el palacio, Primavera s capaz de debilitar la maldición, asegurando que Aurora solo quedará dormida al pincharse un dedo, y que podrá despertar al recibir un beso de amor verdadero. El Rey Stefano ordena que todas las ruecas del reino sean quemadas, pero las tres Hadas son conscientes de que esto no detendrá a Maléfica y diseñan un plan para proteger a Aurora. Haciéndose pasar por plebeyas, y con el consentimiento del rey y la reina, se llevan a la niña en secreto para que viva con ellas en una pequeña cabaña durante los próximos dieciséis años.
A medida que los años pasan, Maléfica se enfurece por la incapacidad de sus monstruos para encontrar a Aurora, para descubrir que estos han seguido buscando a un bebé, sin tener en cuenta que este ha tenido que crecer.
Maléfica decide enviar a su cuervo en una nueva búsqueda. Años más tarde, Aurora, que ha recibido el nombre de Rosa, ha crecido para convertirse en una hermosa joven, soñando con poder enamorarse. El día de su dieciséis cumpleaños, las Hadas la envían a recoger fresas para prepararle una fiesta sorpresa. Mientras canta en el bosque, Aurora llama la atención del ya adulto y apuesto Principe Felipe. Al conocerse, ambos se enamoran instantáneamente, pero la joven parte de regreso a casa, invitando a Felipe a que visite la cabaña esa misma noche
Mientras tanto, las Hadas se ven incapaces de preparar la fiesta sin hacer uso de la magia, lo que llama la atención del cuervo de Maléfica. Aurora revela a las Hadas que se ha enamorado, y estas le señalan que esto no puede ser, y revelándole su origen, y que ha de casarse con el Principe Felipe, sin saber que se trata del mismo joven. El cuervo parte para informar a Maléfica de que ha encontrado a Aurora, quien regresará al palacio al anochecer. Por su parte, Felipe le comunica a su padre que se ha enamorado de una joven plebeya, y que no se casara con Aurora.
Todo está preparado para el regreso de Aurora, pero Maléfica consigue atraerla hasta una habitación del palacio, donde le espera una rueca encantada. Aurora se pincha con el huso, llevando a cabo la maldición, momentos antes de que anochezca. Las Hadas la depositan en una cama de la torre más alta, creando un hechizo para que el reino quede dormido hasta que la maldición sea rota. Antes de dormir, Huberto revela a Stefano que Felipe se ha enamorado de una campesina plebeya, y las Hadas lo escuchen dándose cuenta de que Aurora y Felipe se han enamorado. Sin embargo, Felipe ha partido a la cabaña del bosque donde es capturado por Maléfica y sus hombres, que le llevan a su morada en la Montaña Prohibida.
Las Hadas acuden a la Montaña Prohibida donde consiguen localizar a Felipe en una celda, en la que Maléfica revela que le liberara cuando sea un anciano decrepito. De esta forma, al despertar a Aurora, que no habrá envejecido, la joven le abandonara. Una vez Maléfica abandona la celda, las Hadas liberan a Felipe entregándole las armas mágicas conocidas como la espada de la verdad y el escudo de la virtud.
Felipe logra recuperar su caballo y escapar del castillo enfrentándose a las hordas de Maléfica. La bruja rodea el castillo de Stefano con una selva de espinos, pero Felipe logra atravesarlo usando su espada, y con la ayuda de las tres Hadas. Es entonces cuando Maléfica aparece ante el castillo convirtiéndose en un enorme dragón para enfrentarse al príncipe, al que acorrala contra un barranco. Las Hadas bendicen la espada de Felipe, que la arroja contra el corazón del dragón, acabando con la amenaza de Maléfica, que acaba cayendo por un barranco y quedando reducida a polvo.
Felipe acude a la torre de Aurora, donde la despierta al besarla. La maldición ha sido rota y todo el reino despierta. Felipe y Aurora acuden al salón del trono, donde la joven se rencuentra con sus padres, mientras Huberto queda reconfortado al ver que la campesina era Aurora. Las Hadas observan desde un balcón, mientras la pareja baila, feliz para siempre.
 
ESCENA
Sin duda mi escena favorita, con mi villana de Disney favorita. Maléfica aparece para maldecir a Aurora, poco después de su nacimiento.
 

miércoles, 12 de diciembre de 2012

DIAMANTES PARA LA ETERNIDAD

FECHA DE ESTRENO
14 de Diciembre de 1971
TITULO ORIGINAL
Diamonds are Forever
DIRECTOR
Guy Hamilton
PRODUCTORES
Harry Saltzman, Albert R Broccoli
GUION
Richard Maibaum, Tom Mankiewicz
Basado en la novela de Ian Fleming
REPARTO
Sean Connery (James Bond, Agente 007), Jill St. John (Tiffany Case), Charles Gray (Ernst Stavro Blofeld), Jimmy Dean (Willard Whyte), Bruce Glover (Señor Wint), Putter Smith (Señor Kidd), Norman Burton (Felix Leiter), Joseph Furst (Profesor Doctor Metz), Lana Wood (Plenty O’Toole), Bruce Cabot (Bert Saxby), Bernard Lee (M); Lois Maxwell (Señorita Moneypenny), Desmond Llewelyn (Q), Joe Robinson (Peter Franks), Marc Lawrence (Rodney), Sid Haig (Asistente de Slumber Inc.), Leonard Barr (Shady Three), Laurence Naismith (Sir Donald Munger), David Bauer (Morton Slumber), Ed Bishop (Klaus Hergerscheimer), David de Keyser (Doctor), Lola Larson (Bambi), Trina Parks (Thumper)
CINEMATOGRAFÍA
Ted Moore
BANDA SONORA
John Barry
DISTRIBUIDA POR:
United Artists
DURACIÓN
120 minutos
PRECEDIDA POR:
SUCEDIDA POR:
 
SIR DONALD MUNGER: “Digáme Señor Bond. ¿Hasta qué punto llega su pericia en el delicado terreno de los diamantes?”
JAMES BOND: “Una de las materias más duras halladas en la naturaleza, cortan el video, sugieren boda, y son a la mujer lo que al perro al hombre, el mejor amigo.”
M: “Es reconfortante oír que hay algo en lo que no es usted experto.”
 
CURIOSIDADES
Inicialmente, los productores deseaban que esta película recreara el éxito de ciertos aspectos de “Goldfinger”. Se planeó contratar Guy Hamilton.
El director de “Al Servicio Secreto de Su Majestad”, Peter R Hunt había sido invitado con anterioridad pero, debido a estar involucrado con otro proyecto, requería que la fecha de producción fuera retrasada, algo ante lo que los productores se negaron.
Esta fue la última película de la saga en utilizar a Espectra o Blofeld en su trama central, elementos que no aparecían en la novela de Ian Fleming, cuyo contenido fue en su mayoría ignorado en la adaptación. A pesar de esto, Blofeld fallecería definitivamente en el prologo de la película “Solo Para Sus Ojos”. Esto se debió a la reivindicación legal del escritor Kevin McClory, contra el estado Fleming, de haber creado a la organización para la novela “Operación Trueno”. Por ello se ve a Blofeld en “Solo Para Sus Ojos” sin ser identificados, ya que los derechos adquiridos de Fleming para el film, ya no permitían hacer uso del trabajo de McClory.
La trama original de esta película tenía como villano al hermano gemelo de Auric Goldfinger, en busca de venganza por la muerte de su hermano.
Esta idea fue cambiada después de Albert R Broccoli tuviera un sueño en el que su amigo Howard Hughes era remplazado por un impostor. De esta manera se creó el personaje de Willard Whyte, y se escogió a Tom Mankiewicz para que rescribiera el guion. De esta forma, la adaptación de la novela eliminó a los villanos principales creados por Ian Fleming, Jack y Seraffimo Spang, pero uso a personajes como Shady Tree, Wint y Kidd.
La idea original para el final de Richard Maibaum incluía una persecución de lanchas a través del Lago Mead, en la que Bond perseguiría a Blofeld, con la ayuda de los dueños del casino de Las Vegas en sus yates privados. Debido a que la idea resultaba excesivamente cara para ser realizada, terminó por ser abandonada. Por ello el final era el ataque sobre la Torre Petrolífera, que se había concebido como mucho más espectacular. Hombres anfibios iban a saltar de los helicópteros para instalar minas en las columnas de sujeción de la instalación, lo que explica porque estos hombres aparecían en el poster de la película, aunque no en la misma.
Blofeld iba a haber escapado en su submarino, perseguido por Bond colgando de un globo climático, para acabar en una mina de sal, en la que Blofeld caería a su muerte en un granulador de sal. Esto tampoco pudo ser realizado, ya que la secuencia se extendía demasiado en una película que ya duraba dos horas. Otros problemas surgieron debido a que los explosivos instalados para el final se activaron prematuramente, aunque por suerte un grupo de cámaras lograron rodarlo.
Originalmente, se le había ofrecido a George Lazenby un contrato para realizar siete películas de Hames Bond, pero tras realizar “Al Servicio Secreto de Su Majestad”, siguió el consejo de su agente abandonando al personaje. Los productores se plantearon remplazarlo con John Gavin, Adam West o Michael Gambon, quien rechazó el papel al no considerarse en forma. El director de United Artists no estaba satisfecho con esto, y señaló que era imperativo incentivar a Sean Connery para que volviera a interpretar al personaje.
Connery exigió 1’25 millones de Libras, y United Artists le ofreció apoyar dos películas más de su propia elección.
Aceptando el trato, Connery utilizó su sueldo para establecer la Fundación Escocesa Internacional de Educación, donde artistas Escoceses podían solicitar apoyo económico para seguir sus carreras sin abandonar su país. La primera película que Connery realizó gracias a su trato fue “La Ofensa”, dirigida por su amigo Sidney Lumet. La segunda iba a ser una adaptación de Macbeth, usando solo actores escoceses, pero se abandonó debido a que la versión de Roman Polanski ya se encontraba en producción.
El papel del villano Ernst Stavro Blofeld recayó en Charles Gray, quien ya había participado en la película “Solo Se Vive Dos Veces”, en la que interpretaba a un aliado de Bond llamado Henderson. El músico de jazz, Putter Smith, fue invitado por Harry Saltzman para interpretar al Señor Kidd. El músico Paul Williams fue elegido como el Señor Wint, pero cuando llegó a un acuerdo monetario con los productores, fue remplazado por Bruce Glover.
Este se sorprendió ya que inicialmente los productores le habían considerado demasiado normal, deseando un actor del estilo de Pete Lorre. La estrella del cine Bruce Cabot, que interpretaba a Bert Saxby, falleció al año siguiente con lo que este fue su último papel.
Las actrices consideradas para el papel de Tiffany Case fueron Raquel Welch, Jane Fonda y Faye Dunaway. Jill St John había recibido la oferta inicial de interpretar a Plenty O’Toole, pero consiguió hacerse con el papel de Tiffany al impresionar al director Guy Hamilton durante las pruebas. De esta forma, Jill se convirtió en la primera Chica Bond Americana. Lana Wood recibió el papel de Plenty O’Toole siguiendo la sugerencia del guionista Tom Mankiewicz.
La canción principal de la película fu el segundo tema de James Bond interpretado por Shirley Bassey, que ya había interpretado “Goldfinger”. El productor Harry Saltzman odiaba la canción, y solo la mantuvo en la película por la insistencia de su coproductor Broccoli. La mayor pega de Saltzman era lo que consideraba la insinuación sexual de la letra.
De hecho en una entrevista televisiva, el compositor John Barry reveló que le había indicado a Bassey que estaba cantando acerca de un pene. Bassey interpretaría un tercer tema en la película “Moonraker”.
A pesar de una critica dividida, la película recaudó ciento dieciséis millones de dólares, con un presupuesto de 7’2 millones.
 
NOTA PERSONAL
Se trata, desde mi punto de vista, de una de las películas más flojas de toda la saga. Charles Gray no me convenció nada como Blofeld, por mucha cirugía estética a la que se suponía se había sometido el personaje. Lo mismo me pasó con la Chica Bond, que tampoco me terminó de convencer. Sin embargo, los villanos secundarios me parecieron formidables. Los Señores Wint y Kidd me parecieron aterradoramente hilarantes en sus apariciones, así como en sus conversaciones durante sus asesinatos. También me pareció genial la escena de la lucha de las agiles Bambi y Tambor contra James Bond.
En lo referente a las escenas de acción, se lleva a la palma la persecución en coche, mientras que la del vehículo lunar me pareció ridícula. La trama resulta un tanto enrevesada entre tanto tráfico de diamantes de un lado a otro, aunque por lo menos había un plan ingenioso del villano tras este.
Aunque la película no deja de ser eficiente y entretenida, aunque siempre me ha parecido que es la más floja de las protagonizadas por Sean Connery, y no le hace justicia como su intervención final en la saga. Soy de esos raros que siempre ha preferido a Roger Moore en el papel del agente, siendo este quien heredaba el papel a partir de la siguiente película.
De todas formas estas críticas son relativas, no he visto hasta la fecha ninguna película de James Bond que me haya aburrido. Sin embargo, esto no evita que tenga mi propio ranquin de mis preferidas, y las que consideró más pobres.
 
HISTORIA (esta sección contiene detalles de la trama y el argumento)
James Bond se embarca en la búsqueda de Blofeld para vengarse del asesinato de su esposa Tracy. Este ha sido sometido a cirugía estética para ocultarse, pero el agente consigue seguirle el rastro. Tras localizar y acabar con el villano, Bond recibe una nueva misión para investigar un creciente contrabando de diamantes. M le presenta a Sir Donald Munger, experto en diamantes, que le explica como alguien esta haciéndose con una vasta cantidad de diamantes a pesar de sus normas de seguridad. El responsable funciona mediante dos secuaces llamados el Señor Wint y el Señor Kidd. Ambos son asesinos profesionales que asesinan a varios traficantes de diamantes, haciéndose con su mercancía.
Bond adopta la identidad del contrabandista conocido como Peter Franks, tras lo cual se traslada a Ámsterdam donde se reúne con la hermosa contrabandista de diamantes Tiffany Case, para comenzar su investigación.
Sin embargo, Bond es advertido de que el verdadero Peter Franks ha logrado escapar dirigiéndose a Ámsterdam. Bond consigue interceptarlo cuando esta a punto de reunirse con Tiffany, acabando con su vida, y convenciendo a la joven de que ha asesinado a James Bond. Tras esconder los diamantes de Tiffany en el cadáver de Franks, Bond llega a Las Vegas para negociar con el multimillonario Willard Whyte. Antes contacta con su colega de CIA, Felix Leiter, quien le advierte de que hombres de la Funeraria Slumber le están esperando.
Fingiendo que el cadáver pertenece a su hermano, Bond les acompaña a la funeraria, donde el cuerpo es sometido a cremación. Bond toma la urna con las cenizas y los diamantes, y los deposita en un nicho recogiendo allí el dinero de la transacción de su siguiente contacto contrabandista, Shady Tree. Sin embargo, Wint y Kidd se encuentran allí.
Encierran a Bond en un ataúd y lo someten a cremación, pero Bond consigue escapar con vida gracias a Tree, que le comunica que los diamantes son falsos.
Bond se dirige a Las Vegas tras exigir que le entreguen los verdaderos diamantes para seguir con su investigación. En Las Vegas, Bond conoce a la oportunista Plenty O’Toole, y tras jugar en la ruleta la lleva a su habitación. Allí se encuentran con un grupo de gánsteres que arrojan a O’Toole por la ventana, aunque esta cae en la piscina. Los hombres se marchan, y Bond descubre que trabajaban para Tiffany, que deseaba pasar la noche sola con él. Consciente de su identidad, Tiffany le pide que le revele donde se encuentran los diamantes, ante lo que Bond le revela como recogerlos en el Circo del Casino.
Tiffany recoge los diamantes, pero se los entrega al siguiente contrabandista. Sin embargo, al ver como O’Toole ha sido asesinada, siendo confundida por ella, Tiffany decide dirigir a Bond al aeropuerto, donde observan como los diamantes caen en las manos de Bert Saxby.
Bond le sigue hasta una remota instalación, donde entra en laboratorio propiedad de Whyte, donde los diamantes están siendo utilizados en la construcción de un satélite por el especialista en refracción de laser, el Profesor Doctor Metz. Descubierto, Bond se ve obligado a escapar, reuniéndose con Tiffany.
Ambos regresan a la Casa Whyte, donde Bond descubre que Blofeld ha sobrevivido, y ha estado utilizando un mecanismo para imitar la voz de Whyte. Bond es sometido a un gas que le deja dormido, tras lo cual Wint y Kidd le arrojan a un oleoducto, pero el agente logra escapar con vida de nuevo. Tras esto, llama a Blofeld haciéndose pasar por Saxby, logrando descubrir el paradero del verdadero Whyte, al que logra rescatar de las dos agentes Bambi y Tambor, unas agiles luchadores que ponen al agente en apuros durante un tiempo.
Con ayuda de Whyte, Bond regresa al laboratorio, descubriendo el plan de Blofeld para construir un satélite con un laser, cuyo poder destructivo es incrementado por la intensidad reflectora de los diamantes. Por su parte, Blofeld captura a Tiffany, y activa el satélite de diamantes, destruyendo el armamento nuclear en China, la Unión Soviética y los Estados Unidos, tras lo cual propone una subasta internacional por la supremacía nuclear.
Whyte identifica una torre petrolera en la costa de Baja California como la base de operaciones de Blofeld. Con la ayuda de la CIA, Bond inicia un ataque sobre la torre petrolífera, pero resulta capturado y llevado ante Blofeld, quien se prepara para destruir Washington DC. La CIA interviene a punto, y Tiffany ayuda a Bond, mientras Blofeld intenta escapar en un mini-submarino. Bond utiliza una grúa para estrellarlo contra la sala de control, destruyéndola así como el resto de la base. Tras esto, Bond y Tiffany parten en un crucero, durante el cual Wint y Kidd intentan matarle. Bond consigue matar a los dos asesinos, tras lo cual la pareja observa el brillo del satélite de diamantes, inoperativo en orbita.  
 
ESCENA
Este es un tráiler elaborado por el usuario “Claalc”, que resume la película a través de sus mejores escenas.